Octubre 17, 2021

Chile, un país sin rumbo ni relato desde hace una década. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

Ex-ante

Haber ganado o perdido debates resulta irrelevante frente a la constatación que quien resulte electo presidente, se topará nuevamente con el mismo ciclo de desborde de demandas desatendidas. Es en ese contexto que mantengo vivas mis expectativas en torno al proceso constituyente. Es ahí, mucho más que en la próxima presidencial, donde se juega el futuro del país.

 

El fin del relato de la Concertación. En marzo de 2010, Michelle Bachelet terminó su primer mandato con una aprobación ciudadana del 80%. Paradojalmente, no le entregó el gobierno a su candidato Eduardo Frei, ex Presidente y emblemático de una Concertación que por entonces resonaba, casi sin cuestionamientos, como la coalición más exitosa de la historia política de Chile.

  • Con ocho de cada 10 chilenos valorando la gestión de Bachelet, la ciudadanía eligió a Sebastián Piñera, marcando en ese acto el fin del pacto tácito que se había establecido con la coalición concertacionista tras el retorno a la democracia.
  • Entre 1990 y 2010, la narrativa de la Concertación podía resumirse como: “tenemos legitimidad por haber sido opositores a Pinochet, estamos preocupados del crecimiento para salir de la pobreza y de que las capas medias, con base a su esfuerzo y trabajo, tengan mayor acceso al bienestar social, al estatus de vida de un país en vías de desarrollo”.
  • El fin de la Concertación desfondó el relato que hasta entonces había aglutinado a la sociedad chilena, basado en la movilidad social como narrativa inspiradora. Una pasada de cuenta ya conocida en torno a la acumulación de privilegios y falta de renovación de las elites concertacionistas, la falta de garantías sociales, el aumento de la deuda privada -CAE- y la falta de crecimiento económico que dejaron sin bencina el carro de la transición.
  • Sin relato, de ahí en más quedó claro que para ser gobierno ya no bastaba con pertenecer a la coalición que había derrotado a Pinochet. La sociedad se secularizaba y abandonaba sus referentes ideológicos tradicionales, declarándose en busca de un/una Presidente mago que, rápidamente y con independencia del congreso y las coaliciones, enmendara el rumbo y devolviera la promesa de un futuro próspero.
  • Y en eso hemos estado los últimos 10 años, en la búsqueda sin encuentro de un nuevo relato colectivo encarnado en algún Presidente.

La fallida apuesta por Piñera. Se votó por Piñera I en la expectativa de recuperar el crecimiento económico desvanecido en Bachelet I, apostando a que el mercado proveyera a la emergente clase media en su demanda por protección social en educación, salud y pensiones. El crecimiento no fue suficiente y, ahondando en la lógica de oferta y demanda, las movilizaciones sociales de 2011 instalaron desde la protesta la exigencia por derechos sociales, ahora garantizados por el Estado.

  • Michelle Bachelet reapareció en 2014, cargando las esperanzas por mayor bienestar y seguridad social y bajando la presión a la demanda social. Pero como las soluciones no son ni rápidas ni mágicas y requieren grandes acuerdos, al poco andar empezó la reyerta partidista dentro de su coalición y con la oposición, desencadenando la desilusión ciudadana por la lentitud de los avances y la polarización de una clase política que había decidido poner primero su agenda de intereses antes que la de las personas.
  • Así llegamos a Piñera II, en la expectativa de una rápida vuelta de página, apostando a unos tiempos que nada tuvieron de mejores y que están terminando sin siquiera una reforma garantizadora de los debatidos derechos sociales y una clase política aún más polarizada.
  • Han transcurrido diez años desde que se rompió el relato de país que, con sus limitaciones, aglutinaba política y socialmente a grandes mayorías. Diez años donde los gobiernos y oposiciones de turno se han negado la sal y el agua, desacoplándose sistemáticamente de la ciudadanía y desatendiendo las señales de rearticulación social por fuera del sistema de partidos.
  • Una cruda y banal polarización que los debates presidenciales de esta semana, marcados por combos y arañazos, sólo vinieron a confirmar. Haber ganado o perdido debates resulta irrelevante frente a la constatación que quien resulte electo presidente, se topará nuevamente con el mismo ciclo de desborde de demandas desatendidas.
  • Es en ese contexto que mantengo vivas mis expectativas en torno al proceso constituyentes. Es ahí, mucho más que en la próxima presidencial, donde se juega el futuro del país. Es más, quien resulte electo o electa presidente para el período 2022-2026 ni siquiera tendrá certezas sobre cuánto durará su mandato, pues estará condicionado a las definiciones de la Convención.
  • Hayamos aprobado o rechazado en el plebiscito de octubre 2020, queramos o no una nueva constitución, el hecho práctico es que, si de ese proceso constituyente no emana una propuesta constitucional cuyo relato sea articulador de sentidos colectivos para un nuevo pacto social, gobierne quien gobierne, seguiremos sin rumbo, directo al despeñadero populista de las soluciones mágicas.

Publicaciones relacionadas

Sebastián Edwards Sin Fronteras Cap. 14 – José Luis Daza y los ajustes económicos en programa de Kast

En un nuevo capítulo del podcast Sin Fronteras, el economista y consultor internacional, Sebastián Edwards, conversa junto a su par José Luis Daza, integrante del equipo económico de José Antonio Kast y consejero de Libertad y Desarrollo, para analizar las propuestas de gobierno del candidato republicano, en materia tributaria, de crecimiento y reactivación económica.

Alex von Baer y Jaime Sánchez

Diciembre 2, 2021

Los riesgos de Boric de cara a su debate con Parisi en el programa on line Bad Boys (y por qué decidió asumirlos)

El candidato FA-PC Gabriel Boric confirmó su participación para el próximo martes al programa de Parisi, tras la invitación que extendió para definir su apoyo para segunda vuelta. Encuestas han mostrado que Boric ya estaría capturando a más votantes del candidato del PDG, por lo que la decisión supone un riesgo debido a las duras […]

Las tensiones internas en el gobierno por la supervisión de los delitos de violencia rural en Arauco

El subsecretario Juan Francisco Galli recibió este miércoles la renuncia del coordinador de violencia rural en el Biobío, Roberto Coloma. Crédito: Agencia Uno.

El abogado Roberto Coloma dejó la coordinación gubernamental de los delitos de violencia rural en el Biobío, tras un año en el cargo. Había asumido durante la gestión del exdelegado presidencial Cristián Barra, con quien compartía su estilo frontal de trabajo. Siguió en funciones con la llegada del nuevo coordinador Pablo Urquízar, con quien habría […]

Jaime Sánchez

Diciembre 2, 2021

La batalla por los sectores populares de la RM: Por qué los apoyos de Ossandón y Codina son claves para Kast

Crédito: Agencia Uno.

En el comando de Kast siguen apurando respaldos en la centro derecha, que esta semana han incluido a Lavín y Matthei. Uno de los apoyos más esperados era el que entregó este jueves Manuel José Ossandón, el segundo parlamentario más votado en Chile, con 280 mil sufragios, y con un importante ascendiente en un nicho […]

María Arriagada

Diciembre 2, 2021

El perfil del votante de Parisi en primera vuelta según estudio de Criteria

Foto: Pablo Vera Lisperguer/AGENCIAUNO

Quienes más lo apoyan están en la zona norte, pertenecen al segmento socioeconómico C2 -ingreso hogar promedio de $1.500.000 mil pesos, profesionales técnicos (45%) y universitarios (26%)- son mayoría hombres y tienen 30 años o menos.