Julio 3, 2021

Opinión: Convención constituyente y ánimo destituyente. Por Camilo Feres.

Ex-Ante
Crédito: Agencia Uno.

Intentar comprender la extensión y multicausalidad de la crisis institucional en la que estamos inmersos -dando espacio a sus manifestaciones inherentes- es clave para aquilatar adecuadamente muchos de los aspectos de la naciente convención que hoy pueden parecer amenazantes, extremos o incluso exóticos.

Coro de insatisfación. Desde la emergencia del primer movimiento estudiantil de 2006 un sinnúmero de manifestaciones de diverso origen, calado e intensidad han venido poniendo de relieve los aspectos centrales del desacuerdo entre la sociedad que emergió de la transición y las instituciones tributarias de ésta. Los pingüinos, No+AFP; deudores habitacionales; 8M; No+TAG, entre otros, se fueron sumando en un coro de insatisfacción e impugnación creciente, que no logró ser nunca resuelto o integrado del todo por el sistema político y sus herramientas.

  • Para el sistema fue difícil procesar el malestar porque éste iba dirigido a la base de las políticas e instituciones que habían posibilitado el “milagro chileno” y la “ejemplar transición”, pero el relato ya no reparaba en los logros sino en las deudas del proceso.
  • Los cimientos de la arquitectura político-institucional del modelo chileno, como la política social focalizada; la tarificación de servicios públicos no esenciales; el copago; la asociación público-privada para la provisión de bienes públicos y hasta el crecimiento económico, emergían ya no como ejemplos de un modelo a seguir sino como bases de un sistema a sustituir.
  • Mirado en perspectiva, el estallido de octubre de 2019 bien podría ser la síntesis de todos esos desencuentros asimétricos en un momento sincrónico y la convención constituyente que instala tendrá la no despreciable tarea de repasar todos y cada uno de estos desencuentros para intentar darles cauce dentro de un nuevo acuerdo político-social.
  • Por lo mismo, intentar comprender la extensión y multicausalidad de la crisis institucional en la que estamos inmersos -dando espacio a sus manifestaciones inherentes- es clave para aquilatar adecuadamente muchos de los aspectos de la naciente convención que hoy pueden parecer amenazantes, extremos o incluso exóticos.

La pulsión binaria. Por estos días destaca la pulsión de algunos de convertir rápidamente el proceso constituyente en un asunto binario (buenos-malos; ricos-pobres; izquierda-derecha; impugnados-impugnadores, entre otros múltiples clivajes posibles). Ese es el camino más corto para convertir el proceso en una nueva promesa incumplida de procesamiento democrático del conflicto y es un escenario que, por cierto, solo favorece a quiénes le tienen poco cariño a la democracia y sus imperfecciones.

  • La tendencia ha sido la de exponer y enjuiciar las demandas sectoriales tildándolas, cuando menos, de extravagantes. Las solicitudes de inclusión de simbolismos o ritos ancestrales; las convocatorias marchantes o las propuestas para dotar a la convención de una liturgia civil propia y original, han sido puestas y expuestas como amenazas; como intentos refundacionales fuera de foco o como excentricidades de minorías vociferantes.
  • La voz cantante de este ninguneo a la nueva institucionalidad en ciernes la ha tenido la generación de la transición. Y es comprensible, el modelo que está entrando a pabellón para ser reconstruido es precisamente aquél al que ellos dieron forma, apelando en su momento también a mecanismos de validación tanto o más performáticos que los que hoy les causan urticaria.
  • Probablemente muchos de ellos sientan que su tarea era tanto más hidalga, que a ellos sí les asistía un compromiso patrio supremo y que sus actos (y sus omisiones) si estaban cubiertas por un imperativo nacional patriótico.
  • Pero no debemos olvidar que la Convención elegida es la alternativa que nos hemos dado frente a la posibilidad de dirimir el conflicto en la calle y por la fuerza. Que, si no somos capaces de integrar la energía que estalló a fines de 2019 -con su ritualidad y simbolismos- en la conversación constituyente, la estamos conminando a adoptar la ruta destituyente en la que había entronado con ocasión del estallido.
  • La generación de la transición haría bien recordando que ellos también fueron parte de una alternativa de salida a un conflicto de larga data, en la que la vía democrática no era la favorita de los polos y que, por lo mismo, tuvieron que desplegar ingentes esfuerzos por dotarla de una épica y hasta una estética que la viabilizara.
  • Aunque les guste pensar que todo tiempo pasado fue mejor, tal vez sea hora de constatar que todo ese tiempo pasado, simplemente, ya pasó.

 

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Octubre 1, 2022

Michael Shifter, experto en Latinoamérica: “Si Lula gana, las condiciones de ahora son dramáticamente distintas que cuando gobernó la primera vez”

Michael Shifter. Crédito: Inter-American Dialogue.

Investigador senior, profesor del centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Georgetown y ex presidente del prestigioso Think Tank de Washington, Diálogo Interamericano, Michael Shifter es reconocido en Estados Unidos como una de las personas mejor informadas sobre lo que sucede en América Latina. Sus artículos sobre la región han aparecido en los más […]

Mario Gálvez

Octubre 1, 2022

[Confidencial] El anuncio que alista Irina Karamanos

Irina Karamanos, coordinadora Sociocultural de la Presidencia de la República.

En los próximos días, posiblemente la próxima semana, la coordinadora Sociocultural de la Presidencia de la República, Irina Karamanos, dará a conocer lo que sus asesores denominan el “plan de transformación” de lo que ha sido el gabinete de la Primera Dama.

Nelly Yáñez

Octubre 1, 2022

“Grupo constitucional de los 8” entregará propuesta de consenso la próxima semana

Tres  presidentes de partido y cinco parlamentarios conforman el “Grupo de los 8”, instancia trilateral mandatada para conciliar las propuestas levantadas por el oficialismo, la DC y Chile Vamos, para una nueva Carta Magna. Su tarea inmediata es definir lo que bautizaron como “bases constitucionales” y llegar con una propuesta afinada a la bilateral del […]

Marcelo Soto

Octubre 1, 2022

Felipe Alessandri a tres años del 18-O: “Arrasaron con el casco antiguo de la ciudad y muchos dirigentes de izquierda miraban al cielo”

Felipe Alessandri era alcalde de Santiago cuando el estallido social hizo prácticamente colapsar a la ciudad. Las consecuencias aún están latentes. “De repente vimos que todo este esfuerzo de 25 o 30 años, por rescatar el centro, en tres días lo borraron por completo, lo destruyeron y no ha logrado lamentablemente salir a flote”, dice.

Escritor y columnista

Septiembre 30, 2022

Perfil: Javier Macaya, el UDI piola. Por Rafael Gumucio

Crédito: Agencia Uno.

No nació con una papa en la boca. Se hizo a sí mismo en San Fernando, sexta región. Creció entre sus viñedos que fueron por muchos años parte esencial de su sustento. La soberbia y la violencia santiaguina no fue su ambiente. Creció con la sombra de los casos, los juicios, el desprestigio de entrada, […]