Nuevo presidencialismo y visión de conjunto. Por Claudio Alvarado y Daniel Mansuy

Ex-Ante

El Director ejecutivo del Instituto de Estudios de la Sociedad (IES), Claudio Alvarado, y el Académico de la Universidad de los Andes e investigador asociado del IES, Daniel Mansuy, señalan que “pocas cosas son tan importantes como la reconstrucción de un orden político legítimo. Esto seguramente permite explicar la sensata mantención de la forma presidencial de gobierno”.


El insólito presidencialismo unicameral aprobado hasta ahora en la comisión de sistema político de la Convención exige recordar algunos criterios que pueden ayudar a orientar este debate. En primer lugar, y como muchas voces lo han señalado, acá se requiere una visión de conjunto. Al articular las relaciones entre Ejecutivo y Legislativo —piedra angular del sistema—, necesariamente debe considerarse la regulación de los partidos políticos y el sistema electoral; y viceversa.

Lo anterior supone conjugar del mejor modo posible los diversos propósitos en juego. Es verdad, por ejemplo, que necesitamos gobiernos más eficaces y, por tanto, favorecer las mayorías legislativas, pero también es cierto que urge proteger un adecuado equilibrio de poderes. Si alguien lo duda, basta revisar someramente las iniciativas en materia judicial conocidas en las últimas semanas. En términos simples, no hay un único objetivo a perseguir. Hay que propiciar gobiernos fuertes, desconcentrar el poder, acercar la política a la ciudadanía, disminuir al máximo los riesgos de una nueva crisis, y así.

Con todo, pocas cosas son tan importantes como la reconstrucción de un orden político legítimo. Esto seguramente permite explicar la sensata mantención de la forma presidencial de gobierno. Existe una creciente conciencia del arraigo de esta institución en nuestra población, la que —tal como han sugerido diversos exponentes— en Chile pareciera confundirse con nuestra propia tradición democrática. Por lo demás, en un contexto de fuerte desconfianza a las élites y, en particular, a las cúpulas partidarias, es de toda lógica continuar con la votación popular directa de un Presidente que es jefe de gobierno y jefe de Estado.

En efecto, sujetar el gobierno a la confianza del Congreso (lo propio de los modelos híbridos) o trasladar su designación a los parlamentarios (lo propio del parlamentarismo) hoy no sólo generaría nuevos conflictos, sino que sería sencillamente incomprensible para la ciudadanía.

Hay, asimismo, otro motivo adicional para mantener el presidencialismo: la segunda vuelta es un incentivo a la moderación, como puede apreciarse al comparar los énfasis de Gabriel Boric entre la primera vuelta y el balotaje (y para qué decir si comparamos estos últimos con las actitudes maximalistas de ciertos convencionales).

En este escenario, la pregunta central es cuáles son las reformas coherentes con la consolidación de un nuevo presidencialismo y cuáles, en cambio, aquellas que serían contraproducentes a la luz de la experiencia interna o comparada. Entre los cambios deseables, o al menos plausibles, asoman una vicepresidencia debidamente regulada (basta pensar en Estados Unidos); trasladar la elección de los parlamentarios para la fecha del balotaje presidencial (lo que favorece las mayorías parlamentarias); fortalecer las capacidades técnicas del Congreso (los propios excesos de la Convención confirman el punto); fijar un umbral mínimo de representación parlamentaria (el caso alemán es paradigmático); y establecer las bases de un sistema electoral diferente, que contribuya a disminuir la fragmentación imperante.

Entre las modificaciones inconvenientes, en cambio, destaca la posible dilución del veto presidencial, así como también la eventual supresión del Senado. Sin veto, el Presidente correría el riesgo de convertirse en el siervo de la cámara baja, como lo advirtieron tempranamente los autores de El federalista: debilitar el veto supone aprobar un régimen que, en los hechos, sería parlamentario.

Por otro lado, eliminar el Senado implica perder un contrapeso fundamental en un país tan centralista como el nuestro —las regiones extremas son irrelevantes en una cámara única—, además de un punto de equilibrio indispensable en un sistema presidencial.

Si la Convención, a falta de una conducción política digna de ese nombre, termina aprobando un régimen cuyas partes sean incoherentes entre sí, sólo agravaremos nuestra crisis. Necesitamos un nuevo presidencialismo que nos ayude a salir de ella, no un híbrido que —tal como ha ocurrido en países como Perú— la profundice aún más.

 

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Septiembre 25, 2022

Cadem: La Convención Mixta, con expertos elegidos por el Congreso, se impone en nuevo proceso constituyente (Lea aquí la encuesta completa)

Crédito: Agencia Uno.

A 3 semanas del plebiscito, que marcó una fuerte derrota para el Apruebo, la encuesta Cadem muestra que el 58% prefiere que la nueva Constitución sea escrita por una Convención Mixta, con el 50% de sus miembros electos y con un 50% de expertos nombrados por el Congreso. En tanto, el 50% apoya un nuevo […]

Carlos Smith

Septiembre 25, 2022

Quién es Giorgia Meloni, la controvertida primera mujer que llegará al poder en Italia (y sus vínculos con Kast)

De origen político neofascista, Giorgia Meloni llevará por primera vez a la derecha nacionalista a encabezar en democracia uno de los 5 países más importantes de Europa Occidental desde el fin de la Segunda Guerra. Una dirigenta que también ha entregado su apoyo a José Antonio Kast y ha tendido puentes con él.

Marcelo Soto

Septiembre 25, 2022

Max Colodro: “En Boric y en el Gobierno hay una especie de perplejidad, un estado de negación”

Doctor en Filosofía y director del Magíster en Comunicación Política y Asuntos Públicos de la UAI, Max Colodro, dice: “Después del 4 de septiembre lo que el Presidente está haciendo es negándose a reconocer la magnitud histórica de la derrota y tratando de sobrevolar por encima de este sismo, de esta debacle o terremoto”.

Nelly Yáñez

Septiembre 25, 2022

Presidente de la Cámara, Raúl Soto: “Me parece razonable poner bordes para evitar excesos y un nuevo fracaso constitucional”

Crédito: Agencia Uno.

Raúl Soto Mardones (34), abogado, militante PPD y presidente de la Cámara de Diputados, sostiene que si se quiere construir una Constitución para las próximas décadas, no puede ser partisana ni una imposición de un sector político frente a otro; que ese fue el error que cometió la Convención Constitucional, y que hoy los ganadores […]

Jorge Poblete

Septiembre 25, 2022

[Confidencial] La cronología incorrecta que la exministra Jeanette Vega entregó del telefonazo a Llaitul

La entonces ministra Jeanette Vega, en el mercado Lo Valledor de Santiago, el 16 de agosto. Foto: Diego Martin / Agencia Uno.

La exministra de Desarrollo Social dijo en una entrevista publicada este domingo que el telefonazo que su asesora realizó en mayo al líder de la CAM y que provocó su salida del gabinete, ocurrió antes de que se conociera el llamado de Llaitul a tomar las armas. La cronología de ese día muestra que la […]