Agosto 7, 2023

Genaro Arriagada y 50 años del Golpe: “El gobierno se metió en un lío, porque frente a la historia reciente no tiene una posición común”

Marcelo Soto

Genaro Arriagada, exministro, exdirigente DC, uno de los fundadores de la Concertación y jefe de la Campaña del No, publicó un libro en 1974, De la vía chilena a la vía insurreccional, que fue un éxito de ventas antes de ser censurado por la dictadura. Estuvo 49 años sin editarse, pero ahora será publicado por la editorial Juan Carlos Sáez.


-En este libro describes cómo la tesis pacífica de Allende fue perdiendo apoyo en la UP.

-El gobierno de Allende tuvo tres momentos. Un primer momento es la vía chilena, que se caracteriza por lo que Allende definió en el primer mensaje presidencial, cuando dijo que había dos maneras de transitar hacia el socialismo. Una, la de Lenin, que es con dictadura del proletariado. Y otra es la que estamos haciendo en Chile, que es sin dictadura del proletariado. Pero esa declaración de Allende no la respaldó nadie en la UP.

-¿Todo el mundo de izquierda ese tiempo hablaba de la dictadura del proletariado?

-El Partido Comunista criticó muy fuertemente la tesis de Allende, la condenó el Mapu y la condenaron todos. Pero Allende era una persona que no tenía muchas convicciones. Y nunca más volvió a hablar de ella. Entonces de ahí se pasa a lo que se llama la vía política institucional. La vía política institucional fue fundamentalmente un trabajo de Allende con uno de sus principales asesores políticos, que era Joan Garcés.

Pero la ultra izquierda cree que esto no es posible sin un enfrentamiento armado. En definitiva, la tesis de Allende se agota. Primero, porque el gobierno de Allende subestimó el poder de la pequeña burguesía, que se radicaliza y va hacia el paro de octubre. Termina con una suerte de arbitraje militar y el resultado de eso es que se celebran unas elecciones que son elecciones correctas. Y en esas elecciones, Salvador Allende y la Unidad Popular sacan el 45% de los votos y las fuerzas de oposición sacan el 55%. Con lo cual Allende no podía seguir aplicando su programa porque no tenía mayoría ni en el Senado ni en la Cámara de Diputados.

-¿Dices que no tenía una postura clara?

-En el fondo, Allende nunca cortó el queque. Pero la situación venía en una caída brutal.

-Joaquín García Huidobro dice que el golpe es injustificable cuando hay una democracia. Pero la UP no era en ciertos aspectos una democracia, según él, lo que permite la pregunta de la justificación. ¿Tú justificas el golpe?

-No, yo creo que esa es una falsa discusión. Porque eso se hizo muy presente en la presentación del libro de Patricio Aylwin. Michelle Bachelet con justa razón se pone en la situación del deber ser. Y el deber ser es que no debe haber golpes de Estado. Que no debe haber violaciones a los derechos humanos. Lo que tiene toda la razón. Pero Carlos Peña se pone en la situación de que, no obstante eso, los golpes ocurren. Las violaciones de los derechos humanos ocurren.

Eso no es justificar el golpe, sino explicar por qué se produjo. Es decir, uno puede decir que el reinado del terror de Robespierre en la Revolución Frances no debió haber ocurrido jamás porque fue una organización criminal. Pero la Revolución Francesa tuvo una causa y la Monarquía tuvo muchos elementos que se iban deteriorando y que provocaron la revolución.

En el caso del gobierno de Allende, yo creo que uno no debe confundir los dos planos. Uno es creer verdaderamente que un golpe no se debe producir en ningún país civilizado. El bombardeo de La Moneda. Pero por el otro lado aquí teníamos una situación muy, muy compleja. No estoy haciendo la comparación, pero es como decir que el fascismo o el nazismo fue algo que cayó del cielo. Y no fue así.

-¿El golpe, además, se veía venir hace rato?

-Todo el mundo sabía que esto iba a terminar en un golpe militar. Así lo dice Carlos Altamirano en sus conversaciones con Gabriel Salazar. Lo dice el propio Salvador Allende, lo dice la propaganda del Gobierno: no a la guerra civil.

-Aylwin lo dice.

-Lo sabe Aylwin, lo sabe la Democracia Cristiana, lo espera la derecha, lo sabe el gobierno de Estados Unidos, lo saben los periodistas. Los periodistas se instalaban en el Hotel Carrera. En esa época no había internet y las comunicaciones se hacían por por teléfono, vía operadora. Se quedaban 30 días esperando el golpe que iba a venir.

Lo que pasa es que, y eso lo dice Luis Corvalán en sus memorias, nunca nadie se imaginó el nivel de brutalidad que iba a tener, la extensión que iba a tener. Y eso hace que incluso el Partido Comunista que se había preparado para esto, a las 09:30 dice: “No hay nada que hacer. Pasamos a la clandestinidad”. Y Salvador Allende en el fondo muere solo.

-¿Y la derecha no asume culpas?

-El único sector que no se equivocó en septiembre del 73 fue la derecha. Porque si la izquierda creía que iban a tener una revolución socialista, lo que tuvo fue un golpe militar de extrema derecha. Si la Democracia Cristiana creía que iban a salvar la democracia y de que esto se iba a encaminar por la vía pacífica se equivocó. No se salvó la democracia. La democracia se rompió y todos quedamos con una dosis no menor de culpa.

