Enero 6, 2022

Agustín Squella: “No dimos una buena imagen con votaciones que ponían de manifiesto la ineptitud, pero hay que quedarse con el buen desenlace”

Marcelo Soto

El abogado y constituyente Agustín Squella reconoce que su candidatura a la presidencia de la Convención fue testimonial y afirma que “no buscaré un lugar en la mesa”. También critica “la falta de experiencia de los colectivos más numerosos de la Convención que se toman todo como una oportunidad de distribuirse el poder antes que asumir el trabajo”. Sobre la declaraciones del ministro Delgado de que el proceso constituyente es un legado del gobierno, dice que “suena a frescura”.

-La votación se repitió 9 veces y finalmente fue elegida María Elisa Quinteros. ¿Por qué costó tanto llegar a un consenso?¿Hay divisiones o fricciones difíciles de superar al interior de la Convención?  ¿Ve arduo el ponerse de acuerdo en esta etapa donde comienzan a definirse los contenidos?

-No dimos una buena imagen con esa sucesión de votaciones infecundas, varias de ellas erráticas, y que solo ponían de manifiesto el egoísmo, la ineptitud y la falta de experiencia política de los colectivos más numerosos que hay al interior de la Convención, que se toman todo como una oportunidad de distribuirse el poder antes que de asumir el trabajo. Pero hay que quedarse con el buen desenlace de hoy: la presidencia de María Elisa Quinteros. Me quedo con eso.

-En la última votación usted fue candidato. ¿Cuál fue el propósito de su candidatura? ¿Buscará un lugar en la mesa?

-Como cualquiera puede darse cuenta, tuvo una clara intención testimonial. No estaba destinada a tener éxito, sino a dejar en claro que estaba dispuesto a bajar al ruedo y no  a quedarme sólo en la crítica que he hecho, ni en la autocrítica a la que he llamado, para hacernos cargo de aspectos negativos de nuestro trabajo como Convención. La auténtica lealtad con algo o alguien –en este caso la Convención- va siempre de la mano de la crítica y autocrítica y no de la complacencia. Y, por supuesto, no buscaré un lugar en la mesa.

-Usted no votó por Quinteros. ¿Qué razones lo llevaron a no apoyarla? ¿Piensa que no es la persona indicada para dirigir esta etapa clave de la Convención? ¿Diría que es abierta al diálogo y a buscar los acuerdos con los que no piensan como ella?

-Bueno, si yo postulaba era obvio que tenía que votar por mí, aunque antes de hacerlo, telemáticamente, pedí excusas a mis compañeros y compañeras de la Convención por tener que hacerlo. Votar por uno mismo ruboriza. Y, sin haberla tratado personalmente, lo que se de María Elisa Quinteros es que se trata de una persona muy abierta al diálogo.

-¿Qué estilo de liderazgo necesita la Convención en esta etapa? ¿Uno distinto al de Loncón y Bassa? ¿Por qué? ¿Qué desafíos principales tendrá Quinteros?

-Creo que la nueva mesa, incluidas las siete vicepresidencias adjuntas, tendrá que desplegar una gran capacidad de gestión para ordenar y a la vez acelerar el trabajo de las 7 comisiones temáticas en que hemos dividió nuestro trabajo. La mesa, más que coordinar, tendrá que articular a las distintas comisiones para que todas puedan cumplir en tiempo y forma el trabajo previo a las votaciones en el pleno. En tiempo y forma, digo, o sea, dentro del plazo máximo que tenemos y con un resultado de propuesta constitucional que sea aprobada por la mayoría de los chilenos.

-Quinteros propone un estado plurinacional con autonomía regional y quiere incorporar en la Constitución el lenguaje inclusivo. ¿Está de acuerdo con que estás ideas queden plasmadas en la Constitución?

