Los “winner”. Por María Jaraquemada

Abogada y Presidenta de la Comisión de Probidad

Será difícil contar con autoridades y servidores públicos menos corruptos si es que como personas de a pie valoramos actitudes de “winner” que no son más que corrupción privada y perjudican a la sociedad en su conjunto y, de pasada, a nuestras instituciones y democracia.


Hace pocos días el gobierno informó que el 95% de las Fichas FIBE -Ficha Básica de Emergencia-, recibidas a raíz de los trágicos incendios ocurridos en Viña del Mar a inicios de febrero, correspondían a falsos damnificados por dichos hechos. Este instrumento se trata de una encuesta que permite recopilar información de los hogares afectados por emergencias y que, producto de ésta, fueron afectados en sus enseres y su vivienda, con el objeto de hacerles entrega de beneficios y asistencia.

Tiempo atrás también conocíamos de una investigación llevada a cabo por la Fiscalía de una red dedicada a la emisión de licencias médicas falsas, cuyo perjuicio al Estado -y por lo tanto a todos nosotros- superaba los 700 mil millones de pesos. A esto se suma una auditoría que realizó Contraloría el año pasado en la cual detectó irregularidades en pagos del IFE Laboral a personas que no cumplían con los requisitos para ello por más de $3.500 millones de pesos.

Algunas personas atribuyen esto a la “chispeza” de las personas, lo que también socialmente se ha denominado ser “winner”, es decir, atributos positivos. Sin embargo, estamos hablando de posibles delitos -como fraude de subvenciones o al Fisco-, ya que recursos públicos llegan a manos de quienes defraudan para obtenerlos. El impacto de esto no es menor, ya que los escasos recursos públicos que tenemos, se desvían y no son obtenidos por quienes realmente los necesitan, en un país donde la desigualdad no es menor e incluso sufrió hace pocos años un estallido social que, en parte y según varios estudios y encuestas realizados, tenía fundamento en las desigualdades socioeconómicas y de trato.

A pesar de esto, la ciudadanía suele asociar la corrupción con la política y lo público. Los partidos políticos, el Congreso y, en general, nuestras instituciones representativas más relevantes cuentan con una escaza confianza ciudadana y la percepción interna de corrupción aumenta. Si bien esto no es algo privativo de Chile, ya que la confianza en los partidos políticos y las legislaturas nacionales suele ser baja en la generalidad de los países de la OCDE, el caso chileno es especialmente preocupante por las bajas cifras de adhesión.  La última CEP reporta que un 59% de las personas encuestadas creen que ésta es mucho o algo mayor que en los últimos cinco años y un 73% que mucha gente o casi toda, en el servicio público, está involucrada en estos actos.

En un estudio realizado en conjunto por el INJUV con Chile Transparente sobre la percepción de jóvenes en materia de corrupción, gran parte de las personas entrevistadas (85,4%) señaló que los niveles de corrupción dentro del país son “altos” o “muy altos “y, tienden a relacionar la corrupción con la política y la institucionalidad política. En el mismo estudio, cuando se trata de valorar conductas como corruptas, aquellas que son más bien del ámbito privado -y no relacionadas con la función pública- no suele recibir una connotación tan negativa, tal como quedarse con el vuelto cuando le dan de más, evitar pagar el pasaje si se puede o copiar en pruebas.

Lo anterior demuestra, al menos, un doble estándar. Nos quejamos de la política, la consideramos altamente corrupta -a pesar de que todos los indicadores internacionales en la materia no son así de negativos y tajantes-, pero no somos capaces de ver la paja en el ojo propio. Llama la atención que levantemos la voz y nos indignemos -con justa razón la mayoría de las veces- por posibles irregularidades o faltas de prudencia de las instituciones públicas y autoridades, pero estemos dispuestos a doblar la mano al sistema para obtener beneficios propios a costa de las personas más vulnerables.

Y esto no es privativo de ningún nivel socioeconómico, el uso de información privilegiada, las colusiones, el tráfico de influencias, el abuso de posición dominante y otras acciones de este tipo, también son “pillerías” que perjudican a un número importante de personas para beneficio personal.

Será difícil contar con autoridades y servidores públicos menos corruptos si es que como personas de a pie valoramos actitudes de “winner” que no son más que corrupción privada y perjudican a la sociedad en su conjunto y, de pasada, a nuestras instituciones y democracia. Ser parte de la solución es algo que también nos corresponde como ciudadanía, pero, por sobre todo, a llegar a un acuerdo como sociedad de que la ética pública vale tanto para nuestras autoridades como para cualquiera de nosotros.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Director ejecutivo del Instituto UNAB de Políticas Públicas y ex ministro de Educación.

Abril 13, 2024

Niños sin matrícula y restricciones para abrir nuevos colegios: ¿Quién paga la cuenta? Por Raúl Figueroa Salas

“La capacidad de gestión de un gobierno, tantas veces ninguneada, es una pieza fundamental de las políticas sociales efectivas. Diagnósticos claros, objetivos precisos y acciones concretas con una mirada local son necesarias para abordar las urgencias. La tendencia a la centralización y deshumanización de las propuestas como una vía de solución tiende a fracasar y […]

Jorge Poblete

Abril 12, 2024

Crimen del teniente Sánchez: la desconocida declaración de la pareja del venezolano muerto en el tiroteo

Cédula venezolana de Julio César González Vargas. (Foto cedida)

“Julio me manifestó que saldría a trabajar, entendiendo yo que saldría a trabajar en Uber”, declaró María Herrera, pareja del ciudadano venezolano Julio César González Vargas, quien fue herido de muerte en el tiroteo por el que perdió la vida el teniente de Carabineros Emmanuel Sánchez. El testimonio de la joven, en calidad de testigo, […]

Jorge Poblete

Abril 12, 2024

Otro venezolano involucrado en el asesinato de carabinero tenía orden de expulsión

Wuilberth Olivares (Foto cedida)

El 14 de marzo, el director de migraciones Luis Thayer firmó el decreto de expulsión del ciudadano venezolano Wuilberth Olivares, que había entrado irregularmente a Chile. Casi un mes después, fue detenido como uno de los presuntos autores del homicidio del teniente Emmanuel Sánchez, en que también participó Julio González Vargas, muerto en el tiroteo […]

Abogado, ex presidente de la Cámara de Diputados

Abril 12, 2024

La dictadura chavista tiene santos en la corte en Chile. Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno.

Frente a un hecho gravísimo que comprometió la seguridad nacional, el gobierno chileno no dijo absolutamente nada, trató el crimen como un delito común. Ignoró completamente a la viuda negándose a recibirla. Solo lo hizo ahora ante este nuevo impasse, un gesto que estas alturas aparece como oportunista y cruel. El propio Presidente salió en […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Abril 12, 2024

Las 7 series que hay que ver: humor, thriller, ciencia-ficción, “true-crime”. Por Ana Josefa Silva

Imagen de Eiza González en "El problema de los tres cuerpos", disponible en Netflix.

La mayoría son de este año. Y sí, la mayoría son thriller o de acción, pero muy distintos: algunas son comedias; otras, de humor muy pero muy negro; una es una radiografía a la corrupción; otra, un “true-crime” y también incluí la serie ciencia-ficción que está arrasando en estos días. Además, una serie que había […]