Febrero 13, 2021

Opinión: Incendio en Revolución Democrática

Kenneth Bunker
Giorgio Jackson con los partamentarios electos de Revolución Democrática ( RD ) en el hemiciclo de la Camara de Diputados. Créditos: Agencia Uno

De todos los partidos en el sistema, RD es de los pocos que indiscutiblemente ha perdido cuotas de poder. Es realmente un caso de estudio de cómo conducir un partido promisorio a la quiebra política.Lo irónico de todo esto es que, mientras Catalina Pérez llama a quemarlo todo, lo único que innegablemente se está quemando es RD.

Una frase desafortunada.  Pocas veces que se ha apoyado con tanta nitidez la política extremista que se ha ido peligrosamente instalando en el país desde el estallido social de 2019 que como lo hizo Catalina Pérez, presidenta de RD, con su frase “¿como quieren que no lo quememos todo?”. Es una invitación explicita a la violencia.

  • Algunos podrán acusar que toda lectura de la frase es por naturaleza forzada. Pero sucede que, visto en contexto histórico, no es una expresión inesperada ni aleatoria; menos una simple figura literaria. No solo es consistente con lo qué ha sido la posición política de Pérez durante todo su mandato. Además lo es con lo que ella cree que debe ser la posición institucional de su partido.

Una propuesta de reemplazo. Hace ochos años, cuando RD se fundó, era un partido muy diferente, fundado en principios socialdemócratas. Un partido que buscaba corregir los excesos del modelo, e instalar un sistema basado en la corrección estructural de injusticias sociales y económicas. Su propuesta era lo que la Concertación prometió ser a fines de los 80′.

  • Pero con la Concertación aún vigente en 2012, RD tuvo que optar por una hoja de ruta: renovar a la exitosa pero alicaída coalición por dentro, o reemplazarla por completo. Optó por lo segundo. En vez de oxigenar la alianza, y entregarle los elementos que necesitaba para revivir su propósito original, optó por ofrecer un reemplazo. Como Podemos en España, RD optó por la ruta de la sustitución.
  • Su primer desafió electoral le dio la razón. En la elección legislativa de 2017, logró elegir a 10 diputados y a un senador. Una extraordinaria presentación electoral que no solo sirvió para potenciar su intención de sustituir a la centroizquierda del momento, pero además para quebrar el orden político dominante del país. Con su victoria, logró instalar por primera vez en más de cuarenta años una tercera fuerza en el congreso.

 

Crisis de identidad.  El éxito de RD no duraría mucho tiempo. Quienes fundaron el partido con el objetivo de la sustitución (la línea socialdemócrata) se fueron quedando atrás y quienes se sumaron posteriormente (la línea de izquierda) fueron tomando protagonismo. Luego de varias rencillas internas y renuncias emblemáticas, el proceso desencadenó en la elección de la actual presidenta, Catalina Pérez, sellando la victoria de los segundos.

  • El giro a la izquierda de RD se agudizó significativamente tras el estallido social de 2019. Pues, en vez de leer la coyuntura como una oportunidad que por fin permitiría explotar la necesidad de un Estado benefactor socialdemócrata a la europea, la directiva lo leyó como una oportunidad para avanzar a pasos agigantados hacia un modelo político, económico e ideológico de izquierda dura.
  • Lo anterior inevitablemente resultó en un quiebre interno del partido, donde la fisura entre los viudos de la socialdemocracia y los propulsores del giro a la izquierda se transformó en una línea divisora. A su vez, aquello devino no solo en renuncias de varios de los parlamentarios del partido (y por extensión de la coalición), sino que también en un éxodo masivo de militantes. Del cielo a la tierra en dos años.

 

Giro a la izquierda.  Evidencia del giro a la izquierda es el nuevo pacto electoral entre RD y el PC. Mientras que algunos lo descartan como una estrategia meramente instrumental, la verdad es que tiene sentido y es políticamente coherente, pues para todos los efectos prácticos, ambos partidos son fácticamente indistinguibles en lo programático. Salvo diferencias en el origen y el estilo de sus líderes, los dos partidos coinciden en mucho más de lo que difieren.

  • El problema es que el pacto beneficia más al PC que a RD, pues son los comunistas los rentistas naturales del espacio ideológico donde hoy se ubica la coalición. Dado que en Chile la competencia se da más dentro de bloques que entre bloques, el PC (y los otros partidos de la coalición) podrán apelar con mayor éxito a la gran mayoría de los potenciales votantes. Una muestra de ello es la “sorpresiva” derrota de Depolo ante Oliva en la primaria de Gobernadores.
  • Para algunos esto no es un problema, pues los costos de pactar se recuperarán en el camino. Pero todo apunta más a una tendencia negativa que a una recuperación en el mediano plazo. Pues, de todos los partidos en el sistema, RD es de los pocos que indiscutiblemente ha perdido cuotas de poder. Es realmente un caso de estudio de cómo conducir un partido promisorio a la quiebra política.

