Ken Frankel, del Consejo Canadiense para las Américas, tras gira de Boric: “El mundo está observando lo que va a pasar en Chile”

Eduardo Olivares C.
Presidente Gabriel Boric y líder de la CCA, Kenneth Frankel, en Ottawa. Crédito: CCA

El reconocido analista canadiense organizó la reunión de Boric con inversionistas en Ottawa. Después siguió la gira presidencial a Estados Unidos, por la Cumbre de las Américas. “Boric es la estrella de la región”, dice desde California en conversación con Ex-Ante.


Quién es. Kenneth Frankel es el presidente del Consejo Canadiense para las Américas (CCA), el principal foro hemisférico en ese país que cuenta con una nutrida presencia de influyentes inversionistas y diplomáticos.

  • Canadá es el segundo mayor inversionistas extranjero en Chile. Los principales rubros donde tiene intereses están en la minería (por ejemplo, Barrick, Kinross, Lumina Copper, Lundin y Teck), la infraestructura donde están fondos de pensiones (Ontario’s Teachers) y servicios financieros (como Scotiabank).
  • Ken Frankel ha sido anfitrión de numerosos encuentros en la CCA con otros presidentes y ministros chilenos en los últimos años. Ahora ese foro ha dedicado una serie de webinars para entender el proceso constituyente chileno.

-¿Cómo recibió la comunidad de negocios en Canadá el discurso de Boric?

-Había grandes inversionistas canadienses con presencia en América Latina y sobre todo en Chile, pero también había líderes del Parlamento, de ONG y embajadores de los cuerpos diplomáticos de varios países.

En pocas palabras: fue un gran éxito. Una cosa es leer lo que dice la prensa, y sobre todo la prensa económica, y otra cosa es estar cara a cara con los líderes que toman decisiones y entender de verdad lo que esté pensando.

-Ejecutivos de Kinross manifestaron su entusiasmo tras el discurso de Boric ante el CCA, pero un par de horas después el Presidente, en un encuentro con estudiantes secundarios junto al primer ministro Justin Trudeau, les pidió a las mineras canadienses que se comporten en Chile tal como lo hacen en Canadá. ¿Cambió la mirada sobre Boric después de eso?

-No. Había varios sectores presentes, como fondos de pensiones, instituciones financieras, infraestructura, mineros. Y en su discurso él dijo lo mismo: que actuaran de esa manera. Hasta creo que recibió aplausos por eso. Nadie duda de que las empresas mineras en varios países, incluyendo Canadá, a veces no se han portado bien. El track record de las empresas grandes canadienses es que se han comportado según las reglas. Quienes estuvieron ahí son muy serios y prefieren que se juegue con las mismas reglas, grandes, medianas o pequeñas empresas. No hay un roce por lo que dijo el Presidente Boric y lo que piensan ellos.

-¿Hay un elemento que a los grandes inversionistas les llamó más la atención de Boric?

-Apareció como alguien que no es de una fórmula. Pensaba en cada cosa para buscar la mejor solución, más equitativa para su gente, para el país. No tenía respuestas de fórmula o doctrinales. Ellos [los inversionistas] respetan eso. Cuando un presidente viene a Canadá y habla de que hay que superar la inequidad, hay que tener pensiones dignas, salud con acceso libre, que hay que tener educación de calidad gratis para los niños, eso es parte del sistema canadiense. No hay un choque entre las metas que tiene el Presidente Boric en cosas básicas. Para los canadienses son cosas básicas para nuestra sociedad.

-Si no provoca choques de conceptos, ¿dónde sí hay preocupación?

-Nunca me han hablado de grandes preocupaciones que tengan. Al mismo tiempo, hay varios elementos políticos en Chile, como sucede en cada país. A veces un líder sabe dónde está su punto norte, pero en ocasiones debe acomodar otros elementos, en una coalición o en el cuerpo político. Más que preocupación, están mirando si se seguirá el camino que él describe, o si hay una desviación para acomodar una presión política de la derecha o de la izquierda, de lo que sea.

Kenneth Frankel, presidente del Consejo Canadiense para las Américas.

-Usted sigue la actualidad latinoamericana desde hace muchos años. En una columna durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet, usted decía que entre los mayores desafíos de Chile estaba mejorar el nivel de la educación…

-Cuando [Sebastián] Piñera fue Presidente, fuimos su anfitrión la primera vez. Igual con otros líderes de otros países. Y hemos tenido a ministros. Públicamente todos han reconocido que hay que hacer algo sobre las pensiones, sobre la inequidad. No he visto, entre los varios gobiernos, una gran brecha en cuanto a lo que quieren entregar al país. La cuestión es si acaso lo harán y cuál es la fórmula para llegar. El Presidente Boric llegó diciendo que ya llegó la hora de cumplir.

