Agosto 15, 2021

Opinión: Convención Constituyente y las señales de alerta en su evaluación. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

Ex-ante
Agencia Uno.

Pese a que a un mes de ser inaugurada un 47% de los ciudadanos desaprueba su desempeño, contra un 30% que lo aprueba, la Convención Constitucional no ha sufrido un daño estructural. Los desafíos que tiene por delante son inmensos y es urgente que la Mesa tome medidas para salvarla de la polarización y de las agendas personales ajenas a su mandato, que es proponer una nueva Constitución al país.

Malas señales. Para quienes creemos que la Convención Constituyente es tan importante como símbolo de un nuevo ciclo para el país, como necesaria para encauzar los conflictos latentes, las noticias de la encuesta Criteria de esta semana no son alentadoras. A un mes de su instalación, los ciudadanos que desaprueban la forma en que la Convención está desarrollando su labor (47%) son más que los que la aprueban (30%).

  • Una mezcla entre ansiedad por resultados concretos y premonición ciudadana que operaba incluso antes de la elección de Constituyentes, cuando una mayoría anticipaba -erróneamente- que no habría renovación, y que la Convención terminaría poblada de “los mismos políticos de siempre” y sus criticados modos de operar.
  • Sin embargo, tras su instalación ha dado algunas señales tendientes a confirmar en parte las sospechas de la ciudadanía. Señales cuyo trasfondo es la disputa entre constituyentes del apruebo y el rechazo a una nueva Constitución por la legitimidad institucional del órgano constituyente. 
  • Las primeras semanas de funcionamiento han arrojado material suficiente para que la batalla comunicacional la empiecen ganando quienes apuestan a que en la opinión pública se vayan instalado “peros” al actuar de la institución.
  • Las polémicas en torno al financiamiento, sueldos y dietas de los constituyentes, sumadas a la agenda de un grupo más caracterizado por la polarización que por el debate de ideas y la búsqueda de acuerdos, han empezado a impregnar a la Convención de ese tufillo adversarial asociado a la política partidista y a la dinámica parlamentaria. La escasa percepción de avances respecto del mandato concreto que le fue otorgado tampoco contribuye a su aprobación.
  • Es un hecho que también la dinámica del espectáculo propia de los medios de comunicación en la competencia por audiencias y la odiosidad de las redes sociales, sin espacio para los grises, coadyuvan a fundar un juicio crítico ciudadano. Como si fuera poco, el gobierno se muestra indolente frente al proceso, delegando la relación en un subsecretario que -desde el propio Ejecutivo reconocen- se ha transformado en una “piedra en el zapato” (La Tercera, 11.08).

Sin daño estructural. La cruda realidad se ha impuesto y es evidente que la Constituyente la tendrá difícil y será permanentemente espoleada tanto por amenazas internas -grupos interesados en frenar los avances y otros maximalistas- como externas: una ciudadanía que no le dará carta blanca a su gestión, medios de comunicación estimulados por el rating y los clics, más la desafección gubernamental, al menos hasta marzo de 2022. 

  • Pero la institución está lejos de haber sufrido un daño estructural. Todas las críticas apuntan a su desempeño y, al menos hasta ahora, ninguna a su razón de ser, a su espíritu. Por el contrario, las encuestas muestran que sigue siendo percibida como muy necesaria y que genera más expectativas positivas que negativas. 
  • Es más, un estudio de opinión recientemente realizado por Criteria utilizó redes semánticas para encontrar la representación del significado que las personas atribuyen le atribuyen.
  • Los resultados mostraron nítidamente que evoca connotaciones positivas, particularmente esperanza y la atribución de ser el espacio donde se empezarán a materializar los cambios que la sociedad está demandando. Algunos de estos cambios son de naturaleza simbólica, como el reconocimiento de la diversidad y la redistribución del poder. Otros apuntan a la dimensión material de las condiciones de vida, como garantías en salud, pensiones y otros derechos sociales.
  • A un mes de su nacimiento, la Convención aparece subjetivamente tensionada entre la idealización de su ser y el juicio público a sus primeras señales de vida. Siguiendo la metáfora, es a lo menos ingenuo pensar que la recién nacida será capaz de cuidarse sola en esta selva enmarañada, polarizada y llena de intereses cruzados. 
  • En este escenario, la Mesa debiera buscar mecanismos para fortalecer y ampliar el rol de las comisiones de ética y de comunicaciones, asegurándoles un rol tutelar sobre procesos permanentes de rendición de cuentas y difusión sistemática en las distintas materias sensibles para la ciudanía. En definitiva, apostar por un relato intencionado que permita salvaguardar a la recién nacida Constituyente de la polarización y de las agendas personales ajenas a su mandato: proponer una nueva Constitución para Chile.

Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Junio 29, 2022

Es hora de separar al Gobierno de la Convención. Por Ricardo Brodsky

Presidencia.

Parece más aconsejable que el gobierno separe su suerte del texto propuesto por la convención, adopte una prudente distancia y analice con pragmatismo “todos los escenarios”, ya que su obligación seguirá siendo gobernar el país y no defraudar las esperanzas de cambio que anidan en la sociedad chilena.

Director ejecutivo Horizontal

Junio 29, 2022

Si recaudamos más. ¿Gastemos mejor? Por Juan José Obach

Si vamos a recaudar más, es un imperativo moral asegurar que esos recursos públicos se gasten bien. Para que el gobierno tome en serio el rol del Estado en su lucha contra la desigualdad, debe tener a la vista que los esfuerzos en gastar bien son tres veces más efectivos que los esfuerzos en recaudar […]

Directora Ejecutiva Chile Transparente

Junio 27, 2022

Campaña desatada. Por María Jaraquemada

Para poder discernir cuándo estamos frente a propaganda y cuándo frente al ejercicio de la libertad de expresión, el Servel ha interpretado que en caso de que ésta se contrate o sea pagada, es propaganda, sino, libertad de expresión. A mi juicio es una interpretación bastante reducida.

Ex-ante

Junio 26, 2022

Rechazo de la plurinacionalidad. Por Sergio Muñoz Riveros

Crédito: Agencia Uno.

Son muchos los motivos de desazón frente al proyecto de la Convención, pero el más inquietante es la plurinacionalidad, pues constituye el germen de la división de Chile. Es, además, un injerto tomado de la Constitución boliviana. Cómo las cosas no pasan casualmente, ahora se entiende el papel de Elisa Loncón, que anunció la refundación […]

Historiador e investigador del CEP

Junio 26, 2022

¿Qué se vota el 4 de septiembre? Por Juan Luis Ossa

“Es probable que la mayoría de los convencionales entienda por democracia poco más que la voz del más fuerte y que, por tanto, lo verdaderamente “democrático” esté siempre supeditado a su propia concepción de la vida social y política. De ser así, me temo que estarían caminando peligrosamente por la cornisa de la arrogancia; esa […]