El “Once”, nuestra común responsabilidad. Por Ricardo Brodsky

Ex-Ante
Crédito: Agencia Uno.

Defender y salvaguardar la democracia representativa -con todas las mejoras que se le quiera hacer para mejorar la participación y aprovechar las tecnologías- es reconocer que ya sea por la memoria pertinaz o atormentada o resistente, o por el desapasionado análisis histórico, nuestra historia nos enseña que más allá de las culpas de cada uno, tenemos todos una responsabilidad común.


Salomón Lerner, quien fuera presidente de la Comisión de la Verdad y Reconciliación en Perú, dice que “la exposición de la violencia no es únicamente el reconocimiento de víctimas, culpables y daños por curar. Ella puede ser, por encima de todo, un descubrimiento de nosotros mismos. Es lo que en la antigua tragedia griega se llamaba anagnórisis, el reconocimiento de nuestro pecado oculto e ignorado en el que se encuentran las claves para la comprensión exhaustiva de nuestro presente”[1]

¿El Once ya es historia o sigue siendo una experiencia que nos define vitalmente?

Al conmemorar 50 años del golpe de estado, podríamos preguntarnos porqué seguimos recordando esa fecha y hasta cuándo lo seguiremos haciendo. Algunos piensan que el gobierno lo trae a colación para obtener ventajas morales o políticas, convirtiendo la conmemoración en una posibilidad para reconstruir su golpeado relato.

La verdad no es tan sencilla, ni tampoco el sentido de la conmemoración depende del gobierno. Se trata de un momento de la sociedad del cual es difícil escapar.

Para muchos chilenos y chilenas de varias generaciones ese día se ha convertido en un presente eterno, un momento decisivo en sus biografías y las de sus familias y amigos, del cual es imposible sustraerse; de alguna manera nos define quiénes somos y a qué comunidad política pertenecemos.

Si el Once ya fuera historia, es decir si nos permitiera invocarlo con distancia ecuánime, basándonos para su interpretación en archivos y documentos al modo que los historiadores ejercen su oficio, ¿habría que dejar de lado la memoria, siempre cargada de subjetividad y que nos hace mirar ese día desde lo que creemos saber hoy?

La experiencia y dolores del golpe siguen estando demasiado cerca. La memoria y la historia vuelven a cruzarse en este aniversario. Las víctimas dirán su verdad, interpretarán ese pasado, quizás algunos -como dice Beatriz Sarlo- al modo realista-romántico, es decir otorgando valor a detalles que afirman la verosimilitud e intensidad del recuerdo; otros han heredado una memoria transgeneracional que sin pasar por la experiencia viven el trauma intensamente abriendo así la pregunta acerca de la posibilidad de superar la herida.

Esa memoria se ejerce sin sentirse obligados a dar explicaciones, a evocar lo incómodo, a definir nuestro papel en el drama más allá de la derrota y el martirio. Algunos rechazan completamente la idea de admitir culpas, incluso errores. Invocar el contexto político de la crisis que terminó en el golpe de estado es visto como una agresión, una sibilina justificación de la dictadura y el terrorismo de estado. Como si comprender fuera sinónimo de justificar.

Otros relatos también entrarán en el juego. Son aquellos que sostienen haber actuado inspirados por el patriotismo, cumpliendo su deber para salvar a Chile de la guerra civil o de una dictadura de signo contrario. A su vez también se consideran injustamente victimizados al tener que enfrentar en democracia juicios públicos y procesos judiciales interminables, tener que “desfilar por los tribunales” por años en circunstancias de estar convencidos de haber actuado disciplinadamente según lo que correspondía en el momento; es decir, ser sujetos ¿o caídos? de algo así como lo que Hannah Arendt describió como “la banalidad del mal”.

¿Hemos sido todos víctimas de la violencia, la intolerancia y el maniqueísmo? La violencia es adictiva, otorga identidad y quienes la ejercen se embriagan con el espejismo de su poder. Fernando Atria, con ocasión de los 40 años del golpe sostenía que la idea de reconciliación es “el redescubrimiento de la común humanidad de víctimas y perpetradores (es decir) la posibilidad de ver a los perpetradores como víctimas en algún sentido (…) en el sentido que ellos fueron también deshumanizados `diferentemente, pero por igual` por su creencia ilusoria de que controlan la fuerza. En ese sentido ellos también fueron víctimas de la fuerza”.

Es muy discutible la idea de la reconciliación porque de alguna manera es una presión moral sobre las víctimas. Prefiero hablar de despolarización, como dijo un amigo alemán, ex director del museo de la Stassi en Berlín. Pasados 50 años no estaría de más conversar sobre las razones por las que el país cayó en un espiral de odio y polarización, porqué los chilenos dejamos de ser una comunidad tolerante, cómo se impuso el maniqueísmo para descartar al otro, identificándolo como enemigo irreconciliable; porqué el sistema democrático de la época, amparado en la Constitución de 1925, fue incapaz de encontrar una solución institucional que salvara la democracia.

