Diciembre 24, 2021

Cine: Películas que valen la pena de la lista corta al Oscar y una gran cinta navideña. Por Ana Josefa Silva

Ex-ante

El martes la Academia dio a conocer lo que se llama la lista “corta” (nada corta en realidad) y lamentablemente dejó fuera a la chilena Blanco en Blanco, de Theo Court. Pero entre las 15 preseleccionadas en Cortometraje Animado sí quedó una chilena: Bestia, de Hugo Covarrubias. Son varias las categorías que dieron a conocer su   “lista corta”: Música, Canción Original, Maquillaje y Peluquería, Efectos Visuales, Sonido, Película Internacional, Película Documental, Corto de Ficción, Corto de Animación, Corto Documental. El 8 de febrero se dan a conocer las nominaciones definitivas.

Prenominadas a Mejor Película Internacional

Los 15 títulos que incluye esta preselección tiene como clara favorita a la japonesa Drive My Car (R. Hamaguchi). A su vez, la danesa Flee (en Mubi) no solo ha sido igualmente aclamada sino que además clasificó en Mejor Película Documental. En esa lista compiten A Hero, filme del premiado cineasta iraní Asghar Farhadi (Una Separación, El Viajante) y la última de Paolo Sorrentino (Oscar 2014 por La Gran Belleza): Fue la Mano de Dios.

Fue la Mano de Dios

La más personal de las realizaciones de Sorrentino, Fue la Mano de Dios es autoficción, una suerte de autobiografía filmada, en el que los nombres están cambiados y las situaciones mezclan realidad y ficción, dando espacio a que aparezca el singular sello del cineasta italiano.

El relato se acota a un período muy concreto de la vida de Sorrentino en su Nápoles natal, entre 1984 y 1987, cuando él era un adolescente que iba al colegio, y que se vincula con el nombre del filme.

Fue el período en el que los napolitanos soñaban con que Diego Armando Maradona jugara por el equipo local, lo que se concretó y los llevó a ser campeones del país. Y fue la época en que vieron aquel partido del Mundial, el del mítico gol de Maradona (“la mano de Dios”) que le dio la Copa a Argentina ganándole a Inglaterra.

En ese breve período, la vida de Paolo, aquí llamado Fabietto Schisa (Filippo Scotti), se parte en dos. Y la película también: en su primera hora es una comedieta, con mucho personaje felliniano.

El segundo “tiempo” se corta con una tragedia que marcó su vida y que lo empuja hacia su madurez y a la búsqueda de su vocación. La presencia de Nápoles y el mar envuelven la historia. La naturaleza, los almuerzos campestres con enormes grupos familiares, cada quien con su peculiaridad, las calles de noche, los grandes espacios por donde circulan hacen de la ciudad un personaje relevante.

Toda la película está llena de secuencias memorables.

Quizás las más conmovedoras son aquellas que tienen que ver con la búsqueda del arte: Fabietto pasa por una calle y presencia una filmación y luego irá a ver la película en una sala; sus idas al teatro varias veces, fascinado por la actriz; su encuentro con el director de cine y sus paseos nocturnos por lugares impensados en conversaciones tan zigzagueantes como pueden ser las que se dan entre un chico aún asombrado y un hombre que tiene más para criticar que para motivar.

Si Maradona es la presencia ante la que la ciudad se convierte en un colectivo delirante —ya sea en el estadio o apiñados frente a un televisor, de un balcón a otro de los departamentos— para   este chico es también una inspiración.

  • Belleza y dolor, alegría y drama, asombro y confusión, destino y decisiones se funden en esta película única y singular.
  • Extraordinaria fotografía.
  • Doblemente premiada en la Biennale de Venecia.

Fue la Mano de Dios (È stata la mano di Dio)

  • Dirección y guión: Paolo Sorrentino
  • Música: Lele Marchitelli.
  • Fotografía: Daria D’Antonio.
  • Reparto: Filippo Scotti, Toni Servillo, Luisa Ranieri, Teresa Saponangelo, Marlon Joubert, Lino Musella, Renato Carpentieri, Sofya Gershevich.
  • Italia, 2021.
  •  Duración: 130 min.
  • (En Netflix).

