Diciembre 1, 2022

Sergio Muñoz Riveros y conmemoración de 50 años del golpe: “Pinochet no vino de otro planeta, es nuestra criatura”

Marcelo Soto

Frente al anuncio de La Moneda de realizar un gran acto el 2023 por los 50 años del golpe, el analista político Sergio Muñoz Riveros dice que “lo deseable es que el gobierno del Presidente Boric no cometa el error de usar este aniversario para reeditar las viejas divisiones y, de ese modo, conseguir alguna ganancia para su sector”.


 -¿Qué te parece la decisión del gobierno de conmemorar los 50 años del golpe de Estado? Ya invitó a Manuel López Obrador, y puso como a asesor a Patricio Fernández.

-Corresponde, por supuesto, conmemorar los 50 años del golpe. El derrocamiento del Presidente Allende y el derrumbe de la institucionalidad democrática constituyen un episodio traumático de nuestra historia, que hizo retroceder a Chile en términos de civilización. Pero, lo determinante es aprender de la experiencia de 1973 para no repetirla, y la primera lección es que tenemos que ser leales con la democracia y, por lo tanto, rechazar absolutamente la violencia. Las veleidades en ese terreno están en el núcleo de las causas de aquella inmensa tragedia.

-¿Existe el riesgo de utilizar políticamente la efeméride?

-Creo que la conmemoración debe ayudar a curar las heridas, no a reabrirlas, a favorecer el diálogo, no a estimular los rencores, sobre todo cuando estamos tratando de superar la polarización política a la que fuimos empujados en octubre de 2019, y del modo que todos sabemos. Lo deseable, entonces, es que el gobierno del Presidente Boric no cometa el error de usar este aniversario para reeditar las viejas divisiones y, de ese modo, conseguir alguna ganancia para su sector. Sería un despropósito completo, que puede ser duramente condenado por la mayoría del país.

La coalición gobernante ya se equivocó catastróficamente con el relato refundacional que se sintetizaba en el proyecto de Constitución que fue rechazado el 4 de septiembre. ¿Quieren probar con un nuevo “relato”, que procure dividir a los chilenos entre allendistas y pinochetistas? Sería una muestra gigantesca de insensatez.

-Con todos los problemas urgentes que tiene el país, ¿es correcto destinar esfuerzos y recursos del Estado a la conmemoración del 11 de septiembre de 1973?

-Creo que eso es exactamente lo que se va a preguntar mucha gente. El país tiene enormes urgencias sociales que atender, entre ellas, qué hará para detener la deserción escolar y compensar el déficit de aprendizaje de miles de niños y jóvenes por efecto del largo cierre de los colegios durante la pandemia. Por lo tanto, la conmemoración debe ser sobria, distante de cualquier tropicalismo. Eso estaría completamente fuera de foco.

Si queremos recordar a las víctimas, es obligatoria la sobriedad. La Moneda no puede hacer nada que se interprete como instrumentalización partidista de los dolores. Si decide gastar grandes recursos en esta conmemoración, tendrá que prepararse para responder a las requisitorias del Congreso y, ciertamente, a los reclamos de transparencia de parte de los ciudadanos.

-¿La generación de Boric, que no vivió el golpe ni la dictadura, puede tener una mirada romántica o distorsionada de lo que pasó?

-Cada generación interpreta el pasado con las herramientas que tiene, y allí se mezclan el conocimiento propiamente histórico con los mitos y los condicionamientos ideológicos. Ahora bien, podemos sentir mayor o menor cercanía con ciertos episodios o ciertos personajes, podemos celebrar o condenar, pero lo importante, como decía Spinoza, es comprender. Como es sabido, la historia está siempre sometida a revisiones y relecturas.

Lo que ayer se veía de una determinada manera, con el paso del tiempo se ve de otra, o incorpora datos que se ignoraban en el pasado. Hay que estar alertas, en todo caso, respecto de las técnicas de manipulación: ahí tenemos el ejemplo tenebroso de Hugo Chávez, que hasta hizo desenterrar los retos de Simón Bolívar para respaldar sus propias obsesiones.

-¿Se idealiza a la UP?

-Es cierto que en la izquierda universitaria de la que surgió el Frente Amplio predomina una lectura idealista de la experiencia de la Unidad Popular. Saben muy poco realmente de ese tiempo. Pero no es su culpa, pues en las corrientes de la izquierda tradicional, básicamente el PS y el PC, que gobernaron con Allende, ha prevalecido hasta hoy la actitud de eludir la confrontación con los hechos que crearon las condiciones para el desastre. Digamos que están dispuestos a hablar de las consecuencias del 11, pero no de las causas. Y es abrumadora su responsabilidad al respecto.

-¿Es posible que se haya ensalzado la figura de Allende? ¿Cuál fue su responsabilidad en el quiebre democrático?

-El Presidente Allende merece respeto por no haberse rendido en la hora final. No sabemos qué ajuste de cuentas hizo consigo mismo en las horas dramáticas en que La Moneda era bombardeada por la FACH, pero en la decisión de salir al encuentro de la muerte hay, de algún modo, una voluntad de enfrentar las consecuencias, de dar la cara, y eso es muy digno.

