Mayo 21, 2021

Las 10 consecuencias que dejó el abortado pacto para crear un polo de izquierda bajo la batuta del PC

Alex von Baer
Los presidenciables de la oposición: Daniel Jadue (PC), Yasna Provoste (DC), Gabriel Boric (FA) y Paula Narváez (PS-PPD). Foto: Agencia Uno

El remezón más grande de los últimos 30 años de la izquierda chilena estuvo a solo 5 horas de concretarse, cuando se cayó a último minuto el acuerdo que tenían el PS y el PPD para concurrir a las primarias presidenciales del Frente Amplio y el PC y romper su relación histórica con la DC. No se concretó por un veto al PPD, pero dejó efectos y heridas. Los socialistas y comunistas reabrieron sus históricos enfrentamientos, Jadue ya está dando señales a los sectores más duros de la constituyente, la opción de Provoste se fortalece -aunque con una grieta al interior de la centroizquierda- y lo más relevante: Un acuerdo de apoyos mutuos en segunda vuelta se ve por ahora inviable.

Por qué importa: El cuadro se mantiene igual que antes de la elección. El PC y FA, por un lado. La ex Concertación, por otro. Pero el giro a la izquierda que intentó el socialismo a partir de la debacle electoral de la DC, el que frenteamplistas y comunistas les arrebataran la hegemonía de la izquierda y, más importante, que vetaran a última hora al PPD, desechando la opción de romper la socialdemocracia, desató un efecto dominó en el mapa político.

