Julio 29, 2022

El caso Llaitul y la última voltereta del Presidente Boric. Por Jorge Schaulsohn

Ex-Ante

El Presidente Boric dice ser totalmente contrario al uso de la violencia para conseguir objetivos políticos y sin embargo en situaciones concretas no ha sido consecuente, como por ejemplo en el estallido, en su insistencia de indultar a procesados y condenadas precisamente por cometer delitos graves y en su reunión con con el asesino de Jaime Guzmán en Francia. Para el Presidente Boric, cuando un crimen o delito se comete invocando una causa política no merece la misma condena legal ni moral que un delito común.


Hasta la noche del miércoles 27 de julio los ministros Jackson y Siches se hacían eco de las palabras del Presidente descartando absolutamente una querella por Ley de Seguridad del Estado en contra de Héctor Llaitul, polemizando incluso con el fiscal nacional y haciendo contorciones (o el ridículo) frente a los medios de comunicación para explicar por qué un llamado a la lucha armada, por un terrorista con prontuario, constituía una “idea” que no merecía sanción penal.

El señor Llaitul es coautor de un manifiesto elaborado en un encuentro el 22 de julio recién pasado titulado “Ejes Fundamentales Para La Reconstrucción Nacional Mapuche” en el que se declaran en resistencia territorial y denuncian como colonialistas las políticas impulsadas por el gobierno “wingka” de Gabriel Boric incluyendo el plan “Buen Vivir” . Rechazan la política “muñequeada por operadores políticos serviles al gobierno” , exigen la libertad de los “presos políticos mapuches” y reafirman como el único camino la resistencia y el control territorial para enfrentar al enemigo común, el estado y el sistema capitalista.

En el caso Llaitul no había absolutamente ninguna razón para no proceder de inmediato a querellarse en su contra. Era una situación insostenible que el gobierno no reaccionara frente a sus últimas amenazas y fue una torpeza política mandar a sus ministros políticos a bajarle el perfil al asunto para terminar quitándoles el piso.

Una vez más comprobamos que en el gobierno existen “trancas” que impiden una reacción oportuna cuando la violencia está relacionada con la causa mapuche.

Ahora resulta que el Presidente cambió de opinión y nos dice que debemos aplaudirlo por ello; que es bueno que un gobierno sea capaz de revisar sus propias decisiones, que su gobierno no es obstinado.

El problema con esa afirmación es que no es sincera sino un intento de manipulación de la población que busca ocultar precisamente la obstinación del régimen que por razones político-ideológicas se negó a querellase contra Llaitul. Porque no hay absolutamente ningún antecedente nuevo, nada que él no supiera desde el principio que pudiera explicar o justificar su cambio de postura.

No era una decisión difícil ni compleja y las inexcusables vacilaciones del gobierno para aplicar la ley en un caso tan emblemático causaron daño, enviando una señal de debilidad frente los grupos terroristas que actúan en la zona. La verdad es que tenemos un gobierno dividido, con un sector de extrema izquierda que rechaza todas las medidas incluyendo los estados de emergencia que solo prosperan gracias al apoyo de la oposición.

La voltereta del Presidente, al igual que en los casos anteriores, es oportunista y solo obedece a la presión de la opinión pública y a la constatación de que estaba pagando un costo político que no se podía permitir, menos ahora que es el jefe de la campaña del apruebo. Deja la sensación amarga de que estamos ante un gobierno impredecible, implacable que actúa en función de sus propios intereses y no del interés superior del país.

La empatía del Presidente con la causa mapuche que incluye una actitud ambivalente frente a la violencia de sus líderes es sobradamente conocida. El 2016 cuando era diputado estuvo de visita en lo que él denominó “el territorio liberado de Temucuicui” en su cuenta de Twitter, reunido con el hermano de Jorge Huenchullán, entonces y ahora prófugo de la justicia y uno de los dirigentes más buscados de la Macrozona Sur por los delitos consumados de tráfico de drogas, tenencia ilegal de armas de fuego y municiones, cuyo clan familiar compuesto por siete hermanos tienen una larga lista de entradas y salidas de prisión.

