Enero 1, 2024

Boric: del indulto a la pensión de (des) gracia. Por Jorge Ramírez

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.
Crédito: Agencia Uno.

La lógica del indulto y la impunidad son el karma de la administración Boric, por eso, después de exactos 12 meses, seguimos hablando de lo mismo. Como si un año completo, nunca hubiera pasado.


Hace exactamente un año, el Gobierno del Presidente Boric anunciaba a través de un desprolijo comunicado de prensa, en las vísperas de año nuevo, el otorgamiento de 13 indultos a los mal llamados “presos de la revuelta”. Los indultos, figura legal que se remonta a la antigua Roma, asociada a un gesto de compasión y clemencia, se transformaban así en pura negligencia. Horas después, conocido el prontuario de los indultados, a los que se añadió, un ex frentista condenado por un asalto a un banco, Boric tozudamente afirmaba: “estos son jóvenes que no son delincuentes”. Transcurridos exactos 12 meses desde el otorgamiento del indulto, Luis “insurrecto” Castillo, indultado directamente por Boric, figura hoy nuevamente preso en la cárcel de La Serena, imputado por secuestro extorsivo y robo con violencia.

Aunque para muchos, el Presidente había aprendido la lección tras los indultos, el año 2023, culmina de manera bastante similar al 2022. Esta vez no es el otorgamiento de indultos lo que sorprende, sino que el conocimiento del otorgamiento de pensiones de gracia a sujetos condenados por acciones delictuales durante el estallido de octubre de 2019.

La lógica del estímulo a la violencia política es una marca indeleble para este Gobierno y la generación frenteamplista. El episodio indultos pereciera no haber sido una falla aislada, sino que un diseño deliberado, donde Boric no sólo justifica, sino que retribuye pecuniariamente acciones delictuales que propiciaron un vacío de poder que posteriormente sería llenado por él, al fragor de la violencia y la destrucción.

Poder comprador de violencia

Juan Francisco Villalobos: condenado por hurto y prófugo de la justicia por delito de estafa; Andrés Fuica: condenado por hurto en un supermercado y con sentencia previa de violencia intrafamiliar tras ahorcar a su señora en presencia de su hija de 3 años; y Gabriel Allende: “manifestante” que lanzó una bomba molotov a Carabineros en pleno centro de Santiago durante las jornadas de protestas de 2019.

Cada uno de ellos, ha sido beneficiado durante este Gobierno, con pensiones de gracia vitalicias que bordean los 500 mil pesos mensuales, las que, como si fuera poco, han sido incrementadas durante el último año. Los tres, figuran dentro del listado de “personas afectadas en el contexto de las manifestaciones iniciadas en el mes de octubre de 2019” pese a que, en ninguno de estos casos, se ha logrado comprobar el perjuicio presuntamente provocado por las fuerzas de orden y seguridad.

Lo que en cualquier país medianamente civilizado sería considerado un escándalo político de proporciones, acá comienza a ser peligrosamente naturalizado. El Jefe de Estado, a quien otorgamos un amplio mandato para, entre otros asuntos, velar por la seguridad de la nación, no sólo no cumple esta función a cabalidad (por algo 9 de cada 10 chilenos vive con temor de acuerdo a la última Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana) sino que se da el lujo de premiar económicamente -y de por vida- a auténticos delincuentes.

El Presidente aplica en sentido estricto la vieja idea del poder comprador de violencia. Ésta hace referencia al método en virtud del cual un individuo, un conglomerado humano, o una institución, remunera a quienes ejercen la fuerza y la violencia con el objetivo de lograr sus metas específicas orientadas a la mantención de su dominio en el ámbito del poder.

Clemencia

En medio de este triste panorama, la oposición se muestra extraviada. Más entusiasmada con la idea de promover querellas intestinas, copando la prensa con titulares extemporáneos e improductivos donde los dirigentes frívolamente se culpan entre ellos, por el previsible revés electoral plebiscitario, en lugar de utilizar esa energía en fiscalizar con más fuerza al Gobierno de Boric.

