Noviembre 27, 2022

La ciudadanía frente al nombramiento del Fiscal Nacional. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria
José Morales fue propuesto como próximo Fiscal Nacional por el Presidente Boric.

La idea teóricamente virtuosa de una participación autónoma de los tres poderes del Estado en la designación de quien dirige la Fiscalía Nacional, se esfuma ante  los ojos de una ciudadanía testigo de negociaciones y acomodos frente a los conflictos de interés que afectan al mundo político.


La propuesta de José Morales como próximo Fiscal Nacional ha traslucido, una vez más, la pugna de intereses y componendas políticas cruzadas entre los tres poderes del Estado. Una tensión que no es nueva y que resultó muy evidente cuando se nombró anteriormente a Jorge Abbott.

Una nominación, la de Abbott, antecedida de reuniones del incumbente con ministros de la Suprema, distintos parlamentarios y una polémica cita en la casa del senador Girardi. Coincidentemente (y en paralelo), Sabas Chahuán, fiscal nacional de la época, declaraba públicamente tener evidencias para iniciar una persecución penal por financiamiento ilegal de la política, lo que sabemos, con Abbott quedó prácticamente en nada.

En ese escenario, la idea teóricamente virtuosa de una participación autónoma de los tres poderes del Estado en la designación de quien dirige la Fiscalía Nacional, se esfuma ante  los ojos de una ciudadanía testigo de negociaciones y acomodos frente a los conflictos de interés que afectan al mundo político y su variado círculo de intereses.

Visto así, lo más probable es que un ciudadano de pie observe este “particular” proceso de elección de la máxima autoridad persecutora de delitos con total escepticismo, Más aún, en un contexto donde la seguridad y el combate a la violencia de distinta índole es lejos la principal preocupación de la ciudadanía.

De hecho, no es sorprendente que, en 20 años, la crisis de legitimidad del poder judicial se haya ido agravando. En 2002, el CEP realizó una encuesta que mostraba a los tribunales de justicia en el 9º lugar de confianza de las instituciones públicas con apenas un 19%. En diciembre de 2011, la misma encuesta evidenció que sólo un 17%de la ciudadanía confiaba en el Ministerio Público. En la edición más reciente, ambas instituciones comparten tan solo un 15% de confianza ocupando las posiciones 16 y 17 respectivamente entre las instituciones del Estado.

Una desconfianza que tiene una traducción conductual concreta y palpable. En la última versión de la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Pública, sólo 1 de cada 3 hogares víctimas de la delincuencia señaló haber denunciado el delito a la fiscalía. “Cuando las personas piensan que la institución no va a servir para nada, dejan de denunciar, porque el esfuerzo se transforma en algo más costoso que el beneficio que sienten que pueden tener” dijo hace unos meses Daniel Johnson, director ejecutivo de Paz Ciudadana.

Cuando las dinámicas vinculadas al nombramiento de autoridades públicas se perciben turbias, manejadas e inaccesibles al escrutinio público, la desconfianza social se profundiza en distintas capas tectónicas y con sismos recurrentes que no se ven a simple vista.

Lo más evidente es la crisis de legitimidad institucional que se viene arrastrando y no logra recuperarse. Más bien, sigue hundiendo a la justicia. La ciudadanía, pese a expresar los niveles más altos de inseguridad desde que se mide hace 22 años, deja de denunciar, quedando frustrada y enrabiada con un Estado que juzga negligente o francamente incompetente para administrar justicia.

Menos evidente es la deriva autoritaria que emerge en una sociedad que descree en la justicia o siente que esta se le deniega. Una reciente encuesta de Criteria muestra que más de la mitad de la población (56%) dice estar de acuerdo con la idea de “apoyar a un gobierno que intervenga profundamente los tribunales de justicia a cambio de mayor seguridad”.

Es que cuando el clima de inseguridad escala a los niveles actuales, y las causas denunciadas generalmente terminan archivadas sin encontrar a los victimarios, se naturaliza el desprecio y la distancia de la sociedad con las instituciones encargadas de hacer justicia. Pero cuando además se las percibe más orientadas a cuidar los intereses de los poderosos que los de las personas de a pie, el terreno queda abonado a las pulsiones y demandas autoritarias de todo tipo.

Es de esperar que si el Senado ratifica la elección de fiscal hecha por el Presidente Boric, José Morales asuma humildemente que sus mandantes son los ciudadanos y ciudadanas de este país, no quienes lo nombraron y ratificaron considerando que era quien mejor equilibraba sus intereses.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Cadem: 68% piensa que el crimen del ex militar Ronald Ojeda fue con motivaciones políticas encargado por Venezuela (Lea aquí la encuesta)

El 80% no cree que el gobierno de Maduro colaborará en la búsqueda de los responsables del crimen de Ojeda y el mismo porcentaje dice sentir mucho o bastante temor a la presencia del Tren de Aragua en el país. En cuanto a las preferencias presidenciales espontáneas, la alcaldesa Evelyn Matthei está en el primer […]

Director de Criteria

Abril 21, 2024

Encuesta Bicentenario UC: lecciones para la derecha. Por Cristián Valdivieso

Los chilenos no están anhelando la llegada de la actual oposición al gobierno. Lo que los chilenos buscan es más autoridad, firmeza e incluso autoritarismo ante lo que se vive como una crisis de inseguridad pública y de descrédito de la política. Una suerte de Bukele criollo si se quiere, el que, dicho sea de […]

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Batalla por Santiago: La historia detrás de la bajada de Sichel y su último quiebre con Chile Vamos

Hasta el mediodía del viernes Sebastián Sichel tenía contemplado anunciar este fin de semana que sería candidato a alcalde por Santiago, con o sin Aldo Duque en competencia. Esa misma tarde, sin embargo, RN le notificó que su candidato era Mario Desbordes, aunque habrían estado dispuestos a buscar una alternativa para dirimir la contienda. Lo […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Abril 21, 2024

Maduro: socio controlador de nuestra política exterior. Por Jorge Ramírez

Hace algunos días Nicolás Maduro se dio otro “gustito”: enlodar el honor del recientemente fallecido ex Presidente Sebastián Piñera, acusándolo de que él fue quien trajo delincuentes venezolanos a Chile, tras “conocerlos, contratarlos y apoyarlos en Cúcuta para supuestamente invadir Venezuela”. Una afrenta diplomática, desde todo punto de vista, a la que el Presidente Boric […]

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Las claves de la gira de Kast a Hungría con foco en inmigración y en políticas pro familia

Líderes, pensadores y personeros influyentes del conservadurismo mundial se congregarán en Budapest, siendo José Antonio Kast uno de los exponentes centrales del evento. Allí compartirá escenario con el polémico líder euroescéptico y antiinmigración de Países Bajos Geert Wilders, con el líder de Vox en España Santiago Abascal y con el senador estadounidense por Oklahoma Markwayne […]