Enero 21, 2023

La democracia y sus enemigos. Por Juan Luis Ossa

Historiador e investigador CEP
Imagen de la Cámara de Diputados. Crédito: Agencia UNO.

Como muestran los casos de Venezuela, El Salvador, Rusia o Turquía, las elecciones no son suficientes para salvaguardar a la democracia de sus enemigos. Tanto o más relevante es que las autoridades respeten la separación de los poderes, el Estado de derecho, las libertades individuales y el rol de las minorías.


Si en las monarquías absolutas la legitimidad política descansaba íntegramente en el rey y en las familias dinásticas, desde la segunda mitad del siglo XVIII su titular ha sido fundamentalmente el “pueblo”, es decir, una comunidad supuestamente de iguales. Es el pueblo, en otras palabras, el que permite y habilita (a través, por ejemplo, de las elecciones periódicas) que la democracia perdure legítimamente a lo largo del tiempo.

Ahora bien, ya que la democracia no es sólo un régimen de gobierno sino también un concepto polisémico y con historicidad, los autores que se han interesado en ella la han acompañado de tantos apellidos y adjetivos como palabras existen en el diccionario: directa, asambleísta, representativa, liberal, popular, protegida, bolivariana, entre otras. Tantas diferencias existen entre esos y otros términos que la idea de la legitimidad de la democracia se ha perdido en el bosque de las disputas conceptuales de corte ideológico.

Sería un error, sin embargo, desconocer que efectivamente existen algunas características más sobresalientes que otras para definir qué es y cómo funcionan las instituciones democráticas.

Las más importantes dicen relación con los conceptos de “participación” y “representación”. La democracia supone la participación de la comunidad política en la toma de decisiones. Y ya que el pueblo no puede por sí mismo llevarla a cabo (pretender lo contrario sería olvidar cuán complejas y multitudinarias son las sociedades modernas), cada cierto tiempo la ciudadanía elige representantes que los representen en los distintos espacios de representación.

La democracia representativa ha sido, en efecto, la más eficaz y perdurable de las democracias; y ello porque combina virtuosamente representación y participación. Esto es cierto del siglo XX y debería serlo también del XXI. El problema es que hoy existen cada vez menos consensos sobre lo indispensable que es la democracia representativa, como si ella se valiera por sí misma y no necesitara defensores que la resguarden de los peligros que constantemente la acechan.

Por supuesto, la representación no funciona siempre y en todo lugar. De hecho, muchas de las críticas que ha recibido en las últimas décadas son justas y esperables: incluso los representantes más populares suelen caer en conductas elitistas y de corto plazo, olvidando que su responsabilidad es, siempre y ante todo, velar por el bienestar del pueblo al que han jurado representar. Así, no es extraño que la ciudadanía exija más y mejores mecanismos de participación, cansada como está de que los intereses corporativos pesen más que cualquier otra consideración a la hora de diseñar e implementar buenas políticas públicas.

Hay que tener cuidado, no obstante, con confundir dicha crítica con una diatriba sin cuartel a todo lo que suene o huela a política, democracia y representación.

Como muestran los casos de Venezuela, El Salvador, Rusia o Turquía, las elecciones no son suficientes para salvaguardar a la democracia de sus enemigos. Tanto o más relevante es que las autoridades respeten la separación de los poderes, el Estado de derecho, las libertades individuales y el rol de las minorías. La democracia es un sistema compuesto por múltiples principios e instituciones; si uno o más deja de funcionar, el edificio completo corre el serio riesgo de desmoronarse.

En Chile nos encontramos en una encrucijada que podría terminar hiriendo de muerte a nuestra tradición democrática. Las amenazas provienen de ambos polos del espectro: la izquierda radical ha sido particularmente tibia a la hora de condenar la violencia desde 2019, como lo demuestra la reciente discusión sobre los indultos y el inevitable golpe al mentón que ello significa para la legitimidad de la democracia. La derecha más a la derecha, por su parte, no esconde sus impulsos autoritarios y se escuda en prácticas matonescas para hacer valer sus opiniones.

Ambos grupos comparten un mismo acercamiento hacia los Otros: en vez de considerarlos rivales legítimos a los cuales eventualmente se podría llegar a convencer de algo o de alguien, los miran como enemigos a quienes hay que aniquilar a toda costa. La disputa por la legitimidad democrática se confunde, así, con la disputa descarnada por la hegemonía. “Ellos o nosotros”, parece ser la consigna.

El sistema representativo está lejos de ser perfecto, pero es el que tenemos y bien vale la pena jugársela -reformas profundas mediante- por su sobrevivencia. En el país abundan las voces que culpan a los partidos y a los políticos (dos pilares centrales del régimen  representativo) de todos nuestros males. Olvidan que, sin ellos, basta un sólo fósforo para prender el pasto seco del autoritarismo populista. La democracia está en peligro y sus enemigos más cerca que nunca.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Mayo 30, 2024

Cuenta Pública: La minuta que circula en Chile Vamos donde se acusa al FA-PC de la inestabilidad del país

Crédito: Agencia Uno.

“El Frente Amplio, el Partido Comunista y Gabriel Boric fueron, en gran parte, los responsables de desestabilizar Chile para obtener el poder”. La frase corresponde a una minuta elaborada por expertos y asesores de oposición que busca derribar el relato de la recuperación de la “estabilidad” que Boric pretende instalar para la Cuenta Pública.

Alexandra Chechilnitzky

Mayo 30, 2024

Tohá admite que no hay control sobre el paradero de 28 mil migrantes con orden de expulsión (y el contraste con el discurso de Vallejo)

Créditos: Agencia Uno.

“Hemos logrado estabilizar el país con buena gestión y voluntad política”, indicó este jueves la ministra Camila Vallejo, en lo que se prevé como una de las ideas fuerza de la Cuenta Pública que realizará el Presidente Boric este sábado. Este relato contrasta con lo que ocurre en materia migratoria, una de las más sensibles […]

Ex-Ante

Mayo 30, 2024

Fiscalía: “Uno de los móviles del fraude en Recoleta dice relación con la campaña electoral de Jadue”

Imagen: Agencia Uno.

En su alegato para solicitar prisión preventiva para el alcalde Daniel Jadue (PC), la fiscal Giovanna Herrera señaló que la Asociación de Farmacias Populares nunca cumplió su objetivo y era utilizada con fines electorales en 2021. “El imputado Jadue con sus secretarios ejecutivos usaron y desnaturalizaron la Achifarp para sus propios fines personales. La Achifarp […]

Ex-Ante

Mayo 30, 2024

Quién es Giovanna Herrera, la fiscal que tiene acorralado a Jadue tras 3 años de investigación

Lleva dos décadas en la Fiscalía Centro Norte, donde se especializó en delitos económicos. Hermana de un exdirector de Sename de Bachelet y nuera del ministro Carlos Montes (PS), desde hace años que cultiva un bajo perfil. En 2021 comenzó la investigación por la que el alcalde Jadue (PC) fue formalizado este miércoles en la […]

Marcelo Soto

Mayo 30, 2024

Sergio Muñoz Riveros y caso Jadue: “La línea de defensa asumida por el PC es casi suicida”

Sergio Muñoz Riveros.

Sergio Muñoz Riveros critica la actitud de defensa corporativa de la dirigencia del PC respecto de Daniel Jadue, alcalde de Recoleta, imputado por delitos relacionados con la gestión de las farmacias populares. Pero no es un apoyo monolítico: “Debe haber muchas dudas en este momento en las filas del Partido”.