El post plebiscito. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria
Lugar de venta de copias de la propuesta de Nueva Constitución en Santiago. Foto: Agencia UNO.

El domingo próximo la ciudadanía saldrá obligadamente a optar entre un “A favor” y un “En contra” percibidos más como una disputa entre derechas e izquierdas, entre oposición y oficialismo, que en relación al nuevo pacto social prometido. Por lo mismo, el domingo 17, pase lo que pase, no se resolverá la cuestión constitucional. Se postergará en un plazo que dependerá del resultado y de la reactivación de su momento en el ánimo ciudadano.


En una semana más estaremos contando los votos emitidos con desgano por la ciudadanía. Es que más allá del entusiasmo propio de esos días tan particulares en que nos volcamos a las calles camino a las urnas, la gran mayoría del país se ha sentido muy distante de este segundo proceso constitucional.

Proceso que fue parido y festejado por el mundo político en medio del agotamiento de la sociedad con el tema constitucional. La señal más evidente de aquello vino tempranamente con la maciza votación que obtuvo el Partido Republicano en las elecciones de consejeros el pasado 7 de mayo, que en buena parte fue resultado del hastío con la idea de un segundo proceso. La gente votó por el partido que NO quería insistir con el tema constitucional.

El mensaje de las urnas fue elocuente, pero la clase política en general, y el Partido Republicano especialmente, no supieron o quisieron leer esas claves más allá de desgastados códigos de izquierdas o derechas. Esa ceguera de origen está en la base de lo que vino después. Una confrontación adversarial que terminó en una propuesta constitucional juzgada según los anteojos ideológicos con que se la mire: le gusta a la derecha y no a la izquierda.

Pasó que mientras la deriva ideológica se apropiaba una vez más del proceso constitucional, la mayoría social, aburrida del tema, menos ganas tenía de entusiasmarse con el juego adversarial de izquierdas y derechas. Consecuencia de ello fue que el interés en el proceso nunca creció más allá del 30% de la población más politizada y un ánimo rechacista, o más bien revanchista contra la clase política, se instaló en la opinión pública. Un ánimo rechacista no tanto a un texto que pocos conocen, sino a la política partisana y su incapacidad de llegar a acuerdos en dos procesos constitucionales.

El domingo próximo la ciudadanía saldrá obligadamente a optar entre un “A favor” y un “En contra” percibidos más como una disputa entre derechas e izquierdas, entre oposición y oficialismo, que en relación al nuevo pacto social prometido.

Por lo mismo, el domingo 17, pase lo que pase, no se resolverá la cuestión constitucional. Se postergará en un plazo que dependerá del resultado y de la reactivación de su momento en el ánimo ciudadano. Tampoco el resultado del plebiscito cambiará las emociones ni la agenda de prioridades de la sociedad. En corto tiempo se habrá olvidado y, sea cual sea el resultado, la agenda económica, migratoria y de seguridad seguirán siendo prioritarias.

Lo que estaremos analizando con los votos ya contados será si el resultado favorece al gobierno u oposición, y cómo se proyectan el segundo tiempo oficialista y las hegemonías dentro de derechas e izquierdas de cara a los procesos electorales venideros.

Visto así, si gana el “En contra”, holgadamente como proyecta el gobierno, será una derrota principalmente para Republicanos que tuvo el sartén por el mango y lo quemó todo. Se instalará una fuerte tensión en las derechas por los responsables de la paliza y Evelyn Matthei quedará en una mejor posición que Kast de cara a las presidenciales.

Un triunfo holgado del “En contra” sería el resultado menos malo para un gobierno que igualmente terminará perdiendo al haber defendido con la Constitución de los cuatro generales la arremetida de lo que han llamado la Kastitución. Pero ante todo perderá la clase política en general que luego de dos procesos fallidos quedará muy expuesta a arremetidas populistas del tipo “que se vayan todos”.

Ahora bien, en caso de ganar el “En contra” apretadamente, los mayores damnificados serán los partidos de ChileVamos. Los republicanos si bien no ganarán, al haberse jugado con todo por “darla vuelta”, se apropiarán verosímilmente de una votación que estará claramente por sobre el 35% obtenido el 7 de mayo consolidando su hegemonía en la derecha de cara a las municipales.

Por otra parte, por el margen que sea, un triunfo del “A favor” significaría una tercera y dura derrota para el oficialismo. Ese resultado dejaría al gobierno y sus reformas a la deriva, pendientes de la voluntad de la derecha por avanzar y entregados a las prioridades temáticas de la oposición.

Al mismo tiempo, un triunfo del “A favor” sería indudablemente un triunfo de Kast que reforzaría su posición de cara a las presidenciales

En fin, nada muy constitucional será lo que con poco entusiasmo votará el país el próximo fin de semana.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Julio 13, 2024

Negligencia: El certificado que desmiente la versión de Migraciones de que no otorgó permiso de trabajo a sospechoso del asesinato de Ojeda tras el crimen

A través de una declaración pública, el Servicio Nacional de Migraciones negó este sábado que Maickel Villegas -sospechoso del crimen del ex teniente Ronald Ojeda- haya obtenido un permiso que habilitara para trabajar en Chile después del homicidio, como señaló y reitera Ex-Ante sobre la base de documentación oficial. El texto del SNM dice que […]

Ex-Ante

Julio 13, 2024

Lo que se sabe de la captura de Maickel Villegas: un bus de migrantes a las 11 am, una biometría y la alerta roja

Venía a bordo de un bus, cuando la policía de migración de Costa Rica le pidió la identificación y le realizó una biometría. Eran las 11 am del viernes y Maickel Villegas, un venezolano de 27 años, integrante del temible Tren de Aragua, encendió la alarma roja de Interpol. Fue detenido y Chile hace gestiones […]

Director ejecutivo del Centro Democracia y Comunidad (CDC)

Julio 13, 2024

La grandeza política. Por Joaquín Orellana

No basta con llamados a la unidad frente a un adversario común. Urge un trabajo oportuno en el posicionamiento de liderazgos, en la construcción de relatos que hagan sentido a las mayorías y también en el desarrollo de programas para dar soluciones eficaces en materia de política pública a problemas que son críticos.

Escritor y columnista

Julio 13, 2024

Gonzalo Winter: Orgía de lombrices. Por Rafael Gumucio

Winter quiso convertir el debate sobre la ley electoral en uno sobre el capitalismo y su concentración de la riqueza. Gran tema, demasiado grande para no enredarse en su excesiva tela. Elevar el debate en el Congreso es siempre peligroso, pero elevarlo sin tener una buena cuerda con que guiarlo desde tierra, es simplemente suicida.

Manuel Izquierdo P.

Julio 13, 2024

Ex subsecretaria Carolina Valdivia: “A Petro no le importa mucho la institucionalidad internacional”

Imagen: Agencia Uno

Para la investigadora del CEP y ex subsecretaria de Relaciones Exteriores, la defensa que hace el Presidente colombiano de Daniel Jadue “es inaceptable porque es una injerencia en asuntos internos. Es desconocer cómo funciona la democracia, que requiere y exige la separación de poderes”. Por otro lado, con respecto a las señales de Caracas frente […]