  1. El bochorno post-electoral: Si se considera a la oposición como un todo y que la derecha no había logrado instalar a 1/3 de sus representantes en la Convención, lo que supone hipotéticamente la redacción unilateral de la nueva Constitución, la confluencia entre PS-PC-FA-PPD podría haber sumado 49 constituyentes, y disimular el mal resultado de Unidad Constituyente (ex-Concertación y nuevas fuerzas). Pero la tarde del miércoles, en menos de 2 horas y a poco de inscribir las primarias presidenciales, el ambiente se tornó caótico. El PS acusó una humillación del bloque PC-FA por desechar una alianza que les había implicado pagar un altísimo costo: bajar las candidaturas de Heraldo Muñoz (PPD) y Pablo Vidal, y desprenderse de un entendimiento histórico con la DC. Por su lado, los frenteamplistas se enfrascaron en recriminaciones internas por haber pasado la oportunidad de romper la ex Concertación, y armar un nuevo bloque, justo cuando su resultado electoral había superado todas sus expectativas. Todo aquello ocurría mientras, cabizbajo, Chile Vamos anotaba a sus 4 candidatos.
  2. PS prepara artillería para confrontar al PC: El que un veto de última hora los dejaran sin un acuerdo que no les salió barato indignó al presidente del PS Álvaro Elizalde y su abanderada Paula Narváez. El discurso de la ex ministra fue inusitadamente duro: “El PC y el FA se farrearon esta oportunidad y no dan garantías de gobernabilidad”. El mismo mensaje entregó en múltiples entrevistas el día posterior. Se trató de una decisión conversada: de aquí a la primera vuelta de noviembre el PS enfrentará con dureza al PC y Jadue, pasando cuentas por una maniobra que los dejó sin primarias y 2 candidatos menos. El primer campo de batalla será la segunda vuelta de la gobernación de la RM entre Claudio Orrego (DC) y la candidata de Jadue, Karina Oliva (FA).
  3. Jadue muestra su lado más duro: Cuando los negociadores del PC habían visado el acuerdo con parte de la centroizquierda a través de una reunión vía Zoom, fue Jadue quien lo derribó. Al comando de Narváez se le transmitió que el PPD no era un partido “antineoliberal”. Algunos comunistas, sin embargo, afirman que el cálculo fue otro: El acuerdo parlamentario que pedía el PS suponía disputar espacios de poder en igualdad de condiciones y amenazar un cuadro intransable: que Jadue y PC sean el centro de gravedad de la alianza. Está por verse si a los comunistas no les terminará pesando el haber despilfarrado un posible apoyo socialista. Como sea el alcalde de Recoleta profundizará su discurso: al día siguiente del bochorno criticó al PS –“algunos quieren hacer giros estratégicos para recuperar su identidad, pero no quieren transformar Chile” y vuelven a la Concertación “con los neoliberales”- y realizó gestos a la Lista del Pueblo, la cuarta fuerza de la Convención: pidió indulto a reos del 18-O -condición de ellos para dialogar- y anunció que el PC impulsará la idea de que pueda haber listas de independientes también en la elección parlamentaria.
  4. Difícil acuerdo de segunda vuelta: El análisis más realista lo hizo el diputado Miguel Crispi (RD): “Será una grieta difícil de reparar, entiendo cómo daña las confianzas”. El efecto político más a largo plazo, pero más relevante, apunta en una dirección: En el PS-PPD ya dan casi por desahuciada la opción de que se produzca un acuerdo de apoyos mutuos con miras al balotaje antes de la primera vuelta (se estaba conversando esa posibilidad).
  5. PS: “Menos mal no fuimos con el PC”: Lo repiten varios socialistas en privado: pese a la pulsión que había hace tiempo por un giro a la izquierda -intentando dejar atrás las disputas históricas entre PC-PS-, Álvaro Elizalde y otros dirigentes históricos aún querían permanecer en alianza con la DC si es que Yasna Provoste -de un perfil más a la izquierda que Ximena Rincón- era la candidata. Pensaban que una alianza con el PC podía acarrear costos electorales, una tendencia a la hegemonía del PC, de la mano de Jadue, y un difícil tránsito en el radicalizado camino que tomaron los comunistas post 18-O. Para algunos, el enredo DC para bajar a Rincón no les dejó otra opción que ir a tocar las puertas del PC-FA. En ese momento, afirman en el PS, sus temores se confirmaron: Jadue no quiso ceder a un pacto parlamentario. De triunfar en la primaria, bajo ese acuerdo, el alcalde debía apoyar también la plantilla de candidatos parlamentarios socialistas. En cambio, en la propuesta comunista apuntó a forjar listas parlamentarias independientes, lo que para los socialistas no era otra cosa que intento de “destruir los partidos para hacer gobierno de izquierda autoritaria”. Lo que hoy no está claro si su distanciamiento con el PC producirá un retorno PS a la socialdemocracia.
  6. “Nunca más con el FA”: En el PS afirman que no se puede volver a confiar en el Frente Amplio, luego de que dejaran descolocados a los socialistas en la recta final de una negociación por segunda vez en 8 meses. En septiembre pasado, el bloque se paró de la mesa de negociación de primarias regionales sin avisar, para ir al Servel a inscribir sus propias primarias.
  7. Recomponer la grieta PS-DC: Se trata de un factor clave para reconstruir a U. Constituyente y hacer una primaria convencional Provoste-Narváez, si ambas lleguen a la papeleta. Al PS molestó que la DC tardara 72 horas a partir de la debacle electoral en bajar a Rincón: a las 9 AM del miércoles, Álvaro Elizalde se comunicó con Carmen Frei para notificarle que ello debía ser rápido o, de lo contrario, irían donde FA-PC. Cuando el nuevo polo de izquierda fracasó, Elizalde volvió donde Carmen Frei. Le propuso retomar una primaria. “Le respondí que no improvisamos”, dijo Frei a la Junta Nacional DC -máximo organismo del partido- apenas cortó el teléfono, zanjando el asunto sin necesidad de debate: la molestia DC con PS, que de un momento a otro abandonaba una alianza histórica, era muy extendida. En ambos partidos, sin embargo, estiman que, dada una relación de décadas, el arreglo será rápido. Una señal en ese sentido ocurrió el mismo miércoles. Ese día, cuando el PS quería inscribir una primaria con quien estuviera disponible, la DC les pasó un recado: “Encontrémonos en una primaria convencional, no hagan una de juguete”.
  8. Se fortalece Provoste: El que siga viva la alianza PS-DC abre camino a Provoste, vista en la centroizquierda como una carta competitiva frente a Jadue, si la apoya toda la ex Concertación. El que los plazos legales ya no apuren a la presidenta del Senado le permite seguir su diseño presidencial: esperar a agosto y mostrar capacidad de gobernar, al conducir un acuerdo con el Ejecutivo por ayudas económicas para enfrentar la pandemia, mientras el FA-PC están en una “lucha descarnada por el poder”, como sugirió en la semana. Para algunos, podría captar un electorado más amplio hacia el centro -que quedaba despejado para Lavín/Sichel si la batalla es con Jadue-, aunque cargará 2 mochilas: la marca “Concertación” y la crisis DC.
  9. Narváez se reactiva: La templanza con que salió a golpear al PC-FA instalando que no tienen capacidad de gobernar avivó esperanzas en el PS. “Por primera vez habló como candidata”, fue el comentario. Tras el respaldo de Bachelet, la ex ministra no había pasado más allá del 3% de apoyo en las encuestas y se le reclamaba por no instalar debates ni abrir controversias (indispensables para alguien con bajo conocimiento, según dicen en el partido). Eso sí, en una primaria le podría pesar una fuga de votos PPD a Provoste.
  10. La incomodidad de Boric: El veto que impidió que se sumara el PS al bloque PC-FA provino de Convergencia Social y constituyó una quitada de piso a Boric, quien defendió el ingreso del PPD. El diputado apostaba a que PS estibara la fuerza del PC, pero su propio partido lo dejó un incomodo pie. Ahora, competir solo contra Jadue lo deja en desventaja a partir del peso territorial comunista. Boric se plegó al discurso más duro de Jadue contra la ex–Concertación: “El PS no estuvo dispuesto a hacer este salto sin partidos que han sido castigados por la ciudadanía en la elección, en particular el PPD”.

