Cartman, Fondecyt y el rol de los medios en democracia. Por Cristóbal Bellolio

Ex-Ante

El problema es que las realidades a gusto del consumidor generan sociedades fragmentadas y afectivamente polarizadas. Mientras más se balcaniza nuestra comprensión del mundo, más se debilita la cohesión social de la cual depende la estabilidad democrática.


En un episodio de South Park, una de las mejores sátiras de nuestra época, el truculento pero genial Eric Cartman es el encargado de leer las noticias matutinas en su escuela. De la nada, mientras repasa el menú del almuerzo y comenta las reparaciones en el gimnasio, empieza a acusar a la presidenta del centro de alumnos, la matea Wendy Testaburger, de una serie de actos de corrupción, hasta finalmente responsabilizarla del exterminio de los Pitufos.

Sin embargo, no son acusaciones directas, sino escondidas en forma de preguntas: ¿Se robó Wendy la plata de los compañeros? ¿Tendrá alguna relación con la desaparición de la aldea pitufa? Cuando la dirección del colegio lo llama al orden, Cartman se defiende invocando la libertad de expresión, agregando que él no está afirmando nada, tan solo está “haciendo preguntas”. Esas inocentes “preguntas” logran su objetivo: los estudiantes liderados por el ingenuo y crédulo Butters Stotch se indignan -son amantes de los Pitufos- y comienzan a hostigar a Wendy. La convivencia escolar se vuelve tóxica.

Así se vio el episodio en que un par de reputados medios de comunicación presentaron a los ganadores de los fondos que anualmente la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) entrega a los académicos chilenos que postulan con los mejores proyectos. A pesar de no haber ninguna presunción fundada para sospechar de la corrección del proceso, se encontraron con tres nombres que trabajaron para el gobierno o son cercanos al oficialismo. Tres, de un total de 693 proyectos adjudicados con los mismos criterios. Pusieron sus fotos y sus nombres en el titular.

El resto es historia. El “comentarista de Emol”, ese auténtico personaje anónimo de las redes sociales que emponzoña el paisaje con su socarrona sospecha y resentimiento estructural -y bajísima comprensión lectora- hizo lo que se esperaba que hiciera: puso el grito en el cielo y acusó corrupción, amiguismo, pitutocracia, #queseacabechile #cierrenporfuera #fueramerluzo, y un largo etcétera. ¿Quién lo habría pensado?

Como Cartman, los medios en cuestión no estaban acusando a nadie de nada. Solo estaban contándole a los Butters de este mundo que -vaya coincidencia- tres cercanos al gobierno se ganaron fondos estatales. Como la gente no lee más allá del titular, y los medios lo saben, pocos le prestaron atención al texto de la noticia que explicitaba los exigentes requisitos del concurso y su tradicional rigurosidad. El golpe noticioso estaba en la foto y el click. Su corolario, la indignación. Con candidez, estos mismos medios luego reportearon la “polémica” del Fondecyt.

Este es un episodio menor, pero invita a la reflexión sobre el rol de los medios de comunicación en democracia. El ecosistema digital ha posibilitado la entrada de múltiples medios no tradicionales que están más preocupados de impactar, generar clicks, y llevar agua a su molino ideológico, antes que informar los hechos con veracidad. Hay realidades a gusto del consumidor. Y los nuevos medios satisfacen esa necesidad: “¿quieres indignarte? Toma, aquí va tu dosis diaria”. “¿Odias al presidente? Mira lo que dijo en esta descontextualizada cuña”. “¿Crees que la derecha es miserable? No te pierdas como votaron este proyecto de ley”.

El problema es que las realidades a gusto del consumidor generan sociedades fragmentadas y afectivamente polarizadas. Mientras más se balcaniza nuestra comprensión del mundo, más se debilita la cohesión social de la cual depende la estabilidad democrática.

