10 claves para descifrar el plebiscito constitucional. Por Jorge Ramírez

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

La elección de este domingo 17 de diciembre marcará el cierre -a lo menos momentáneo- de un largo proceso de convulsión política iniciado en octubre de 2019. Pero también, podrá marcar el inicio de una nueva etapa, donde lo que está en juego es mucho más que una nueva Constitución.


1.- Continuidad o término del Gobierno. En el plebiscito no sólo está en juego el cierre o eventual continuidad del proceso constitucional, sino que también del Gobierno.

  • Un triunfo del A favor, representa el fin del Gobierno, en los hechos. De aprobarse el texto constitucional del Consejo, el Gobierno no sólo habrá experimentado tres derrotas electorales sucesivas: plebiscito 2022, elecciones de consejeros de 2023 y plebiscito 2023, sino que el fracaso generacional será total, esta administración no sólo habría dilapidado la opción de aprobar la constitución de sus amores, sino que habrá quedado en la historia como la administración que firmó la constitución inspirada en ideas del signo totalmente contrario al suyo, las de Kast.
  • Asimismo, un triunfo del A favor no deja margen alguno para la gestión gubernamental: el Gobierno deberá presentar y aprobar una serie de iniciativas legislativas para implementar la nueva constitución, quedando prácticamente sin margen alguno para impulsar reformas y reivindicar lo que va quedando de programa: las reformas de pensiones y tributaria.
  • En caso contrario, de ganar el En contra, el Gobierno, al menos, podrá decir” acá estamos, aún tenemos algo que decir”.

2.- Ilusión Constitucional: De ganar el En contra, durante cuatro años puede que todo el sistema político haya estado orbitando en torno a una demanda simulada y distorsionada: la idea de que el principal problema del país era su Constitución.

  • La mayor tarea de los liderazgos políticos es precisamente saber leer y articular demandas para conducir a la sociedad hacia un norte que ésta anhela. En caso de ser nuevamente rechazada la propuesta constitucional, el diagnóstico del mundo político para dar salida a la crisis de octubre de 2019 habrá sucumbido de manera inapelable, porque los chilenos habrán desechado los textos constitucionales más fieles a los idearios de izquierda y derecha, respectivamente ¿El balance? Un largo viaje, en el que prácticamente todos habrán perdido algo y únicamente la anti política resultará vencedora.

3.- Test ácido de compromiso democrático para la izquierda. Por contrapartida, si el triunfo es de la opción A favor, la izquierda, en el mejor de los casos, reconocerá con resignación esta derrota, viendo en ésta un hito de acumulación de fuerza para, en un par de años más, ir con más fuerza por un nuevo proceso, con un nuevo objetivo: “derribar la kastitución”. Éste podría ser el nuevo fetiche del progresismo, más aún, si es la derecha quien está en La Moneda en el próximo gobierno, cuestión nada improbable.

  • La tentación de deslegitimar la validez de una eventual nueva Constitución aprobada en democracia, evidentemente que podría verse acentuada en el evento de que el triunfo del A favor sea por un margen estrecho de votos. Este escenario abrirá una genuina interrogante en torno a la izquierda ¿Cuál es su real nivel de compromiso democrático?

4.- Los guarismos son todo. Toda elección posee métricas y umbrales de éxito y fracaso. Para la opción A favor, obtener menos de un 38% de los votos sería un fracaso, porque este fue el porcentaje de votos del Apruebo en el plebiscito 2022. Un resultado, por sobre un 38% pero inferior a 44% continúa siendo negativo.

  • ¿Por qué 44% es un guarismo relevante? Porque éste fue el porcentaje que obtuvo José Antonio Kast en la segunda vuelta electoral ante Gabriel Boric. Si bien, esta elección es sobre una propuesta constitucional, y a diferencia de la presidencial, será con voto obligatorio, no cabe duda de que Kast tendrá la presión de, al menos, mantener el porcentaje de respaldo que además coincide con el voto histórico de la derecha.
  • Si el A favor logra superar el 44%, Kast podrá decir que su opción presidencial continúa vigente, incluso en el evento de que el En contra se imponga en el plebiscito.

5.- ¿Carrera presidencial en juego? José Antonio Kast y Evelyn Matthei lideran, a la fecha, los sondeos presidenciales, sin embargo, el resultado del plebiscito podría impactar en magnitudes distintas a cada uno de ellos.