La derecha quería un golpe militar y tuvo un golpe militar. Y en consecuencia, el problema de la culpa no está en la derecha. La derecha saludó el golpe militar, disolvió sus partidos, asumió una política económica que en muchos casos le causó un grave daño. Fueron los cómplices pasivos. Respecto de los DDHH la derecha cayó en negación.

-¿Con qué ánimo recibes los 50 años del golpe? ¿Cómo lo está haciendo el Gobierno?

-Creo que había que hacer una distinción entre memoria e historia. La memoria son hechos. La historia es una interpretación de los hechos. La memoria es el informe Rettig, la lista de los detenidos desaparecidos, la lista de los crímenes. Y eso un país lo tiene que salvar. Pero otra cosa es la historia: digamos por qué ocurrió esto.

Mi impresión es que dentro del gobierno la cosa está dividida en una mayoría que quiere reducir esto única y exclusivamente a la memoria y traducir la memoria en la historia. El Partido Comunista quiere que esto sea un recuento de torturados, fusilados. No se pueden ocultar esos hechos. Pero tampoco agotar en eso el asunto. El gobierno se metió en un lío porque frente a la historia reciente no tiene una posición común. Hay un sector ex mirista y el Partido Comunista muy fuertemente, que dicen aquí solo es la memoria y la memoria como historia.

-¿Al Presidente lo ves incómodo?

-Yo creo que este gobierno es un gobierno con mala suerte. Yo creo en el presidente de la República. Creo que Boric es un hombre decente. Antes yo sostenía que este gobierno estaba lleno de algunos sujetos arrogantes, pretenciosos, que creían en su superioridad moral.

-¿Como Giorgio Jackson?

-Como él y muchos de ellos. Pero pensaba que tenían una virtud. No habían metido las manos y tenían un respaldo de honestidad. Uno podía estar en desacuerdo con estos tipos por su arrogancia, por su desconocimiento de la historia, por un conjunto de cosas, pero las manos no las habían metido. Yo creo que en esta cosa de Democracia Viva y otros casos perdieron no solo la pretensión absurda de tener una mayor calidad moral, sino que además demostraron que había una dosis no menor de corrupción en sus cuadros y particularmente en RD, que era el partido más importante.

Ahora, dicho eso, yo creo que este gobierno no es una catástrofe. Creo que económicamente es un gobierno que está haciendo las cosas bien. De hecho, yo creo que Marcel es el ministro de Hacienda más respetado de América Latina. El país ha logrado reducir la inflación, reducir el déficit fiscal, va camino a equilibrar la balanza comercial. El problema de la inseguridad sigue con fuerza, pero la dupla Tohá-Monsalve ha ido avanzando. Lo he conversado mucho con gente extranjera, de izquierda y derecha, y pienso que Chile hoy día es el país más sólido de América Latina.

Para seguir leyendo entrevistas, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Febrero 19, 2024

Eugenio Guzmán: “Crispi es una piedra en el zapato para el Gobierno”

Eugenio Guzmán, decano de la Facultad de Gobierno UDD, máster en Sociología de la London School of Economics and Political Science, analiza el buen momento de Evelyn Matthei en las encuestas. Pero aclara que decir que ella es la sucesora de Piñera “es inexacto”. Además, comenta las complicaciones del Gobierno. “Será otro año difícil”, pronostica.

Jorge Poblete

Febrero 19, 2024

Exdirector de Gendarmería y caso del juez Urrutia: “El locutorio es central en prevenir que el crimen organizado controle las cárceles”

El exdirector de Gendarmería Claudio Martínez Cerda (Cortesía de Claudio Martínez)

Claudio Martínez Cerda, PS, exdirector de Gendarmería de los gobiernos de Aylwin y Frei, analiza la resolución del juez Daniel Urrutia —hoy congelada a la espera de un pronunciamiento de la Corte de Apelaciones de Santiago— de que imputados del Tren de Aragua y otras bandas realicen videollamadas desde la ex CAS, lo que Gendarmería […]

Marcelo Soto

Febrero 18, 2024

María José Naudon: “Ser una derecha moderna no es sinónimo de cobardía, es todo lo contrario. Ese es el legado de Piñera”

Para la decana de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibánez (UAI), María José Naudon, la herencia de Piñera deja la posibilidad de una derecha “alejada de los fantasmas de Pinochet”. Y, respecto a la carrera presidencial, dice: “Evelyn Matthei es, en cierto sentido, la heredera natural. Comparte la libertad, la independencia y […]

Vicente Browne R.

Febrero 17, 2024

Ex Director de Gendarmería por caso de juez Urrutia: “Es más que un problema de seguridad mayor, es un problema que afecta a la democracia”

Foto: Agencia Uno

El ex Director Nacional de Gendarmería, Christian Alveal (2018-2022), comenta que la autorización de videollamadas por parte del juez Urrutia a bandas criminales de alta peligrosidad “es grave porque hay un riesgo inminente de que estas llamadas sean oportunidades para coordinar distintas acciones como un rescate a través de una salida al hospital o tribunales. […]

Marcelo Soto

Febrero 17, 2024

Juan Luis Ossa: “La muerte de Piñera nos mostró un país mucho menos dividido de lo que están sus dirigencias políticas”

El historiador e investigador del CEP dice, además, que el fallecido ex Presidente no es necesariamente irreemplazable en términos políticos. “El piñerismo podría coexistir con otras miradas de centro y de centroderecha y, desde ahí, construir algo nuevo y original”, afirma. En cuanto a la tensión PC-PS señala que “el presidente Boric camina en tierras […]