Loncon: la crítica (política) correcta. Por Cristóbal Bellolio

Ex-Ante

Todas las réplicas permitirían debatir con cierta madurez sobre la labor política de Loncon a la cabeza de la pasada Convención, lo que no ha permitido el asuntito del sabático, literalmente un pelo de la cola frente a la magnitud del fracaso constitucional.


En las últimas semanas han arreciado las críticas contra la académica y ex presidenta de la Convención Constitucional, Elisa Loncon, y contra su institución, la Universidad de Santiago de Chile, por la supuesta opacidad en la justificación de su reciente permiso sabático. Los defensores de Loncon sostienen que estas críticas han destilado racismo y misoginia, porque rara vez se observa tanto encono y encarnizamiento contra otros tantos académicos que hacen uso de esta regalía propia de la vida universitaria.

Es posible que sus defensores en este punto tengan razón, y en la base de estas críticas haya una mezcla de desconocimiento del significado del sabático académico, así como de selectiva ignorancia de las cualidades de la profesora Loncon como investigadora lingüística, docente universitaria e intelectual pública -como lo atestiguan el reciente libro de V.A. Mojica, “Una Inventora de Palabras Escribe una Constitución” (LOM 2022), y de la propia Loncon: “Txayenko: Eco de la Cascada” (Lumen 2023) y “Azmapu: Aportes de la Filosofía Mapuche para el Cuidado del Lof y la Madre Tierra” (Ariel 2023).

Un problema adicional de concentrar la crítica en el asunto del sabático es que aleja la posibilidad de articular otra crítica, una crítica auténticamente política, respecto de su rol protagónico en el proyecto constitucional fallido. Esta posibilidad nos interpela en nuestra capacidad de aislar tanto simpatías como enemistades personales, así como el variado rango de cuestiones identitarias e interseccionales, de aquellos factores discursivos y estratégicos que caracterizaron a la Convención Constitucional, en los cuales Loncon tuvo un grado relevante de influencia. A riesgo de simplificación excesiva, nos desafía a separar al artista de su obra. Para no repetir los errores del proceso anterior, vale la pena el ejercicio analítico.

La crítica auténticamente política es la siguiente: cómo la primera líder de la Convención, Elisa Loncon definió una dinámica adversarial -en lugar de una dinámica integradora- que contribuyó a su progresivo deterioro y cimentó el camino a su derrota final. Desde que asumió su cargo, caracterizó a sus oponentes de derecha como los representantes del “privilegio”. Del mismo modo, justificó la exclusión de los símbolos cristianos por ser una religión “colonizadora”. En ambos casos, Loncon se entendió a sí misma como portavoz de los grupos oprimidos y excluidos de la historia de Chile.

Loncon no miente. Históricamente hablando, la derecha ha resistido los cambios que amenazan la concentración del poder, y la experiencia de la Iglesia Católica en Latinoamérica constituye un caso paradigmático de evangelización forzada. Por supuesto, tanto la derecha como la Iglesia también han hecho cosas positivas que Loncon omite. Pero el punto no es histórico. Lo que se requería, desde la perspectiva estratégico-política, es que Loncon se elevara por sobre la trayectoria de opresión de sus representados para abrazar a todos los sectores, especialmente a sus adversarios históricos. Dicho de otro modo, que atenuara el espíritu de reivindicación justiciera que se respiraba en la Convención, y en cambio bregara por una cultura de confianzas y sacrificios mutuos. Lo primero era fácil, lo segundo era remar contra la corriente.

Porque el verdadero ejercicio de liderazgo es un deporte de alto riesgo. Muchas veces se trata de movilizar a la tribu propia para que acepte transacciones que no le parecen justas en aras de un bien mayor. Por eso es gigante la figura de Nelson Mandela. Aunque tenía sobradas razones para cobrarles todas las cuentas a la elite sudafricana blanca que lo encarceló y condenó a su pueblo al Apartheid, una vez en el poder entendió que la política no se trata de ganar sino de generar visiones comunes. Loncon tuvo la humidad -y la honestidad- de reconocer que no tenía el “estándar” de Mandela.

