Mayo 29, 2021

Opinión: Hacen como que mandan y hacemos como que obedecemos. Por Cristián Valdivieso.

Cristián Valdivieso, director de Criteria Research
Crédito: Minsal

Una opinión mayoritaria y bastante estable en el tiempo en favor de las restricciones sanitarias que, a la luz de otros datos de la investigación, pareciera un juicio débil, posiblemente afirmado en el deber ser y la falsa dicotomía entre salud y mercado, pero que no se refleja en las conductas, como observamos el reciente fin de semana largo.

Baile de máscaras. Cuenta la leyenda que, durante la transición, las autoridades encargadas de la relación con las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública, enfrentadas a las críticas por la autonomía con que actuaban señalaban medio en broma, medio en serio: “nosotros hacemos como que mandamos, ellos hacen como que obedecen”.

  • Sirve el recuerdo para meternos de lleno en la coyuntura sanitaria:  las autoridades dictan restricciones -hacen como que mandan-, y la ciudadanía hace como que las obedece. Basta mirar los más de 70 mil vehículos que salieron de la capital el fin de semana recién pasado, aludiendo cambios domiciliarios, funerales y otras excusas “legalmente” aceptadas. Hace tres años, sin pandemia ni restricciones de por medio, salieron 115.805 mil autos de la RM, sólo un 38% más.
  • El coctel tras este baile de máscaras es amplio: pérdida de confianza en la autoridad y crisis institucional, falta de legitimidad social del actual gobierno y de credibilidad en las decisiones que toma. Pero principalmente una fatiga pandémica que tiene a vastos sectores de la población y al propio ejecutivo en una relación tan sínica como inoficiosa.

Pandemia y polarización. Para entender esta dinámica debemos remontarnos a los inicios de la pandemia, cuando la clase política, buscando un argumento más para polarizar, decidió confrontarse instalando una dicotomía artificial entre la protección de la salud o el resguardo de la economía.

  • Teniendo en frente un gobierno debilitado, desconectado del país real y pintado con colores pro economía, la oposición logró instalar un mensaje maniqueo que hasta ahora cala hondo entre los ciudadanos: quién se opone o matiza las cuarentenas, está en contra de la vida y a favor del “indeseable” mercado.
  • Un juicio en favor de las cuarentenas que sigue instalado, tal como demuestran los datos de una reciente encuesta de Criteria. A la fecha, un 73% de la población señala estar a favor de la dictación de cuarentenas en general como fórmula para contener la expansión del virus, y un 67% se manifiesta de acuerdo o muy de acuerdo con las cuarentenas totales.
  • Una opinión mayoritaria y bastante estable en el tiempo en favor de las restricciones sanitarias que, a la luz de otros datos de la investigación, pareciera un juicio débil, posiblemente afirmado en el deber ser y la falsa dicotomía entre salud y mercado, pero que no se refleja en las conductas, como observamos el reciente fin de semana largo.

Respuestas contradictorias. El estudio de Criteria muestra que, por ejemplo, la mitad de la población encuestada (50%) frente a una pregunta proyectiva – hechas para que hablemos de nosotros apelando a las conductas de otros- responde que “quienes respetan las cuarentenas lo hacen más por temor al control de los carabineros que por temor al Covid”. Y, entre la mayoría promotora de las cuarentenas, el 44% proyecta lo mismo.

  • Por otro lado, nada menos que el 71% de los encuestados señala que quienes respetan las cuarentenas “lo hacen porque pueden trabajar desde sus hogares”, dejando entrever que la gran mayoría que no teletrabaja no las respeta.
  • Pero no nos quedamos ahí. Resulta que 6 de cada 10 entrevistados están de acuerdo o muy de acuerdo con que “si se mantienen las cuarentenas las personas saldrán a protestar contra ellas”, dato que resulta alucinante al mirarlo puntualmente entre esa mayoría (73%) que dice estar a favor de las cuarentenas: la mitad de ella cree que, de continuar el encierro, habrá protestas públicas en las calles.
  • Complementariamente, la encuesta da cuenta que, respecto del año pasado, se ha perdido el temor al contagio y a la muerte por Covid. Y que, más allá de si llegan o no las ayudas económicas, los ciudadanos necesitan generar más ingresos y que crece la angustia pandémica vivida por la población encerrada.
  • En fin, un estudio que permite al menos explorar por qué, tras el juicio mayoritario en favor de las cuarentenas, estamos ante una baja adhesión efectiva a las mismas. Datos que invitan a reflexionar respecto del daño que le han hecho al manejo de la pandemia tanto el gobierno como la clase política, al polarizarse frente a la estrategia sanitaria y no coordinarse respecto de medidas de apoyo económico pertinentes y oportunas.
  • Es posible que con el paso de los años los historiadores hablen de un tiempo pandémico donde, por un buen rato, la autoridad hacía como que imponía restricciones y la ciudadanía hacía como que las acataba.

 

 


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Julio 3, 2022

Avanzar en digitalización del Estado puede mejorarles la vida a las personas. Por Noam Titelman

La agenda de digitalización es una gran oportunidad para el actual gobierno y para el país. Quizás no sea un aspecto que cope la atención del debate público, pero puede tener un tremendo impacto en la vida de las personas. Ojalá el actual gobierno, con apoyo transversal, avance decididamente en esa dirección.

Director de Criteria

Julio 3, 2022

El Apruebo y la dificultad de separar el mensaje del mensajero. Por Cristián Valdivieso

El sector que aboga por la victoria del Apruebo apuesta a que, con el cierre de la Convención, las huellas que dejaron las polémicas no serán determinantes, y que la campaña logrará transcender la amargura ciudadana para así centrarse en el contenido de una propuesta constitucional que, en su visión, sí estaría en sintonía con […]

Ex-ante

Julio 2, 2022

El espíritu constituyente: Una oportunidad perdida. Por Kenneth Bunker

El texto fue escrito desde la revancha, y con actitudes seudo autoritarias. Se excluyó a sectores políticos completos del proceso y se adoptaron reglas que no se adoptaría en ninguno de los países de los cuales se ha mencionado que podrían servir de modelo para Chile. Es, para efecto de toda evaluación técnica, un fracaso.

Ex-ante

Julio 2, 2022

Daniel Stingo, víctima de si mismo. Por Rafael Gumucio

La escuela política de Stingo fueron los matinales. Sin un animador al lado se anima demasiado y cae en el insulto, el desprecio, hablando de “mi platita” como si preocuparse de ello fuera de tonto, o riéndose de la edad de Ricardo Lagos o de la preocupación por la propiedad privada de un poblador de […]

Ex Presidente de la Cámara de Diputados

Julio 1, 2022

Gabriel Boric: El vía crucis de un Presidente que no quiere (o no puede) ser líder. Por Jorge Schaulsohn

No veo al Presidente como un líder empoderado para manejar una situación política y económica compleja que empeorará. Ni tampoco explicándole a la ciudadanía qué es lo que él quiere y necesita, cuál es su visión para salir del impasse político-económico-social y constitucional, sino más bien evadiendo la realidad, minimizando los errores.