Septiembre 20, 2023

¿Menos IVA, más Renta?: El debate sobre los impuestos a las personas. Por Víctor Fenner

Ex-Ante

El IVA representa en promedio el 20,2% de la recaudación en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), mientras que en Chile la cifra se empina al 41,1%, según el Consumption Tax Trends de la OCDE.


Los economistas lo han dicho una y otra vez. Los países de mayor prosperidad y desarrollo económico dependen, en cuanto a su recaudación tributaria, primariamente de impuestos directos; en tanto los países en vías de desarrollo dependen fundamentalmente de impuestos al consumo como fuente de recaudación. El IVA representa en promedio el 20,2% de la recaudación en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), mientras que en Chile la cifra se empina al 41,1%, según el Consumption Tax Trends de la OCDE (2022).

Históricamente, Chile ha pertenecido a este segundo grupo: desde que hay registros (1993), el IVA en general ha oscilado entre un 42 y un 52% del total de recaudación; mientras que el impuesto a la renta ha ido progresando de un 23,4% (1993) hasta alrededor de un 40% en la última década; y sólo en 2022, dicho impuesto se impuso con un 48,8% del total (vs. un 44,1% del IVA), de acuerdo con el Servicio de Impuestos Internos (SII).

Hay razones evidentes de justicia política que nos invitan a perseguir un ratio como el de los países desarrollados. Mientras que el impuesto a la renta es de carácter progresivo, el IVA grava a todos por igual sin distinguir entre pobres y ricos. Es por eso que el IVA es considerado regresivo, ya que porcentualmente quienes tienen menos dedican una mayor porción de sus ingresos al consumo y, por ende, a pagar el gravamen.

¿Subir el impuesto a la renta, en todos los tramos, y bajar el IVA entonces?

Lamentablemente no es tan sencillo, por cuanto trasladar base de IVA a base de Renta no generaría la misma recaudación, tanto por las particularidades de diseño de ambos impuestos (tase, base imponible, etc.), como por las diferentes tasas de evasión existentes en uno y otro (de lo cual, por desgracia, no tenemos demasiada información).

¿Podríamos, entonces, pensar en un mecanismo que permita no sólo medir, sino que modular de manera eficiente la interacción entre el impuesto a la renta y el IVA en los ingresos de las personas?

Algunos han sugerido establecer un IVA diferenciado para ciertos productos de primera necesidad. No es una buena idea: dado que los productores de dichos productos pagan IVA por sus insumos, el impuesto (o buena parte de éste) de todos modos se trasladaría al consumidor. Pero sí podría pensarse en un mecanismo de devolución de IVA para las personas o grupos familiares que cumplan con ciertas condiciones: por cierto, el nivel de ingresos, pero también otras de carácter cualitativo, como la existencia de cargas familiares, labores de cuidado no remuneradas, etc.

Parece justo. Pero ¿cómo compensar la menor recaudación?

El primer impulso sería subir el impuesto a los tramos de mayores ingresos. Me temo, sin embargo, que ello implicaría un alza desproporcionada a tasas que ya son altas; pero, por otro lado, parece políticamente imposible subir impuestos a los tramos inferiores.

Salvo, claro está, que se haga inteligentemente.

Hoy las personas casi no pueden deducir gastos de su base de renta. En la práctica, ello se traduce que una familia, con un solo jefe o jefa de hogar que trabaja y gana $2 millones al mes, con tres hijos y al cuidado de un adulto mayor sin ingresos, tributa lo mismo que un profesional joven que aún vive con sus padres y gana los mismos $2 millones. No parece demasiado justo.

Si subiéramos la tasa al tramo que incluye $2 millones, pero permitiéramos deducir gastos, reales o presuntos, vinculados a salud, educación, vivienda y cuidado (por nombrar los ejemplos obvios), la familia con tres hijos podría terminar tributando lo mismo que hoy, pero el profesional que vive con sus padres terminaría pagando más por no tener derecho a deducciones.

Y, sorpresa, los requisitos y condiciones para dichas deducciones podrían estar vinculadas analíticamente a aquellas que permiten optar o no a la devolución de IVA (y en una base de datos única que haga “conversar”, por así decirlo, al IVA con el impuesto a la renta).

Ello permitiría modular de manera medible (y, esperaríamos, eficiente) la transición de la tributación personal y familiar del IVA al impuesto a la renta, concentrando la mayor recaudación (en sede de renta) en personas que no deben afrontar gastos familiares, de salud, educación y cuidado de la misma magnitud que familias más numerosas o vulnerables, más allá del tramo en que se encuentren.

El desafío sería mayúsculo, pero quizás nos permitiría salir de la discusión de trinchera en la que las últimas reformas se han quedado entrampadas, y que han privado de toda estabilidad al sistema tributario, sin resolver su problema subyacente de justicia.

 

Para más contenido After Office, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Jaime Troncoso R.

Junio 24, 2024

Claves de la semana: Tarifas eléctricas y debate por reforma de pensiones

Mario Marcel y Rosanna Costa.

Las tarifas eléctricas seguirán siendo parte del debate económico de esta semana. Ahora el tema se verá en el Congreso, el mismo lugar donde debería alcanzarse un acuerdo para que la primera semana de julio pueda votarse la idea de legislar de la reforma de pensiones.

Socio adjunto de Consultoría Tributaria de EY

Junio 24, 2024

“Desnotarización” Tributaria. Por Mauricio Pérez

El año pasado se publicó la Ley N°21.582 que establece que los organismos del Estado no podrán exigir la presentación de autorizaciones notariales para ciertos trámites, salvo que dicha autorización sea expresamente requerida por la ley o el reglamento. En este contexto, recientemente el SII publicó la Circular N° 24 (de mayo de este año) […]

Director jurídico en Prelafit Compliance

Junio 21, 2024

La utilidad de las Humanidades. Por Rodrigo Reyes

La importancia de la formación en humanidades es clave en el país desarrollado que queremos ser. Solo un país con ciudadanos que conozcan el respeto a la justicia, la solidaridad, la tolerancia por supuesto, el rechazo a la corrupción y el respeto a la democracia, puede lograr un vigoroso crecimiento económico.

Jaime Troncoso R.

Junio 19, 2024

Banco Central calcula alza de 57% en las tarifas eléctricas (y su impacto en la inflación)

El Banco Central advirtió que el descongelamiento de las tarifas eléctricas finalmente impactará la inflación, lo que llevará a que recién en la primera parte de 2026 se logre llegar a la meta del 3%. A modo de ejemplo, una empresa del sector calcula que un cliente residencial, que consume en promedio 400 kWh/mes y […]

Director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI)

Junio 19, 2024

Buenos vecinos. Por Carlos Cruz

El desafío de continuar poniendo en el centro a las personas es un tema aún más desafiante si se miran obras prioritarias para el país, como la ampliación del Puerto de San Antonio y su relación con la comuna o bien las nuevas autopistas proyectadas en las urbes.