Febrero 19, 2022

El pragmatismo de la propuesta de Longueira. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

Ex-ante

Pablo Longueira no es de aquellos políticos que teorizan. Es pragmático, de acción, de aquellos que se ensucian las manos. No por nada defendió a Pinochet en las calles cuando, en 1986, participó en una violenta protesta contra la llegada del senador norteamericano Ted Kennedy, autor de la enmienda que prohibió la venta de armas a Chile en respuesta a las violaciones a los Derechos Humanos del régimen militar.

Ya en democracia, entendió que era el momento de los acuerdos y actuó en consecuencia, pragmáticamente. En 2001 se allanó a salvar la plantilla parlamentaria DC, ante los errores en su proceso de inscripción electoral. Pragmático fue también cuando, en medio de la crisis por el caso coimas que asolaba al gobierno de Ricardo Lagos, empujó un acuerdo de modernización del Estado con el Ministro del Interior de la época, destrabando el conflicto. De ahí en más, Longueira pasó a ser un intocable para la ex Concertación. Sintetizado en palabras de José Miguel Insulza, un “estadista”.

Como buen ingeniero, Longueira conjuga bien su instinto político con la respuesta concreta a los problemas. En números apoyó su pragmatismo al invitar a la derecha a sumarse al apruebo, para intentar que no pasará lo que finalmente pasó: terminaron atrincherados en el rechazo con la consecuente subrepresentación que obtuvieron en la Convención Constituyente.

Ahora último, nos enteramos de una nueva y no menos pragmática propuesta del ex parlamentario: “Cada día es más evidente que la gran mayoría de demócratas que votamos Apruebo no esperábamos el lamentable desempeño de la Convención y las propuestas que están haciendo. Lo anterior nos obligará a votar Rechazo en el plebiscito de salida, pese a que el 25 de octubre de 2020, con una histórica participación la ciudadanía fue categórica en señalar, con casi el 80% de los votos, que quería una nueva Constitución que fuera la ‘casa de todos’”, dice en parte de su misiva a El Mercurio.

Concretamente, su propuesta es que, si ganara el rechazo en el plebiscito de salida, hay que “volver a convocar a una nueva elección de convencionales para hacer una nueva Constitución. Así el rechazo no será la continuidad de la (Constitución) actual sino una nueva oportunidad”. En simple, bajarle el costo de votar rechazo a esa ciudadanía que no se vea reflejada en la propuesta emanada de la Convención y que, al mismo tiempo, no quiere que siga rigiendo la constitución del 80.

Pero su idea no concitó apoyo ni entre esa derecha que sueña con hacer fracasar el proceso, ni entre esa izquierda que cree que un resultado positivo está asegurado. De la izquierda que aspira a una nueva constitución emanada de esta Convención, se entiende. Pero que la derecha haya desechado sin más la idea huele a una nueva ceguera de ese mundo que no lee bien ni pragmáticamente los tiempos.

Partamos por su diagnóstico, que me parece correcto. El 80% de los ciudadanos que asistieron a las urnas en medio de una pandemia y sin vacunas votaron por tener una nueva constitución. Ese es el dato. Por otro lado, la política sigue en crisis y no se resolverá mientras efectivamente no tengamos un nuevo pacto social o, en palabras de Longueira, una “casa de todos”.

Por lo tanto, el eventual rechazo ciudadano a la propuesta constitucional que anhela cierta derecha no desentrampará la crisis, posiblemente la agudizará, polarizando una vez más la discusión social y política en torno a la constitución de Pinochet y los privilegios que ampara.

Junto con la potencial agudización de la conflictividad, Longueira complementa con una mirada pragmática y bastante obvia. Que frente a la constitución del 80’, aquella que salió masivamente a defenestrar la ciudadanía durante el estallido social y el plebiscito, cualquier propuesta constitucional, por muy discutible que resulten algunas de sus normas – incluso inaceptables para ciertos grupos-, probablemente contará con la adhesión mayoritaria de la población en el plebiscito de salida, ante la opción de quedarnos con la constitución de la dictadura.

Es más, podría bastar una propuesta constitucional garantista en salud, educación, vivienda y pensiones para que esa “oferta”, incluso colando normas que atentaran contra libertades cívicas, los poderes del estado o la independencia de los organismos públicos como el Banco Central, fuera más atractiva que la constitución del 80.

Posiblemente, a gran parte de la derecha no le gustará el texto que emane de la Convención e invitaran a la ciudadanía a rechazarlo. Pero si esa misma derecha no hace de una vez por todas la pérdida con la constitución a su medida, su invitación a rechazar la propuesta elaborada por un órgano constituyente elegido democráticamente será desoída. Perderán el tiempo y muchos recursos, tal como para el plebiscito y la elección de convencionales. Tal como lo anticipó Longueira.


Publicaciones relacionadas

Jorge Poblete

Mayo 27, 2022

Convención: El plan B de Fernando Atria tras las fuertes críticas al “cerrojo” de los 2/3

El convencional Fernando Atria este viernes en el patio del ex Congreso. Foto: Karin Pozo / Agencia Uno.

Uno de los articuladores del FA en la Convención planteó este viernes una alternativa a la propuesta de la comisión de normas Transitorias de que cualquier cambio que quiera hacerse a la nueva Constitución antes de marzo de 2026 requiera de 2/3 de votos en el Congreso. Ante la probable caída en el pleno de […]

Ana María Sanhueza

Mayo 27, 2022

Gonzalo García, ex ministro del TC: “Es una mala lección imponer los 2/3 y pretender atrapar el futuro”

El asesor de las reformas constitucionales de 2005, que permitieron cambiar la firma de Augusto Pinochet por la de Ricardo Lagos, revela cómo ese año los altos quórum impidieron, por ejemplo, el reconocimiento constitucional a los pueblos indígenas. Y recuerda que “todos los mecanismos que se han puesto a las constituciones chilenas para volverlas pétreas, […]

Marcelo Soto

Mayo 27, 2022

Darío Calderón y violencia escolar: “Dentro del Instituto Nacional reina el terror”

El abogado Darío Calderón ingresó al Instituto Nacional en 1955 y egresó en 1963. Varias veces fue presidente de curso, y los dos últimos años presidió el centro de alumnos. En esta entrevista se refiere a la crisis que enfrenta el colegio público, debido a la violencia urbana, y es crítico de la alcaldesa Irací […]

Víctor Hugo Durán

Mayo 27, 2022

Violencia en La Araucanía: Siches abre otro flanco de críticas y vuelve a corregir sus dichos

Desde La Moneda transmitieron que la ministra Izkia Siches encabezaría el comité interministerial; que duraría 3 horas y que, entre otras cosas, serviría para dar una señal de que la jefa de gabinete había tomado el control del ministerio más importante del gobierno. También se transmitió que la Secom estaba dedicada a fortalecer las vocerías […]

Jorge Poblete

Mayo 27, 2022

Convención: El plan de restitución territorial indígena de 8 años vía expropiaciones que votará el pleno

La machi Francisca Linconao conversando con el convencional Adolfo Millabor durante la sesión de la comisión de Normas Transitorias del jueves 26 en el ex Congreso. Foto: Sebastián Beltrán / Agencia Uno.

La comisión de Normas Transitorias aprobó este viernes por la mañana una bajada a uno de los temas sensibles del borrador constitucional: la entrega de tierras a pueblos originarios vía expropiaciones. Votó en favor de una propuesta que establece que el Presidente deberá crear por decreto, en un plazo de un año, una Comisión Territorial […]