Noche de Fuego

Aunque viene precedida por muy buena crítica y suma 12 premios y 11 nominaciones, México dio una buena sorpresa al aparecer con Noche de Fuego entre las preseleccionadas a Mejor Filme Internacional. Esta entrañable y dramática película pone su foco en la violencia de la que son víctima las niñas, aquellas cuya infancia está amenazada en los pueblos rurales en que intentan sobrevivir con sus familias.

Si la mujer siempre ha sido botín de guerra a lo largo de la historia, estas preadolescentes son las elegidas por los grupos narcos —el que vaya pasando— que las secuestran para su diversión. Nada de lo anterior es mostrado en la película: aquello está sugerido, porque durante la mayor parte del metraje, el filme toma el punto de vista de Ana, quien, a sus 13 años no entiende del todo lo que sucede.

Su madre, Rita, está sola: su marido se fue hace dos años con la promesa incumplida de enviarles dinero. Rita sabe que debe extremar los cuidados para evitar que su hija sea víctima de aquello que le ha ocurrido a otras chicas de por ahí. Pero también quiere protegerla del horror de la verdad, para que viva su infancia de la manera más normal posible.

Por eso Ana no entiende y se rebela cuando al comienzo la hace cavar una zanja y le enseña a meterse dentro de ella. Como sus amigas, ella también irá a la peluquería para que le corten su linda y larga caballera —una secuencia inolvidable— con el pretexto de evitar los piojos.

Es lo que le dicen Rita y la peluquera, mientras intercambian miradas cómplices.

Ana y sus amigas juegan, van a la escuela donde un profesor da lo mejor de sí y viven muchos momentos alegres. La amenaza las rodea, mientras sus madres intentan mantener sus vidas en un curso normal.

En el pueblo hay grupos militares custodiando, una misión médica llega a atender las necesidades, unos helicópteros rocían pesticidas para cuidar las cosechas donde varios trabajan, aunque el veneno caiga en medio del camino sobre alguna de las niñas que va camino al colegio.

También circulan por los caminos serpenteantes de este luminoso y verde valle caravanas de camionetas negras y se escuchan tiroteos. “Es el nuevo cartel”, susurra alguien mientras se tiran al piso de la peluquería para no ser alcanzadas. Las noticias hablan de corrupción y aunque de pronto oyen ruidos amenazantes cerca de casa, Ana no entiende porqué su madre le dice que no hay que llamar a la policía.

Si hay películas que se quedan adheridas al alma esa es Noche de Fuego.

  • La delicadeza de la directora para plasmar la atmósfera de amenaza es encomiable.
  • Porque junto con ello es capaz de transmitir la calidez y los sólidos afectos de una comunidad unida y digna, la alegría de la infancia a pesar de todo, la naturaleza bella cuya paz contrasta con la violencia que traen los hombres con sus armas.
  • Su directora fue ovacionada en Cannes durante 10 minutos cuando presentó la película, que obtuvo una mención especial en la sección “Un Certain Regard”.

Noche de Fuego

  • Dirección y guión: Tatiana Huezo. Basada en el libro “Prayers for the stolen”, de Jennifer Clement.
  • Música: Leonardo Heiblum, Jacobo Lieberman
  • Fotografía: Dariela Ludlow
  • Reparto: Mayra Batalla, Guillermo Villegas, Norma Pablo, Olivia Lagunas, Eileen Yañez, Alejandra Camacho, David Illescas,
  • México, 2021.
  • Duración: 110 min.
  • (En Netflix).

No Miren Arriba

Una comedia irreverente

Aunque no está claro si No Miren Arriba llega a clasificar en algunos de los premios más sonados, en estas “listas cortas” al menos asomó con dos prenominaciones: mejor música y mejor canción (“Just Look Up”). Con ello suma 7 premios y 30 nominaciones.

Ácida, irreverente y muy crítica, esta comedia de Adam McKay le pisa los callos a la política (y los políticos), al periodismo “polilla”, la TV basura y apunta al torpe uso y abuso de las Redes Sociales que convierte a ciudadanos corrientes en inescrupulosos y agresivos seres, alegres víctimas y victimarios de las fake news.

No Miren Arriba comienza cuando Kate Dibiasky (Jennifer Lawrence), una estudiante de astronomía que está haciendo su doctorado, descubre que un inmenso cometa se acerca a la Tierra y amenaza con colisionar en 6 meses, de acuerdo a sus cálculos. Su profesor, el Dr Randall Mindy (L. DiCaprio), asombrado, corrobora sus cálculos, descartando el más mínimo margen de error.