La manera como asumamos la conmemoración de los 50 años del golpe será relevante. El partido comunista en su pleno de febrero invita a que “Los 50 años deben transformarse en una expresión social; política; cultural e internacionalista que fortalezca la alternativa legítima y necesaria del Movimiento Popular chileno. En una coyuntura plagada de desafíos y una dura lucha de clases con la oligarquía; las transnacionales y el imperialismo norteamericano”. O sea, de alguna manera volver a 1973.

El mundo de hoy es muy distinto. La utopía socialista marxista feneció con la URSS y el muro de Berlín. Sin embargo, nuevas formas del socialismo real han seguido manifestándose en nuestra región y el mundo. Los regímenes autocráticos de Corea del Norte, Nicaragua y Venezuela, si bien para nadie representan una utopía, siguen en pie y siguen contando con la solidaridad de muchas izquierdas latinoamericanas, con desprecio por la democracia y los derechos humanos.

Ya es común afirmar en Chile que la democracia está bajo asedio, amenazada por la polarización, el populismo y el crimen organizado. Sabemos ya que la inminencia no son los golpes de estado sino la captura del estado por populismos autoritarios de derecha o izquierda que van sistemáticamente horadando las instituciones, arrasando con los derechos humanos y liquidando la autonomía de los poderes públicos. Incluso en países democráticos como México, Israel y Argentina el poder judicial y la independencia de la justicia se ven amenazadas por tendencias autocráticas.

Aprender de la experiencia es aprender que solo en democracia se pueden vivir la libertad y los derechos humanos como una realidad palpable. Defender y salvaguardar la democracia representativa -con todas las mejoras que se le quiera hacer para mejorar la participación y aprovechar las tecnologías- es reconocer que ya sea por la memoria pertinaz o atormentada o resistente, o por el desapasionado análisis histórico, nuestra historia nos enseña que más allá de las culpas de cada uno, tenemos todos una responsabilidad común.

[1] Lerner, Salomón. Palabras inaugurales seminario “De la negación al reconocimiento”. CVR. Lima. 2003

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí. 

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Cadem: 68% piensa que el crimen del ex militar Ronald Ojeda fue con motivaciones políticas encargado por Venezuela (Lea aquí la encuesta)

El 80% no cree que el gobierno de Maduro colaborará en la búsqueda de los responsables del crimen de Ojeda y el mismo porcentaje dice sentir mucho o bastante temor a la presencia del Tren de Aragua en el país. En cuanto a las preferencias presidenciales espontáneas, la alcaldesa Evelyn Matthei está en el primer […]

Director de Criteria

Abril 21, 2024

Encuesta Bicentenario UC: lecciones para la derecha. Por Cristián Valdivieso

Los chilenos no están anhelando la llegada de la actual oposición al gobierno. Lo que los chilenos buscan es más autoridad, firmeza e incluso autoritarismo ante lo que se vive como una crisis de inseguridad pública y de descrédito de la política. Una suerte de Bukele criollo si se quiere, el que, dicho sea de […]

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Batalla por Santiago: La historia detrás de la bajada de Sichel y su último quiebre con Chile Vamos

Hasta el mediodía del viernes Sebastián Sichel tenía contemplado anunciar este fin de semana que sería candidato a alcalde por Santiago, con o sin Aldo Duque en competencia. Esa misma tarde, sin embargo, RN le notificó que su candidato era Mario Desbordes, aunque habrían estado dispuestos a buscar una alternativa para dirimir la contienda. Lo […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Abril 21, 2024

Maduro: socio controlador de nuestra política exterior. Por Jorge Ramírez

Hace algunos días Nicolás Maduro se dio otro “gustito”: enlodar el honor del recientemente fallecido ex Presidente Sebastián Piñera, acusándolo de que él fue quien trajo delincuentes venezolanos a Chile, tras “conocerlos, contratarlos y apoyarlos en Cúcuta para supuestamente invadir Venezuela”. Una afrenta diplomática, desde todo punto de vista, a la que el Presidente Boric […]

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Las claves de la gira de Kast a Hungría con foco en inmigración y en políticas pro familia

Líderes, pensadores y personeros influyentes del conservadurismo mundial se congregarán en Budapest, siendo José Antonio Kast uno de los exponentes centrales del evento. Allí compartirá escenario con el polémico líder euroescéptico y antiinmigración de Países Bajos Geert Wilders, con el líder de Vox en España Santiago Abascal y con el senador estadounidense por Oklahoma Markwayne […]