Santiagótica 2024: crimen, impunidad y corrupción. Por Jorge Ramírez

Ex-Ante
Cedida: Tomas Aéreas Santiago.

La capital, en lo que va de verano, ha sido una auténtica pesadilla: cada una de las historias de asesinatos, mutilaciones, decapitaciones o hallazgos de cadáveres anónimos en las arterias de la urbe, bien podrían ser uno de los thrillers centrales del Festival de Teatro Santiago a Mil. Entre medio, los chilenos parecen resignarse, prácticamente ya nada asombra: Peor aún, a diferencia de Ciudad Gótica, acá no hay ningún Batman que a lo menos introduzca una tenue luz de esperanza mediante una batiseñal que se pose sobre el cielo de las crudas noches capitalinas.


Santiago cada vez se torna una ciudad menos amable, más peligrosa, oscura y sombría, Santiagótica, un lugar cada vez más parecido a la ciudad en que se desarrolla la trama del cómic Batman. Un terreno donde la incivilidad le gana al orden. Donde el crimen organizado y las mafias avanzan desde los suburbios a los principales centros neurálgicos de la ciudad y la corrupción asecha en todos los niveles del gobierno: comunal, regional y central.

Ciudad Gótica es eso, una triada de inseguridad, criminalidad y corrupción.

Los titulares de las crónicas rojas parecen cada día más perturbadores, pero no son del Gotham Gazette, el mítico periódico de Ciudad Gótica, sino que son de nuestra prensa nacional: sólo en las últimas seis semanas, seis menores de edad fueron asesinados a balazos en diferentes poblaciones de la Región Metropolitana.

En 2023, de acuerdo con datos del Ministerio Público, a nivel nacional, 279 niños fueron víctimas de homicidio en grado consumado o frustrado. Asimismo, el fin de semana pasado nos enterábamos de que en la Región Metropolitana 47 personas fueron víctimas de homicidios en los últimos 50 días.

Los santiaguinos acostumbrábamos a decir que la capital era un lugar apacible en el verano. La mayoría de los habitantes de la urbe se desplazaban a zonas balnearias o lacustres, incluyendo los delincuentes, quienes, de forma oportunista, aprovechaban la ventana estival para hacer turismo delictual fuera del Gran Santiago.

Menos tráfico, algunas semanas con un ritmo de vida menos frenético y uno que otro panorama cultural como telón de fondo, lograban apaciguar el pulso de la metrópoli durante el verano. Poco y nada de eso queda.

Hace unos días el Gobernador de la Región Metropolitana Claudio Orrego anunciaba una serie de conciertos sinfónicos en la capital durante enero en comunas como Puente Alto, Estación Central y Maipú. Un esfuerzo loable, una puesta en escena amable, quizás un oasis entre la cruda melodía incesante de balaceras y detonaciones de fuegos artificiales que han pasado a ser la nueva música incidental de nuestra capital.

Quizás más que Carmina Burana, un Réquiem por Santiago interpretado por la Orquesta Sinfónica Nacional, habría sido más ad hoc. Santiago se hunde al son de acordes de una orquesta, como el Titanic.

La capital en lo que va de verano ha sido una auténtica pesadilla: cada una de las historias de asesinatos, mutilaciones, decapitaciones o hallazgos de cadáveres anónimos en las arterias de la urbe, bien podrían ser uno de los thrillers centrales del Festival de Teatro Santiago a Mil, que tradicionalmente se toma la ciudad durante el mes de enero.

Entre medio, los chilenos parecen resignarse, prácticamente ya nada asombra: Peor aún, a diferencia de Ciudad Gótica, acá no hay ningún Batman que a lo menos introduzca una tenue luz de esperanza mediante una batiseñal que se pose sobre el cielo de las crudas noches capitalinas. Tampoco hay un Harvey Dent: fiscal carismático y popular, que nos diga: “la noche es más oscura antes del amanecer, y lo prometo, está a punto de amanecer”. Todos sabemos cómo termina la trágica historia de Dent…un villano más, bajo el pseudónimo de doble cara. Pero, al menos Dent, sembraba esperanzas.