Hay que avisar a la Casa Blanca. Aunque consiguen comunicarse con alguien que les hace algún caso, una vez allí recién comienzan sus desventuras. La Presidenta (Meryl Streep) y su jefe de gabinete (Jonah Hill) están preocupados, primero de celebrar un cumpleaños (y ella de su aspecto) y luego de un lío de proporciones en que se ha metido el aliado de la Casa Blanca. Y más importante aún, de las próximas elecciones legislativas.

La primera reunión en el Salón Oval es delirante, como casi todo en la película. Kate es el único ser sensato y capaz de poner la pelota en el piso, aunque la Presidenta la fulmine con la mirada. Recurren a la prensa. Primero a un periódico serio. Luego a lo que vendría a ser un matinal, donde la conductora (Cate Blanchett) seduce al Dr Mindy.

Kate sigue siendo la única con los pies en la Tierra (nunca mejor dicho), lo que resulta fatal para ella, de las maneras más impensadas. Se convierte en un meme (literal), porque, obvio, ¡nadie quiere oír tan malas noticias!

A medida que los hechos avanzan el lío crece. Pero ¡oh! por esos enredos de la política, la Presidenta logra lo que más le importa en la vida: subir en las encuestas. El derrotero que va tomando la historia es escalofriantemente real, aunque esté arropado por un ritmo y unos personajes que parecen sacados del varieté.

  • La escalada hacia el desastre se parece demasiado a cómo funciona hoy el mundo, dominado por pulsiones y emociones, con líderes preocupados de su ombligo e incapaces de ver más allá de sus narices y menos de razonar.
  • Tiene muchas escenas para reírse a carcajadas, pero corre tras esta comedia un tono inquietante que no sirve para seducir a los grandes públicos.
  • ¡Brillante!

No miren arriba (Don’t Look Up):

  • Dirección y guión: Adam McKay.
  • Música: Nicholas Britell
  • Fotografía: Linus Sandgren
  • Reparto: Leonardo DiCaprio, Jennifer Lawrence, Meryl Streep, Jonah Hill, Rob Morgan, Mark Rylance, Tyler Perry, Timothée Chalamet.
  • EE.UU. 2021.
  • Duración: 145 min.
  • (En Netflix desde el 24 de diciembre).

En cartelera

Matrix: Resurrecciones

Los hermanos Wachowski (ahora Hermanas Wachowski) revolucionaron el cine de ciencia-ficción con Matrix , una película que se sumergía de lleno en las realidades virtuales de los video juegos e instalaba la inquietud de la incapacidad del ser humano para distinguir la realidad de la ficción.

Las dos secuelas fueron de más a menos y parecía que ahí quedaría la aventura. Sin embargo, esta revisión tiene algunos puntos interesantes.

Lo primero es que se asume la distancia del tiempo y las experiencias que ha adquirido el espectador durante estos años. Lo retro se ve desde el comienzo, en aquellas letras. Luego, hay un perfecto uso del metalenguaje que abre espacio al humor bien instalado (no más detalles para evitar spoiler).

Neo (Keanu Reeves) es un mundialmente famoso diseñador de videojuegos que trabaja en un rascacielos con un jefe con el que se entienden a regañadientes. Asiste regularmente al siquiatra porque (adivinen) se le confunde la realidad con la ficción. De pronto divisa en un café a ¡Trinity! (Carrie-Anne Moss) que en realidad es una señora casada y con hijos.

Toda esta presentación se toma su tiempo (quizás mucho).

Ciertamente luego comienza la acción y los giros y las verdades que no son verdades y así sucesivamente. De todos modos hay un exceso de conversaciones y explicaciones que lastran una historia que puede resultar inquietante.

  • En suma: no es indispensable pero sí es preferible haber visto las tres anteriores porque hay guiños y referencias a todas. Ideal para fans.
  • Ojo: lo mejor, la graciosa escena postcréditos.