  • De ganar el A favor, Kast quedará en una inmejorable posición en la carrera presidencial, porque si hubo alguien que apostó su capital político en este segundo proceso constitucional, fue él.
  • Cuando las encuestas eran más hostiles a la hora de evaluar el trabajo del Consejo integrado mayoritariamente por republicanos, Kast, en lugar de especular y coquetear con la idea de que inclusive no hubiera plebiscito, dobló la apuesta, apuntando a la posibilidad de dar vuelta la elección iniciando un recorrido por Chile para persuadir a sus adherentes.
  • Caso distinto al de Matthei, quien ha tenido una relación más ambivalente con el segundo proceso constitucional. La alcaldesa, ha sido más pragmática, manteniendo una calculada distancia, consciente del costo que podría tener una asociación directa entre su figura y una derrota de la opción A favor. Matthei fue crítica de la forma en que Republicanos condujo el proceso y ha salido en su defensa sólo cuando ha sido estrictamente necesario.
  • De ahí que, si gana el A favor, la edil de Providencia capitalizará menos que Kast, sin embargo, si gana el En contra, su liderazgo -a diferencia del de Kast- no debiera verse mayormente afectado. De fracasar el A favor, es Kast, quien deberá soportar mayormente todo el peso de la noche.

6.- Cuchillos largos y afilados. De ganar la opción En contra, el campo político de “las derechas” pasará a ser tierra fértil en recriminaciones y reproches.

  • Desde la derecha más moderada, seguramente culparán a Kast de promover un texto constitucional programático o identitario y haber hecho pocas concesiones a sectores de centro.
  • A su vez, Republicanos podrá decir que el compromiso de algunos liderazgos de Chile Vamos, como Evelyn Matthei, en el esfuerzo de promover la aprobación del texto constitucional, fue parcial.
  • En la derecha, también habrá recriminaciones hacia esa franja de su electorado que podría haber votado En contra, culpándolos de haber sido “tontos útiles de la izquierda” y funcionales a los intereses de Boric.
  • En medio de esta asignación mutua de culpas y responsabilidades, el sector, bien podrían quedar fraccionado en tres bandos: (i) moderados, críticos de Kast, con Matthei como referente; (ii) Republicanos, con Kast a la cabeza y (iii) una derecha eventualmente triunfadora y orgullosa de haber votado En contra, a la derecha de Kast.

7.- La zona de interés: a la derecha de Kast. El plebiscito pondrá sobre relieve la real envergadura de ese electorado que, de acuerdo con múltiples estudios de opinión, oscilaría entre un 20% o un 30% del voto de derecha que podría votar En contra.

  • ¿Se tratará de un mero epifenómeno asociado a este excéntrico plebiscito? ¿será un grupo con una entidad propia y capacidad de articulación? ¿Podría surgir un pre candidato presidencial que interprete a ese 20% del 40% del voto histórico de la derecha? Todo aquello estará por verse a contar de la noche del 17 de diciembre.

8.- El todo o nada de las reformas. La generación frenteamplista llegó al poder con dos grandes propósitos: aprobar una nueva Constitución e implementar su programa de reformas estructurales.

  • En caso de que lo primero no sea posible, en el Gobierno están convencidos de que el potencial legado de esta administración se reduce únicamente a tres iniciativas: la reforma de pensiones, explorar y concretar una fórmula de condonación al CAE y aprobar una reforma tributaria.
  • Asimismo, en caso de ganar el En contra, en el Gobierno intentarán aprovechar la confusión de las derechas, para así, en medio de una eventual noche de los cuchillos largos, identificar votos claves que permitan aprobar, a lo menos, la reforma de pensiones y el pacto fiscal.
  • Más aún, en año de comicios municipales y regionales. ¿Será capaz la derecha de asumir el costo de oponerse a iniciativas que pueden ser altamente populares, en año electoral?

9.- Las encuestas y un falso positivo. A diferencia del plebiscito constitucional de 2022 donde todas las encuestas daban por ganadora a la opción Rechazo, en esta oportunidad sólo una encuesta muestra a la opción A favor, arriba del En contra: la Encuesta Partner.

  • La encuestadora, que hasta hace un año era completamente desconocida, acertó tanto en el plebiscito 2022 como en las elecciones de consejeros constitucionales, prediciendo el alto número de escaños que obtendría el Partido Republicano. La situación no deja de ser interesante.
  • Si gana el A favor, todas las encuestas del mercado local habrán errado, lo que es equivalente a haber estado tomando la temperatura y el pulso de nuestra política con un termómetro equivocado, y únicamente Partner habrá acertado, coronándose ésta, como una suerte de nuevo oráculo de Delfos de la política nacional.
  • En el caso inverso, de ganar el En contra, el viejo adagio relativo a que incluso un reloj descalibrado es capaz de dar la hora correcta dos veces al día, cobrará plena vigencia. Partner sólo habrá sido un falso positivo.

