La corrupción como acelerante del malestar. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria
Frontis de la Contraloría General de la República, organismo que actualmente investiga los convenios entre fundaciones y entidades públicas.

El cotidiano de la ciudadanía sigue como el día de la marmota. Nada pasa, y, cuando al mismo tiempo la corrupción se instala en el gobierno, me pregunto ¿hasta dónde lo que queda de afecto al Mandatario será capaz de sostener la paciencia ciudadana? ¿O de anestesiar la rabia creciente? Faltan más de dos años de gobierno. Al Presidente no le queda más que hacer que pasen cosas. Tendrá que dialogar, entregar hasta que le duela, optar y, por, sobre todo, liderar.


Ni el agobio económico, espoleado por los tiempos mejores que no llegaron, ni los abusos empresariales, ni la rabia contra Piñera y las ironías de sus ministros, explican por sí solos el estallido social de 2019.

Tampoco la ira desatada contra los políticos, la desigualdad social percibida, las bajas pensiones, las listas de espera en salud, ni la frustración de las nuevas generaciones son mono causas del estallido.

Pero cuando todo ese listado de hechos impacta persistentemente y en un mismo tiempo al conjunto de la sociedad, la subjetividad colectiva estresada se transforma en una bomba de tiempo. Una bomba ensamblada por situaciones estructurales, a veces endémicas, y otras acelerantes.

Esa bomba hizo explosión el 2019 y la respuesta de la política fue una nueva Constitución como rito de paso y una generación joven como nueva elite gobernante.

Visto así, y a casi cuatro años del estallido social, cae de cajón la pregunta: ¿en qué estamos?

Partamos por lo más evidente. La respuesta constitucional ya no fue. Desde las expectativas que en su inicio generaba una nueva Constitución, pasamos a la desilusión tras la fallida y cuestionada Convención. Ahora, como bien muestra la encuesta CEP, la desilusión ha dado paso a la indiferencia, al ninguneo constitucional.

Pase lo que pase con este segundo proceso, una nueva Constitución no se vivirá como un logró colectivo, y difícilmente funcionará como válvula para descomprimir presión.

Sigamos con algunas de las causas estructurales del malestar. La educación no da pie con bola. Los resultados del SIMCE son elocuentes al respecto. Los niños cada vez entienden menos lo que leen y retroceden en matemáticas. Como si fuera poco, la deserción escolar aumenta y la educación superior apenas opera como niveladora de las disminuidas competencias basales que se traen de la educación media. El resultado: frustración profesional y laboral.

La salud sigue dando la hora con las listas de espera. Estamos en medio de una crisis a la que además se añade la incertidumbre por un posible colapso de las Isapres que, de paso, podrían llevarse consigo algunos centros de salud.

Y si bien en pensiones la PGU algo descomprimió, nadie duda de que se requiere una reforma. Pero con el encono y contumacia política vigente, todo indica que la tercera tampoco será la vencida.

Le economía no crece. Llevamos cinco meses con un IMACEC negativo y, por más que baje la inflación, sin crecimiento no habrá nuevos empleos. Claro, la CASEN mostró una reducción de la pobreza, pero la verdad es que esta fue a punta de apoyos fiscales y con alzas en las imputaciones de arriendos. Y, la gran clase media, sin mayores apoyos, sigue pagando los costos inflacionarios, con sueldos estancados y un desempleo que no cede.

La política, en tanto, sigue en el fango. Cada vez más polarizada, con una oposición que pelea por quien es más dura con el gobierno y un gobierno que no asume que ya no puede gobernar con dos almas. El resultado es que por la mañana el Presidente habla de un pacto fiscal invitando al diálogo en el mismo acto en que le pega “raspacachos” a la oposición y esta responde en la tarde negándole la sal y el agua.

¿Qué colige el ciudadano de a pie? Que aquí nada pasa, vamos acumulando rabia.

Si el 2019 estábamos mal, ahora estamos peor. Tras la pandemia, además, se desató el desorden migratorio, se destapó la delincuencia en versión sicaria, afloró el terrorismo y se hizo más evidente el arraigo del narco. Más pobres por lo demás, sin crecimiento económico y sin expectativas sobre cambio constitucional.