 

A la trinchera. En el corto plazo, ya hay un par de cosas claras. Primero, que, por la naturaleza del pacto con el PC, y su nueva posición ideológica, no podrán optar por muchos más escaños de los que obtuvieron en 2017. Si esto es correcto, su capacidad para forjar la nueva Constitución será limitada. Un tremendo error del partido, que, de haber mantenido su línea original, hoy estaría en un lugar inmejorable para influir en el proceso constitucional.

  • Otra consecuencia de corto plazo tiene que ver con la renuncia a toda aspiración presidencial. Hoy, RD está en un lugar muy diferente al que estaba en 2017, cuando logró obtener 20% de las preferencias en la primera vuelta con Beatriz Sánchez. Hoy, sin ningún candidato presidencial en carrera, su única alternativa es apoyar a Daniel Jadue, un político que hasta ahora solo ha instrumentalizado a RD para avanzar su propia agenda electoral.
  • Y como si todo esto fuera poco, las recientes decisiones de RD también tienen un efecto más amplio en el sistema de partidos, pues, con la decisión de mover el partido a la izquierda no solo han abandonado al gran electorado de centroizquierda, sino que además se lo han dejado a la merced de la ex Concertación. Una torpe decisión política, que difícilmente se podrá echar atrás en el corto plazo.

 

El factor Pérez.  Tanto el giro a la izquierda del partido como su atrincheramiento en una coalición de izquierda dura ocurrieron bajo el mandato de Pérez. Lejos de ser casualidad o consecuencia de una serie de hechos desafortunados, es parte del plan. La presidenta siente que efectivamente está haciendo lo que tiene que hacer. No ve error en su conducción. Cree, por alguna extraña razón, que está consolidando al partido cuando todo apunta a lo contrario.

  • Curiosamente, Pérez no tiene oposición interna. Quienes se le han opuesto han optado por abandonar al partido antes que tratar de enmendar su rumbo. Lo mismo va para los fundadores originales de RD, que han brillado por su ausencia. Al menos en el foro público han sido complacientes con la presidenta, evitando entrar en confrontaciones y justificando su dirigencia a pesar de todos los costos.
  • Es difícil anticipar la resurrección del partido. No hay oposición al liderazgo interno, y cada día se consolida más el bloque de fuerzas de izquierdas dentro de un pacto que domina el PC. Al parecer tampoco hay conciencia de que lo que se ha perdido es mucho más de lo que se puede ganar. Lo irónico de todo esto es que, mientras Pérez llama a quemarlo todo, lo único que innegablemente se está quemando es RD.

Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Mayo 23, 2022

Las 12 cosas que hay que saber de la viruela del mono, el virus que ya tiene un caso sospechoso en Argentina

Captura de video. Gentileza de T13.

Fue detectada por primera vez en monos en cautiverio en 1958, en humanos en 1970 y en Estados Unidos en 2003. Parte con fiebre y dolor muscular, pero luego manifiesta su síntoma más característico: inflamación de nódulos linfáticos por todo el cuerpo. El motivo del nuevo brote, que hasta el sábado se registraba en 12 […]

Lorraine Thomson

Mayo 23, 2022

Perfil: Gustavo Petro, el ex guerrillero favorito para vencer el domingo en las elecciones presidenciales colombianas

Lo más probable es que a Gustavo Petro, de 62 años, no le alcance para convertirse este domingo en el primer presidente de izquierda de la historia de Colombia, pero todo indica que sí llegará al palacio presidencial de Nariño en la segunda vuelta de junio. Ex militante del grupo guerrillero M-19, su plataforma incluye […]

Paz Zarate, abogada internacionalista

Mayo 3, 2022

Acuerdo Chile-Unión Europea: ¿Es éste un buen momento para rizar el rizo? Por Paz Zárate

Sería bueno que el Presidente Boric y su equipo, al decidir qué plantearán concretamente a la Unión Europea, tengan presente consideraciones básicas de negociaciones, la historia exitosa de la diplomacia chilena en esta área; y también las amplias críticas a su primer programa; y el hecho que fue democráticamente elegido sobre la base del segundo. […]

Marcelo Soto

Abril 24, 2022

Alfredo Joignant y elecciones en Francia: “El éxito de Macron se debe a que se ha presentado, siempre, como el candidato “ni-ni” (ni de izquierda ni de derecha)”

El sociólogo y cientista político Alfredo Joignant dice que las elecciones en Francia confirman el alza de la extrema derecha en Europa, aunque haya perdido Marine Le Pen. “Se verifica una forma de derrota ganadora de Le Pen en un régimen semi-presidencial”, explica.

Waldo Díaz y Alfonso Peró

Abril 21, 2022

Quién es y qué piensa Andreas Pierotic, el embajador que designó Boric en China

El abogado vivió 14 años en China, incluyendo parte de su niñez y adolescencia, habla mandarín, estudió un MBA en Beijing y se desempeñó como Ministro Consejero Económico y Comercial de Chile en ese país en el segundo gobierno de Bachelet. Pierotic cuenta con amplias redes en el mundo económico con China, pero también entre […]