El futuro del Gobierno post sorpasso senatorial: ¿crisis, elección y cambio? Por Jorge Ramírez

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.
José García Ruminot y Matías Walker, en la testera del Senado. Foto: Agencia UNO.

¿Estará el Gobierno dispuesto a asumir la crisis, elegir un camino e iniciar un proceso de cambio? La prospectiva política pareciera bifurcarse en dos direcciones, mutuamente excluyentes entre sí. Una primera vía, más razonable, pero menos probable, sería que el oficialismo viera los acontecimientos del Senado y la sinopsis que se proyecta para la Cámara, como un punto de inflexión para enmendar el rumbo. Un segundo camino, menos razonable, pero más probable, es que el gobierno adopte la filosofía de emplear la derrota en el Senado y un eventual revés en la Cámara de Diputados como excusa para persistir en los mismos errores,


Después del sorpasso ocurrido en el Senado, de la mano de la consolidación institucional de un nuevo bloque de gobernabilidad conformado por el partido Demócratas, Chile Vamos y el Partido Republicano, y que probablemente se reflejará en la Cámara de Diputados, incluyendo también a Amarillos y el Partido de la Gente para evitar así que un comunista presida esta corporación por primera vez en la historia, surge la pregunta sobre cómo el itinerario político del Gobierno se ajustará a esta nueva cartografía política que, sin duda, cambia drásticamente el panorama legislativo.

En uno de los artículos clásicos de la política comparada llamado Crisis, elección y cambio, publicado en 1973 por Gabriel Almond, Scott Flanagan y Robert Mundt, se plantea que las crisis políticas, en lugar de ser siempre desestabilizadoras, pueden ser catalizadoras importantes para el cambio político y social. Siempre y cuando, quienes lideran el gobierno tengan capacidad de adaptabilidad al entorno y la sociedad civil colabore en este proceso.

¿Estará el Gobierno dispuesto a asumir la crisis, elegir un camino e iniciar un proceso de cambio?

La prospectiva política pareciera bifurcarse en dos direcciones, mutuamente excluyentes entre sí.

Una primera vía, más razonable, pero menos probable, sería que el oficialismo viera los acontecimientos del Senado y la sinopsis que se proyecta para la Cámara, como un punto de inflexión para enmendar el rumbo.

Ajustando su carta de navegación, y renunciando así a la lógica del testimonio y la mera convicción, en aras de maximizar la probabilidad de acuerdos y gobernabilidad en las postrimerías del poco espacio real que tiene para la aprobación de proyectos en el Congreso, considerando que, a contar del segundo semestre, el país entrará en modo electoral y las chances de fraguar acuerdos serán prácticamente inexistentes.

Un segundo camino, menos razonable, pero más probable, es que el gobierno adopte la filosofía de emplear la derrota en el Senado y un eventual revés en la Cámara de Diputados como excusa para persistir en los mismos errores, reforzando la lógica maximalista y testimonial de sus proyectos emblemáticos como el tributario y previsional, plenamente conscientes de que no se aprobarán, con la salvedad de que ahora podría ser más fácil culpar a la oposición del fracaso de éstos.

Es lo que el manual del populista diría que hay que hacer: en primer lugar, alimentar y estimular una peligrosa narrativa de contienda de poderes entre el Ejecutivo y el Legislativo, donde este último espacio sería un mero recipiente de intereses espurios contrarios a la voluntad del “pueblo”, para luego, incursionar en una forma más rudimentaria de gobernar, que en algunos casos permite soslayar la vía legislativa: el decretazo, vale decir, gobernar a través de la mera vía administrativa.

La cultura política de la izquierda es proclive a zanjar conflictos políticos con gestos morales o estratagemas retóricos, como ese del “realismo sin renuncia” construido por Pedro Güell durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet. Todos sabemos que el avanzar sin transar es una consigna, porque en la política real y democrática, no existe nada parecido a aquello, como tampoco es cierto que el realismo político pueda sostenerse sin algún grado de renuncia.

