Marzo 13, 2022

Ucrania: El blitzkrieg que no fue. Por Óscar Aranda, ex director de Inteligencia de la Armada

Ex-Ante

El ataque ruso era un remake del “blitzkrieg” alemán de la Segunda Guerra Mundial, explotando todas las dimensiones del conflicto para conseguir el desplome primero militar y luego político de Ucrania. El factor tiempo era clave. ¿Qué pasó? Probablemente lo sabremos más adelante, pero aparentemente la meteorología, la resistencia ucraniana, el apoyo occidental, la incapacidad para sostener logísticamente la ofensiva y problemas en la moral combativa militar conspiraron para ralentizar la ofensiva.

Esa noche, al general Valery Vasilyevich Gerasimov la ansiedad debe haberle impedido dormir. Al día siguiente, 24 de febrero, el Ejército Ruso invadiría Ucrania desarrollando un plan de ataque que él mismo había diseñado: probablemente Ucrania concentraría sus fuerzas en la región del Donbass y en el sur, ya que la captura de las regiones separatistas y de los puertos del mar Negro constituían los objetivos obvios del inminente ataque ruso. Aprovechando esto, otra columna rusa atacaría desde el norte, enlazando una ofensiva blindada con la captura helitransportada del aeropuerto de Hostomel, en los suburbios de Kiev.

Probablemente, en cosa de días las fuerzas armadas ucranianas colapsarían y amenazada Kiev, capitularía la capital del poder político ucraniano, encabezado por un..¡actor!, otra muestra de la decadencia fascista ucraniana.

El diseño operacional parecía perfecto, una mezcla del exitoso plan de von Manstain para invadir Francia en 1940 y de la operación Market-Garden de 1944. Se trataba de un ataque apegado a la doctrina rusa de la guerra de maniobras, un remake del “blitzkrieg” alemán de la Segunda Guerra Mundial con medios actualizados y explotando además todas las dimensiones del conflicto para conseguir el desplome primero militar y luego político de Ucrania.

El objetivo político era ambicioso: no se trataba de una guerra de objetivo limitado para ayudar a los separatistas y asegurar el acceso ruso al mar, sino que de un intento de cambiar tanto el carácter nacional de Ucrania, como sus fronteras. Por eso, el factor tiempo resultaba clave: Era esperable la respuesta de occidente en la forma de sanciones económicas, que toman algún tiempo en hacer efecto.

Además, la interdependencia entre Europa y Rusia tendería a moderar inicialmente las sanciones: mientras los europeos dependen de la energía rusa y de sus adquisiciones suntuarias, los rusos dependen de los ingresos de las ventas de gas y petróleo. A la victoria rápida se sumaba otra imposición: la necesidad de evitar bajas -especialmente civiles ucranianos y militares rusos- las que incrementarían la presión internacional e interna sobre Putin.

¿Qué pasó? Probablemente lo sabremos más adelante, pero -aparentemente- la meteorología, la inusitada resistencia ucraniana, el apoyo occidental, la incapacidad rusa para sostener logísticamente la ofensiva y problemas en la moral combativa militar rusa conspiraron para ralentizar la ofensiva.

Así, el modelo de guerra de maniobras se ha ido tornando en uno de guerra de atrición en el que la resistencia ucraniana se ha ido venciendo lentamente. Lo anterior toma tiempo, el mismo tiempo que corre a favor de las sanciones económicas, del debilitamiento moral de las tropas rusas, de la ofensiva política internacional y del socavamiento del apoyo interno a Putin.

¿Qué va a pasar? La guerra, sostenía Clausewitz, es la “continuación de la política con otros medios”. Por lo tanto, Putin continuará presionando militarmente a Ucrania para conseguir condiciones favorables en la mesa de negociación, sin ceder en sus objetivos. Pero esto tiene un límite, ya que la presión internacional se está haciendo sentir en la población rusa y el apoyo de los jerarcas rusos a Putin parece haber menguado, igual que la moral combativa de las tropas invasoras.

Así las cosas, el margen de libertad de acción de Putin se restringe día a día. No en vano, el mismo Clausewitz sostenía que a Rusia sólo podían derrotarla sus fuerzas internas. Justamente lo que el presidente ucraniano y Occidente parecen haber comprendido.

Publicaciones relacionadas

Ex Presidente de la FEUC

Septiembre 24, 2022

Solo un progresismo que valore las tradiciones populares podrá ser mayoritario. Por Noam Titelman

Para muchos que no comparten el optimismo progresista por el avance del tiempo, el abandono de las tradiciones populares se percibe como una afrenta al sentido mismo de sus vidas. El sujeto popular que veía a sus valores y principios en el centro de las preocupaciones de la sociedad, de repente se ve tratado como […]

Ex-Ante

Septiembre 24, 2022

Ex cancilleres de la Concertación piden apoyar el TPP11 y concluir el acuerdo con la Unión Europea (lea el documento)

Ministerio de Relaciones Exteriores. Créditos: Minrel

Un grupo de ex ministros de Relaciones Exteriores de Bachelet, Lagos, Frei y Aylwin dicen que es “es hora de retomar la estrecha relación entre política exterior y estrategia de desarrollo” y que los “los prejuicios ideológicos, al margen de toda realidad, no hacen más que entorpecer las tremendas oportunidades abiertas al país”. El senador […]

Ex-Ante

Septiembre 24, 2022

Encuesta UDD: 70 por ciento dice que Boric debe dedicarse a gobernar y dejarle al Congreso el proceso constitucional

Una encuesta UDD divulgada este sábado revela que solo un 22% de los chilenos estima que el gobierno debe intervenir activamente en las negociaciones para un nuevo proceso constitucional. Respecto del mecanismo un 41% considera que debe existir una convención  mitad y mitad compuesta por expertos designados por el Congreso, con derecho a voz y […]

Ex-Ante

Septiembre 24, 2022

El rol y las huellas de Gutenberg Martínez en la transformación de Amarillos en partido político

Gutenberg Martínez (72), abogado, rector de la Universidad Miguel de Cervantes y una de las figuras históricas de la DC hasta su renuncia tras 54 años de militancia en 2018, ha desempeñado un rol clave en la constitución del “Partido Movimiento Amarillos por Chile”.  Curtido en las lides electorales, su aporte se ha centrado en […]

Eduardo Olivares C.

Septiembre 24, 2022

Christian Larraín se transforma en el gran articulador prelegislativo de la Reforma Previsional

Subsecretario de Previsión Social, Christian Larraín. Créditos: Ministerio de Hacienda

El subsecretario de Previsión Social se ha reunido con decenas de representantes del empresariado, especialistas y parlamentarios para socializar la propuesta de pensiones. Ex militante del PS, Larraín es reconocido como un “técnico independiente” por sus interlocutores.