De Lagos a Boric: los presidentes y el cambio constitucional. Por Claudio Alvarado

Ex-Ante

El Director ejecutivo del Instituto de Estudios de la Sociedad (IES) indica: “La gran pregunta hoy es qué tipo de liderazgo asumirá el presidente Boric ante el crispado proceso constituyente en curso. ¿Se restará o intervendrá? ¿Cuánto y cómo, con qué límites y propósitos? Hasta ahora, ad portas de cumplir un mes en La Moneda, sus señales son erráticas”.


No es casual que la Constitución vigente lleve la firma del expresidente Ricardo Lagos y sus entonces ministros Nicolás Eyzaguirre, Yerko Ljubetic y Yasna Provoste, entre varios otros emblemáticos dirigentes de centroizquierda. Después de todo, el gobierno de Lagos fue el último que logró sacar adelante un cambio constitucional exitoso. Sus reformas del año 2005 dejaron tareas pendientes —como todo proceso democrático—, pero se tradujeron en múltiples y significativas modificaciones institucionales, valoradas transversalmente en su minuto. Ningún mandatario posterior ha podido repetir esa proeza.

En el caso de Michelle Bachelet, ella advirtió con cierta lucidez que el pacto constitucional de la transición venía agonizando y, en consecuencia, propuso abrir un proceso constituyente “democrático, participativo e institucional”. Dicho proceso, sin embargo, quedó inconcluso. Aunque suele decirse que la derecha fue la principal responsable, ello es sólo parcialmente cierto. Es verdad que este sector, salvo escasas excepciones, careció de visión de Estado y nunca comprendió la oportunidad que ofrecía esa agenda. Pero si el itinerario constituyente no avanzó más bajo el gobierno de la Nueva Mayoría fue, fundamentalmente, por la división de las izquierdas. Prefigurando las diferencias actuales entre el socialismo democrático, el Frente Amplio y el Partido Comunista, la expresidenta nunca consiguió generar las condiciones políticas para impulsar una hoja de ruta unitaria y mayoritaria en materia constitucional.

Con todo, antes de abandonar La Moneda, Michelle Bachelet ingresó al Congreso un proyecto de nueva constitución cuyo contenido buscaba articular la continuidad y el cambio en la esfera institucional; no era pura ruptura. Este proyecto le ofrecía una nueva oportunidad a la centroderecha y, en particular, al segundo gobierno de Sebastián Piñera: era el momento para conducir un proceso de renovación y relegitimación de nuestras instituciones. De hecho, existieron voces que recomendaron públicamente un pacto intergubernamental en esa línea, y así aprovechar el texto legado por la expresidenta Bachelet. Pero, como es sabido, el flamante gobierno “sin complejos” rechazó en forma expresa esa alternativa.

Visto en retrospectiva, no deja de sorprender el abrupto giro de Sebastián Piñera entre esa precipitada decisión inicial y los días previos al Acuerdo del 15 de noviembre. El círculo del expresidente siempre podrá argüir que, en la hora más oscura del Chile posdictadura, Piñera le dio una última opción al diálogo. Pero hay también otra manera de verlo: pocas cosas revelan tan nítidamente el grave vacío de poder que se produjo en el país como el hecho de que, en esas críticas circunstancias, el Presidente de la República se haya limitado simplemente a restarse y desaparecer de la escena, perdiendo toda capacidad de influencia y cediendo toda la iniciativa política a los partidos con representación parlamentaria (es ahí, dicho sea de paso, donde se incuba el parlamentarismo de facto).

La gran pregunta hoy es qué tipo de liderazgo asumirá el presidente Boric ante el crispado proceso constituyente en curso. ¿Se restará o intervendrá? ¿Cuánto y cómo, con qué límites y propósitos? Hasta ahora, ad portas de cumplir un mes en La Moneda, sus señales son erráticas: ha dicho que no quiere una carta “partisana” y que las encuestas que muestran un crecimiento del rechazo al trabajo de la Convención “son preocupantes”, pero antes señaló que “cualquier resultado” sería mejor que el texto vigente. El ministro Giorgio Jackson fue incluso más allá y afirmó hace poco más de una semana que “el plebiscito de salida va a determinar cuánta fuerza tenemos para implementar nuestra agenda transformadora”, identificándose así acrítica y temerariamente con el avance de un órgano cada vez más cuestionado.

Boric y Jackson harían bien en examinar con cuidado nuestra historia reciente. Más allá de las diferencias de contexto, la experiencia de las últimas dos décadas sugiere que ni las grandes votaciones ni los programas de gobierno orientados en uno u otro sentido garantizan un cambio constitucional exitoso. Conseguirlos depende, en gran medida, de que La Moneda ejerza un liderazgo político convocante y a la altura de las circunstancias, capaz de articular grandes mayorías y generar condiciones suficientes de transversalidad política. Nada indica que ellas existan en la actualidad.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Septiembre 25, 2022

El mapa político empezó a cambiar. Por Sergio Muñoz Riveros

Crédito: Agencia Uno.

Ha retrocedido el miedo, y también la extorsión basada en el miedo, cuya última expresión fue la campaña de intimidación respecto de lo que podía ocurrir al día siguiente del plebiscito. La amenaza autoritaria no ha desaparecido, pero los tiempos van cambiando. La mayoría del país rechazó explícitamente la posibilidad de ser rehén de los […]

Director de Criteria

Septiembre 25, 2022

Antes que un nuevo tono, un nuevo propósito. Por Cristián Valdivieso

Crédito: Agencia Uno.

La autocrítica no necesariamente supone una renuncia total, pero sí el llamado a concentrarse en realizar una buena gestión y aceptar que lo que hoy tendrá que hacer no es necesariamente lo que alguna vez imaginó haría si fuese Presidente de Chile. Como bien lo expresó en su discurso ante la ONU, el país le […]

Ex Presidente de la FEUC

Septiembre 24, 2022

Solo un progresismo que valore las tradiciones populares podrá ser mayoritario. Por Noam Titelman

Para muchos que no comparten el optimismo progresista por el avance del tiempo, el abandono de las tradiciones populares se percibe como una afrenta al sentido mismo de sus vidas. El sujeto popular que veía a sus valores y principios en el centro de las preocupaciones de la sociedad, de repente se ve tratado como […]

Escritor y columnista

Septiembre 23, 2022

Perfil: Antonia Urrejola, la diplomacia invisible. Por Rafael Gumucio

Crédito: Agencia Uno.

La canciller no ha conseguido convencer al presidente que, aunque Pedro Pascal le sonría con todos sus dientes, no puede comportarse en asuntos de relaciones exteriores como lo haría el actor, apoyando causas y firmando manifiestos esperando que su agente le consiga un mejor papel. La pataleta israelí del presidente es otro ejemplo. Todo indica […]

Ex-Ante

Septiembre 23, 2022

El debut de Boric en Nueva York bajo el karma de la derrota. Por Jorge Schaulsohn

Crédito: Agencia Uno.

Gabriel Boric llegó a la ONU con una derrota bajo el brazo, disminuido, al frente de un gobierno dividido y paralizado. Con apenas seis meses de gobierno, la abrumadora mayoría de los ciudadanos rechazaron su proyecto político refundacional, dejando al presidente sin discurso. No tengo recuerdos de que algo similar le haya acontecido a ningún […]