Creo que hay otra cosa que impresionó mucho: cuando el Presidente dijo que no todo lo nuevo es bueno, y que había mucho de bueno en el pasado, en la historia de Chile. Dijo que no quería empezar de cero, con un énfasis muy marcado. Eso muestra madurez. Sabe que no va a reinventar la rueda. Eso generó mucha confianza, ese mensaje fue muy bien recibido.

-Usted recuerda que Boric dijo que es hora de cumplir con las políticas de mayor igualdad. Pero para llegar a eso, el Gobierno propone una reforma que aumenta los impuestos a los mayores patrimonios y el royalty a la minería, entre otras áreas. Habitualmente esos cambios no son muy bien recibidos por las empresas. ¿No se habla de eso?

-No soy el vocero de los mineros, pero Boric habló de eso en las conversaciones privadas y en los otros eventos que hemos tenido también con los otros ministros [Nicolás Grau de Economía y Antonia Urrejola de Relaciones Exteriores]. Pero mire: lo que quieren saber los inversionistas es cuáles son las reglas y que esas reglas no van a cambiar. Ese fue un punto muy destacado en las conversaciones que sostuvimos a lo largo del día con el equipo del Presidente Boric. Ellos fueron contundentes en enfatizar que las reglas van a ser las reglas y que no van a cambiar.

Saben que los inversionistas, sobre todo en minería, invierten miles de millones de dólares. Hasta cierto punto, entonces, necesitan confiar en que las reglas no van a cambiar de un día para el otro, o de un año para el otro. Con eso entendido, los inversionistas pueden ajustar sus operaciones y pueden hacer sus planes. Quedaron convencidos de que Boric y su ministro de Economía así quieren conducir su Gobierno.

-En Ex-Ante, el economista Sebastián Edwards decía que en EE. UU. los inversionistas parecen valorar a Gabriel Boric por características como las que usted menciona, pero donde hay incertidumbre es en relación con la Convención Constitucional. ¿Usted observa esa preocupación por la Convención Constitucional?

-Sí están observando lo que está sucediendo, pero el tema quizás surgió una vez durante el día. Están en contemplación, de entender, y por eso estamos haciendo webinars. No digo que no estén preocupados hasta cierto punto, pero no fue el tema número uno del día con Boric.

-Cuando en EE. UU. asumió Donald Trump, hubo cambios notables y notorios en muchas áreas al mismo tiempo. ¿Aprecia cambios notables y notorios en muchas áreas en forma simultánea con Boric en comparación con cómo los inversionistas recibían a Bachelet o Piñera?

-Cada inversionista tiene su propia opinión. Hay inversionistas, y no hablo solo de los canadienses, para quienes es importante ver quién es el más pro-business. “Ahí viene Piñera, es más pro-business”. Bueno, está bien. Otros observan que se entienda y aprecie el papel del sector privado, porque es imprescindible, pero también al analizar el riesgo político miran cómo se van a solucionar los temas sociales… O sea, si uno va a entrar nada más que por un año a invertir, haces un cálculo muy distinto, pero los canadienses que están invirtiendo en general en Chile no lo hacen por uno o dos años, entonces para ellos es muy importante entender, y pueden notar y apreciar, las presiones sociales y la mayor equidad. Entienden los conceptos. También entienden la necesidad de tener una respuesta a esas inquietudes de la población. Van a hacer un cálculo un poco distinto. Si se ve en un país que hay una inequidad muy grande, presiones sociales muy fuertes y que viene un presidente que nada más habla de mano dura, probablemente ellos estarían muy preocupados igual.

-Cuando miran a Chile ahora, ¿ha cambiado su reputación relativa a los otros países de la región en los últimos años?

-Hasta cierto punto, pero no un punto tan grande. Cuando fueron las manifestaciones de 2019, alguien veía la situación de América Latina decía “uf, si eso sucede en Chile, podría sucederles a todos”. Chile tenía el renombre de ser muy estable, con una manera de tratar las presiones sociales sin llegar a donde llegó en 2019. Había una corriente de preocupación sobre el resto de los países, ¡y con razón!: la inequidad en todos los países, en todo el mundo, está creciendo, pero en la región uhhh. Y mire lo que sucedió en Colombia después.

Pero al mismo tiempo, Chile supo cómo buscar una manera de empezar a buscar una solución, o construir un vehículo para que se expresaran las inquietudes que había en la sociedad. Y hay pocos países en el mundo que se atrevan a convocar una constituyente, porque no sabrían hacia dónde va. Imagínate que ahora EE. UU. tuviera una constituyente. ¡Pero Chile sí lo hizo! Era una apuesta en sí misma. Ya veremos cuál es el resultado, pero por lo menos tuvieron la confianza de apostar por esa vía. Otros países admiran a Chile en ese sentido.

