Perfil: Guillermo Teillier, el entrenador. Por Rafael Gumucio

Escritor y columnista

Valorar al Guillermo Teillier del siglo XXI no me obliga, como a tantos -incluido el presidente-  a romantizar su papel como el líder de la lucha armada rodriguista en los años 80′ del siglo pasado. Lo único destacable de la vida militar de Guillermo Teillier fue su empeño en terminar con ella después del plebiscito de 1988. Como era predecible, algunos de los combatientes que él había armado, formado y entrenado no aceptaron la orden de disolverse. ¿Cómo lo iban a hacer si los habían convencido de que eran la avanzada dorada de una revolución?


Leal, fuerte, certero, es difícil encontrar entre quienes lo conocieron de cerca alguien que hable mal del recientemente fallecido Guillermo Teillier Del Valle. Hombre del sur, lluvioso, melancólico, misterioso, indudablemente confiable en un país en que nadie confía en nadie, el alcance de su éxito como líder indiscutido del Partido Comunista, es innegable.

Guió un partido testimonial y marginal de vuelta al poder real, convirtiéndolo en el centro de dos alianzas de gobierno: la actual y la de Bachelet II. También reanudó la tradición del comunismo chileno a lo Corvalán, incorporando al partido nuevos intereses y preocupaciones: el feminismo, la ecología, el derecho de las minorías sexuales, que le aportaron una camada admirable de nuevos líderes.

Valorar al Guillermo Teillier del siglo XXI no me obliga, como a tantos -incluido el presidente- a romantizar su papel como el líder de la lucha armada rodriguista en los años 80′ del siglo pasado. Quizás porque yo tenía 16 años para el “año decisivo”, el famoso 86, donde tantos de mis compañeros de colegio y militancia fueron a entrenarse para una guerra que era imposible de ganar. Una guerra donde ellos perdieron vidas, estudios, ilusiones, lucidez.

La rabia, el dolor, la impotencia que sentían era más que comprensible, pero tomar las armas exige algo más que “sentir” que tienes el derecho a hacerlo. Todas las teorías sobre la legitimidad del uso de las armas en la vida política, parten de la idea de que los disparos son irreversibles, y los muertos no son fácilmente resucitables. Quien toma las armas debe hacerlo como última alternativa, asegurándose que el mal que va a cometer es menor al bien que podría conseguir a través de ese mal.

No es solo un tema moral, sino político. Que el fin no justifica los medios es una frase fácil, que esconde una verdad mayor, que los medios contaminan los fines. Los cabezas de pistola de mi época tenían en general serios problemas con su cabeza y un nulo conocimiento del uso de sus pistolas.

Una generación, con toda razón desesperada, se lanzó a acciones de resistencia armada mal preparadas y peor ejecutadas, con la esperanza bastante tonta de vencer con un par de metralletas y canciones a uno de los ejércitos mejor armados y entrenados de Sudamérica. Eso y levantar en armas a un pueblo en que un sólido 43% votó por Pinochet en el plebiscito de 1988. ¿Cuántos de esos votos por el SÍ los consiguió el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), ese enemigo soñado de la dictadura, que no dejó de hacer todo el uso propagandístico que pudo de las acciones del grupo armado del PC?

Guillermo Teillier puede merecer honor y gloria por muchas cosas, pero no por hacerse llamar Sebastián Larraín y dirigir una resistencia armada que es una suma de fracasos más o menos picarescos. Una oposición armada que mantuvo dividida una oposición que solo podría vencer al dictador unida. Nadie puede negar que arriesgó la vida en el intento, pero tampoco puede negarse que arriesgó la vida de muchos más que no participábamos de su estrategia desesperada (¿había algún plan político, estratégico, militar de apuntar bien sus fusileros y matar al dictador?).

De haber conseguido que las armas de Carrizal Bajo llegaran a sus destinatarios, nuestro destino no era otro que una cadena infinita de atentados con su respuesta represiva, de esas que llenan páginas y más páginas de la historia de Latinoamérica, donde el que toma las armas resulta al final tomado él mismo por las armas. Lo único que la lucha armada rodriguista nos prometía era justamente la guerra civil que Allende quiso evitarnos al entregar su vida. Una guerra civil en que todos hubiéramos perdido.

