Noviembre 26, 2022

Nuevo proceso constitucional: más expertos y evidencia. Por Kenneth Bunker

Analista político
Guillermo Teillier llegando al Congreso en octubre para una reunión por el acuerdo constituyente.

Que el Congreso nombre a expertos debiese ser el “desde”. Algunos políticos, como Guillermo Teillier, podrán decir que son ideas que van en contra de la voluntad popular. Pero nada, probablemente nada, irá más en contra de la voluntad popular que lo que ya se presentó y se rechazó con cifras históricas.


Esta semana trascendió que Guillermo Teillier, quien está en el grupo de los ocho definiendo las reglas que enmarcarán el segundo proceso constitucional, rechazó la alternativa de permitirle al congreso nombrar a expertos para que contribuyan con su experiencia y conocimiento a la redacción de la nueva Constitución. El presidente del Partido Comunista, quien sin controversia está en su cargo desde 2005, pareciera ignorar las razones que hicieron fracasar a la primera instancia. O, quizás, lo sabe, pero simplemente prefiere eso a entregarse a lo que podría ocurrir si se deja que la evidencia hable por sí sola.

Para entender el razonamiento de Teillier, y su posición frente al segundo proceso constituyente, habría que recordar que su partido siempre ha estado en la vereda contraria de los demás. Estuvo en la vereda contraria, por ejemplo, en todos los procesos legislativos o eleccionarios constitucionales relevantes pasados, incluyendo los de 1988, 1989, 2005 y 2020. De hecho, la única vez que se alineó con una opción, apoyando esa opción desde el comienzo y de lleno, la opción que apoyó perdió: el plebiscito de 2022. Salvo eso, el PC siempre se ha restado o se ha sumado al final, con el resultado zanjado, a lo que ya era inevitable.

Las razones del fracaso del primer proceso constituyente aún se están estudiando, pero es claro que tienen que ver con tres tipos de errores. Errores de diagnóstico (la falsa premisa de que el capitalismo es la madre de todos los males), errores de conformación (el deficiente diseño de las reglas electorales y administrativas), y errores legislativos (haber permitido ideologizar la instancia excesivamente hasta el punto de inviabilizar lo más mínimo). Comprender estos tres puntos es un mínimo para entender las posiciones en la segunda negociación, ya que permite comprender hasta qué punto se busca repetir lo que ya fracasó.

Juzgando por las entrevistas de Teillier, y su consistencia a través del tiempo, es evidente que para él esa sería la opción: repetir lo que se hizo en el primer proceso constituyente. Potenciando la mañosa idea del derrumbe del modelo, Teillier busca fijar reglas electorales que favorezcan la elección de una Asamblea Constituyente intelectualmente liderada por su partido y movilizada por activistas disfrazados de independientes, que logre desmantelar lo poco que íntegramente resta del sistema impuesto por la Constitución de 1980 y lo reemplace con un sistema político y económico no tan diferente a lo que se propuso en septiembre de 2022.

Cambiar las reglas del juego va en contra de la dirección general en la que busca avanzar Teillier. En otras palabras, elevar las barreras de entrada, para elegir menos constituyentes, pero más preparados, va en directa contradicción con lo que el Partido Comunista persigue. De pronto, esta conclusión lógica claramente colisiona con la hipótesis de que Teillier ignora las razones que hicieron fracasar el primer proceso constituyente. Más bien, refuerza la idea de que lo que Teillier quiere es simplemente repetir lo mismo, porque sabe que cualquier alternativa a eso muy probablemente lo perjudicará.

Volviendo al inicio, a la protesta original de Teillier, la pregunta relevante, entonces, es ¿por qué los expertos serían problemáticos? ¿Cómo redactar una Constitución apoyada por más técnicos que políticos podría resultar mal? Pues bien, la razón es sencilla: no necesariamente resultaría mal. El problema, para Teillier, es que, si se toma la ruta de los expertos, la ruta de la evidencia, se podría terminar en un lugar no solo desfavorable, sino que en un lugar no muy distinto al lugar en que se encuentra el país hoy en día. Así es, si se deja que la evidencia hable por sí sola, por medio de los expertos, quizás no cambiaría nada de lo fundamental.

Teillier aún vive en el mundo post-estallido social, pre-plebiscito de salida, en el cual el PC logró encausar el debate ciudadano, reempaquetarlo y exitosamente ofrecerlo de vuelta como una demanda por otro modelo: su modelo. El problema es que, desde entonces, todo se ha ido a pique; la economía, la seguridad ciudadana, las promesas por más dignidad. No hay nada comprobadamente mejor. Quizás lo único positivo es que hay un debate constitucional abierto. Todo lo demás, todo lo que materialmente afecta a las personas en su día a día, ha empeorado con infamia.