-Aludir en la nueva Constitución a la plurinacionalidad equivaldrá no a una declaración, sino a la constatación de un hecho. Chile es plurinacional, que es algo más que multicultural. ¿Lenguaje inclusivo? Por cierto, pero buscando el empleo de términos genéricos y, por tanto, inclusivos; por ejemplo, hablando de “personas” y no de “hombres y mujeres”. No es necesario estar incurriendo a cada rato en esos dobletes  (“nosotros y nosotras”) o tripletes (“nosotros, nosotras y nosotres”), que muy pocos, pero muy pocos, emplean en nuestra habla y escritura común.

-El ministro Delgado dijo que la Convención sería uno de los legados de Piñera. Sin embargo Loncón ha dicho que el gobierno fue poco colaborador. ¿Cuál es su posición al respecto?

-Eso suena como una frescura del Ministro. La nueva Constitución no es hija de este gobierno, una de cuyas primeros anuncios y  medidas fue archivar el proyecto de nueva Constitución que Michel Bachelet dejó presentado ante el Congreso. La derecha, o al menos el mayor sector de ella, nunca ha sido partidaria de una nueva Constitución, y, para ser justos, parte también de la ex Concertación y ex Nueva Mayoría. No le dieron importancia al tema constitucional, comprándose lo que Joaquín Lavín decía cuando compitió por la presidencia con Ricardo Lagos: el tema constitucional no tenía que ver con los problemas reales de la gente.

-Ahora empieza la recta final en la Convención, donde empezarán a redactarse las propuestas de cada comisión, lo que coincide con la instalación y primeros meses del nuevo gobierno de Boric. ¿El futuro presidente debe quedarse al margen de la Convención para evitar que se utilice políticamente la nueva carta?

-La Presidencia de la República, tanto con el actual como con el futuro gobierno, tiene unos deberes muy claros que cumplir en este sentido: dar apoyo material a la Convención, respetar la autonomía de esta en el trabajo que le es propio, recibir en su momento la propuesta de nueva Constitución, y convocar al plebiscito de salida, en el que, como debe ser, la ciudadanía tendrá la última palabra.

-Hay tensión en la izquierda por la disputa entre el PC y el FA, que empezaron y terminaron votando separados, en general. Según al analista Kenneth Bunker esto se debe a que hay sectores democráticos y otros no democráticos en la izquierda. ¿Cree que esa tensión impactará en el futuro gobierno?

-Lo mismo que pasa con las derechas: no hay una sola izquierda, sino varias. Creo que entre las izquierdas prevalecen aquellas que son democráticas, es decir, que prefieren   la democracia  y sus  exigentes reglas como forma de gobierno de la sociedad. Otras izquierdas, nostálgicas de  unas ya desaparecidas dictaduras y que aprueban regímenes como los de Cuba, Venezuela, Nicaragua o Corea del Norte, son una excepción, aunque, como toda minoría, hacen ruido para que se repare en ellas y alcancen alguna visibilidad.

-Usted participa en la Comisión para Principios Constitucionales, Democracia, Nacionalidad y Ciudadanía. ¿Cuáles son los aspectos más difíciles para llegar a acuerdos?

Todavía no lo sabemos, pero probablemente sean estos: plurinacionalidad, estado social de derecho, e impacto de la migración y daños que causa  a personas que carecen de nacionalidad. La nacionalidad es un derecho y como tal debe ser tratada por la nueva Constitución.

-El abogado Gastón Gómez elogió algunas de las definiciones constitucionales que han planteado. Sin embargo dijo que “deben aclararse algunas ideas confusas como el estado plurinacional o el estado laico, que hasta ahora tienen una fisonomía poco clara”. ¿De qué manera podría quedar en la propuesta constitucional?

-Habrá que emplear un lenguaje  constitucional lo más claro posible. Comprometido, desde luego, pero también breve, directo, conciso, no declamatorio. Una Constitución, que es siempre una estrategia política de largo plazo para los países, es también un texto jurídico que, como tal, debe sujetarse a ciertas reglas técnicas. Pero no veo ninguna ambigüedad en las palabras “ plurinacionalidad” y Estado “laico”. Ya se verá que infieren a partir de esos términos las futuras leyes y fallos judiciales, pero no hay que temerles. ¿No decimos a cada rato que Chile es un Estado laico? ¿Y qué problema puede haber al establecer eso en el nuevo texto constitucional?