Con el paso de la comunicación “uno-a-muchos” a “muchos-a-muchos” que se inauguró con las redes sociales y el ascenso de medios emergentes de nicho, varios destacaron el papel de gatekeepers que jugarían los medios tradicionales, auténticos guardianes de la información veraz, intermediarios confiables que velan por preservar los estándares éticos y epistémicos de una democracia funcional. Sin embargo, la crisis de intermediación que se observa a todo nivel también los alcanza a ellos. Nadie se resiste a entrar en el negocio de la conspiración, a veces por pura supervivencia.

Todo esto sería inocuo, material para un curso de teoría de la comunicación, si la polémica artificial y deliberadamente inventada por estos medios para pegarle al gobierno se hubiera quedado ahí, en el pantanal de bilis de las redes sociales. De hecho, ningún intelectual o académico de la derecha le dio cuerda a la tontera. Pero no se quedó ahí. La necesidad imperiosa de algunos políticos de reaccionar con rapidez y ocurrencia a la controversia del día -exactamente lo opuesto a la reflexión crítica y el espíritu deliberativo- motivó a un grupo de diputados de RN a presentar un proyecto insólito para que exautoridades no puedan accedan a fondos otorgados en forma autónoma en su calidad de investigadores universitarios.

Esta es la única “polémica”: que siendo Fondecyt una de las cosas que funciona bien en Chile, y entre tanto escándalo real de malversación de lado y lado, se construya un escenario que acentúa el clima de sospecha y enfrentamiento tribal. Pero los medios siempre pueden, como Cartman, decir que solo estaban “haciendo preguntas”.

Para seguir leyendo más columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex presidente de la Cámara de Diputados y Diputadas

Junio 21, 2024

Cuoteo político virtuoso y necesario: Cómo opera en la práctica la designación de jueces de la Suprema. Por Jorge Schaulsohn

Imagen: Agencia Uno.

No se puede negar ni ocultar: en la designación de los ministros de la Corte Suprema opera el cuoteo político. Y es lógico que así sea pues el Senado es el lugar donde se busca garantizar que —en la composición del máximo tribunal— exista un equilibrio razonable entre las distintas visiones ideológicas, valóricas y culturales […]

Por Ana Josefa Silva, crítica de cine

Junio 21, 2024

Mis nueve series favoritas del primer semestre 2024. Por Ana Josefa Silva

Dramas sicológicos, thrillers de espionaje, comedias, dramedias, suspenso, true crime hay en esta lista, que incluye un estreno. Y las hay británicas, norteamericanas, españolas, mexicanas, chinas (algunas en coproducción). Esta es mi lista ¿Cuál es la ustedes?

Profesor MBA para la Industria Minera. Ingeniería Industrial, Universidad de Chile Socio de CIS Consultores

Junio 21, 2024

A mover la aguja II. Por Marcos Lima

Hay varias señales que permiten ser optimistas respecto a una positiva dirección que puede alcanzar la economía chilena. No sigamos tan pesimistas respecto del futuro. Como dijo el ministro de Hacienda Mario Marcel en el Chile Day: Chile está de vuelta. La aguja se está moviendo.

Escritor y columnista

Junio 20, 2024

Perfil: Alberto Van Klaveren, jefe de protocolo. Por Rafael Gumucio

La falta de realismo político, que se une con un innegable buen corazón y más innegable sentido de la justicia, debe irritarlo. Pero algo en él no lo deja rebelarse ante una actitud que no se perdonaría a si mismo y que menos le puede perdonar a un embajador de una de los países más […]

Ex-Ante

Junio 20, 2024

Diosdado Cabello, el hombre fuerte de Maduro que insultó nuevamente a Boric y defendió a Jadue

Diosdado Cabello en su programa "Con el mazo dando".

Cabello ha tenido una serie de encontrones con el Presidente Boric, a quien ha insultado antes por sus críticas a la crisis política y social de Venezuela. Ahora lo trató de “bobo” y “flojo” después de que el mandatario chileno criticara al régimen de Maduro y, de paso, defendió al alcalde Daniel Jadue (PC), quien […]