Peor aún, en medio de una inconducente noche de cuchillos largos, se ha producido una absurda lógica de reproche interno, donde algunos cuestionan la negativa a arribar a acuerdos con un Gobierno, que en medio de escándalos como el de otorgamiento de pensiones de gracia a delincuentes, inclusive se da el lujo, de sacar al pizarrón a la oposición, interpelándolos a aprobar su mal orientada reforma de pensiones.

Al parecer, el exceso de clemencia no es de Boric al conceder indultos y otorgar pensiones a delincuentes, sino que, de la oposición, al no condenar ni exigir responsabilidades políticas por aquello, más enfáticamente.

Karma

Toda acción o causa conduce irremediablemente a un efecto. Al Presidente Boric no le resultará tan fácil desprenderse del pecado de origen suyo, y de toda su generación: haber exaltado, coqueteado y/o legitimado la violenta insurrección octubrista.

Lo que agrava la falta es que, una vez envestido con la banda presidencial, ratificó esta pulsión, concediendo indultos inmerecidos a delincuentes ocultos tras una impostada fachada de luchadores sociales. Como si fuera poco, luego, como ha quedado de manifiesto, se han otorgado suculentas pensiones de gracia vitalicias a quienes contribuyeron con una parte del trabajo sucio que pavimentó el camino de Boric a la presidencia, a través de la agitación y el socavamiento a la legitimidad de las fuerzas de orden y seguridad del país.

La lógica del indulto y la impunidad son el karma de la administración Boric, por eso, después de exactos 12 meses, seguimos hablando de lo mismo. Como si un año completo, nunca hubiera pasado.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Mayo 24, 2024

Furiosa: acción, guerras y venganza, los ejes de una brillante distopía. Por Ana Josefa Silva

La esperada precuela de Mad Max: Fury Road es mucho más que conocer la infancia y adolescencia de Furiosa, la súper heroína de las dos más recientes entregas de la saga. La película está tan bien filmada que vale por sí misma. Además una recomendación de la serie que hay que ver y ¿se acuerdan […]

Abogada y académica.

Mayo 23, 2024

Cuenta pública: Los riesgos de la condescendencia. Por Natalia González

Crédito: Agencia Uno.

La condescendencia podría terminar obviando el eventual oportunismo del giro presidencial, además de que le permitiría hoy y mañana culpar al empedrado por lo que no ha podido realizar, sin asumir mayor responsabilidad lo que es un flaco favor para todos. Ello, además de conducirnos a una posible corrección política, siempre vacía, que lejos de […]

Economista y académico de la Escuela de Negocios de la UAI

Mayo 23, 2024

Es el mercado de capitales, estúpido (y te lo dije). Por Pablo Correa

¿Quién va a financiar la inversión para enfrentar las necesidades hídricas dado el cambio climático? ¿de dónde vendrán los balances para que existan Fintech que le compitan a la banca? ¿De dónde vendrá el capital de riesgo para la industria de la biotecnología agroalimenticia?

Kast en España: Las banderas rojas de la democracia. Por Cristóbal Bellolio

A Kast no le interesa mostrar generosidad ni grandeza de espíritu. No es Piñera ni menos Fiú. Su negocio es otro: polarizar afectivamente la conversación para rentabilizar el clima adverso que experimenta el gobierno. Esa fue la receta con la que accedieron al poder Donald Trump, Jair Bolsonaro, y recientemente Javier Milei: a punta de […]

Director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI)

Mayo 22, 2024

Estimulantes perspectivas sobre las concesiones. Por Carlos Cruz

Aunque hasta no hace mucho tiempo existían temores sobre el futuro de esta industria, estos deberían haber quedado absolutamente disipados debido a los positivos resultados que ha tenido la Alianza Público-Privada al llevar adelante proyectos de inversión de impacto ciudadano significativo y que generan capacidades habilitantes en los territorios.