Septiembre 26, 2021

Violencia xenófoba. Por Ricardo Brodsky, ex director del Museo de la Memoria

Ex-ante
Crédito: Agencia Uno.

Los iquiqueños no son fascistas, son personas asustadas y cansadas de ver el deterioro de su ciudad y la ausencia del Estado en la crisis humanitaria. La indiferencia ante los problemas reales o la incapacidad política para enfrentarlos son lo que produce los estallidos sociales como los que hemos visto en el país últimamente y ahora último en Iquique.

Las imágenes de una turba exaltada en Iquique quemando los escasos enseres de familias migrantes completamente indefensas quedarán impresas en nuestras conciencias por muchos años y llenarán de oprobio al país afectando gravemente su imagen internacional.

Las razones que explican por qué llegamos a este lugar de vergüenza, son múltiples. Desde luego, el descontrol de la inmigración, las fronteras permeables, la saturación de los servicios públicos, la toma de espacios públicos por parte de familias sin alternativas, el miedo al extranjero, la amenaza del Covid, el racismo, son todas cuestiones que dan contexto y permiten comprender el temor y la indignación que se ha apoderado de buena parte de la población del país que rechaza activa o calladamente la presencia masiva e incontrolada de los inmigrantes.

Si bien es la dictadura de Maduro la responsable de esta crisis migratoria que afecta a todos los países de américa latina, lo cierto es que las naciones a los que están llegando las olas migratorias tienen la obligación de enfrentar el problema humanitario que ya es inescapable.

Los problemas que plantean los fenómenos migratorios son caldo de cultivo para los discursos de odio y los ejercicios de violencia xenófoba como el que ocurrió en Iquique. El nacionalismo ramplón de esta otra “primera línea” de fanáticos se alimenta de la ausencia de políticas públicas que encaren el desafío que plantea la migración masiva con eficacia y con respeto a los derechos humanos.

No se trata aquí de elegir a quienes queremos aceptar. Se trata de abordar una crisis con una política adecuada (para las cuales Naciones Unidas tiene una vasta experiencia que se puede aprovechar), que impida que las ciudades de las zonas fronterizas se vean sometidas a una presión inaceptable que termina alimentando la xenofobia, el nacionalismo y la violencia.

Los iquiqueños no son fascistas, son personas asustadas y cansadas de ver el deterioro de su ciudad y la ausencia del Estado en la crisis humanitaria. La indiferencia ante los problemas reales o la incapacidad política para enfrentarlos son lo que produce los estallidos sociales como los que hemos visto en el país últimamente y ahora último en Iquique.

Comprender lo que está sucediendo no implica aceptar la violencia de las turbas que atacan personas indefensas, incluyendo niños y mujeres que han vivido una verdadera hecatombe en sus vidas. La violencia busca imponer la ley de la selva en la que el más fuerte irrumpe y amenaza la integridad física y moral del más débil. Es contraria a los valores sobre los que se construye nuestra convivencia y es completamente inaceptable en un país civilizado. Rechazar y sobre todo castigar la violencia es indispensable para recobrar una senda racional, demostrar que en Chile hay reglas que se deben respetar y un Estado capaz de hacerlas cumplir.


Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Octubre 15, 2021

Cristián Valdivieso, director de Criteria: “Da la impresión que para Boric es más complejo enfrentarse a Kast que a Sichel”

El fundador y director de Criteria, Cristián Valdivieso, analiza el debate radial del viernes en la mañana y concluye que hay mayor polarización, lo que deja una oportunidad para buscar el centro. Además, cree que a Yasna Provoste se le abrió un flanco familiar, cuestión compleja “en tiempos de moral puritana como los que vivimos”, […]

Waldo Díaz

Octubre 15, 2021

Gestión Jadue: Contraloría detecta irregularidades por arista del caso Luminarias y envía antecedentes al CDE y a la Fiscalía

El organismo que dirige Jorge Bermúdez investigó el aporte de $50 millones realizado a la Corporación Municipal de Recoleta para el festival Womad, por parte de Itelecom, que se adjudicó en 2018 un contrato de $10.259.454 para instalación de luminarias y cuyo dueño estuvo preso. La auditoría fue notificada este viernes, detectando que durante 10 […]

Ex-ante

Octubre 15, 2021

La contradicción vital (que podría ser fatal) de Yasna Provoste. Por Jorge Schaulsohn

Yasna Provoste es una mujer muy de izquierdas. Pero su desafío consiste en captar el electorado de centro, independiente y progresista que no quiere ver en el poder a la extrema izquierda representada por Boric ni a la derecha de Kast. Por eso tiene que dar un giro. Todo depende de ella, de que sea […]

Ex-ante

Octubre 15, 2021

Contraloría abre sumario por compra de Cámaras de Carabineros en gestión de Martorell y ex subsecretaria asegura que son errores administrativos

En medio de la crisis que atraviesa la campaña de Sichel, la Contraloría abrió un sumario por eventuales irregularidades en el proceso de licitación por Cámaras para Carabineros durante la gestión de la ex subsecretaria de Prevención del Delito, y actual vocera del comando, Katherine Martorell. Martorell emitió un comunicado público señalando que son irregularidades […]

Ex Ante

Octubre 15, 2021

El estilo de Héctor Espinosa y la investigación que sepultó su legado en la PDI

Héctor Espinosa dejó a la Policía de Investigaciones liderando los ranking de instituciones más confiables para la ciudadanía. Excepto el operativo de Temucuicui de enero de 2021, su rol en la PDI y en el estallido era reconocido por el gobierno y el propio Presidente Piñera. Sin embargo, la indagatoria por gastos reservados, por la […]