En Santiagótica, con o sin alguien como Dent, los ciudadanos hacen como que respetan la ley y el Gobierno hace como que la cumple. La peor combinación posible.

Pero los paralelos entre Gótica y Santiago, no terminan acá. En uno de los pasajes estelares de la película Batman The Dark Knight Rises, dirigida por Christopher Nolan, el villano Bane desafía el orden establecido, iniciando una revolución de los subalternos, marginados y excluidos que emergen desde las sucias alcantarillas de Gótica, para quitarle el control de la ciudad a los políticos corruptos, los “opresores de generaciones que han mantenido al pueblo sometido con falsas promesas de oportunidades”. Una de las acciones más emblemáticas de Bane en el film, es la liberación de los presidiarios “oprimidos” de la cárcel de Blackgate.

En Santiagótica el Presidente Boric no sólo indultó a 13 condenados en el contexto del estallido de 2019; entre ellos sujetos con prontuarios como el de un ex frentista, condenados por delitos de incendio, porte de artefactos explosivos, delito frustrado de homicidio cometido en contra de un funcionario de la PDI, etc.

Sino que también, de acuerdo a la Contraloría General de la República, el Gobierno ha entregado más de 400 pensiones de gracia a personas supuestamente afectadas en el marco del estallido social de 2019, dentro de ellas, 58 contaban con antecedentes penales, pero no cualquier tipo de antecedentes: homicidio, tráfico de drogas y producción de material pornográfico infantil. Sí, lee bien, producción de material pornográfico infantil.

La verdad es que el paralelo entre Gótica y Santiago, en materia de impunidad se queda corto. Hemos tenido nuestro propio Blackgate, incluso peor.

Santiago, la Región Metropolitana y todo Chile, al igual que Gótica, es pura impunidad.

El otrora dirigente de RD y ahora embajador en Brasil Sebastián Depolo nos había advertido en una irrisoria entrevista a El Mercurio que “introducirían inestabilidad al país”. El Joker, uno de los villanos más paradigmáticos de Gótica, advirtió que cuando alteras el orden establecido, comenzará a reinar el caos. El sabio mayordomo Alfred le indicó a Bruce Wayne (el hombre real detrás de Batman): “Bruce, hay hombres que sólo quieren ver arder el mundo”, algo de eso ya vivimos para octubre de 2019, pero ni en Ciudad Gótica se le entregaban pensiones de gracia a delincuentes de por vida.

En medio de toda esta desolación, los chilenos han perdido la capacidad de asombro ante la desprolijidad, la falta de criterio y la desidia del Gobierno.

Contra intuitivamente, el principal legado de una generación que elevó las expectativas ciudadanas a más no poder y que con tono estridente venía a “cambiarlo todo”, quizás se reduzca a esto: haber desplazado el umbral de tolerancia ciudadana ante sus continuos errores a la hora de gobernar, hasta niveles jamás pensados.

La capacidad de sorprenderse ante los errores de un Gobierno es uno de los mejores predictores del estado de salud de una democracia. Esta generación pareciera haber contribuido a disminuir nuestros anticuerpos frente a la mala gobernanza y una democracia en que la ciudadanía internaliza como un régimen de lo habitual el que su clase dirigente atente, contra las nociones más básicas de un buen gobierno, está condenada a perpetuar la mediocridad y el fracaso, como en Gótica.

En octubre de este año se celebrarán las elecciones municipales. Desde el año 2008 que las coaliciones políticas que se imponen en la comuna de Santiago logran llegar al Palacio de La Moneda en la elección sucesiva.