-¿Hay alguna diferencia que usted ha notado en la recepción que ha tenido el Presidente Boric en Canadá y ahora en EE. UU., donde usted está en estos momentos?

-No he estado en reuniones privadas en EE. UU. durante la cumbre, pero de quienes sí lo han estado entiendo que fue muy bien recibido aquí también. Boric es la estrella de la región.

-¿Y usted lo ve así, como líder regional, o hay que esperar?

-Claro que hay que esperar. Pero si hay un líder que realmente puede cambiar las cosas y mejorar la situación, creo que hay más esperanza ahora con Boric que con cualquier otro. Ahora, Boric no merece tener toda la presión de ser el líder de toda la región, porque tiene muchas cosas que hacer en su país. La idea es que él siga haciendo lo que necesita hacer en Chile, según nos han contado, pero el mundo está observando lo que va a pasar en Chile. Lo he dicho: Chile ha sido un punto de referencia, incluso en 2019. No sé si Boric será un éxito o no, quién sabe eso, pero con lo que él ha dicho creo que Chile de nuevo va a ser un punto de referencia, por lo menos en la región. En Canadá también piensan eso. El gobierno de Trudeau tiene mucha confianza en eso y quedó muy bien impresionado con el Presidente Boric.

-Después de todo, se fueron de cerveza una noche.

-Trudeau tomaba cerveza con Obama también. Creo que se ve una amistad notable. Hace poco, Trudeau fue el homme jeune en las Américas. Puede que él vea en Boric algo de sí mismo hace siete años.

-La juventud.

-La juventud progresista, con un énfasis en la inclusividad, con la base en su política exterior en el feminismo, con Trudeau hablando mucho sobre el maltrato histórico a las comunidades indígenas, la preocupación por el medioambiente. En fin, hay muchas cosas que comparten.

Revise la presentación de Gabriel Boric ante el CCA en Ottawa el lunes 6 de junio de 2022.

 


Lea también:

Paz Zárate y gira presidencial: “Es importante que Boric haya dicho que él no es el nuevo Nicolás Maduro”

Publicaciones relacionadas

Eduardo Olivares

Diciembre 1, 2022

Caso Silala en la mirada de los expertos: los hitos jurídicos y diplomáticos del fallo de La Haya

Foto central: Ximena Fuentes. Columna izquierda: Carolina Valdivia, Heraldo Muñoz y Teodoro Ribera. Columna derecha: Paz Zárate, Juan Ignacio Piña y Paulina Astroza.

Desde el punto de vista jurídico, la Corte Internacional de Justicia se restó de pronunciarse sobre el fondo en los temas relevantes porque la demanda perdió su objeto cuando Bolivia se allanó a la tesis de Chile. ¿Genera certeza jurídica?

Eduardo Olivares C.

Diciembre 1, 2022

Dos episodios desconocidos del caso Silala: un viaje secreto y una propuesta de acuerdo que Bolivia desechó

Marzo de 2016: Heraldo Muñoz, Michelle Bachelet y Ximena Fuentes. Créditos: Agencia Uno

En junio de 2016, el Gobierno de Michelle Bachelet sorprendió a Evo Morales con la demanda ante La Haya. Y en junio de 2019, Sebastián Piñera buscó un acuerdo con el mismo Morales para suspender un litigio que ya se veía favorable a Chile.

Eduardo Olivares C.

Diciembre 1, 2022

Cómo fueron las negociaciones con la Unión Europea y las críticas de la sociedad civil al secretismo de la Subrei

Subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales (Subrei), José Miguel Ahumada. Créditos: Subrei.

En la segunda semana de diciembre está prevista la firma, en Bruselas, de la modernización del Acuerdo de Asociación bilateral. La Subsecretaría de Relaciones Económicas y su titular, José Miguel Ahumada, fueron objeto de críticas por falta de información sobre las tratativas, de las cuales no hay actas disponibles en el sitio web de la […]

Ex-Ante

Diciembre 1, 2022

La Haya da la razón a Chile por el caso del río Silala: es un curso de agua internacional y no deberá pagar a Bolivia

Río Silala. Créditos: Agencia Uno

El fallo de la Corte Internacional de Justicia determinó el fin de un caso que comenzó en 2016. Tuvo una demanda de Chile y demandas reconvencionales de Bolivia. Estaba en cuestión el uso del Silala y eventuales daños de Chile a su curso.

Marcelo Soto

Diciembre 1, 2022

Sergio Muñoz Riveros y conmemoración de 50 años del golpe: “Pinochet no vino de otro planeta, es nuestra criatura”

Frente al anuncio de La Moneda de realizar un gran acto el 2023 por los 50 años del golpe, el analista político Sergio Muñoz Riveros dice que “lo deseable es que el gobierno del Presidente Boric no cometa el error de usar este aniversario para reeditar las viejas divisiones y, de ese modo, conseguir alguna […]