Lea también: Cómo surgió y cómo fracasó bochornosamente la primaria PS-PC-FA-PPD


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Enero 23, 2022

Gabinete de Boric: La “revolución cultural” y la derrota de la derecha. Por Jorge Schaulsohn

La representación gráfica del advenimiento de los nuevos tiempos está reflejada en estas dos fotografías oficiales. Una imagen vale más que mil palabras. El aplastante triunfo de Boric impulsado por electores jóvenes que salieron a votar por primera vez en la segunda vuelta y las características del nuevo gabinete evidencian que hay una “revolución cultural” […]

Ex-ante

Enero 23, 2022

Los nudos del nuevo gabinete: Interior y Economía. Por Kenneth Bunker

Todos los ojos estarán sobre la capacidad de Izkia Siches de dialogar con instituciones para apalear la delincuencia y controlar la inmigración irregular. El segundo nudo está en el Ministerio de Economía, que estará a cargo de Nicolás Grau. Con la inflación sobre lo ideal, y el déficit fiscal creciendo a pasos acrecentados, Marcel será […]

Ex-ante

Enero 23, 2022

Boric y el gabinete del “reformismo realista”. Por Ricardo Brodsky

Crédito: Agencia Uno.

Parece claro que el camino que tomará el gobierno se parece más a un reformismo realista que a una revolución voluntarista. Boric y RD, contando con el concurso de la centroizquierda, parecen convertirse en el futuro del socialismo democrático en Chile. Las ventajas generacionales y la demolición política de los “30 años” les garantizan que […]

Ex-ante

Enero 23, 2022

Camilo Feres, analista político: “Marcel deberá elegir muy bien sus batallas para poder ganarlas”

El director de Estudios Sociales y Políticos de Azerta y asesor corporativo en asuntos públicos, comunicación y estrategia, Camilo Feres, cree que el gabinete de Boric da cuenta de la complejidad de los equilibrios que exige el momento político. Uno de los desafíos políticos centrales, sostiene, es la relación con el PC y el PS. […]

Ex-ante

Enero 22, 2022

Libros: Niall Ferguson y la historia de desastres detrás del Covid. Por Bernardo Solís

En su libro “Desastre. Historia y política de las catástrofes”, el historiador Niall Ferguson navega a la sombra de la pandemia del coronavirus y escribe sobre las consecuencias políticas y económicas de los desastres. Termina reflexionando sobre una cita de Henry Kissinger: “El fracaso también es una especie de entrada. El fracaso que cosecharon los […]