Enero 5, 2023

Carabineros y encuesta CEP: De chivo expiatorio a una de las instituciones mejor evaluadas. Ricardo Brodsky

Ex-Ante
Crédito: Agencia Uno.

La violencia que se apoderó del estallido social tuvo en carabineros su blanco preferido. En 2020 el número de interesados para convertirse en oficiales bajó en un 40,5%. Hoy, en el proceso 2022, nuevamente los atraídos a la institución han sobrepasado la oferta de matrícula. La última encuesta del CEP pone a Carabineros como parte de las tres instituciones más valoradas por los chilenos. La profundidad del cambio tiene que ver con la situación de inseguridad que atraviesa el país y el rol que la ciudadanía.


Pocos lugares reflejan de mejor manera los cambios subjetivos de los chilenos como su opinión sobre el cuerpo de Carabineros.

La violencia que se apoderó del estallido social tuvo en carabineros su blanco preferido. El chivo expiatorio, dije en una columna en Ex-Ante en septiembre de 2021, recuperando la idea de que desde tiempos primitivos todas las comunidades necesitan descargar las culpas en uno solo y hacerle pagar el precio de los errores colectivos.

Pero la verdad es que tras la violencia y la crítica a Carabineros no se trataba sólo de expresar una rabia y el descontento de miles de ciudadanos, también se hizo presente la acción sistemática de grupos ligados al narcotráfico y la delincuencia organizada que aprovecharon la crisis para intentar debilitar a la policía y ejercer un mayor control territorial sobre vastos sectores del país, incluyendo en ellos diversas comunas y la plaza Italia como lugar emblemático de su poder.

Parte de ese esfuerzo fueron los miles de rayados y consignas contra la policía (la yuta se dijo, copiando una expresión que viene del movimiento piquetero de allende Los Andes), las agresiones en la calle a carabineras y los ataques nocturnos a las comisarías encabezadas por turbas violentas y muchas veces armadas.

Claramente, la versión más radicalizada del estallido social, que tuvo su eco en la Convención Constitucional, buscó la destrucción de Carabineros como institución encargada del resguardo del orden público. No estuvieron lejos de tener éxito. Los escándalos financieros, el montaje en la Araucanía y las violaciones a los derechos humanos durante los días del estallido social, hicieron lo suyo. La crisis de Carabineros se reflejó en la pérdida de valoración pública, en el hecho que los nuevos postulantes a la institución cayeron dramáticamente y en que en la Convención la comisión de derechos humanos propuso “sustituir a carabineros”, mientras que el fracasado proyecto que se sometió a la ciudadanía eligió no nombrar a la institución.

Los caprichosos vientos, sin embargo, en poco tiempo han cambiado radicalmente. En 2020 el número de interesados para convertirse en oficiales bajó en un 40,5% mientras que los postulantes a la escuela de suboficiales cayeron un 56,7%. Hoy, en el proceso 2022, nuevamente los atraídos a la institución han sobrepasado la oferta de matrícula. La última encuesta del CEP pone a Carabineros y la PDI como parte de las tres instituciones más valoradas por los chilenos.

La profundidad del cambio tiene que ver con la situación de inseguridad que atraviesa el país y el rol que la ciudadanía espera de las policías en la restitución de un orden público y una seguridad básica. Esta situación no sólo impacta en la valoración del trabajo policial, sino que, de fracasar el país en la restitución del estado de derecho, pone peligrosamente en cuestión valores básicos como la confianza en el sistema democrático, el rechazo al autoritarismo o el valor de las libertades frente a la seguridad.

Así las cosas, todo parece indicar que estamos frente a un cambio profundo de clima que, con una toma de conciencia más activa de la ciudadanía, puede llevar al fracaso de quienes quisieron poner en jaque al Estado, muy particularmente a Carabineros, incentivando el individualismo, la desobediencia a las normas mínimas de convivencia y legitimando la violencia.

Publicaciones relacionadas

Historiador e investigador de Horizontal

Julio 15, 2024

¿Cuán nueva es la “nueva izquierda”? Por Juan Luis Ossa

Crédito: Agencia Uno.

Más que preocuparse de los sectores populares (los artesanos, obreros y proletarios industriales), el mundo frenteamplista ha puesto el foco en las “minorías”, las que pueden llegar a cubrir un amplísimo arco de grupos de interés. Son tantas, de hecho, que es imposible definirlas en un concepto único como el de clase.

Ex-Ante

Julio 14, 2024

Fijar multas por no votar es un mandato constitucional. Por Pepe Auth

Las expresiones de este debate me avergüenzan. Unos rasgan vestiduras por aquello a lo que se resistieron durante décadas y otros reemplazan sus convicciones por sofismas argumentales, ambos transparentando con obscenidad sus intereses electorales de corto plazo. Tengo la esperanza de que la política recupere su dignidad y el gobierno juegue su rol para que […]

Ex-Ante

Julio 14, 2024

El mal de Dorian Gray. Por Kenneth Bunker

Cuando el Frente Amplio se fundó, era diferente. Era, a todas luces, una coalición genuina, con ideas razonables que apuntaban a renovar a la izquierda. Pero luego del triunfo electoral de 2017, cuando entraron con relevancia al Congreso, la cosa cambió. El poder los corrompió. Quizás sin darse cuenta, se fueron enamorando de sí mismos […]

Director de Criteria

Julio 14, 2024

Bachelet 2025: la única verdad es la realidad. Por Cristián Valdivieso

Bachelet logra poner al actual oficialismo en carrera, hacerlo competitivo frente a una oposición que hasta hace poco aspiraba hacer capitular a la izquierda y llegar con dos de los suyos a la segunda vuelta. ¿Un fracaso para la renovación de los liderazgos en la izquierda? Sin duda, pero la única verdad es la realidad […]

La onda expansiva de Villa Francia. Por Sergio Muñoz Riveros

Imagen de la formalización de los detenidos tras los allanamientos en Villa Francia. Imagen: Agencia UNO.

Mantener un pie dentro de las instituciones y el otro en la calle no es un problema si se entiende como diversidad en las formas de hacer política en una sociedad abierta. Pero, hay un límite: la democracia es la competencia pacífica por el poder, y ello implica rechazar absolutamente la violencia política.