En 2008, el ahora gran anfitrión del poder Pablo Zalaquett, ganó la alcaldía de Santiago y al año siguiente Piñera ganó su primera presidencia. En 2012 Carolina Tohá, paradójicamente hoy a cargo de la seguridad del país, ganó en Santiago y en un par de años Michelle Bachelet retornaría a La Moneda.

En 2016 Felipe Alessandri daría la sorpresa y contra todo pronóstico se transformaba en Alcalde de Santiago, en la presidencial sucesiva, Piñera derrotaría a Guillier iniciando así su segunda administración de gobierno. En 2021 Irací Hassler se convertía en la primera alcaldesa comunista de la historia de Santiago. Al año siguiente, Gabriel Boric sería electo Presidente de la República. El patrón parece claro.

Los habitantes de Santiagótica merecen que su ciudad vuelva a ser Santiago. A esta altura, quien sea capaz de arrebatar el control del sillón municipal de la capital al Partido Comunista, podría marcar un punto de inflexión que, a la luz de las circunstancias actuales, podría hasta ser considerado una gesta heroica. ¿Quién asumirá el desafío?

Por todo lo descrito, la elección municipal de Santiago 2024 será la madre de todas las batallas, la más épica de las contiendas. Una en la cual, como diría Harvey Dent en Batman: “O mueres siendo un héroe, o vives lo suficiente para convertirte en villano”.

Para seguir leyendo más columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex director Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Mayo 25, 2024

La Universidad de Chile en el camino del Instituto Nacional. Por Ricardo Brodsky

Carpas instaladas dentro de la Casa Central de la Universidad de Chile. Foto: Agencia UNO.

La Universidad de Chile se encuentra hoy asediada por los mismos fantasmas bárbaros que destruyeron al Instituto Nacional: la intolerancia, la cancelación del otro, la censura y autocensura, la ausencia de pluralismo impuesta por grupos de estudiantes y profesores radicales, convencidos de ser poseedores de la verdad y dispuestos a imponerla a cualquier precio.

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

Todas las cartas sobre la mesa, cerrar los ojos y esperar el impacto. Por Kenneth Bunker

Gabriel Boric durante la cuenta pública de 2023. Foto: Agencia UNO.

Si Gabriel Boric se contiene y ofrece un discurso realista, su flanco izquierdo lo desacreditará por insuficiencia servil. Si extrema su posición y ofrece un discurso expansivo, será deslegitimado por los moderados que entienden bien que nada bueno puede nacer de promesas imposibles. Esta es la última vez que la gente estará dispuesta a escuchar […]

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

Formalizan a detenidos: Revelan detalles de cómo se provocaron los incendios de Viña y cómo se logró captura de bombero y ex funcionario de CONAF

Momento de la captura de Francisco Mondaca. Foto: Fiscalía Regional de Valparaíso.

De acuerdo con el comisario Iván Navarro de la PDI, “se logró, mediante técnicas de tráfico de antenas telefónicas, seguimientos, vigilancia, levantamiento y análisis de distintos registros fílmicos, poder concluir el medio de transporte utilizado (por el autor material) durante el inicio y final de la instalación de estos focos de fuego, que le permitió […]

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

El último traspié de Gabriel Boric (y el costo de los anteriores)

La publicación del Mandatario respecto a que los 12 carabineros acusados de cohecho y tráfico de drogas “deben ser investigados por la justicia civil”, debió ser aclarada por la ministra del Interior, Carolina Tohá. El episodio se suma a una serie de lapsus o salidas de libreto que ha tenido el Presidente en los últimos […]

Escritor y columnista

Mayo 25, 2024

Perfil: Rosa Devés. Bailarina en la oscuridad. Por Rafael Gumucio

Devés, quien fue bailarina de ballet por 20 años antes de dedicarse a la bioquímica, tendrá que usar toda la ligereza del baile, toda la armonía posible, pero también la firmeza sobre la barra, la musculatura alerta, para entender que en estas noches de frío invernal es importante que cada uno sepa regresar a su […]