Sergio Ramírez, invitado al cambio de mando: “Boric ha leído mis libros y ha querido enviar un mensaje claro a la dictadura en Nicaragua”

Marcelo Soto

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez, ganador del Premio Cervantes, participó de la revolución sandinista y fue vicepresidente de Daniel Ortega entre 1985 y 1990, pero después rompió con él y publicó un libro crítico del proceso, “Adiós muchachos”. El año pasado debió exiliarse en Madrid. Invitado por Boric al cambio de mando, se excusa y dice: “No he podido viajar como hubiera querido”.

-¿Cómo recibió la invitación del presidente electo Gabriel Boric, que en Chile fue interpretada como un gesto a la disidencia al régimen de Daniel Ortega? 

-Es un gesto personal y un gesto político. Él ha leído mis libros, y al mismo tiempo ha querido enviar un mensaje claro a la dictadura en Nicaragua, lo cual, desde la izquierda que él representa, demuestra que no está dispuesto a ninguna tolerancia con aquellos gobiernos que contradicen la democracia. Y eso reivindica la idea de izquierda que yo tengo. Una izquierda que respalda dictaduras y cierra los ojos frente a los atropellos a la libertad, no es más que una izquierda anquilosada en la guerra fría, o no es izquierda del todo.

-Se reedita en Chile su libro Adiós, muchachos, donde describe el proceso revolucionario, el triunfo y la decadencia. ¿Por qué cree que la revolución se corrompió?

-Porque la idea de poder total lo corrompe todo. Quien acapara poder necesita de todos los instrumentos: del militar, del policiaco, del económico. Y del pretexto de que un partido revolucionario sin medios económicos no puede competir con los partidos burgueses, se pasa a justificar el enriquecimiento personal de los líderes, que inventan otro pretexto, el de que necesitan seguridad; y eso los lleva a tener grandes mansiones amuralladas, Mercedes blindados, ejércitos de escoltas, y sus hijos no pueden ir a las escuelas públicas, también por seguridad; y como deben medir bien el tiempo que dedican a trabajar por el pueblo, necesitan relojes Rolex de oro y diamantes.

-¿Considera que Daniel Ortega es un dictador?

-Daniel Ortega y su esposa corrompieron al ejército para apoderarse de la fuerza militar, y también de la policía. Son dueños del sistema judicial y mandan sobre magistrados y jueces; ordenan a los magistrados del consejo de elecciones cómo deben contar los votos; la asamblea nacional es sólo una caja de resonancia de sus voluntades. Vigilan a los vecinos en los barrios, quitan los pasaportes a los desafectos, encarcelan a los candidatos presidenciales, obligan al exilio a quienes no piensan como ellos. ¿Hay otra manera de llamarlos que no sea dictadores?

-¿Cuándo se dio cuenta por primera vez que Ortega tenía aspiraciones totalitarias?

-Tengo más de veinte años de no ver Ortega ni hablar con él. De lejos he visto cómo se ha transformado en un personaje que la literatura latinoamericana repite, porque la historia lo repite.

-Ortega ha declarado su apoyo a Putin, tras la invasión rusa a Ucrania. ¿A qué se debe esta alianza con Moscú y cómo perjudica la posición internacional de Nicaragua?

-Para Putin, Ortega es un aliado extravagante y obsequioso, que está siempre listo a bendecir cualquier tropelía suya, desde reconocer diplomáticamente a los territorios que Putin segregó a la fuerza de Georgia, Osetia del Sur y Abjasia, y estaba dispuesto a hacerlo con los territorios del Dombass, pero imagino que ahora mejor reconocerá a cualquier gobierno títere que Putin le imponga a Ucrania si logra conquistarla. Nicaragua no es nada para Rusia, y Ortega sólo es alguien que se invita solo a la fiesta y no le importa comer en la cocina.

-Usted fue acusado de “incitar al odio” y debió exiliarse. ¿Hay una estrategia de Ortega de demoler todo atisbo de oposición?

-Yo fui indiciado a la fiscalía por escribir una novela. Hay un campesino de las montañas del norte de Nicaragua condenado a 13 años de prisión bajo la ley de ciberdelitos, por difundir informaciones que incitan al odio a través de Internet. Y este campesino no tiene acceso a las redes sociales. La estrategia es callar a la gente, y atemorizarla.

-¿Qué representa para la izquierda latinoamericana el triunfo de Gabriel Boric? 