Según informa La Tercera, entrevistado por la prensa local en agosto de 2016 Boric señalo que él “trataría de escuchar lo que tienen que plantear todos los actores incluida la CAM, que sabemos se atribuye cientos de atentados y tiene como líder al señor Llaitul quien ha reconocido expresamente su participación en “acciones de autodefensa” y que se están preparando para el “enfrentamiento armado con el Estado y que cuentan con capacidad militar”.

El tema de la actitud complaciente de Boric con grupos de mapuches violentistas apareció en un intercambio de palabras con el candidato Sebastián Sichel durante uno de los debates donde el abanderado de Apruebo Dignidad sostuvo no estar de acuerdo con la “militarización” y que dialogaría con todos los actores.

También se manifestó contra el Estado de Emergencia en la Macrozona Sur, donde después de aseverar durante semanas que no continuaría con la “militarización” de la Araucanía al estilo Piñera, se vio forzado a regañadientes a cambiar de opinión por la amenaza de una toma de las carreteras por los camioneros que habría paralizado el país; y aún en esas circunstancias trató por todos los medios de desnaturalizar la medida.

Cabe recordar que siempre voto en contra del estado de emergencia cuando fue diputado y que respaldó su derogación por la convención.

El Presidente en este tema no es confiable; dice ser totalmente contrario al uso de la violencia para conseguir objetivos políticos; y sin embargo en situaciones concretas no ha sido consecuente, como por ejemplo durante el estallido, su insistencia de indultar a procesados y condenadas precisamente por cometer delitos graves y su reunión con Palma Salamanca asesino de Jaime Guzmán en Francia. Para el Presidente Boric, cuando un crimen o delito se comete invocando una causa política no merece la misma condena legal ni moral que un delito común.

Publicaciones relacionadas

Escritor y columnista

Noviembre 30, 2022

Perfil: Camilo Escalona, el militante. Por Rafael Gumucio

Pasó por distintas corrientes del socialismo para quedarse con la suya, el Escalonismo, que se podría definir como un anti Altamiranismo esencial, una desconfianza total en cualquier soñador de clase alta que quiere ir siempre más allá de las “condiciones objetivas” de la lucha. Una especie de realismo que no toma a veces en cuenta […]

Ex-Ante

Noviembre 28, 2022

¿Cómo vamos a conmemorar los 50 años? Por Ricardo Brodsky

Crédito: Agencia Uno.

El gobierno y los partidos oficialistas tienen el sartén por el mango. De sus iniciativas dependerá que los 50 años sirvan para extraer lecciones del pasado o para retrotraernos a las divisiones de entonces. Más allá del derecho incuestionable de las víctimas a decir su verdad y del deber de la sociedad chilena de escucharlas […]

Ex-Ante

Noviembre 28, 2022

Reformar la Alta Dirección Pública. Por Mario Waissbluth

Crédito: Agencia Uno.

El gobierno actual superó a los anteriores en la profundidad de su razzia de jefes de servicio, ya que un 53% de estos fueron desvinculados en los primeros 8 meses, superando el 41% del gobierno de Piñera II. La buena noticia es que la razzia no ha llegado, al menos hasta ahora, a los cargos […]

Gerente de Asuntos Públicos de Imaginacción

Noviembre 27, 2022

Todos deben habitar el cargo. De una vez por todas. Por Ignacio Imas

El Presidente Gabriel Boric durante su reciente visita a México.

Habitar el cargo, entendiendo que se ejerce un rol de Estado, no es algo privativo para Gabriel Boric Font sino que para cualquier persona que es tomadora de decisiones públicas. Este último tiempo hemos visto -de forma penosa- como nuestra clase política se aleja de normas mínimas de convivencia, y que esperaríamos incluso de un […]

Director de Criteria

Noviembre 27, 2022

La ciudadanía frente al nombramiento del Fiscal Nacional. Por Cristián Valdivieso

José Morales fue propuesto como próximo Fiscal Nacional por el Presidente Boric.

La idea teóricamente virtuosa de una participación autónoma de los tres poderes del Estado en la designación de quien dirige la Fiscalía Nacional, se esfuma ante  los ojos de una ciudadanía testigo de negociaciones y acomodos frente a los conflictos de interés que afectan al mundo político.