El punto es que el Gobierno ya entró en la fase de declive, atrapado en un laberinto, con derrotas políticas como la del Senado y eventualmente en la Cámara; culturales, con alcaldes del Frente Amplio pidiendo intervención militar, o en un plano más pedestre, artistas o agentes del “mundo de la cultura” que progresivamente comienzan a abandonar el barco del Gobierno con tono de desilusión hacia él.

Y sociales, como refleja la  protesta de las familias de Atacama ante la indolencia de un Gobierno incompetente que es incapaz de asegurar el ingreso a clases de sus hijos, vulnerándose, de paso, el derecho a la educación por parte de quienes precisamente hicieron gárgaras con ella como “derecho social”.

Frente a todo esto, lo peor es que acá ni siquiera hay un slogan, un artificio retórico, por muy vacío que sea éste, como aquel de Pedro Güell. Para así, al menos, poder fingir o simular que se sale del paso.

El único recurso que parece quedar en las filas de Gobierno es perseverar en el camino del ideologismo y el gesto testimonial, con declaraciones exaltadas, pero vacuas, como la de una senadora oficialista que, tras el revés en el Senado, declaró “ha nacido un nuevo partido: Hipócritas”, en un juego de palabra en alusión a Demócratas. ¿Es éste el nivel de respuesta oficialista frente a la crisis de gobernabilidad por la que atraviesa al Gobierno? ¿Es este acaso el único plan?

En esta crisis política, a la luz de los hechos, lamentablemente, sólo queda esperar que la elección oficialista sea persistir en el camino de las excusas y la mediocridad, sin cambio alguno.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Vicente Browne R.

Abril 18, 2024

[Confidencial] Ministro Grau opta por partido de futbolito y se ausenta de encuentro clave de la minería mundial

Pese a haber sido invitado a la cena de la minería Cesco Week 2024, una de las más relevantes de esta industria a nivel mundial, el ministro de Economía se ausentó. Desde el Ministerio señalaron que “el ministro tenía un compromiso familiar y se excusó con anticipación de la cena”. Sin embargo, mientras se realizaba […]

Ex-Ante

Abril 18, 2024

Por qué la Fiscalía alertó la posible detención de Jadue si viajaba a Venezuela a 42 días de su formalización

Imputado por 4 delitos y con una audiencia de formalización fijada para el 29 de mayo, Jadue iba a tomar un avión rumbo a Venezuela -donde sus vínculos con el régimen de Maduro son reconocidos y fuertes- cuando la Fiscalía se contactó con su abogado para señalarle que debían asegurar la audiencia antes mencionada, por […]

Jorge Poblete

Abril 18, 2024

La declaración en Fiscalía del exministro Delgado por el Caso Filtraciones

El entonces ministro Rodrigo Delgado el 29 de abril de 2023 en Santiago. (Víctor Huenante / Agencia Uno)

El 4 de abril, el exministro del Interior Rodrigo Delgado declaró como testigo sobre el nombramiento del exdirector de la PDI Sergio Muñoz, hoy en prisión preventiva. Aseguró no haber conversado con el abogado Luis Hermosilla temas relacionados con el nombramiento.

Ex-Ante

Abril 17, 2024

Panel Ciudadano UDD: Candidatura de Aldo Duque deja en un virtual empate a Sichel y Hassler en Santiago

De acuerdo a una encuesta de Panel Ciudadano UDD, al medir la intención de voto en la comuna de Santiago, Sichel queda solo 2 puntos arriba de Hassler (dentro del margen de error), mientras Aldo Duque llega al 12%. Para Juan Pablo Lavín, gerente de Panel Ciudadano, los datos sugieren que Duque compite por el […]

Marcelo Soto

Abril 17, 2024

Carolina Valdivia y tensión con Argentina por Hezbollah: “Ha habido una sobrerreacción del gobierno”

La ex subsecretaria de RREE -y canciller subrogante al final del segundo gobierno de Piñera- analiza el impasse con Argentina luego de que la ministra trasandina Patricia Bullrich dijera que hay antecedentes de una supuesta presencia de Hezbollah en el norte chileno. “Más allá de la reacción del Gobierno de Chile, sí comparto la frustración […]