Marzo 13, 2022

Ucrania: El blitzkrieg que no fue. Por Óscar Aranda, ex director de Inteligencia de la Armada

Ex-Ante

El ataque ruso era un remake del “blitzkrieg” alemán de la Segunda Guerra Mundial, explotando todas las dimensiones del conflicto para conseguir el desplome primero militar y luego político de Ucrania. El factor tiempo era clave. ¿Qué pasó? Probablemente lo sabremos más adelante, pero aparentemente la meteorología, la resistencia ucraniana, el apoyo occidental, la incapacidad para sostener logísticamente la ofensiva y problemas en la moral combativa militar conspiraron para ralentizar la ofensiva.

Esa noche, al general Valery Vasilyevich Gerasimov la ansiedad debe haberle impedido dormir. Al día siguiente, 24 de febrero, el Ejército Ruso invadiría Ucrania desarrollando un plan de ataque que él mismo había diseñado: probablemente Ucrania concentraría sus fuerzas en la región del Donbass y en el sur, ya que la captura de las regiones separatistas y de los puertos del mar Negro constituían los objetivos obvios del inminente ataque ruso. Aprovechando esto, otra columna rusa atacaría desde el norte, enlazando una ofensiva blindada con la captura helitransportada del aeropuerto de Hostomel, en los suburbios de Kiev.

Probablemente, en cosa de días las fuerzas armadas ucranianas colapsarían y amenazada Kiev, capitularía la capital del poder político ucraniano, encabezado por un..¡actor!, otra muestra de la decadencia fascista ucraniana.

El diseño operacional parecía perfecto, una mezcla del exitoso plan de von Manstain para invadir Francia en 1940 y de la operación Market-Garden de 1944. Se trataba de un ataque apegado a la doctrina rusa de la guerra de maniobras, un remake del “blitzkrieg” alemán de la Segunda Guerra Mundial con medios actualizados y explotando además todas las dimensiones del conflicto para conseguir el desplome primero militar y luego político de Ucrania.

El objetivo político era ambicioso: no se trataba de una guerra de objetivo limitado para ayudar a los separatistas y asegurar el acceso ruso al mar, sino que de un intento de cambiar tanto el carácter nacional de Ucrania, como sus fronteras. Por eso, el factor tiempo resultaba clave: Era esperable la respuesta de occidente en la forma de sanciones económicas, que toman algún tiempo en hacer efecto.

Además, la interdependencia entre Europa y Rusia tendería a moderar inicialmente las sanciones: mientras los europeos dependen de la energía rusa y de sus adquisiciones suntuarias, los rusos dependen de los ingresos de las ventas de gas y petróleo. A la victoria rápida se sumaba otra imposición: la necesidad de evitar bajas -especialmente civiles ucranianos y militares rusos- las que incrementarían la presión internacional e interna sobre Putin.

¿Qué pasó? Probablemente lo sabremos más adelante, pero -aparentemente- la meteorología, la inusitada resistencia ucraniana, el apoyo occidental, la incapacidad rusa para sostener logísticamente la ofensiva y problemas en la moral combativa militar rusa conspiraron para ralentizar la ofensiva.

Así, el modelo de guerra de maniobras se ha ido tornando en uno de guerra de atrición en el que la resistencia ucraniana se ha ido venciendo lentamente. Lo anterior toma tiempo, el mismo tiempo que corre a favor de las sanciones económicas, del debilitamiento moral de las tropas rusas, de la ofensiva política internacional y del socavamiento del apoyo interno a Putin.

¿Qué va a pasar? La guerra, sostenía Clausewitz, es la “continuación de la política con otros medios”. Por lo tanto, Putin continuará presionando militarmente a Ucrania para conseguir condiciones favorables en la mesa de negociación, sin ceder en sus objetivos. Pero esto tiene un límite, ya que la presión internacional se está haciendo sentir en la población rusa y el apoyo de los jerarcas rusos a Putin parece haber menguado, igual que la moral combativa de las tropas invasoras.

Así las cosas, el margen de libertad de acción de Putin se restringe día a día. No en vano, el mismo Clausewitz sostenía que a Rusia sólo podían derrotarla sus fuerzas internas. Justamente lo que el presidente ucraniano y Occidente parecen haber comprendido.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Mayo 19, 2024

Cadem: Boric se acerca a 30% de aprobación y ministros registran alzas (Lea aquí la encuesta)

A dos semanas de la cuenta pública, el mandatario logra un alza de cuatro puntos en 14 días, desde que en la primera semana de mayo su aprobación llegara a 24%, el punto más bajo de su gobierno. Casi todos los ministros de su gabinete tienen aumentos en su aprobación en relación a la medición […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Mayo 19, 2024

¿Por qué los inmigrantes aman a Kast? Por Jorge Ramírez

Muchos se preguntarán ¿cómo es posible que inmigrantes apoyen las posiciones de un candidato como Kast que ha declarado ser abiertamente restrictivo y drástico en materia de inmigración? Es preciso tener claridad en que la actual población inmigrante en Chile es mayoritariamente venezolana, quienes representan un 33% del total de extranjeros viviendo en territorio nacional. […]

Ex-Ante

Mayo 19, 2024

Por qué Kast apuesta a conectar con el mundo femenino en medio del estancamiento de su candidatura

En la interna del Partido Republicano son conscientes de que existe una barrera que les está impidiendo penetrar con más fuerza en el electorado femenino y joven. De ahí que estén buscando perfilar a dos jóvenes profesionales que cumplirán un rol central en la tercera campaña presidencial de Kast. Hoy, el candidato republicano abrió una […]

Director de Criteria

Mayo 19, 2024

Cuenta presidencial y el otro yo del presidente. Por Cristián Valdivieso

Crédito: Agencia Uno.

En un camino sin retorno, desvestido de su otro yo, el presidente se apronta a su tercera cuenta pública. Un camino tan doloroso como necesario para Boric, el político de los próximos 30 años. Doloroso porque tendrá que traicionar a su propia historia e irritar a su barra brava. Necesario porque sin esa metamorfosis, sin […]

Ex-Ante

Mayo 19, 2024

¿Sobrevivirá la alianza oficialista? Por Sergio Muñoz Riveros

Después de lo vivido en estos años, el PS, el PPD, el PR y también la DC están obligados a discutir seriamente respecto de lo que quieren representar en la sociedad. Si siguen asociados al “espíritu de Octubre”, la situación será cada vez peor. Los acomodos puramente electorales no les servirán para inspirar confianza a […]