Matrix Resurrecciones (The Matrix Resurrections)

  • Dirección: Lana Wachowski
  • Guión: Aleksandar Hemon, David Mitchell, Lana Wachowski.
  • Personajes: Lana Wachowski, Lilly Wachowski
  • Música: Johnny Klimek, Tom Tykwer
  • Fotografía: John Toll, Daniele Massaccesi
  • Reparto: Keanu Reeves, Carrie-Anne Moss, Neil Patrick Harris, Yahya Abdul-Mateen II, Jada Pinkett Smith, Jessica Henwick.
  • EE.UU., 2021.
  • Duración: 148 min.
  • (En Cines)

Bonus Track: ¿Mejor película navideña?

La Leyenda de Klaus

Para mí, la mejor película navideña es Klaus (nominada al Oscar 2020 mejor largo animado).

Esta original, encantadora y divertida fábula tiene de protagonista a Jasper, un patán que vive a cuerpo de rey, a costillas de su poderoso padre, director de la Real Academia Postal. Para que despabile, el padre lo envía a un remoto y gélido lugar desde donde no podrá regresar hasta haber enviado 6 mil cartas en el plazo de un año.

La travesía hacia tierras polares incluye abordar una embarcación tenebrosa que tras cruzar una densa y grisácea neblina lo deposita en un horrible pueblo: Smeerensburg.  Además de abrirnos a los recovecos de un protagonista de honduras insospechadas y finalmente muy querible, la película se prodiga en personajes cuando menos asombrosos y algunos tan inolvidables como la pequeña lapona Márgu.

Con Klaus, su realizador Sergio Pablos decidió imaginar la prehistoria del Viejo Pascuero, pero en lo que se concentra la película es en el singular viaje personal de Jesper.

Un antihéroe por definición, en su afán por alcanzar la meta que lo sacará de allí Jesper consigue, a través de su propia búsqueda de sentido vital, destrabar a una comunidad enredada en rencores infinitos. Todo bajo un lema de improbable resultado en tal contexto: “un acto sincero de bondad siempre provoca otro”.

De exquisita factura y cargada de humor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Para saber qué ver en cines y por streaming, no te pierdas el recomendado semanal de Ana Josefa Silva en Ex-Ante.


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Enero 7, 2022

Recomendaciones de cine: Los favoritos a los Globos de Oro y donde verlos. Por Ana Josefa Silva

“En medio de gran expectativa y polémica, el domingo la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA por sus siglas en inglés) anunciará los ganadores de los Globos de Oro 2022 (cine y TV). Suelen —o ¿solían?— ser los premios más esperados previo a los Oscar”, escribe en su columna la periodista y crítica de […]

Ex-ante

Enero 6, 2022

Apruebo Dignidad: las tensiones FA-PC y el dilema de ser o no ser. Por Ricardo Brodsky

Nada positivo puede resultar del gallito permanente al interior de una alianza de gobierno. Chile ya conoció en tiempos de la U. Popular, las consecuencias de un sistema de alianzas fallido, en donde los partidos se enfrentaron duramente con tesis irreconciliables que terminaron paralizando al gobierno y dejando en la completa soledad al presidente Salvador […]

Convención: El primer dolor de cabeza del futuro gobierno de Boric. Por Gonzalo Müller, director del Centro de Políticas Públicas de la UDD

La elección de la mesa de la Convención Constitucional se transformó en el primer dolor de cabeza del futuro gobierno de Gabriel Boric. Su diseño original que implicaba consagrar la alianza del FA y socialistas -con Ramona Reyes y Beatriz Sánchez- naufragó generando mucho daño colateral. La épica de la segunda vuelta en torno a […]

Violencia en La Araucanía: El desafío de los grupos armados al gobierno de Boric. Por Ricardo Brodsky

Héctor LLaitul, lider de la CAM

Uno de los problemas más serios del nuevo gobierno será el desafío que antes de asumir le han lanzado las organizaciones armadas en La Araucanía, que se burlan de “esta nueva izquierda hippie, progre, buena onda” y reafirmaron su opción por la violencia política. La CAM, la única organización armadas que según su líder no […]

Ex-ante

Enero 2, 2022

El perfil de los electores que le dieron la victoria a Boric en segunda vuelta. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

Crédito: Agencia Uno.

El análisis del perfil de las mesas electorales que registraron mayor cambio entre la participación de la primera y la segunda vuelta arrojó algunas tendencias interesantes. En el 97% de las mesas se registró algún aumento y donde creció más fue en jóvenes urbanos de ingresos medios y bajos, especialmente en Santiago.