Por lógica, habría que descartar todo lo que se asimile al primer proceso constitucional y a todos quienes lo empujaron y lo siguen empujando hoy. Ese proceso no solo obtuvo un costo calculable en pesos, sino que también sobre la calidad de vida de las personas. Lo que se ofreció como remedio terminó siendo veneno. Por lo mismo, mientras más lejos se opere de los principios que permitieron el diseño, la implementación y la operación de esa primera Convención Constitucional, mejor. Mientras menos se tomen en cuenta ideas que ya se implementaron y fracasaron, como las de Teillier, mejor se estará.

Hay que reubicar al país en la ruta al desarrollo en que estaba. A diferencia de lo que se dice desde la política autoflagelante, los índices muestran que hasta mediados de la década de los 2010 el país sí avanzaba rápidamente en los rankings internacionales reduciendo tanto la pobreza como la desigualdad. De hecho, hoy, ahora, en retrospectiva, para la mayoría, es hasta palpable. Es claro que, en el contexto regional, Chile no estaba tan mal como se decía. Y, por lo mismo, se debiese buscar la forma de reimplementar lo que funcionaba, sin el peso muerto. Pero para eso, se necesitan a los expertos. Sin los expertos, todo es riesgo.

Que el Congreso nombre a expertos debiese ser el “desde”. No se debiese descartar ni una Convención mixta, integrada en mayor proporción por expertos que por políticos, ni una Convención nombrada íntegramente por el poder legislativo. Tampoco se debiese descartar un proceso que termine sin plebiscito de salida si se adopta cualquier variante de estas rutas. Algunos políticos, como Teillier, podrán decir que son ideas que van en contra de la voluntad popular. Pero nada, probablemente nada, irá más en contra de la voluntad popular que lo que ya se presentó y se rechazó con cifras históricas.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Enero 26, 2023

Indultos presidenciales: Los 7 casos que revisará el TC y el plazo dado a Boric por el tribunal

El Presidente Boric el 18 de enero en La Moneda. (Sebastián Beltrán / Agencia Uno)

El exfrentista condenado por un asalto bancario que el Presidente aseguró que era inocente; el condenado con un largo prontuario previo al 18-O que se declaró insurgente; el autor del ataque a la catedral de Puerto Montt y 2 integrantes de la primera línea de Tarapacá, están entre los casos que revisará el TC, tras […]

Ex-Ante

Enero 26, 2023

[Confidencial] Gobierno se disculpa con embajador Bielsa

Según el diario Clarín un funcionario del Gobierno le pidió disculpas a Bielsa, luego de los comentarios en su contra realizados por altos funcionarios de Cancillería, los que fueron filtrados a la prensa.

Mario Gálvez

Enero 26, 2023

Trasfondo: La agudización de las diferencias entre Chile Vamos y Republicanos (y la teoría del reemplazo)

Todo indica que no habrá pactos electorales de las dos almas de la derecha para el proceso constitucional ni trabajo conjunto legislativo tras el receso parlamentario. Las fracasadas acusaciones constitucionales contra Giorgio Jackson y la ex ministra Marcela Ríos marcaron un punto de quiebre insalvable. Las confrontaciones siguieron hoy entre el presidente de RN, Francisco […]

Eduardo Olivares

Enero 26, 2023

[Confidencial] ¿Canciller José Miguel Ahumada? La subrogancia que asumirá el jefe de Subrei en el Minrel

Subsecretario José Miguel Ahumada durante su primera salida a la OMC en 2022. Fuente: Twitter de José Miguel Ahumada

La ministra Urrejola saldrá de vacaciones y será subrogada hasta un par de días hábiles por la subsecretaria Fuentes, a quien la jefa de gabinete descalifica en una reunión privada cuya grabación se filtró. Luego José Miguel Ahumada encabezará el ministerio por dos semanas.

Juan Diego Montalva

Enero 26, 2023

Mariano Fernández, ex ministro de RREE: “Ha habido muchos errores en los nombramientos en la cancillería”

El ex canciller de la presidenta Michelle Bachelet, Mariano Fernández, considera el episodio de la filtración de la cancillería un grave error que demostró la necesidad urgente de que la canciller Antonia Urrejola cambie a su equipo de asesores más cercanos y critica la gestión del subsecretario José Miguel Ahumada. Al referirse a las críticas […]