Noviembre 22, 2021

Ni treinta pesos, ni treinta años. Por Camilo Feres

Camilo Feres, Director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta

Toda la retórica del facho pobre con la que se resume el desprecio progresista hacia las masas cuando le dan la espalda no servirá para explicar esta derrota, ni mucho menos para organizar una campaña capaz de darle la vuelta. Esas masas, hasta hace poco iluminadas y trasformadoras, en una proporción muy relevante no identificaron el cambio con la izquierda.

No son treinta pesos, son treinta años. La consigna, una de las tantas que proliferaron durante el estallido social de 2019, fue la elegida por las fuerzas emergentes e impugnadoras para convertirla en eje de acción política: en torno a ella explicaron el estallido y con ella apuntaron a todos aquellos que, a partir de entonces y de manera sumaria, debían abandonar la escena política para darle paso a las vanguardias organizadas del pueblo que había despertado.

Apanicados por la pira ardiente, las fuerzas políticas responsables de esos treinta años optaron por abandonarlos. Entregaron su defensa a una derecha emergente y una reformada, cuyos liderazgos se enfrentaron en una primaria que dejó al más emergente de todos ellos a la cabeza de la coalición. Los más inflamados en la izquierda, en tanto, se orientaron a una victoria que no solo demolería los cimientos de esas tres décadas, sino que lo haría de forma “hermosa”.

Pero las primarias dijeron otra cosa y lo que sería un choque entre los demoledores y los defensores de la vía chilena a la democratización se convirtió en la disputa entre dos hijos de la Concertación, a los que a corto andar se le sumó una hermana mayor. Y mientras ellos peleaban cuál de las formas “no es la forma”, los adelantó por la derecha el único discurso genuinamente crítico para con octubre, su ética, su estética y, sobre todo, para con la contumacia de sus cultores en exprimir ese limón por dos años en los salones, las campañas y -sobre todo- en la calle.

José Antonio Kast logró en breve plazo copar el imaginario de la derecha, sacándola de un interregno pragmático en el que entró desde que eligió al primer Sebastián Piñera y que la llevó a rendirse de forma sucesiva ante figuras cuyo carisma, biografía y/o ubicación en el espectro político pasó a ser más importante que la identificación con su electorado. Pero no se quedó ahí, la demanda por certezas y por orden, contracara previsible de las revueltas callejeras, el desplome del Gobierno y la enfermiza autorreferencia del conjunto de la clase política, convirtió su discurso de orden, religión y restauración en la contraparte definitiva para la retórica de la transformación.

Llegamos así a una segunda vuelta polarizada y que se presume estrecha, en la que buena parte de su potencial movilizador será negativo: los que se movilizarán contra Boric y los que lo harán contra Kast. Muy probablemente, esa energía logrará teñir también mucho de los discursos de endoso y respaldo de los perdedores y, dado que los tiempos de campaña son estrechos, una parte importante de lo que en teoría está en juego en esa elección se organizará de esa forma.

La primera lección de esta primera vuelta es para las fuerzas emergentes. La abrumadora mayoría social a la que presumiblemente representaban no se manifestó de esa manera en la elección. De hecho, aunque la motivación y perfil de sus electores son los más complejos de escrutar, el tercer lugar de Parisi hace difícil imaginar que las grandes masas son refractarias a los discursos de orden y al populismo de características autoritarias. Una mala lectura de esas preferencias los podría llevar a ofender a vastas mayorías y terminar dándoles una razón para manifestarse nuevamente en la segunda vuelta.

Será difícil, pero toda la retórica del facho pobre con la que se resume el desprecio progresista hacia las masas cuando le dan la espalda no servirá para explicar esta derrota, ni mucho menos para organizar una campaña capaz de darle la vuelta. Esas masas, hasta hace poco iluminadas y trasformadoras, en una proporción muy relevante no identificaron el cambio con la izquierda.

Pasar por alto que, al mirar hacia arriba hay un candidato de derecha y al mirar hacia abajo hay un populista de discurso anti-político -ambos con marcados tintes autoritarios-, podría dejar a la izquierda confiando su destino a un designio del tipo “esto no prendió cabros”.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Septiembre 24, 2022

Ex cancilleres de la Concertación piden apoyar el TPP11 y concluir el acuerdo con la Unión Europea (lea el documento)

Ministerio de Relaciones Exteriores. Créditos: Minrel

Un grupo de ex ministros de Relaciones Exteriores de Bachelet, Lagos, Frei y Aylwin dicen que es “es hora de retomar la estrecha relación entre política exterior y estrategia de desarrollo” y que los “los prejuicios ideológicos, al margen de toda realidad, no hacen más que entorpecer las tremendas oportunidades abiertas al país”. El senador […]

Ex-Ante

Septiembre 24, 2022

Encuesta UDD: 70 por ciento dice que Boric debe dedicarse a gobernar y dejarle al Congreso el proceso constitucional

Una encuesta UDD divulgada este sábado revela que solo un 22% de los chilenos estima que el gobierno debe intervenir activamente en las negociaciones para un nuevo proceso constitucional. Respecto del mecanismo un 41% considera que debe existir una convención  mitad y mitad compuesta por expertos designados por el Congreso, con derecho a voz y […]

Ex-Ante

Septiembre 24, 2022

El rol y las huellas de Gutenberg Martínez en la transformación de Amarillos en partido político

Gutenberg Martínez (72), abogado, rector de la Universidad Miguel de Cervantes y una de las figuras históricas de la DC hasta su renuncia tras 54 años de militancia en 2018, ha desempeñado un rol clave en la constitución del “Partido Movimiento Amarillos por Chile”.  Curtido en las lides electorales, su aporte se ha centrado en […]

Eduardo Olivares C.

Septiembre 24, 2022

Christian Larraín se transforma en el gran articulador prelegislativo de la Reforma Previsional

Subsecretario de Previsión Social, Christian Larraín. Créditos: Ministerio de Hacienda

El subsecretario de Previsión Social se ha reunido con decenas de representantes del empresariado, especialistas y parlamentarios para socializar la propuesta de pensiones. Ex militante del PS, Larraín es reconocido como un “técnico independiente” por sus interlocutores.

Escritor y columnista

Septiembre 23, 2022

Perfil: Antonia Urrejola, la diplomacia invisible. Por Rafael Gumucio

Crédito: Agencia Uno.

La canciller no ha conseguido convencer al presidente que, aunque Pedro Pascal le sonría con todos sus dientes, no puede comportarse en asuntos de relaciones exteriores como lo haría el actor, apoyando causas y firmando manifiestos esperando que su agente le consiga un mejor papel. La pataleta israelí del presidente es otro ejemplo. Todo indica […]