Y, ¿qué hay de la esperanza puesta en la nueva generación gobernante? Todo indica que también hemos pasado a la decepción, y que si no fuera por el arraigo que mantiene el Presidente en ciertos grupos que le perdonan los errores de gestión y los cambios de opinión, el gobierno estaría incluso peor evaluado.

El cotidiano de la ciudadanía en tanto, sigue como el día de la marmota. Nada pasa, y, cuando al mismo tiempo la corrupción se instala en el gobierno, me pregunto ¿hasta dónde lo que queda de afecto al Mandatario será capaz de sostener la paciencia ciudadana? ¿O de anestesiar la rabia creciente?

Faltan más de dos años de gobierno. Al Presidente no le queda más que hacer que pasen cosas. Tendrá que dialogar, entregar hasta que le duela, optar y, por, sobre todo, liderar.  Porque si nada pasa, las bravatas hacia su persona de esta semana, y las manifestaciones sociales cargadas de rabia por la corrupción galopante, sólo se acelerarán.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Febrero 26, 2024

Lo que hay tras la mediática y cuestionada aparición de Ripamonti en el Festival de Viña por la Ley de Incendios

Imagen: Agencia Uno.

“Ley de Incendios ¡Ahora!”, decía el cartel que levantó este domingo la alcaldesa Macarena Ripamonti en la inauguración del Festival de Viña del Mar. En su equipo no especificaron este lunes a qué se refería, pero en 2022 apoyó que el Congreso legisle sobre la “especulación inmobiliaria con bosque nativo arrasado por el fuego”. Se […]

Ex-Ante

Febrero 26, 2024

El potencial flanco que abrió el acuerdo firmado por La Moneda con el régimen de Maduro para combatir el crimen organizado

El viceministro venezolano José Ramírez y el subsecretario Manuel Monsalve el 18 de enero en la Casa Amarilla de Caracas. (Embajada de Chile en Venezuela)

El subsecretario Monsalve firmó en enero un acuerdo con el régimen de Maduro para intercambiar información sobre sujetos de interés para el combate del crimen organizado. El séptimo punto del acuerdo —consignado entonces en una declaración de la Subsecretaría— incluía la posibilidad de requerir antecedentes penales de blancos investigativos de “delitos violentos” y “otros delitos”. […]

Ex-Ante

Febrero 26, 2024

[Video] Madre del ex teniente venezolano secuestrado: “Este caso es una violación a los DDHH”

Captura del video.

Maira Moreno, madre del teniente en retiro de Ronald Ojeda Moreno, secuestrado la madrugada del miércoles pasado desde su residencia, leyó este lunes una declaración pública en que por momentos se vio visiblemente afectada. “Hago un llamado a las autoridades chilenas que se están dedicando a que este caso, el cual claramente es una violación […]

Marcelo Soto

Febrero 26, 2024

Viera-Gallo, embajador en Argentina: “Milei y Boric, con ideologías distintas, pueden tener coincidencias prácticas”

José Antonio Viera-Gallo ya había sido embajador en Argentina en los gobiernos de Cristina Fernández y Mauricio Macri. Hoy vuelve a Buenos Aires, en plena convulsión por las reformas de Milei: “La Argentina atraviesa por un periodo muy crítico en su situación económica y social. No es la primera vez”. Junto a Rodrigo Hinzpeter organiza […]

Ex-Ante

Febrero 25, 2024

Panel Ciudadano-UDD: Matthei se despega de Kast y llega al 30% de preferencias presidenciales (Vea aquí la encuesta)

Imagen: Agencia Uno.

La alcaldesa de Providencia subió 10 puntos su apoyo en relación al sondeo de diciembre, ampliando de 3 a 14 puntos su brecha con el líder republicano. De acuerdo con Juan Pablo Lavín, Gerente General de la empresa encuestadora, “Matthei recibe 4 de los 5 puntos que marcaba Sebastián Piñera, otros 3 del alcalde Rodolfo […]