Desde el punto de vista estratégico-político, habría sido interesante -y eventualmente fructífero- que intentara seguir su ejemplo en este respecto, desactivando así las resistencias de la elite chilena y mutando la adversarialidad en propósito compartido. En un empleo tan original como curioso, recientemente Loncon retomó la figura del Apartheid para describir la ausencia de los pueblos originarios del comité de expertos.

La critica que hace esta columna puede ser objeto de varias réplicas: que el clima bajo el cual se instaló la Convención era heredero del ethos adversarial del estallido, y en ese sentido no había nada que Loncon o cualquier otro en su lugar pudiera haber hecho distinto; que las miradas consensualistas e integradoras son prototípicas de los grupos que nunca han sufrido la opresión en su pellejo, y la mismísima crítica que hace esta columna huele a privilegio; que la verdadera política se hace siempre entre antagonistas, y la legitimidad se obtiene del resultado de esa contienda democrática, no de aguadas visiones comunes, etcétera. Todas estas réplicas permitirían al menos debatir con cierta madurez sobre la labor política de Loncon a la cabeza de la pasada Convención, lo que no ha permitido el asuntito del sabático, literalmente un pelo de la cola frente a la magnitud del fracaso constitucional.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Febrero 25, 2024

Panel Ciudadano-UDD: Matthei se despega de Kast y llega al 30% de preferencias presidenciales (Vea aquí la encuesta)

La alcaldesa de Providencia subió 10 puntos su apoyo en relación al sondeo de diciembre, ampliando de 3 a 14 puntos su brecha con el líder republicano. De acuerdo con Juan Pablo Lavín, Gerente General de la empresa encuestadora, “Matthei recibe 4 de los 5 puntos que marcaba Sebastián Piñera, otros 3 del alcalde Rodolfo […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Febrero 25, 2024

Las claves de la conferencia conservadora más grande del mundo que reunió a Milei, Trump y Bukele. Por Jorge Ramírez

Imagine usted en un mismo fin de semana tener a Donald Trump, Javier Milei, y Nayib Bukele como speakers principales del evento, con una convocatoria que deja poco a la imaginación, CPAC 2024: “Donde el globalismo morirá”. Con Metallica y Guns N’ Roses como música de fondo. CPAC, de algún modo, es pura irreverencia.

Ex-Ante

Febrero 25, 2024

Cadem: Aprobación de Tohá sube 14 puntos en un mes y llega a 52% (Vea aquí la encuesta)

Mientras, la aprobación al subsecretario del Interior Manuel Monsalve creció 6 puntos, de 55% a 61%, su nivel más alto desde mayo pasado.  Las caídas más significativas las registran la ministra de Defensa Maya Fernández (48%, 7 puntos menos que en enero) y el ministro de Justicia Luis Cordero (42%, 8 puntos menos que el […]

Ex-Ante

Febrero 25, 2024

La incógnita sobre quién presidirá el Senado en 2024

Hoy la incógnita está dada por si el acuerdo administrativo que permitió que tanto el ex senador y actual ministro de la Segpres, Álvaro Elizalde como Juan Antonio Coloma (UDI) llegaran a la presidencia de la corporación, continuará vigente o no. Conforme a los términos del acuerdo, la presidencia del Senado correspondería al PPD. Dentro […]

Director de Criteria

Febrero 25, 2024

La oposición: entre ingenua y acomodada. Por Cristián Valdivieso

Hasta ahora, la contracara del gobierno ha sido una oposición nutrida de la frustración ciudadana ante la falta de resultados de La Moneda pero que no ha logrado despertar ni curiosidad ni interés electoral per se. Una que no entusiasma. Una oposición que grita, pero no ofrece, que rasca donde no pica y que parece […]