Mucho más que crecimiento económico. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria
El Presidente Boric dando a conocer esta semana el prespuesto 2024.

Si más allá de las buenas palabras el día de la presentación del presupuesto, el Presidente entiende el profundo mensaje que hay en las ansias por recuperar el crecimiento y el vértigo de la movilidad social, tiene la oportunidad de dar una sorpresa, inesperada viniendo de él pero intensamente añorada.


La historia corta y en simple para entender (algo) de lo que pasa dice que hace 10 años el país dejó de crecer. El estancamiento económico impactó la promesa central que la política de la Transición le había hecho a la población: Chile, a diferencia del resto de países de la región, dejaría de ser un país pobre para transformase en uno desarrollado y de clase media.

Promesa que, a corto andar, devino en un contrato entre políticos, empresarios y la sociedad. La ciudadanía se “compró” ese relato porque lo experimentó concretamente en sus vidas. Durante los primeros 20 años de la vuelta a la democracia, la movilidad social fue una experiencia masiva y sostenida en el tiempo que, efectivamente, nos fue transformando en un país de clases medias. Clases medias aspiracionales, muchas veces agobiadas por deudas y trabajo, pero pujantes y en una situación de vida significativamente mejor que la de generaciones precedentes.

Pero cuando el crecimiento se debilitó, también perdió credibilidad su promesa y la ilusión del desarrollo. La política siguió ofertando que lo traería de vuelta hasta que, como en la historia de Pedrito, el lobo no llegó. Es cierto, en gran parte al crecimiento lo denigró el ofertón político sin respaldo, pero los casos de colusión empresarial aportaron la narrativa final para su descrédito: el crecimiento económico beneficiaba a los más ricos mientras que los más pobres pagaban los costos y abusos del mismo.

La falta de crecimiento trancó la bicicleta de las nacientes clases medias que, agobiadas por deudas, menores ingresos y sin ahorros, pusieron expectativas en que el Estado, más que el mercado, proveyera gratuitamente buena salud, pensiones y educación.

El agobio y la pérdida de horizontes se transformaron en angustia hasta que un estallido social articuló una nueva narrativa con sentido para grandes mayorías: los 30 años habían sido los perversos y el crecimiento formaba parte de esa perversión: daño ambiental, enriquecimiento de unos a costa de otros y abuso de los trabajadores.

El estallido se canalizó mediante la promesa de que una nueva constitución sería el dispositivo para recuperar el sentido y avanzar en reformas sociales. El resultado, como sabemos, fue un desastre. Entre otras cosas, porque muchos de los constituyentes insistieron en desacreditar el crecimiento y el desarrollo al punto que uno de ellos propuso que debíamos decrecer. Otro, que Chile debía aspirar a dejar de ser un país minero en los próximos 20 años.

Al despertar del sueño constitucional fallido, ya sin ilusiones constitucionales, sin la liquidez de los retiros desde los fondos de pensiones y gobernados por una nueva generación a la que parecía no le interesaba el crecimiento económico (ninguna alusión al mismo hubo en la cuenta pública 2023 del Presidente), la ciudadanía volvió a valorar el desarrollo y a soñar con recuperar la movilidad social.

Y si bien no tiene por qué haber contradicción entre desarrollo económico y redistribución, hoy la desigualdad ha perdido fuerza explicativa de lo que nos pasa. Al mismo tiempo, el relato sobre el desarrollo económico está cambiando de vicioso a virtuoso y el crecimiento, el empleo y las oportunidades de emprender se han instado como prioritarias entre la población.

Las personas quieren emprender, mejorar sus condiciones de vida y -en lógica pendular- hoy creen más que ello es posible con el propio esfuerzo y un mercado vigoroso que con reformas o redistribución. En algo impensado hace pocos años, el empresariado es visto con buenos ojos de la mano con una sociedad que más que movilización social hoy quiere recuperar el sueño de la movilidad social.

Por eso es que, entre otras cosas, la ahora vilipendiada nueva Constitución aún tiene una oportunidad de ver la luz si es que es capaz de conectar su aprobación con más estabilidad, certidumbre y desarrollo para las personas.

Y por eso es que, si más allá de las buenas palabras el día de la presentación del presupuesto, el Presidente entiende el profundo mensaje que hay en las ansias por recuperar el crecimiento y el vértigo de la movilidad social, tiene la oportunidad de dar una sorpresa, inesperada viniendo de él pero intensamente añorada. Y, para todos, las mejores sorpresas son siempre las inesperadas.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Director de Criteria

Abril 21, 2024

Encuesta Bicentenario UC: lecciones para la derecha. Por Cristián Valdivieso

Los chilenos no están anhelando la llegada de la actual oposición al gobierno. Lo que los chilenos buscan es más autoridad, firmeza e incluso autoritarismo ante lo que se vive como una crisis de inseguridad pública y de descrédito de la política. Una suerte de Bukele criollo si se quiere, el que, dicho sea de […]

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Las claves de la gira de Kast a Hungría con foco en inmigración y en políticas pro familia

Líderes, pensadores y personeros influyentes del conservadurismo mundial se congregarán en Budapest, siendo José Antonio Kast uno de los exponentes centrales del evento. Allí compartirá escenario con el polémico líder euroescéptico y antiinmigración de Países Bajos Geert Wilders, con el líder de Vox en España Santiago Abascal y con el senador estadounidense por Oklahoma Markwayne […]

La calidad de la política y la selección del personal. Por Sergio Muñoz Riveros

La selección de los postulantes a los cargos de representación tiene muchos vicios. Sería injusto no reconocer que hay senadores y diputados que cumplen su tarea en un buen nivel, pero hay muchos otros que no merecen estar donde están y que, pese a eso, se las arreglan para ser reelegidos.

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Batalla por Santiago: La historia detrás de la bajada de Sichel y su último quiebre con Chile Vamos

Hasta el mediodía del viernes Sebastián Sichel tenía contemplado anunciar este fin de semana que sería candidato a alcalde por Santiago, con o sin Aldo Duque en competencia. Esa misma tarde, sin embargo, RN le notificó que su candidato era Mario Desbordes, aunque habrían estado dispuestos a buscar una alternativa para dirimir la contienda. Lo […]

James Gatica Matheson, desde Buenos Aires.

Abril 21, 2024

Cómo las disculpas de la ministra de Milei zanjaron la controversia de seguridad por la supuesta presencia de Hezbollah en Chile

Patricia Bullrich y Javier Milei (ambos, al medio en la foto) en una imagen de febrero.

El último capítulo de la relación bilateral entre Chile y Argentina se habría dado por cerrado tras las aclaraciones y excusas de Patricia Bullrich por sus declaraciones donde  aseguró la presencia del grupo terrorista islámico Hezbollah en Chile. Desde Buenos Aires dicen que habría sido una gestión personal y de su estilo. En entrevista publicada […]