Enero 29, 2021

Crítica de Libros de Marco Antonio de la Parra: Las Heridas, una gran novela de 110 páginas

Marco Antonio de la Parra
Agencia Uno

Las intensas distancias cortas. ¿Quiere partir la lectura con una cuchillada? ¿Quiere recibir en la primera línea un golpe en el mentón? ¿Quiere que le arranquen el corazón con un puño? “Tres días antes de que muriera mi padre yo regaba las plantas de una amiga” es la primera línea de la nouvelle de Arelis Uribe LAS HERIDAS, dando comienzo a un relato que no conocerá descanso yendo y viniendo entre recuerdos con un retrato de la figura del padre que no tendrá concesiones.

  • Para Arelis Uribe no hay otra posibilidad en la crónica de vida que la del camino implacable de la verdad y respeta esta consigna hasta las últimas consecuencias. En algo más de cien páginas construye una de esas novelas cortas que se quedan atrapadas en la memoria como las pesadillas, como un primer amor, como una primera muerte.
  • Género noble si lo hay, la nouvelle conoce textos ejemplares como LOS ADIOSES de Juan Carlos Onetti o LA DEFENSA de Vladimir Nabokov o EL AMANTE de Marguerite Duras, por nombrar algunos que leo y releo. Arelis Uribe se suma con un volumen ejemplar. Su retrato de la crisis social ligada a la disfunción familiar es desgarrador. Conmueve ver a la narradora, supuestamente la protagonista, supuestamente la autora, hacer su recorrido entre colegios, sobreviviendo al vacío del padre y la desestabilización de la madre, luchando por defender sus pasiones literarias contra viento y marea.
  • “Se nos acabaron las palabras. Eso es la muerte, pensé, un diálogo que se rompe, se vuelve monólogo y nunca más es de a dos” escribe Arelis Uribe. En ese territorio, “la zona muda” como llamaba Enrique Lihn a la muerte y la agonía, es cuando fracasa el lenguaje. Como en el amor, en la muerte las palabras no dan cuenta nunca de lo que se siente y por eso tanto libro, tanta obra de teatro, tanta canción, tanto poema sobre amar y morir.
  • A ver si se salva algo de ese diálogo roto, ese diálogo imposible. ¿Puedo decir todo lo que amo? ¿Puedo explicar lo que siento con la muerte de un ser querido? Eso intenta con todo su talento Arelis Uribe. Y lo consigue. Ya había sorprendido con premio adjunto al público y la crítica con su libro de cuentos QUILTRAS. Esta vez llega mucho más alto con una nouvelle de no ficción, género implacable y contradictorio. Se necesita una gran imaginación para relatar la verdad.

 

Una pandemia que ha dado novelas estupendas, como la magistral POETA CHILENO de Alejandro Zambra (una negociación con la brevedad de sus anteriores entregas para crear un volumen contundente y hermoso) o UN VERDOR TERRIBLE de Benjamín Labatut (un texto “degenerado” en palabras del autor que no lo clasifica en género alguno permitiéndose un vuelo imaginativo insólito) o DAME PAN Y LLÁMAME PERRO de Nicolás Poblete (arriesgado material, profundo y duro) o UTERO (quizás lo mejor del prolífico Juan Mihovilovich en un gesto autoficcional de largo aliento) o CHINO de Antonio Ostornol (un relato emocionante sobre la orfandad y el jazz como tabla de salvación), entra por los palos Arelis Uribe a decir todo lo que tiene que decir y sentar jurisprudencia de que la autobiografía alcanza su mayor estatura; hay que leerla a la brevedad y releerla y subrayar sus líneas poderosas, tremendas, dolorosas, para sentir ese extraño goce de la narrativa de comprimirnos el alma.

  • Llegó para quedarse LAS HERIDAS, título que ella confiesa en alguna entrevista descolgó de unas líneas de Manuel Rojas en HIJO DE LADRÓN para bautizar su texto donde abre su pecho para mostrarnos su emoción, su dolor, su historia.
  • “Era jueves en la tarde y yo estaba en desamor” escribe. ”El dolor te rompe y no hay estallido que me haya dolido tanto” concluye uno de sus párrafos, de repente cortos como dagas. Hablará de su vida y de ella y el amor vivo y roto en líneas espléndidas, a pasos breves. Una gran novela cuyas 110 páginas pesan como tres tomos de obras completas. Y se lee con conmovida pasión.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Septiembre 19, 2022

La década de Lagos y la decadencia concertacionista. Por Bernardo Solís

La década socialista – de Ascanio Cavallo y Rocío Montes- podría haber sido el libro de Ricardo Lagos porque, por angas o por mangas, el primer presidente socialista es el protagonista de la mayor parte de las historias que se cruzan en el relato, sea porque las impulsó, las equivocó o por la inevitable comparación […]

Marcelo Soto

Septiembre 7, 2022

Iván Poduje: “Boric deberá respaldar a Carolina Tohá para reprimir a los estudiantes radicales que él antes apoyó”

El arquitecto Iván Poduje valora la capacidad política de la nueva ministra del Interior, pero advierte: “Tohá no tiene más remedio que ser la Dama de Hierro, si quiere cumplir con éxito su labor. Pero no sé cuanto respaldo político tenga. Y cuenta con poco tiempo para demostrarlo. Es muy compleja su tarea”.

Ex-Ante

Agosto 6, 2022

Estallido, plurinacionalidad y Convención: La vía constitucional a la Revolución. Por Bernardo Solís

En su último libro, el periodista, académico y diplomático José Rodríguez Elizondo advierte que la clave del texto constitucional elaborado por la Convención está en en “la conversión del Estado-nación en un Estado de naciones”. Una paradoja enorme, dice, porque “los convencionales fueron elegidos para legitimar reformas imprescindibles del Estado unitario y no para liquidarlo”.

Ex-Ante

Julio 23, 2022

Perdiendo el control: la crisis de seguridad mirada desde el progresismo. Por Bernardo Solís

Con un capítulo explosivo sobre la droga y la corrupción, el libro del senador Quintana repite una idea que se le ha pasado por alto al actual gobierno: que la seguridad no es un tema de derecha sino “un derecho para todas las personas, como un mínimo necesario para desarrollar cualquier proyecto de vida”. 

Ex-Ante

Julio 16, 2022

Siete nudos a tener en cuenta en tiempos de naufragios constitucionales. Por Bernardo Solís

Oscar Landerretche

El libro de Landerretche – escrito antes que se redactara el texto final de la propuesta constitucional – puede leerse como el necesario baño de realidad que le faltó a la Convención y que llevo al autor a inclinarse por el Rechazo.