Febrero 7, 2024

“Íbamos tan bien…”. Por Felipe Jaque

Economista Jefe, Grupo Security
Canva.

No se trata de hacer política monetaria y reaccionar excesivamente a los datos en la punta, lo que puede ser una mala práctica, pero cuando se acumulan muchas señales, no queda más camino que ajustar el escenario base. ¿Cuál es el riesgo de error?


Uno de los entrenamientos más agotadores para una maratón son los llamados “largos”, que se hacen unas 3 o 4 veces en el ciclo de 4 meses de preparación. Son 26 a 30 kilómetros, entre 2 horas y media y 3 horas trotando. Esta semana me tocó uno de estos y, sin casi de nada de azúcar al que echar mano, y cuando las zapatillas apenas se despegan del suelo por ahí por el kilómetro 26 de 28, tropecé y aterricé con escasa dignidad. Sin duda dolió. Lo importante era pararse y continuar el trote, lo que se consiguió.

Me imagino que algo similar le pasó a los que estaban entusiasmados con el incipiente repunte que venía mostrando la economía en el cuarto trimestre del año pasado. Finalmente, el PIB habría caído 0,2% en el año, pero lo más importante es que el retroceso de 1% en diciembre puso dudas respecto de la energía que podría tener la economía al inicio de este año y reafirma nuestra proyección de un muy tímido crecimiento de 1,5% para 2024, lo que está en la parte baja de las estimaciones del mercado.

Como no hay mal que por bien no venga, la sorpresa en actividad vino a acompañar una acumulación de sorpresas a la baja en inflación, en particular para la medida subyacente que excluye los precios más volátiles de la canasta que encuesta el INE. Esto finalmente desató los ánimos en el Consejo del Banco Central para que tomara una postura mucho más decidida en su última reunión de política monetaria y anunciara, a pocas semanas de haber publicado su informe trimestral, que irían por el camino más rápido contemplado en sus escenarios de recortes de tasas de interés.

No se trata de hacer política monetaria y reaccionar excesivamente a los datos en la punta, lo que puede ser una mala práctica, pero cuando se acumulan muchas señales, no queda más camino que ajustar el escenario base. ¿Cuál es el riesgo de error? Debiera ser muy bajo, a pesar de la volatilidad de la data que va entrando en actividad y precios, y a pesar también de un tipo de cambio depreciado que solo meses atrás enredó bastante al Banco Central, pero que esta vez se puso en segundo lugar. La decisión pasó más bien por el peso de la evidencia que la inflación va cediendo, más rápido de lo que esperaba el Consejo. Y cuando converger a la meta de 3% está a pocos metros, la tasa debe ir a paso firme hacia su nivel neutral. Ya veremos si una economía demasiado débil requerirá que incluso se pase por debajo de ese punto.

Y esto se dio a pesar de que la Reserva Federal en EE.UU. aguó en parte la fiesta mencionando que ellos no estaban preparados para comenzar a recortar la tasa de política monetaria todavía, algo que los analistas ya anticipaban que ocurriría tan pronto como en marzo. De todas formas, las noticias de menores presiones inflacionarias, más que de desaceleración de la economía que parece posponerse nuevamente, debieran abrir la puerta para el inicio de recortes de tasas en EE.UU. en junio.

Pero, aunque sea majadero decirlo, la política monetaria no lo es todo para que la economía ande bien en el mediano plazo, y mucho menos en el largo plazo. Sin duda que para una serie de sectores el enfrentar tasas de interés reales normalizadas, lo que debiera ocurrir en el primer semestre, alivia en gran medida su dinámica. Pero al final, todo depende de la generación de oportunidades para el largo plazo. Y ahí, reglas claras, avance decidido de reformas claves, aunque se implementen muy gradualmente, ayudarían con creces al sentimiento y perspectivas de inversión. Un reciente informe del Fondo Monetario Internacional para la región ataca también el punto de la seguridad como una brecha clave a cerrar al compararnos con países desarrollados.

Un dato que llama la atención es que, en las encuestas de condiciones crediticias, no solo la oferta se ve más cauta, sino que la demanda por nuevos créditos continúa muy deprimida en varias categorías de empresas. No hay negocios que gatillen la toma de riesgo y eso tiene factores tanto financieros como reales detrás. Los temas mencionados arriba son críticos.

Veremos pronto si se avanza o no en estas materias. Lo importante es que lo que hemos visto al cierre del 2023 sea solo un tropiezo (incluyendo una caída poco digna) y no impida retomar la marcha para un año que debiera ir de menos a más.

Para más contenido After Office, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Economista y académico de la Escuela de Negocios UAI

Febrero 27, 2024

Fortaleciendo la resiliencia del sistema financiero: Avances y desafíos. Por Kevin Cowan

Es importante avanzar en una ley de conglomerados que permita incorporar al perímetro de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) su supervisión en función de su tamaño y complejidad, requerir estándares de gobernanza y control de riesgo, requerimientos de capital y planes de contingencia, entre otros.

Conductora de After Office

Febrero 26, 2024

Anticipo de la semana: El dólar “a luca” cada vez más cerca (y sus implicancias). Por Catalina Edwards

Los $1.000 pesos por la moneda estadounidense aparecen cada vez más próximos, con todo lo que eso implica para el manejo de la inflación por el alza de productos importados. Pero además porque nuestra moneda pierde valor en comparación con sus pares.

Investigador Asociado de Horizontal

Febrero 26, 2024

La irrelevancia del mercado laboral. Por Tomás Sánchez

Necesitamos fomentar activamente un mercado laboral más productivo, permitiendo que existan menos costos para contratar y despedir, un sistema que permita a los micro emprendedores formalizarse con un escalón intermedio que no los haga pagar ningún tipo de impuesto, pero le entregue visibilidad al Estado, con una reforma profunda al sistema de educación superior con […]

Con Catalina Edwards

Febrero 23, 2024

After Office [E82] – Carolina Torrealba: Mujeres en innovación científica

En un nuevo podcast After Office: Femenino, Catalina Edwards conversa con la exsubsecretaria (Ciencia y Tecnología) Carolina Torrealba Ruiz-Tagle, actual vicerrectora de Investigación y Doctorado de la Universidad Andrés Bello, para profundizar sobre los alcances de innovación en Chile y el papel de las mujeres.

Coordinador académico del CEP

Febrero 23, 2024

¿Fin a los déficits fiscales? Para creer, primero debemos crecer. Por Sebastián Izquierdo

Las proyecciones no son alentadoras, el panorama a mediano plazo indica que la actividad continuará en niveles de crecimiento mediocre. Aquí radica el verdadero desafío de la economía chilena: una productividad insuficiente que se traduce en un modesto crecimiento tendencial del 2%. Superar esta década de estancamiento requiere medidas audaces y nuevas estrategias.