Diciembre 9, 2021

Ni Kast es fascista ni Boric es comunista. Por Ricardo Brodsky

Ex-ante

Kast es un político conservador pragmático. Lo ha demostrado ampliando sus apoyos hacia la derecha liberal y reescribiendo su programa de gobierno. Boric lo mismo, recibiendo el sustento de la centroizquierda y también ajustando su programa.

 

El siglo XX, siglo de los totalitarismos y las peores masacres de la historia humana, dejó rondando dos fantasmas que de tiempo en tiempo vienen a sembrar el pavor: el comunista y el fascista. La campaña electoral que ya llega a su fin, no ha estado ajena a los empeños por atraer a estos fantasmas y endosárselos a los rivales.

El fantasma fascista se agita invocando el pasado familiar de Kast, en que un joven de 18 años en la Alemania nazi, se afilió al partido único, vía exclusiva por lo demás para vivir en tal régimen. ¿Se heredan las convicciones, los fanatismos o los errores en contextos diametralmente diferentes? Claramente José Antonio Kast es un conservador de derecha, o un derechista ultraconservador si se prefiere, pero de ahí a ser un fascista hay mucho camino por recorrer.

La agitación del fantasma comunista, por otro lado, ya forma parte de una tradición de las campañas de la derecha en Chile. Las sufrió Aylwin, Lagos, Bachelet y ahora Gabriel Boric. Recurso manido en el discurso electoral de la derecha chilena, a pesar del fin de la guerra fría y la desaparición de la URSS, sigue siendo un relato dominante de las campañas, una suerte de reflejo condicionado cuando el pueblo está llamado a las urnas.

Pero la verdad es que ni Gabriel Boric es comunista ni José Antonio Kast un fascista. Kast es un político conservador pragmático. Lo ha demostrado ampliando sus apoyos hacia la derecha liberal y reescribiendo su programa de gobierno. Boric lo mismo, recibiendo el sustento de la centroizquierda y aterrizando su programa a la realidad.

El anticomunismo es una verdadera ideología, emanada del mundo conservador como reacción a la revolución rusa de 1917. Ha provocado guerras civiles en Europa y sangrientas dictaduras en nuestra región, dictaduras que han convertido, al menos en el caso chileno, a los comunistas en víctimas propiciatorias ante el altar de la “civilización cristiana y occidental”, conculcando completamente sus derechos humanos, intentando expulsarlos de la comunidad humana.

Del fascismo no puedo decir nada bueno, pero si advertir que el discurso anticomunista no se detiene a considerar la historia de más de un siglo y las prácticas políticas que han sido dominantes en el partido comunista chileno, prácticas de lucha sindical, de enraizamiento en el mundo de la cultura, de presencia parlamentaria, de resistencia a la dictadura y de gestión política responsable cuando han sido parte de una coalición gobernante. Es decir, por donde se le mire ha sido y es un partido reformista que ha jugado en las reglas del sistema cuando ha habido democracia.

La agitación del anticomunismo y del antifascismo son asociaciones abusivas de un pasado siniestro con el presente, ellas sólo contribuyen a extremar y volver intolerantes las adhesiones a ambos candidatos. No hay en Boric ni en Kast una ideología que promueva un supremacismo racial o de clase. Lo que hay son diferencias profundas en los planos valóricos, sociales, económicos y culturales, propios de una sociedad democrática en que su futuro lo decidirá el pueblo en las urnas.


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Enero 16, 2022

Convención Constitucional: Claves para entender la discusión del régimen político. Por Tomás Jordán

El mapa de posiciones de los grupos nos muestra un consenso inicial por mantener el presidencialismo, de la necesidad de modificarlo, de generar mayor coordinación entre el Ejecutivo y Legislativo, en la duración y reelección por una vez; pero, es aún muy temprano para visualizar cómo se dispondrá la relación minoría/mayoría entre el Presidente y […]

Marcelo Soto

Enero 16, 2022

Juan Luis Ossa, historiador: “Me temo que de tanto prometer lo irrealizable, la Constitución termine siendo un cúmulo de buenas (e ingenuas) intenciones”

Doctor en Historia Moderna por St Antony’s College, Universidad de Oxford, profesor de la UAI e investigador del CEP, Juan Luis Ossa dice que a la derecha le ha faltado una reflexión profunda. “No basta con oponerse a Boric por oponérsele. Más bien, hay que presentar a la ciudadanía una propuesta concreta para salir del […]

Ex-ante

Enero 16, 2022

¿Podrá Boric navegar entre dos águas? Por Sergio Muñoz Riveros

Es posible que Boric quiera sinceramente dar a su gestión un sello como el descrito ante los empresarios, pero eso implica seguir un curso de acción que no le gustará al PC ni a un sector del FA, además de la izquierda anarco/octubrista, que ya lo está amenazando con “no soltar las calles” si no […]

Ex-ante

Enero 16, 2022

Mensajes de orden y moderación, y la centroizquierda de Boric. Por Kenneth Bunker

Boric no hubiese ganado con un discurso de izquierda puro y duro ni tampoco si hubiese apelado netamente a la retórica del descontento social. Sabiendo eso, solo ha profundizado en la fórmula ganadora, reiterando su intención de conformar un cogobierno con miembros de los partidos que ha criticado por años, y de gobernar pensando en […]

Ex-ante

Enero 16, 2022

Selección Dominical: 10 temas de la semana

Porque informarse de manera estratégica sí importa, en Ex-Ante invitamos a releer y profundizar distintas noticias, columnas y entrevistas clave que dieron de qué hablar. Fernando Atria: “Estamos impulsando un régimen en que el Presidente nombra un jefe de gobierno que depende de él, pero que busca la ratificación del Congreso” Seguir leyendo  Trasfondo: Cómo […]