Sobre el optimismo. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria
Imagen del lago Peñuelas, uno de los lugares afectados por el cambio climático en Chile. Foto: Agencia UNO.

Para enfrentar el cambio climático, la sociedad también tendrá que cambiar sus hábitos alimenticios, reducir el consumo de carnes rojas (deforestación y emisiones de gas metano) y apostar por proteínas animales de baja huella de carbono como pescados que abundan en nuestras costas y zonas de cultivo acuícola. Tenemos gran parte de lo que el mundo necesita y una posición privilegiada para ser protagonistas y beneficiarnos directamente del combate contra el cambio climático.


El debate sobre si debemos estar optimistas o pesimistas es atractivo, pero es importante discernir entre un optimismo fundamentado y uno voluntarista. ¿Existen razones para estar optimistas sobre la situación del país como algunos sugieren? Me parece que no.

Dicho eso, propongo distinguir entre motivos por los que podríamos llegar a estar optimistas y motivos por los que debemos estar optimistas.

Es cierto que como país podríamos aspirar a estar optimistas. El planeta busca desesperadamente alternativas sostenibles ambientalmente para satisfacer las crecientes necesidades energéticas, de alimentación y construcción.

En Chile contamos con recursos como el cobre y el litio en abundancia, así como una geografía propicia para la producción de energía limpia mediante sol e hidrógeno verde.

Para enfrentar el cambio climático, la sociedad también tendrá que cambiar sus hábitos alimenticios, reducir el consumo de carnes rojas (deforestación y emisiones de gas metano) y apostar por proteínas animales de baja huella de carbono como pescados que abundan en nuestras costas y zonas de cultivo acuícola.

Como si fuera poco, el combate climático también pasa por cambiar la matriz constructiva para hacerla sostenible. Reducir el uso de hormigón armado y su enorme huella de carbono, en favor de materiales más ecológicos como la madera y otras fibras vegetales.

Entonces, ¿podríamos llegar a estar optimistas? Ciertamente. Tenemos gran parte de lo que el mundo necesita y una posición privilegiada para ser protagonistas y beneficiarnos directamente del combate contra el cambio climático.

Sin embargo, una vez más, el problema radica en nuestra incapacidad para ponernos de acuerdo en cómo materializar esta oportunidad. De hecho, para aprovecharla (sabemos que es una ventana) debemos acelerar y no frenar como lo estamos haciendo. Debemos intensificar la explotación y producción de nuestros recursos y no seguir poniendo trabas y “permisologías” ni haciéndonos el haraquiri porque no agregamos más valor, lo que dicho sea de paso es discutible.

Hace poco en Criteria publicamos un estudio que señalaba que uno de cada cuatro chilenos pensaba que Chile es uno de los países que más ha contribuido a causar el cambio climático y que un 47% de la población consideraba que somos uno de los países que más se verá afectado por la crisis climática.

Mientras la primera creencia es falsa, Chile es una hormiga frente a los elefantes que sí causan el cambio climático, lo segundo es cierto: nos vemos y nos veremos muy afectados por el cambio climático.

Nuestro país no es el mayor causante, pero sí es víctima del cambio climático. Pero al mismo tiempo tenemos todo lo que el planeta necesita para transitar energéticamente y lo que requerimos para reactivar el optimismo interno, volver a crecer económicamente y a creer en Chile y su futuro. He aquí un relato cautivador, capaz de amalgamar los intereses del Estado, de las empresas y de una ciudadanía que hoy no ve horizontes económicos. Una ciudadanía que vive presa de un presente incierto que ahoga todo espacio para mirar el futuro con optimismo.

Deberíamos acelerar, aunar voluntades y construir una visión compartida y convocante para asir esta tremenda oportunidad. Deberíamos, pero estamos atrapados por una clase política que parece decidida a hacer de esta oportunidad un espacio más para la polarización.

Una clase política fragmentada y confrontada que se ha mostrado un evidente desinterés por reformar el sistema político para resguardar su propia supervivencia y la democracia. Visto así, difícilmente estará interesada en salvar el planeta.

Pero también estamos atrapados por un empresariado que parece bajar los brazos ante la indolencia de la política. Que no se la juega a fondo porque teme pagar costos y que, en algunos casos, ha dejado de invertir (al menos en Chile) para rentar. Dejar de invertir y culpar de ello a la inestabilidad política promovida por los políticos. Políticos que a su vez apuntan a la indolencia empresarial como gatillante del malestar social.

Así estamos. Cada élite más preocupada de su propia parcela que del territorio común. Una élite que, por acción u omisión le hace la cama al narco, al crimen organizado y, más temprano que tarde, al populismo. Así, es difícil estar optimistas sobre lo que se nos viene como país.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Jorge Poblete

Julio 18, 2024

Los extractos inéditos del libro de memorias en que trabajaba el teniente Ojeda antes del crimen

Cubierta del libro "Ronald Ojeda: notas póstumas". (Imagen de editorial Entre zorros y erizos, Agencia Uno)

El teniente en retiro del ejército venezolano Ronald Ojeda trabajó en las memorias de sus días bajo el régimen de Nicolás Maduro, antes de su secuestro por falsos policías desde su departamento en Independencia, el 21 de febrero. Editorial Entre Zorros & Erizos las publicará en agosto, con el título “Notas póstumas sobre su secuestro […]

Manuel Izquierdo P.

Julio 18, 2024

[Confidencial] El telefonazo a Irací Hassler por la instalación de una cárcel de alta seguridad en Santiago

Cercanos a la alcaldesa Irací Hassler señalan que poco antes de que el Presidente Boric anunciara en La Moneda la construcción de una cárcel de alta seguridad para líderes de organizaciones criminales, cerca de las 10 de la mañana, el subsecretario de Justicia, Jaime Gajardo (PC), habría tomado contacto con Hassler para informarle que el […]

Ex-Ante

Julio 18, 2024

Cárcel de alta seguridad: La Moneda mira el modelo italiano, marcado por asesinato de la mafia a un juez en 1992

Altas fuentes oficialistas dicen que La Moneda siempre ha mirado el modelo europeo -y no el de El Salvador de Nayib Bukele- para instalar una cárcel de alta seguridad para líderes de organizaciones criminales y, en concreto, el “41-bis” italiano. Se trata de la Ley de Administración Penitenciaria de Italia, que incluye una estricta supervisión […]

Manuel Izquierdo P.

Julio 18, 2024

Pilar Lizana, experta en crimen organizado, y cárcel en Santiago: “Es una medida que llega un tanto tarde”

Imagen: AthenaLab

La investigadora de AthenaLab y una de las asesoras de Evelyn Matthei en el tema del crimen organizado sostiene que “hay una vulnerabilidad importante en Gendarmería que debiésemos estar abordando”. En ese sentido, plantea que la construcción de una cárcel de máxima seguridad en Santiago es una medida “reactiva”: “Necesitamos diseñar un sistema que permita […]

Ex-Ante

Julio 18, 2024

Crisis de seguridad: Boric acusa golpe y endurece el tono en estrategia contra la delincuencia

Imagen: Agencia Uno

En los primeros días tras las matanzas de Quilicura y Lampa, el gobierno apuntó a la derecha por el lento avance de los proyectos en el Congreso, mientras la ministra Tohá dio a conocer medidas administrativas para enfrentar la crisis. Sin embargo, tras recibir una serie de críticas por su ausencia en la crisis de […]