Boric: flexibilidad táctica y el amigo empresario. Por Jorge Ramírez

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.
El Presidente Boric durante la ENADE 2023 en abril.

Tanto el crecimiento efectivo como el potencial de nuestra economía se han desacelerado sostenidamente desde principios de la década del 2000, con múltiples reformas tributarias en ese período. La pregunta entonces es: ¿por qué un grupo de grandes empresarios abraza la idea de impulsar una nueva reforma tributaria? La respuesta es simple: tienen más herramientas y recursos para resistir el embate de las reformas.


Lenin, en su conocido escrito, Las tareas inmediatas del poder soviético acuñó el interesante concepto de flexibilidad táctica. La idea del concepto es que, en una fase particular del desarrollo socialista, para vencer al capital es necesario saber adaptar las formas de lucha a las condiciones particulares de esa fase. En definitiva, “variar los métodos de lucha con el enemigo cuando cambian las circunstancias”.

La ministra del Interior, Carolina Tohá, señaló el día jueves, en una sincera entrevista radial, que la estrategia para enfrentar el eufemísticamente denominado Pacto Tributario (Reforma Tributaria) sería emplear un diseño similar al aplicado en: (i) la discusión del proyecto de reducción de la jornada laboral a 40 horas, (ii) el debate sobre salario mínimo y (iii) el proyecto de ley de royalty minero. ¿Cuál es esta estrategia? En palabras de la Jefa de Gabinete: “Ser categóricos en los objetivos, pero flexibles en los instrumentos (…) cuando logramos que las reformas entren en el sentido común de la sociedad, podemos darle no sólo mayoría sino casi unanimidad a reformas que en un principio se veían muy inviables”.

El Presidente Boric ha usado con suma pericia la flexibilidad táctica. Pese a transformarse en un mandatario prematuramente impopular y evidenciar, cada vez más, agudos déficits de gestión en los asuntos de gobierno, ha logrado aprobar la mencionada triada de reformas, con amplio apoyo, inclusive de un sector de la oposición. Ésta, a su vez, se ha dejado seducir por concesiones a nivel de instrumentos. Es verdad: el control de daños en el diseño de políticas públicas es una variable relevante a desempeñar desde la tribuna opositora, pero es más bien una condición necesaria, mas no suficiente.

Ya lo dijo el incontenible senador Juan Ignacio Latorre: “acá no hay ninguna renuncia como ocurrió con Bachelet”. Efectivamente, puede haber cambios de tono, contorsiones retóricas y ajustes en la velocidad, pero la dirección política, social y cultural del Gobierno es la misma. Suaviter in modo, fortiter in re (suave en las formas, firme en los hechos) la frase célebre del connotado instructor de retórica en el Antiguo Imperio Romano Quintiliano, cobra plena vigencia.

El Presidente también ha sido hábil y flexible en densificar sus cuadros de gestión nominando a connotados personeros concertacionistas. Pero la razón es sencilla, reducir el margen de error y chambonadas de los policy makers frenteamplistas. Hoy, es el socialismo democrático el que cumple la función de gobernar, pero ojo, gobernar los “instrumentos”, en semántica de Tohá.

Los técnicos diseñan, la burocracia ejecuta, pero es la política la que dispone, y la política de esta administración es clara, lo señaló el Presidente en su última cuenta pública, al referirse a la contingencia del país y los necesarios ajustes por realizar: “Si alguien me preguntara ¿acaso estas constataciones han hecho modificar nuestros principios? Mi respuesta es no”.

La reflexión expuesta cobra especial relevancia ad portas de discutirse una nueva reforma tributaria. Tanto el crecimiento efectivo como el potencial de nuestra economía se han desacelerado sostenidamente desde principios de la década del 2000, con múltiples reformas tributarias en ese período. La pregunta entonces es: ¿por qué un grupo de grandes empresarios abraza la idea de impulsar una nueva reforma tributaria? La respuesta es simple: tienen más herramientas y recursos para resistir el embate de las reformas.

Además, con una clase empresarial que aspira intensamente a la deseabilidad social, no deja de ser seductor que un presidente joven, cool, millennial, progre y de izquierda anticapitalista te seduzca en las formas, llegando al extremo de citarlos en su Cuenta Pública (el Presidente citó a Karen Thal, Presidenta de Icare) e incluso ponga a disposición los “instrumentos” en la negociación; un gran banquete. Como siempre, el costo lo paga Moya: las pymes, la clase media o los más pobres. Como sabiamente dirían los Prisioneros, en el sobrecogedor amorío Boric-empresarios “lo estamos pasando muy bien, ea, ea, ea, engordamos bastante, ia, ia, ia ohh (…) ¿Y el costo? ¿qué importa el costo?”.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Febrero 25, 2024

Cadem: Aprobación de Tohá sube 14 puntos en un mes y llega a 52% (Vea aquí la encuesta)

Mientras, la aprobación al subsecretario del Interior Manuel Monsalve creció 6 puntos, de 55% a 61%, su nivel más alto desde mayo pasado.  Las caídas más significativas las registran la ministra de Defensa Maya Fernández (48%, 7 puntos menos que en enero) y el ministro de Justicia Luis Cordero (42%, 8 puntos menos que el […]

Ex-Ante

Febrero 25, 2024

Panel Ciudadano-UDD: Matthei se despega de Kast y llega al 30% de preferencias presidenciales (Vea aquí la encuesta)

La alcaldesa de Providencia subió 10 puntos su apoyo en relación al sondeo de diciembre, ampliando de 3 a 14 puntos su brecha con el líder republicano. De acuerdo con Juan Pablo Lavín, Gerente General de la empresa encuestadora, “Matthei recibe 4 de los 5 puntos que marcaba Sebastián Piñera, otros 3 del alcalde Rodolfo […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Febrero 25, 2024

Las claves de la conferencia conservadora más grande del mundo que reunió a Milei, Trump y Bukele. Por Jorge Ramírez

Imagine usted en un mismo fin de semana tener a Donald Trump, Javier Milei, y Nayib Bukele como speakers principales del evento, con una convocatoria que deja poco a la imaginación, CPAC 2024: “Donde el globalismo morirá”. Con Metallica y Guns N’ Roses como música de fondo. CPAC, de algún modo, es pura irreverencia.

Ex-Ante

Febrero 25, 2024

La incógnita sobre quién presidirá el Senado en 2024

Hoy la incógnita está dada por si el acuerdo administrativo que permitió que tanto el ex senador y actual ministro de la Segpres, Álvaro Elizalde como Juan Antonio Coloma (UDI) llegaran a la presidencia de la corporación, continuará vigente o no. Conforme a los términos del acuerdo, la presidencia del Senado correspondería al PPD. Dentro […]

Director de Criteria

Febrero 25, 2024

La oposición: entre ingenua y acomodada. Por Cristián Valdivieso

Hasta ahora, la contracara del gobierno ha sido una oposición nutrida de la frustración ciudadana ante la falta de resultados de La Moneda pero que no ha logrado despertar ni curiosidad ni interés electoral per se. Una que no entusiasma. Una oposición que grita, pero no ofrece, que rasca donde no pica y que parece […]