Perfil: Daniel Jadue, el hombre que nunca se equivoca. Por Rafael Gumucio

Escritor y columnista
Crédito: Agencia Uno.

Jadue se ha lanzado sobre periodistas, fiscales, jueces, y compañeros de alianza, como si fueran ellos los investigados y no él. Así ha conseguido llevar a un extremo inédito, esto de que la mejor defensa es el ataque, sin importarle ni por un segundo cuánto puede costar su estrategia a su partido, su coalición o al que se supone es su gobierno.


¿Quién fue Daniel Jadue? ¿Cómo este arquitecto y sociólogo que nunca ha dejado de confesar que sus grandes pasiones están en el medio oriente, llegó a casi ser el candidato natural de la izquierda chilena? ¿Cómo llegó este militante tardío del partido a ser el hombre que podría lograr lo que dictaduras, leyes malditas y caídas de muros no lograron jamás: hundir en su defensa al más antiguo y resiliente de los partidos políticos chilenos?

Daniel Jadue debe su existencia política a una intuición genial: el haber entendido que debía contestarle al “cosismo” lavinista en su propio terreno. En vez del charango y el llanto por el pasado, se puso a pensar en el costo de la vida del ciudadano común. Es decir aceptó que el “proletario” era también cliente y que el mercado era con toda su crueldad una forma de entender el mundo. Dejó así de quejarse contra el sistema, para aprovechar sus fallas y contradicciones y hacer política estatal sin todo el aparto pesado del estado detrás.

Las farmacias populares fueron un golpe de genio político, aunque su administración parece, desde el punto visto de las fiscalías y contralorías, dejar mucho que desear. La imparable seguridad en sí mismo del alcalde de Recoleta, su impresión de que siempre tiene la razón, sobre todo cuando está equivocado, ayudó a instalar con más fuerza su idea como una revelación imparable. Su falta de raíces en el mundo de la izquierda le permitió situarse desde una pachorra que ésta había olvidado, un orgullo nuevo que se hizo contagioso.

Jadue quiso traducir al chileno el socialismo del siglo XXI. Pero quizás le falló justamente esa falta de modestia chilena, de cortesía ladina, de escepticismo colonial, que le habría permitido escuchar las advertencias que no dejaron de surgir a su alrededor. Se planteó siempre tanto desde la verdad absoluta como desde la provocación permanente. Quiso siempre ganar cuando cualquiera que sabe que la primera condición para resucitar es saber morir primero.

El que no haya pecado tire la primera piedra, podría, en su defensa, alegar Daniel Jadue ahora. La administración municipal de todos los sectores le daría validez a esta defensa cristiana. Pero ha preferido tirar las piedras él primero. Sin dejarnos el tiempo de encontrarle quizás la razón, se ha lanzado sobre periodistas, fiscales, jueces, y compañeros de alianza, como si fueran ellos los investigados y no él. Así ha conseguido llevar a un extremo inédito, esto de que la mejor defensa es el ataque, sin importarle, ni por un segundo, cuánto puede costar su estrategia a su partido, su coalición o al que se supone es su gobierno.

¿Se puede defender a los humildes cuando se carece de manera tan patente de humildad? En Chile se es inocente hasta que se pruebe lo contrario, pero es difícil defender este derecho cuando ese “inocente jurídico”, cree que todo el resto es siempre culpable y que él nunca hará, ni hizo, ni podrá hacer, nada mal.

Aunque, bien mirada, esta costumbre de ir por la vida a las patadas es quizás una forma desesperada de pedir amor. Una auto inmolación permanente que convierte a la parka sin manga que usa todo el invierno, en una metáfora de las dinamitas que su subconsciente parece querer llevar encima.

Una pulsión, la del hombre bomba, superior a cualquier otra que me permite mirar a este político, de indudable talento, con esa compasión que evita como la peste entregar o recibir.

Lea también.

Perfil: Fares Jadue, quién es el delfín del alcalde de Recoleta y cómo la formalización del edil PC abrió un flanco a su elección

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Mayo 17, 2024

La “metamorfosis” de Boric y el ocaso de la izquierda “woke”. Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno.

Personalmente aplaudo el realismo político del presidente, que ha tenido que hacer muchas concesiones y hacer añicos su programa de gobierno, pero no creo que él haya experimentado una “metamorfosis” ideológica, ni menos que se haya cambiado de bando. Lo mueve un instinto de conservación.

Ex-Ante

Mayo 17, 2024

El Presidente Boric en la encrucijada. Por Pepe Auth

Imagen: Agencia Uno.

Todos los presidentes viven la tensión de gobernar para los suyos o para la mayoría del país. Pero en este caso es un verdadero foso el que separa a la coalición primigenia de gobierno respecto del pueblo chileno. Esperemos que en la cuenta pública del próximo sábado -en la práctica la última de Boric- el […]

Alexandra Chechilnitzky

Mayo 17, 2024

Rodrigo Echecopar (FA), el influyente hombre de las mil páginas de la Cuenta Pública de Boric

El Jefe de la División de Coordinación Interministerial de la Segpres Rodrigo Echecopar es el encargado de monitorear el programa de gobierno y los compromisos presidenciales. Ex presidente de Revolución Democrática, Echecopar está hoy elaborando un anexo de mil páginas, que se relacionan contenido base de la Cuenta Pública que realizará Boric el 1 de […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Mayo 17, 2024

Ocho películas que llegan a Netflix en lo que queda de mayo. Por Ana Josefa Silva

Correspondiente a Nuevo Orden, ya en Netflix.

Entre clásicos ¡indispensables! y muy populares, re estrenos y estrenos, algunas ya están disponibles. Y ojo: en MAX (ex HBO Max) estrenan la segunda parte de Duna.

Por Juan Diego Santa Cruz, cronista gastronómico y fotógrafo

Mayo 17, 2024

Algo es algo: De liana en liana. Por Juan Diego Santa Cruz

En las redes abundan los platos de tallarines encachirulados como el pelo de la Zendaya que en realidad son el resultado de horas y horas de grabaciones con pastas tiesas y salsas llenas de colorantes. Pero me han contado que a los adictos a estas imágenes les importa un pepino la realidad porque salivar y […]