-Una polémica generó su comentario crítico del concepto de “disidencias” para referirse a quienes desafían la norma heterosexual. ¿Cuál es su propuesta en esta materia, debe ser incorporada en la constitución?

-Es la misma de quienes emplean la palabra “disidencia”: total inclusión de todas las diversidades sexo genéricas y respeto en materia de sexualidad sin la más mínima discriminación entre las personas. Eso es lo principal. Lo que yo señalé fue que, según me parece, la palabra “disidencias” sexuales puede ser menos apropiada para ese objetivo de plena inclusión y ausencia de discriminación. Las personas con distintas sexualidades son y se comportan como son y no me parece que en ello deba verse una actitud necesariamente rupturista ni desafiante. Pero igual estoy leyendo más sobre este asunto, gracias a conversaciones con otros constituyentes. ¿Sabe? Si hay algo que me ha pasado en este medio año de trabajo de la Convención es que he aprendido no pocas cosas, mejorado la comprensión de otras, y corregido algunos puntos de vista que traía conmigo. Y ese es todo un privilegio para una persona mayor.

Mire a continuación la declaración del el exvicepresidente de la Convención Jaime Bassa refiriéndose a los dichos de Agustín Squella:

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Diciembre 8, 2022

Natalia González y acuerdo constitucional: “O queda bien diseñado o mejor no avancemos pues empujaremos al país a una desgracia social”

Este mes dejará la Subdirección de Libertad y Desarrollo, pero seguirá siendo parte del Consejo de Políticas Públicas. Sobre el Presidente Boric dice: “Me llama la atención la liviandad con la que dice, cerrémoslo, aunque sea imperfecto”. Y agrega que “el Congreso tiene el poder constituyente derivado, es un órgano legítimo, democrático y electo por […]

Marcelo Soto

Diciembre 8, 2022

Pepe Auth y diálogo constitucional: “La participación de Boric para abanderarse con una u otra posición es cuestionable”

El ex parlamentario cree que Boric hace bien en apurar un acuerdo constitucional, pero no debe identificarse con una fórmula específica. “Su legado será evaluado por dos cosas: la nueva Constitución y la reforma previsional. Y no puede fracasar en ninguna de ambas”.

Ex-Ante

Diciembre 8, 2022

Fitch mantiene la credibilidad en la política fiscal chilena, evalúa que Boric muestra “signos de moderación” y advierte sobre incertidumbre constitucional

Ministro de Hacienda, Mario Marcel. Créditos: Ministerio de Hacienda

Una de las tres mayores clasificadoras de riesgo del mundo conserva la nota ‘A-‘ para Chile, que se basa en la confianza en el manejo fiscal. Prevé que el Plebiscito para una nueva Constitución se efectuaría a inicios de 2024.

Coordinador incidencia Nuevo Trato

Diciembre 8, 2022

El presidente de la niñez. Por Alvaro Garcia Mintz

Crédito: Agencia Uno.

El presidente sabe que necesita resultados para generar un legado y que ello exige escoger las batallas que le permitan aunar voluntades políticas diversas. Transformar este gobierno en el  gobierno de la niñez permitiría armonizar las almas y agendas del ejecutivo en torno a una misión y narrativa común.

Mario Gálvez

Diciembre 8, 2022

Comisión Investigadora sobre rol del gobierno en seguridad: Críticas al rol del M. de Justicia, la ANI y Migraciones

La ministra Tohá ha concurrido a las sesiones de la comisión especial. En la foto, junto a los parlamentarios miembros (de izquierda a derecha) Flor Weisse, Joanna Pérez, Jaime Araya y Francisco Pulgar.

Entre el lunes 19 y el martes 20 de diciembre los diputados miembros de la instancia revisarán los antecedentes y redactarán el informe que contendría un diagnóstico negativo del papel que han cumplido los organismos encargados del cumplimiento del resguardo de la seguridad pública. Aumento de la delincuencia, terrorismo, inmigración ilegal y crisis penitenciaria figurarían […]