10.- ¿Por qué fracasa la política? El profesor de Oxford Ben Ansell, en su libro Por qué fracasa la política, plantea una provocadora premisa: “la voluntad del pueblo no existe”, porque no existe un único interés común. Incluso en el supuesto más trivial: cuando todos estamos supuestamente de acuerdo en algo, cuando se trata de definir cómo operativizar ese acuerdo, surge la paradoja: no hay acuerdo. En nuestro caso, el pueblo dijo que quería cambiar la Constitución, pero puede que nunca alguna de las propuestas lo satisfaga. Ante esta realidad sólo hay dos alternativas.

  • La primera, insistir en la idea naive de que es posible arribar a algo así como una “casa común constitucional”, un texto que los identifique e interprete a todos. Un slogan vacío que, aunque suena bien, es prácticamente imposible de materializar en una sociedad cada vez más compleja, que tiene múltiples intereses y propósitos, donde la posibilidad de descartar opciones es parte inherente de nuestro día a día, minuto a minuto, y en la que coexisten una infinidad de identidades políticas, muchas de ellas antagónicas entre sí.
  • El camino alternativo, y más prudente, es asumir, gane el En contra o el A favor, que debemos aprender a convivir con el disenso constitucional, reconociendo que difícilmente una Constitución podrá satisfacer de manera absoluta las demandas del pueblo.
  • De lo contrario, el país seguirá atrapado en lo que se conoce como la paradoja de Condorcet: aunque cada uno sea capaz de ordenar sus preferencias a nivel individual, o inclusive, en un plebiscito de entrada del tipo “¿Quiere usted una nueva Constitución?”, puede que nunca lleguemos a una elección coherente como país, en un plebiscito de salida para ratificar ese texto, saltando así de un resultado, a otro contrario, de forma indefinida, atrapados en una trampa constitucional permanente.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Febrero 25, 2024

Panel Ciudadano-UDD: Matthei se despega de Kast y llega al 30% de preferencias presidenciales (Vea aquí la encuesta)

La alcaldesa de Providencia subió 10 puntos su apoyo en relación al sondeo de diciembre, ampliando de 3 a 14 puntos su brecha con el líder republicano. De acuerdo con Juan Pablo Lavín, Gerente General de la empresa encuestadora, “Matthei recibe 4 de los 5 puntos que marcaba Sebastián Piñera, otros 3 del alcalde Rodolfo […]

Director de Criteria

Febrero 25, 2024

La oposición: entre ingenua y acomodada. Por Cristián Valdivieso

Hasta ahora, la contracara del gobierno ha sido una oposición nutrida de la frustración ciudadana ante la falta de resultados de La Moneda pero que no ha logrado despertar ni curiosidad ni interés electoral per se. Una que no entusiasma. Una oposición que grita, pero no ofrece, que rasca donde no pica y que parece […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Febrero 25, 2024

Las claves de la conferencia conservadora más grande del mundo que reunió a Milei, Trump y Bukele. Por Jorge Ramírez

Imagine usted en un mismo fin de semana tener a Donald Trump, Javier Milei, y Nayib Bukele como speakers principales del evento, con una convocatoria que deja poco a la imaginación, CPAC 2024: “Donde el globalismo morirá”. Con Metallica y Guns N’ Roses como música de fondo. CPAC, de algún modo, es pura irreverencia.

Escritor y columnista

Febrero 24, 2024

Perfil: Johannes Kaiser, pesado de sangre. Por Rafael Gumucio

Johannes Kaiser es pesado de sangre, no porque logre resultar tan antipático como quisiera, sino porque su ironía, sus chistes, sus gracias lastradas por el plomo, suelen hundirse al fondo del abismo. Es difícil no ver en él a un oso demasiado grande como para ser de peluche, pero demasiado civilizado como para ser un […]

Ex-Ante

Febrero 24, 2024

El legado de Boric es ponerle fin a la crisis de seguridad. Por Kenneth Bunker

Crédito: Agencia Uno.

Si el gobierno de Boric termina hoy, no solo habrá pasado sin pena ni gloria, sino que, más encima, habrá dejado al país sumido en la crisis de seguridad más grave desde el retorno de la democracia. Es más, habrá abierto las puertas a un negro futuro. Habrá dado incentivos para que su sucesor sea […]