Noviembre 27, 2022

La ciudadanía frente al nombramiento del Fiscal Nacional. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria
José Morales fue propuesto como próximo Fiscal Nacional por el Presidente Boric.

La idea teóricamente virtuosa de una participación autónoma de los tres poderes del Estado en la designación de quien dirige la Fiscalía Nacional, se esfuma ante  los ojos de una ciudadanía testigo de negociaciones y acomodos frente a los conflictos de interés que afectan al mundo político.


La propuesta de José Morales como próximo Fiscal Nacional ha traslucido, una vez más, la pugna de intereses y componendas políticas cruzadas entre los tres poderes del Estado. Una tensión que no es nueva y que resultó muy evidente cuando se nombró anteriormente a Jorge Abbott.

Una nominación, la de Abbott, antecedida de reuniones del incumbente con ministros de la Suprema, distintos parlamentarios y una polémica cita en la casa del senador Girardi. Coincidentemente (y en paralelo), Sabas Chahuán, fiscal nacional de la época, declaraba públicamente tener evidencias para iniciar una persecución penal por financiamiento ilegal de la política, lo que sabemos, con Abbott quedó prácticamente en nada.

En ese escenario, la idea teóricamente virtuosa de una participación autónoma de los tres poderes del Estado en la designación de quien dirige la Fiscalía Nacional, se esfuma ante  los ojos de una ciudadanía testigo de negociaciones y acomodos frente a los conflictos de interés que afectan al mundo político y su variado círculo de intereses.

Visto así, lo más probable es que un ciudadano de pie observe este “particular” proceso de elección de la máxima autoridad persecutora de delitos con total escepticismo, Más aún, en un contexto donde la seguridad y el combate a la violencia de distinta índole es lejos la principal preocupación de la ciudadanía.

De hecho, no es sorprendente que, en 20 años, la crisis de legitimidad del poder judicial se haya ido agravando. En 2002, el CEP realizó una encuesta que mostraba a los tribunales de justicia en el 9º lugar de confianza de las instituciones públicas con apenas un 19%. En diciembre de 2011, la misma encuesta evidenció que sólo un 17%de la ciudadanía confiaba en el Ministerio Público. En la edición más reciente, ambas instituciones comparten tan solo un 15% de confianza ocupando las posiciones 16 y 17 respectivamente entre las instituciones del Estado.

Una desconfianza que tiene una traducción conductual concreta y palpable. En la última versión de la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Pública, sólo 1 de cada 3 hogares víctimas de la delincuencia señaló haber denunciado el delito a la fiscalía. “Cuando las personas piensan que la institución no va a servir para nada, dejan de denunciar, porque el esfuerzo se transforma en algo más costoso que el beneficio que sienten que pueden tener” dijo hace unos meses Daniel Johnson, director ejecutivo de Paz Ciudadana.

Cuando las dinámicas vinculadas al nombramiento de autoridades públicas se perciben turbias, manejadas e inaccesibles al escrutinio público, la desconfianza social se profundiza en distintas capas tectónicas y con sismos recurrentes que no se ven a simple vista.

Lo más evidente es la crisis de legitimidad institucional que se viene arrastrando y no logra recuperarse. Más bien, sigue hundiendo a la justicia. La ciudadanía, pese a expresar los niveles más altos de inseguridad desde que se mide hace 22 años, deja de denunciar, quedando frustrada y enrabiada con un Estado que juzga negligente o francamente incompetente para administrar justicia.

Menos evidente es la deriva autoritaria que emerge en una sociedad que descree en la justicia o siente que esta se le deniega. Una reciente encuesta de Criteria muestra que más de la mitad de la población (56%) dice estar de acuerdo con la idea de “apoyar a un gobierno que intervenga profundamente los tribunales de justicia a cambio de mayor seguridad”.

Es que cuando el clima de inseguridad escala a los niveles actuales, y las causas denunciadas generalmente terminan archivadas sin encontrar a los victimarios, se naturaliza el desprecio y la distancia de la sociedad con las instituciones encargadas de hacer justicia. Pero cuando además se las percibe más orientadas a cuidar los intereses de los poderosos que los de las personas de a pie, el terreno queda abonado a las pulsiones y demandas autoritarias de todo tipo.

Es de esperar que si el Senado ratifica la elección de fiscal hecha por el Presidente Boric, José Morales asuma humildemente que sus mandantes son los ciudadanos y ciudadanas de este país, no quienes lo nombraron y ratificaron considerando que era quien mejor equilibraba sus intereses.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Febrero 5, 2023

Cadem: temor a delincuencia llega a su nivel más alto desde 2014 (82%) y 78% cree que ella aumentará en 2023 (Vea aquí la encuesta completa)

Solo un 10% cree que disminuirá la delincuencia durante este año y un 11% cree que se mantendrá igual. Un 82% aseguró que tiene mucha o bastante preocupación con respecto a este tema, dos puntos más que en la medición de diciembre. Solo un 9% dice que tiene poco o nada de preocupación.

Ex-Ante

Febrero 5, 2023

Parisi y el escenario que enfrenta en la elección de constituyentes, bajo la mirada de analistas

¿Qué opciones tiene el Partido de la Gente en las elecciones del 7 de mayo? A continuación la mirada de los analistas Kenneth Bunker, Gonzalo Müller y Guillermo Holzmann.

Waldo Díaz

Febrero 5, 2023

De las fake news al Chat GPT: Las alertas que encendió el influyente consultor Antoni Gutiérrez Rubí a los políticos chilenos

El experto comunicacional y consultor político Antoni Gutiérrez Rubí, que recientemente estuvo tras la campaña del presidente colombiano Gustavo Petro, realizó esta semana una exposición en la Facultad de Comunicaciones de la UC ante un grupo de políticos de distintos colores políticos, como Ricardo Solari, Ximena Rincón, Paulina Núñez y Marcos Velarde. Gutiérrez habló del […]

Directora Ejecutiva de Chile Transparente

Febrero 5, 2023

Pensiones e indultos: Transparencia en la discrecionalidad. Por María Jaraquemada

Foto: Agencia Uno.

Si queremos luchar efectivamente contra la corrupción, necesitamos menos monopolio de las decisiones, menos discrecionalidad y más rendición de cuentas. Con más información es más fácil entender el porqué de ciertas decisiones e ir fortaleciendo la confianza en nuestras instituciones, tarea urgente a la que debemos abocarnos.

Mario Gálvez

Febrero 5, 2023

Diputado Jaime Araya (Indep. PPD) sobre Macrozona Norte: “El territorio está siendo tomado por el crimen organizado y el narcotráfico”

El diputado por Antofagasta, Jaime Araya (Indep. PPD), presidente de la Comisión Especial Investigadora sobre Criminalidad en la Macrozona Norte.

El presidente de la Comisión Investigadora sobre Criminalidad en la Macrozona Norte advierte sobre la creciente molestia ciudadana desde Arica hasta Coquimbo, regiones donde el crimen organizado ha penetrado en forma importante. Llama al gobierno a reforzar el control fronterizo e instalar a la brevedad militares en las zonas limítrofes.  “El Estado debe retomar el […]