-Hay que preguntarse si Ortega y Maduro son de izquierda. Su discurso populista tiene mucho de Mussolini, y hoy en Nicaragua lo que hay es una nueva especie híbrida de marxismo, el marxismo esotérico, que pone a Saib Baba (gurú indio) mal lado de Marx. También Maduro es adorador de Sai Baba. Y repito lo que dije al principio: la izquierda que niega la democracia y reprime, aquella cuyos lideres se declaran eternos en el poder, y para eso cometen fraudes electorales a la vez que se enriquecen, y enriquecen a los suyos, no es la izquierda en la que yo aprendí a creer en mis años juveniles, y por la que tantos dieron la vida en Nicaragua.

En Chile ha habido un cambio generacional decidido en las urnas electorales, pero muchas veces eso por sí mismo no es suficiente, cuando se trata de jóvenes que llegan al poder, pero se comportan como políticos viejos, con las mismas mañas y artimañas. Boric representa para mí un cambio muy profundo, el de una izquierda que tiene por norte la democracia y no transa cuando se trata de la libertad.

Y eso, en el panorama que vivimos, devuelve la esperanza en una izquierda renovadora y auténtica, frente a una cierta izquierda que en América Latina vive en el pasado, tiene a Maduro y a Ortega como modelos, y justifica la agresión contra Ucrania con argumentos malignos como ese de que Rusia lucha por un espacio vital, no importa cuantos misiles de racimo exploten sobre la cabeza de civiles indefensos que huyen del horror de las bombas de vacío.

-Por último, ¿cómo se encuentra hoy? ¿Se quedará en Madrid? ¿Está escribiendo?

-Ya tengo en Madrid “mi cuarto propio”, y he empezado de nuevo mi rutina de escribir todas las mañanas. Si no fuera escritor, el exilio sería para mí insoportable. En octubre publica Alfaguara mi libro de cuentos Ese día cayó en domingo. El infortunio tiene también su lado amable.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Mayo 23, 2024

Por qué Matthei encabezará el primer encuentro programático de los centros de estudios de Chile Vamos

El objeto del encuentro que se realizará este sábado es levantar una plataforma programática de cara a las próximas elecciones municipales y de gobernadores regionales. La reunión, contará con la participación de la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, la carta de la derecha que lidera las encuestas para las próximas elecciones presidenciales.

Alexandra Chechilnitzky

Mayo 23, 2024

La inminente salida de Manuel Monsalve del Ministerio del Interior

Créditos: Agencia Uno.

En altas esferas de Gobierno dan como un hecho que el subsecretario del Interior Manuel Monsalve dejará el cargo para competir en las elecciones parlamentarias de 2025. Monsalve, el subsecretario mejor evaluado del gabinete, debe renunciar antes de noviembre de este año, pero para el oficialismo el mejor escenario es adelantar la salida de las […]

Ex-Ante

Mayo 23, 2024

Perfil: Víctor Orellana, subsecretario de Educación Superior y principal impulsor de la condonación del CAE

El subsecretario de Educación Superior, exmilitante de Comunes, ha sido el principal impulsor del proyecto de fin al CAE al interior del gobierno y abierto partidario de la condonación de la deuda. Considerado uno de los ideólogos del Frente Amplio y figura respetada por Boric como ex dirigente estudiantil, desde que llegó al gobierno en […]

Marcelo Soto

Mayo 23, 2024

Adiós a un influyente del arte chileno. La entrevista final de Guillermo Núñez: “Es una lata la muerte, tener que terminar”

Pieza fundamental del arte chileno de las últimas siete décadas, Guillermo Núñez murió este jueves a los 94 años. Fue director del Museo de Arte Contemporáneo entre 1970 y 1971 y ganó el Premio Nacional de Arte en 2007; cerró su larga trayectoria con una muestra en 2023 junto a sus hijos Pedro y Pablo […]

Marcelo Soto

Mayo 23, 2024

Crónica: La movilización en la U. de Chile contra Israel por dentro (y por qué la rectora se quedó a dormir en la universidad)

La rectora Rosa Devés decidió quedarse a dormir en la Casa Central de la U. de Chile el 15 de junio tras observar los violentos incidentes entre jóvenes que apoyan la causa palestina con personas que querían escuchar a la vice primera ministra de Ucrania Yulia Svyrydenko. Agredieron a cuatro funcionarios, dicen fuentes de la […]