El alza de la luz: Una jugada de alto riesgo para el Gobierno. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria

Aunque es cierto que hay menor energía social acumulada y que la crisis de seguridad oculta el malestar de origen del estallido, el gobierno arriesga justo en momentos en que el Presidente ha mejorado su sintonía y aprobación entre la ciudadanía. El gobierno pudo haber tirado la pelota al córner, más todavía en tiempos electorales, pero optó por hacer la jugada.


El que paga, apaga decía mi abuela en referencia a las luces que los nietos dejábamos encendidas. No fue pagar ni apagar precisamente lo que hicieron muchos estudiantes cuando les tocó asumir un alza de 30 pesos en las tarifas del metro en octubre de 2019. Por el contrario, decidieron evadir ese pago y “prender” una marcha social que a la larga devendría en un estallido de consecuencias insospechadas para quienes decidieron incrementar el costo de los pasajes del metro.

La pregunta cae de cajón: ¿No arriesga el gobierno y la clase política en general un nuevo estallido social al imponer un alza en las cuentas de la luz que, además, es bastante más costosa a la que en su día se dictaminó para los pasajes del tren subterráneo?

Mi respuesta es sí. Un alza abrupta y repentina en torno al 30% en las cuentas de la luz es caldo de cultivo para cargar de rabia un malestar ciudadano que sigue latente.

Si bien el juicio social al estallido ha devenido con el tiempo en negativo por lo traumático de la experiencia, los datos y los relatos muestran que la ciudadanía distingue entre la movilización ciudadana, los caceroleos y las protestas durante la revuelta, y las expresiones de violencia. En las subjetividades mayoritarias siguen habitando dos hechos distintos acaecidos en un mismo tiempo: la legitimidad de la movilización social y el descrédito de la violencia delictual.

Pero, sobre todo, lo que sigue habitando entre la población es el malestar de base que vertebró de sentido el estallido social y que se ha agudizado en carencias económicas y empeorado por una crisis de seguridad que exacerba la experiencia cotidiana de desigualdad objetiva y subjetiva.

Desde esa perspectiva, el alza en las cuentas de la luz perfectamente podría detonar una movilización social expresiva de rabia, orquestada mediante protestas masivas a lo largo del país y cargada de slogans impugnadores y populistas contra una clase política que ha seguido perdiendo legitimidad desde octubre de 2019.

No en vano estos últimos días ha cundido el pánico en el mundo político y ha empezado el festival de acusaciones cruzadas entre el oficialismo y entre el gobierno y la oposición sobre las responsabilidades de cada cual en esta crisis. Aun así, el hecho es que el Presidente es quien más se juega en esto y el que ha decidido correr un riesgo al ponerse al frente protagónicamente de un aumento histórico en las cuentas de la luz.

Aun cuando en ciertos sectores hay una duda razonable sobre las posibilidades de un nuevo estallido al estar la izquierda que habría instigado el de 2019 hoy en el gobierno, para quienes creemos que la movilización masiva existió principalmente porque la mayoría social conectó con el malestar dominante de la época, es evidente que el gobierno arriesga.

Y aunque también es cierto que hay menor energía social acumulada y que la crisis de seguridad oculta el malestar de origen del estallido, el gobierno arriesga justo en momentos en que el Presidente ha mejorado su sintonía y aprobación entre la ciudadanía.

El gobierno pudo haber tirado la pelota al córner, más todavía en tiempos electorales, pero optó por hacer la jugada. Es más, podríamos decir que una gran jugada que podría significar el gol del triunfo para la nueva generación gobernante.

Una generación que vino a refundar todo y chocó con la realidad. Que luego apostó por una agenda intensa de reformas que ha ido quedando en la estacada. Pero también, una generación que de la mano del Socialismo Democrático ha aprendido que gobernar es dar gobernabilidad al país y actuar con seriedad.

Visto así, si por un momento damos por cierto el aprendizaje del Presidente, ¿qué mayor jugada podrían hacer para saldar sus propias cuentas con la historia que mostrarse capacitado para tomar decisiones difíciles e impopulares y al mismo tiempo contener y administrar la frustración ciudadana?

¿O acaso no fue eso lo que por años hizo con tanto éxito la Concertación?

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

LEA TAMBIÉN:

Cuánto subirá la luz en cada una de las 20 comunas más pobladas de la Región Metropolitana (y cuáles son las más afectadas)

Publicaciones relacionadas

Director de Criteria

Julio 21, 2024

¿Un país normalizado? Por Cristián Valdivieso

El Presidente Boric, junto a sus ministros, realizan un punto de prensa tras la reunión del Gabinete Pro Seguridad. Foto: Agencia UNO.

El error clásico de la comunicación política es no reconocer que la realidad se percibe desde las subjetividades. Las personas no solo viven de hechos y cifras, sino de sus experiencias y emociones diarias. Intentar cambiar el estado de ánimo de la población con ideas de un antes y un después es ingenuo y contraproducente.

Ex-Ante

Julio 21, 2024

Claudio Alvarado (UDI) y la oposición: “No resolver pronto los vacíos de liderazgos puede costar muy caro”

El ex senador y ex ministro Claudio Alvarado hace un severo análisis de su sector. “Es el momento de demostrar si somos una oposición capaz de tener unidad de propósitos para derrotar en las elecciones locales a los candidatos de la inseguridad y de la ineficacia gubernamental o somos una oposición incapaz de autogobernarse”.

Ex-Ante

Julio 20, 2024

El riesgo de naufragio. Por Pepe Auth

El Presidente Boric realizando los últimos anuncios en materia de seguridad. Foto: Agencia UNO.

2Está en juego el riesgo de naufragio gubernamental, por cierto, de profundizarse la situación de descontrol de la criminalidad. Pero mucho más importante que eso, está en juego también la preservación de la identidad de Chile, para sus ciudadanos y para quienes nos ven desde afuera como un destino posible para visitar o invertir, como […]

Manuel Izquierdo P.

Julio 20, 2024

[Confidencial] Los más de 9 mil nuevos electores que se sumaron en Santiago en cinco meses (y el factor PC)

Imagen: Agencia Uno

Entre enero y mayo de 2024, 9.606 personas se cambiaron a votar en la comuna de Santiago, donde compiten en una elección cerrada la alcaldesa Irací Hassler (PC) y el ex ministro Mario Desbordes (RN). En Chile Vamos temen que esos votos, que se suman a otros 43 mil que se añadieron en los últimos […]

Escritor y columnista

Julio 20, 2024

Perfil: Eduardo Vergara, el hombre que sabía demasiado. Por Rafael Gumucio

A Eduardo Vergara no le falta conocimiento ni voluntad, pero sí la habilidad política suficiente para contarnos a tiempo dónde estamos, de dónde venimos, y a dónde vamos y no ir acumulando medidas según los eventos solo para que los matinales calmen sus ansias de vender apocalipsis a las 11 de la mañana.