Lo cierto es que lo único destacable de la vida militar de Guillermo Tellier fue su empeño en terminar con ella después del plebiscito de 1988. Como era predecible, algunos de los combatientes que él había armado, formado y entrenado no aceptaron la orden de disolverse. ¿Cómo lo iban a hacer si los habían convencido de que eran la avanzada dorada de una revolución? No se puede cerrar la caja de pandora tan fácil. El grupo descolgado del FPMR original fue uno de los principales problemas de la democracia naciente y la explicación de muchos de sus tropiezos, torpezas y renuncias.

Guillermo Tellier no tuvo por cierto nada que ver con el asesinato de Jaime Guzmán o el secuestro de Cristian Edwards, pero alguna responsabilidad política al menos no deja de tener al ser él quien preparó ideológicamente a los ejecutores de estos crímenes crueles y estúpidos. Tellier tuvo una vida entera para enmendar esos errores que a veces eran horrores. Nadie puede negar que luego se comprometió con los ritos de la democracia. Sin embargo, a la hora de sopesar su peso en la historia de Chile, la falta de cualquier disculpa, de cualquier explicación más o menos convincente de esos años como Sebastián Larraín, pesan más de lo que uno quisiera pesar.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Expresidente de la Cámara de Diputados

Febrero 23, 2024

Israel se precipita hacia un resultado en el que todos perderán. Por Jorge Schaulsohn

El conflicto palestino israelí tiene una larga y tormentosa historia, donde hay responsabilidades compartidas por los sufrimientos de ambos pueblos. En lo personal me une fuerte vínculo afectivo con Israel. Por eso, cuando miembros del gobierno de Israel hablan de destruir a Hamas “a cualquier costo” uno se pregunta si están considerando no solo costos […]

Ex-Ante

Febrero 23, 2024

Perfil: Luis Marcó y su gestión al mando de la ANI, el cuestionado organismo de inteligencia del Gobierno

Cedida.

Licenciado en Filosofía, de perfil académico, Luis Marcó fue encargado de contrainteligencia de la ANI, precisamente el área que falló en el caso del teniente venezolano. Su extremo celo lo llevó a negarse a declarar ante la Cámara. Fuentes de inteligencia dicen que hubo alertas sobre el “ingreso a Chile de agentes de Venezuela” que […]

Ex-Ante

Febrero 23, 2024

Caso Convenios: La historia en común que vincula a los abogados que defienden a la plana mayor de RD

Ex-Ante.

Todos hombres, con vínculos de amistad, amplia experiencia en litigios y pertenecientes a la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile -como ex alumnos y profesores- es el grupo de abogados que saltó a la primera línea para defender y hacer de voceros de los militantes y ex autoridades de Revolución Democrática investigados por […]

Ex-Ante

Febrero 23, 2024

La historia de controversias de la designada embajadora en Ecuador (y el desaire diplomático a Reino Unido)

Twitter.

El Presidente Boric anunció la noche del jueves la designación de Carola Muñoz como embajadora en Ecuador, un país históricamente estratégico para los intereses de Chile. Muñoz, ex jefa de gabinete de Antonia Urrejola, protagonizó la filtración de una vulgar conversación de Urrejola y cuatro de sus asesores cuando era ministra. En contraste, este viernes […]

Ex-Ante

Febrero 23, 2024

Perfil: Diosdado Cabello, el hombre fuerte de Maduro que negó nexo con el secuestro (y sus diatribas contra Boric)

El diputado Diosdado Cabello en su programa de televisión. (Captura de video)

“Si nosotros podemos hacer eso, ¿quién nos para en este mundo?”, ironizó el diputado Diosdado Cabello al comentar la hipótesis de que el régimen de Maduro está detrás del secuestro del teniente (r) Ronald Ojeda. El hombre fuerte del gobierno venezolano ha tenido una serie de encontrones con el Presidente Boric, a quien ha insultado […]