¿Un progresismo conservador? Por Álvaro García Mintz

Coordinador de Incidencia Nuevo Trato

En tiempos donde los riesgos parecen mayores a las oportunidades, el progresismo no se puede conformar con evitarlos. Lo nuestro es encontrar nuevas soluciones, es conservar lo que merece ser conservado, superar lo que está obsoleto, canalizar lo que emerge. No hay espacio ni futuro para progresismo conservador. Para actuar desde el miedo hay mejores intérpretes.


Tras el fracaso en generar una Constitución progresista capaz de convocar a las mayorías, el necesario alineamiento del progresismo chileno en el “En contra” expresa una actitud defensiva sintomática de la crisis global por la que atravesamos. Nuestras narrativas están agotadas, nuestras promesas han perdido credibilidad y nuestras prácticas reproducen los errores que nos trajeron aquí. El progresismo no está siendo capaz de visualizar y proponer cómo y hacia dónde progresar.

¿Qué es lo que más preocupa y congrega hoy al progresismo a nivel global? Aunque parezca una contradicción, en buena medida es evitar el colapso, conservar lo conquistado, no retroceder. La realidad obliga a actuar con urgencia para evitar la catástrofe climática, a proteger la democracia de amenazas autoritarias, extremistas y populistas, a impedir retrocesos civilizatorios en derechos sociales, económicos y políticos, a protegernos de un futuro distópico gobernado por la inteligencia artificial.

Por buenas razones, nuestras fuerzas están enfocadas en evitar un futuro peor, pero no estamos siendo capaces de imaginar, ni menos ofrecer, uno mejor.

¿Se puede pensar en el progreso cuando se está evitando el retroceso? ¿Cómo salir de esa contradicción y actualizar el progresismo? Desde nuestro país, hay al menos tres caminos:

  • Reconectar con la ciudadanía: el progresismo debe volcarse hacia los gobiernos locales y subnacionales. Allí es donde se sintoniza con los anhelos y dolores de las personas. El desafío electoral del próximo año es enorme, y la única manera de sortearlo con relativo éxito será convocar a la máxima unidad, ya no solo de los partidos, también de alcaldías y candidaturas independientes que se sientan parte del progresismo. Pasar de la competencia a la colaboración exigirá enorme generosidad, pero es la única manera de evitar una debacle.
  • Actualizar narrativas y prácticas: las formas en que se ejerce la política explican la distancia ciudadana respecto de ella. La emergencia de las redes sociales, la crisis de los partidos y de las ideologías, han transformado la política en un juego de máscaras donde lo central es la puesta en escena, la cuña odiosa, la interpelación facilista y el anuncio efectista. Mientras no repensemos la forma en que nos proponemos ejercer la política, más allá de las conveniencias electorales pasajeras, el progresismo seguirá siendo más parte del problema que de la solución.
  • Promover nuevas instituciones que intermedien entre gobernantes y gobernados: las formas tradicionales de representación política están agotadas. Defender la democracia y los valores que la fundamentan exige actualizar sus instrumentos. El progresismo debe crear y liderar una agenda de reformas institucionales que habiliten nuevas formas de participación incidente de la ciudadanía y de valoración del conocimiento técnico, articulando espacios de colaboración entre la sociedad civil, la academia, el estado, el sector privado y las comunidades. Solo ello permitirá robustecer la eficacia y legitimidad de las decisiones e impulsar un crecimiento sostenible e inclusivo.

En tiempos donde los riesgos parecen mayores a las oportunidades, el progresismo no se puede conformar con evitarlos. Lo nuestro es encontrar nuevas soluciones, es dibujar mejores horizontes, es identificar las formas de alcanzarlos, es conservar lo que merece ser conservado, superar lo que está obsoleto, canalizar lo que emerge. Es aprender del pasado, proyectar lo que viene y transformar el presente. No hay espacio ni futuro para progresismo conservador. Para actuar desde el miedo hay mejores intérpretes.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Marzo 2, 2024

La historia de Ronald Ojeda, el ex teniente venezolano que fue encontrado muerto en un campamento de Maipú

“Esta es una investigación compleja, vinculada al crimen organizado”, indicó el fiscal Héctor Barros horas antes de dar a conocer que el cuerpo del ex teniente Ronald Ojeda había sido encontrado sin vida debajo de una estructura de cemento -al interior de una maleta- en Maipú. La data de su muerte aproximada señala que es […]

Ex-Ante

Marzo 1, 2024

El oficialismo al borde del colapso nervioso. Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno.

Sin expectativas de materializar sus reformas estructurales, en los partidos de Apruebo Dignidad está cundiendo el desánimo y la frustración. Se instala la sensación de derrota estratégica y la idea de que el paso por el gobierno solo tendrá un enorme costo político. Este desconcierto es algo nuevo y podría ser el principio del fin […]

Ex-Ante

Marzo 1, 2024

Evelymental. Por Cristóbal Bellolio

Crédito: Agencia Uno.

Evelyn Matthei es lo más parecido que ha tenido ChileVamos a una candidatura auténticamente transversal. Fue RN, es UDI, le gusta a Evópoli. Ha sido diputada, senadora, ministra de estado y alcaldesa. Y tal como Bachelet en 2013, es capaz de proyectar una imagen distinta para cada sector: los liberales subrayarán su liberalismo, los conservadores […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Marzo 1, 2024

Las 5 películas que hay que ver este finde’ (en cines y en streaming). Por Ana Josefa Silva

Captura de American Fiction, disponible en Amazon Prime Video.

Además de la muy esperada segunda parte de Duna, se estrenan dos ¡extraordinarias! películas que van por el Oscar (una de ellas en streaming) más dos joyitas cinematográficas.

Ex-Ante

Marzo 1, 2024

Detenido por secuestro de ex teniente venezolano tiene 17 años

En la imagen, el ex teniente Ronald Ojeda.

El primer sospechoso cayó 9 días después de que el ex teniente Ronald Ojeda fuera secuestrado desde su residencia en Independencia. Actualmente se encuentra detenido en la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIDE) de la PDI.