Abril 10, 2023

No comencemos con una mesa coja: el mercado de capitales en la Reforma Previsional. Por Felipe Jaque S.

Economista Jefe Grupo Security

Uno puedo complicar los números todo lo que se quiera (ingresos crecientes en el tiempo, lagunas en el ahorro, tasas de reemplazo más bajas, etc.), pero de todas maneras la idea se sostiene: si ahorramos y ese ahorro tiene un retorno, las cosas funcionan mejor.


Cuando aún se mantiene abierta la discusión sobre la reforma de pensiones, con algunos consensos técnicos y divergencias en el enfoque para enfrentar el desafío indiscutible de mejorar las pensiones, creo que es necesario insistir con dos palabras claves. El ahorro y la rentabilidad (vamos a dejar fuera por ahora la idea de que además tiene que ser ahorro obligatorio, porque si no, poca gente ahorraría para la vejez).

El ahorro. Independientemente de los detalles, el ahorro de hoy es primordial para financiar las pensiones a futuro. Los grados de esfuerzo individual y solidaridad que se quiera imprimir son importantes, pero financiar pensiones hoy y mañana solo con cobrar impuestos a los que más ganan hoy (y eventualmente mañana) no parece sostenible, sobre todo al considerar que las sociedades envejecen y las personas activas se llevan un creciente mayor peso para financiar a la gente que se retira.

La rentabilidad. Es clave invertir de buena forma esos recursos para que crezcan en el  tiempo. Sin la rentabilidad de esos ahorros, el esfuerzo de financiar los años de jubilación solo con los ahorros del periodo activo de las personas se hace más difícil. Pensemos que si la vida productiva se extiende por 40 años y los años de retiro fuesen cerca de 20 años, tendríamos que ahorrar en esos 2/3 de tiempo lo suficiente para financiar 1/3 de vida sin generar recursos. En términos muy simplistas, se requeriría ahorrar 33 de cada 100 pesos para mantener el mismo gasto durante el retiro. Sin rentabilidad, el ahorro necesario es elevado. Imaginemos el efecto acumulado en 40 años.

Y es ahí donde surge la relevancia de un mercado de capitales robusto y bien desarrollado. Para los más ajenos al concepto, el mercado de capitales junta a ahorrantes con aquellos que necesitan recursos para invertir. Los primeros reciben un retorno por ese ahorro, los segundos financian sus inversiones (desarrollo de emprendimientos grandes o chicos) y pagan ese retorno. Bancos, administradoras de fondos, AFP, entre otros, cumplen el rol de canalizar ese ahorro hacia quienes necesitan recursos y se especializan en esa tarea. Un mercado de capitales mal desarrollado claramente trunca las opciones de un país de financiar esos emprendimientos, afecta el crecimiento de largo plazo y en último término el retorno que se puede esperar de ese ahorro. Pero, además, el que los ahorrantes se beneficien de ese retorno alivia el esfuerzo que se necesita para financiar los años de jubilación. Un mercado de capitales golpeado (ya vimos lo que ocurrió con los retiros) será, bajo cualquier prisma un peor comienzo versus contar con uno bien desarrollado. Y esto es válido bajo cualquier esquema.

Uno puedo complicar los números todo lo que se quiera (ingresos crecientes en el tiempo, lagunas en el ahorro, tasas de reemplazo más bajas, etc.), pero de todas maneras la idea se sostiene: si ahorramos y ese ahorro tiene un retorno, las cosas funcionan mejor. Si ese retorno proviene de inversión atractiva (adentro o afuera de Chile) y la economía se retroalimenta y crece, los ingresos sobre los cuales se hacen todos estos cálculos serán mayores. De nuevo, se puede discutir qué parte viene de esfuerzo individual y cuanta solidaridad se quiere imprimir al esquema, pero siempre será clave contar con genuinas mayores y mejores opciones de inversión a largo plazo.

Si obstaculizamos el encuentro entre ahorrantes y quienes necesitan esos recursos, se comienza con una mesa con una pata coja y este tipo de problemas no se soluciona doblando una servilleta o con una tapita de bebida. No se ve el aporte de eso en mejorar las condiciones de las personas a futuro.

Si me dijeran a qué proyecto quiero aportar mi ahorro hoy, para lograr un buen retorno mañana, tendría que destinar mucho tiempo a esa tarea. Si el próximo mes me preguntan lo mismo, y así sucesivamente, esto se volvería inmanejable. Un mercado de capitales bien desarrollado, regulado y robusto, soluciona de buena manera esa pregunta, mientras cada uno de nosotros nos dedicamos a desarrollarnos en el mejor trabajo posible dadas nuestras capacidades.

Publicaciones relacionadas

Director Risk Modeling & Economic Advisory Deloitte

Junio 14, 2024

Sostenibilidad Fiscal en Chile. Por Patricio Jaramillo

Imagen generada por IA

Se debiera abrir una discusión sobre los fundamentos tras la determinación del nivel prudente de deuda pública de 45% del PIB, ya que es este el nivel que determina la posición de estrés fiscal o no. En un contexto de alta deuda en los países avanzados puede resultar subóptimo autoimponerse un nivel tan estricto, habiendo […]

Abogados de la Pontificia Universidad Católica de Chile y de la Universidad del Desarrollo, respectivamente.

Junio 14, 2024

Los terceros frente a la Ley de Insolvencia. Por Manuel José Ossandón y Víctor Riadi

Imagen generada con IA

La Ley de Insolvencia requiere mejoras urgentes, con miras de evitar fraudes o actividades en perjuicio de la masa, resultando fundamental también proteger los intereses de terceros.

Gerente de Cambio Climático y Sostenibilidad de EY Chile

Junio 13, 2024

Ley de plásticos de un solo uso. Por María José Rivero

Chile ha dado un paso esencial para preservar la biodiversidad, proteger la salud de los ecosistemas y minimizar nuestra huella de carbono. La nueva ley estimula la innovación y puede dar lugar a un floreciente mercado de productos sostenibles, con el potencial de crear empleo y crecimiento económico.

Socio fundador de García Nadal & Cía.

Junio 12, 2024

El dilema de la Ley de Insolvencia. Por Esteban García Nadal

Imagen generada por IA

El mal uso de la ley no solo socava la recuperación de créditos por parte de los acreedores, sino que también deteriora la confianza en el sistema chileno.

Ex-Ante

Junio 11, 2024

Sebastián Edwards: Ministro Nicolás Grau muestra “timidez” y “poca ambición” en proyecto sobre permisos

En la imagen, de izquierda a derecha, José Luis Daza, Esteban Jadresic y Sebastián Edwards en el seminario de Moneda Patria Investments

El economista y profesor de UCLA, Sebastián Edwards, junto al presidente de Moneda Patria Investments, Pablo Etcheverría, expresaron duras críticas por lo que consideran una falta de ambición en la reforma de los permisos sectoriales. La llamada “permisología” es uno de los temas que más preocupa al sector privado.