Septiembre 17, 2022

Proceso constitucional: Certezas sí, pero no a cualquier precio. Por Juan Luis Ossa

Historiador e investigador del CEP
Crédito: Agencia Uno.

Tenemos, en definitiva, una oportunidad única (difícilmente habrá otra) de redactar un pacto constitucional que sea perdurable en el tiempo. Para ello, será clave aceptar la voz de los otros, ya que, como bien dijera el escritor Carlos Franz en una columna reciente, “en el proyecto constitucional que fue rechazado sobraron las certezas y escasearon demasiado las dudas”.


Cada vez se oye con más insistencia que el país requiere “certezas”; que la ciudadanía no puede seguir viviendo en el limbo de la “incertidumbre”; que llegó la hora de fijar una hoja de ruta que nos lleve a algo “conocido y aceptado” por las grandes mayorías. Si bien el objetivo es atendible, me temo que el camino hacia la “certidumbre” puede tener distintas caras y significados. Y que, por eso mismo, hay que ser cuidadosos con el uso de los conceptos.

Suena obvio, pero vale la pena recordarlo: las sociedades complejas conviven tanto con certezas como con incertezas, es decir, con estabilidad y con altos grados de experimentación. Ello es así debido a la organización inevitablemente diversa de los grupos que las conforman y que coexisten en tiempos y espacios determinados.

Tomemos el caso de Latinoamérica: surgido de las cenizas de la revolución de independencia, la fisonomía actual del continente se ha debatido entre el ensayo y el error. El resultado muchas veces ha sido auspicioso. Es lo que sucedió en Chile, por tan sólo nombrar un caso, durante los gobiernos de la Concertación, cuyos cuadros de técnicos lograron una experimentación virtuosa entre crecimiento económico y equidad social. El ensayo, en esa oportunidad, terminó bien.

En muchas otras ocasiones, sin embargo, ha ocurrido exactamente lo contrario, en especial cuando a los experimentos se les trata como si fueran certezas o verdades rígidas. Cuestión que es problemática tanto política como metodológicamente: parafraseando al gran pensador Karl Popper, las certezas no son más que hipótesis provisionales, por mucho que nuestras verdades experimentales nos quieran convencer de lo contrario.

No sólo eso: las certezas tienen una alta carga de subjetividad. Creemos en ellas porque nos hemos convencido de su plausibilidad a lo largo de nuestra vida. Pueden ser el resultado de la convivencia pacífica y constructiva con otras personas, aunque también una sumatoria de conjeturas y deseos. Suelen estar, en ese sentido, sujetas al escrutinio de nuestros opositores y al dinamismo de la realidad material.

Sirva esta divagación para diferenciar, entonces, entre dos tipos de certezas. La primera dice relación con la búsqueda de ciertos acuerdos comunes para que las personas se desarrollen en un marco de relativa estabilidad institucional. Aun cuando nunca será posible vislumbrar del todo los acontecimientos futuros, las sociedades democráticas deben al menos aspirar a que sus miembros actúen en ambientes relativamente conocidos. El correcto funcionamiento del Estado de derecho es un buen ejemplo de cómo deben funcionar las certezas institucionales.

El otro tipo de certezas es, en cambio, menos dialogante, más parecido a una verdad taxativa (aunque se vista de experimento) que a una conversación sostenida entre partes iguales. Es de este segundo ejemplar que debemos precavernos, en especial cuando por delante tenemos la difícil tarea de construir un pacto constitucional que no sólo sea legítimo, sino transversalmente apoyado por una ciudadanía cada vez más heterogénea.

En estos días en que se han retomado las negociaciones para continuar el proceso constituyente (con todos los altos y bajos que eso supone) es conveniente no perder de vista esta diferenciación. Cuando los responsables de escribir la nueva Constitución se sienten a la mesa habrán de dejar algunas de sus certezas de lado y dejarse convencer de lo contrario. Muchos de los exconvencionales pecaron de excesiva soberbia, convencidos como estaban de que sus argumentos, y sólo sus argumentos, eran justificados y justificables. Popper, en otras palabras, brilló por su ausencia durante la discusión constitucional. Y las que no eran más que hipótesis de trabajo se transformaron muy pronto en verdades y certezas absolutas.

Tenemos, en definitiva, una oportunidad única (difícilmente habrá otra) de redactar un pacto constitucional que sea perdurable en el tiempo. Para ello, será clave aceptar la voz de los otros, ya que, como bien dijera el escritor Carlos Franz en una columna reciente, “en el proyecto constitucional que fue rechazado sobraron las certezas y escasearon demasiado las dudas”. La duda es, a veces, el mejor antídoto frente a los que no ven más allá de su propio convencimiento.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Junio 15, 2024

Guía para entender (con imágenes) la controversia entre Chile y Argentina en Tierra del Fuego

Ubicación de la zona fronteriza y vista de la base argentina.

La Armada Argentina inauguró a fines de abril la renovación de sus instalaciones en un puesto fronterizo de Tierra del Fuego, que traspasaron en más de tres metros el territorio chileno, generando un impasse entre ambos países. El lugar es estratégico, ya que se encuentra en la boca oriental del Estrecho de Magallanes.

Marcelo Soto

Junio 15, 2024

Gabriel Gaspar (PS), ex subsecretario de Defensa: “Más que en Ucrania, el Presidente Boric tiene que enfocarse en los vecinos”

El ex subsecretario de Defensa, ex embajador en Colombia y Cuba y ex subsecretario de Guerra, Gabriel Gaspar analiza los incidentes con Venezuela y Argentina. En relación a la construcción trasandina en el Hito Uno señala que “la Cancillería tendría que estar de cabeza en esto, darle prioridad”. Por otro lado, afirma que hay designaciones […]

Escritor y columnista

Junio 15, 2024

El síndrome Juan Gómez Millas. Por Rafael Gumucio

Da la impresión que este es el verdadero objetivo de la protesta: hacerse ver por la autoridad, molestar al claustro, tomarse la universidad en el sentido de bebérsela. Quieren sentir que la universidad es suya, sin saber muy bien qué harían con esa súbita posesión. No tienen plan, nadie les ha dicho que lo tienen […]

La tormenta perfecta: Berlín, Estocolmo, Madrid y Cabo del Espíritu Santo. Por Kenneth Bunker

El Presidente Boric y el Canciller Van Klaveren en Suecia, durante la gira en Europa.

La misma razón por la cual no viajó el presidente de Europa a Santiago antes de una tormenta que se anunció con una semana de anticipación, es la misma que explica por qué el gobierno de Chile no demolió de forma inmediata la estructura en Tierra del Fuego ni tampoco removió al embajador de España […]

Ex-Ante

Junio 15, 2024

Embajador de Chile en España participó en actos de aniversario de la Esmeralda tras controversia por la cual fue “llamado al orden”

El embajador Javier Velasco fue parte en la ciudad de Cádiz, de los actos por los 70 años del izamiento de la bandera chilena en el buque escuela, que fue precisamente construido en ese lugar. Ayer, Velasco fue llamado al orden por parte del gobierno, tras haber señalado en un seminario que, producto de la […]