Hay mucho que investigar todavía sobre lo que fueron aquellos años, en particular respecto del voluntarismo suicida que animaba a la izquierda entonces. ¿Cuál fue la responsabilidad de Allende en el desenlace? Bueno, él era el jefe del Estado. Su responsabilidad está en ese nivel. Insisto en que hay mucho que investigar. Quizás, con motivo de los 50 años, conozcamos un pronunciamiento del PS respecto de su línea de intransigencia y ceguera en aquellos años.

-¿Qué rescatas del presidente socialista y qué lección deja para Boric?

-Hay un mérito indiscutible de Allende que merece ser destacado: no estuvo dispuesto a convertirse en dictador, como le aconsejaba Fidel Castro. Pero creo que el Presidente Boric debe tener presente los años de la UP por una razón definitiva: allí se concentra todo lo que no debe hacer.

-Una pregunta hipotética: si no hubiera habido un golpe de Estado, ¿qué habría pasado en el país?

-Es válido preguntarlo. Y creo que cualquier alternativa que hubiera mantenido el Estado de Derecho hubiera sido preferible a lo que vino. Lamentablemente, la violencia se había incrementado en los meses previos, y la polarización política había llegado a un punto crítico. La economía se había desarticulado por efecto de la pugna política y social. El gobierno intentaba poner orden en un cuadro en el que se iban agrietando los diques de la legalidad.

-¿Cuán real fue la amenaza de una guerra civil?

-Recordemos que, en octubre de 1972, Allende incorporó a su gabinete al comandante en jefe del Ejército y a otros altos oficiales de la Armada, la FACH y Carabineros para salvar su gobierno. Para tener una idea del estado de situación, hay un dato fundamental: inmediatamente después del levantamiento del regimiento de blindados N°2, en junio de 1973, que fue abortado por el propio Ejército, el Partido Comunista lanzó la campaña “No a la guerra civil”. Eso refleja hasta dónde había llegado la crisis. Es penoso decirlo, pero los sentimientos predominantes en la sociedad eran el miedo y el odio.

– ¿La figura de Pinochet cayó en el pozo de la historia y no va a salir de ahí?

-Es difícil que la figura de Pinochet logre recuperarse de la condena moral y política que ya cayó sobre él. Es directamente responsable de los crímenes cometidos por su régimen. Estamos hablando, en primer lugar, del asesinato de prisioneros. Pero, cometeríamos un error si creyéramos que la figura del dictador explica esencialmente lo que ocurrió. Sería demasiado simple.

-¿En qué sentido?

-Pinochet no vino de otro planeta. Es, podríamos decir, “nuestra criatura”. Surgió del vientre de una sociedad exasperada, en la que la mitad de Chile veía como enemigo a la otra mitad, y allí está el origen de la tragedia. Para una parte de la sociedad, nada era más importante que lograr el triunfo de la revolución; para la otra, nada era más importante que impedirla.

En los días de la revuelta de 2019, mucha gente pensó que el país se deslizaba hacia una crisis parecida a la de 1973, y no faltaban los motivos para verlo así. De nuevo la violencia, de nuevo el miedo, de nuevo el odio, mientras algunos comentaristas de la TV o algunos académicos desde sus escritorios protegidos, explicaban que todo era “social”, y que nos ayudaría a conseguir una sociedad más justa.

Debemos evitar a toda costa la repetición de errores colectivos que puedan conducir a Chile a vivir un drama parecido al de hace 50 años.

Le puede interesar:

Ascanio Cavallo: “En contraste con Aylwin, la principal debilidad del Presidente Boric es la falta de experiencia”

Publicaciones relacionadas

David Tralma

Febrero 3, 2023

Francisco Vidal lanza dura crítica al PPD por las dos listas: “Es un error del partido decirle que no al Presidente”

Histórico militante del PPD, Francisco Vidal dice que “la separación de las listas y el quiebre del Socialismo Democrático pueden tener efectos desastrosos”. El ex ministro de Lagos y Bachelet afirma que su partido cometió un profundo error político y electoral que “tiene efectos múltiples. Tiene un efecto en el Gobierno, en el Presidente; tiene […]

David Tralma

Febrero 3, 2023

Quiénes son los candidatos del PPD al Consejo Constitucional que competirán con la lista del FA-PC y el PS

Tras ratificar su intención de ir en dos listas, el PPD comenzó a cerrar la lista de candidatos para la elección de consejeros constitucionales del 7 de mayo. Natalia Piergentili, Jorge Insunza, Sergio Bitar y Marco Antonio Núñez son algunas de sus cartas, todas con perfil político y experiencia en las zonas por donde competirán. […]

Ex-Ante

Febrero 3, 2023

[Confidencial] El incómodo documento que hizo llegar el senador Ossandón a la ministra Tohá

El senador, que actúa en representación de la bancada de RN, envió la noche del jueves un documento a Interior, que contiene más de 40 observaciones en distintos temas relacionados con la propuesta que Carolina Tohá hizo llegar para retomar el Acuerdo Transversal por la Seguridad. El texto de Ossandón contiene severas críticas al plan […]

Ex-Ante

Febrero 3, 2023

Definitivo: Oficialismo competirá en dos listas en la constituyente y presidenta del PPD será candidata en la Región Metropolitana

Crédito: Agencia Uno.

“La mesa del PPD acaba de ratificar la decisión del Consejo Nacional de concurrir a la elección de consejeros constituyentes en dos listas que puedan, en su diversidad, contribuir a construir las mayorías progresistas que Chile necesita”, indicó hace pocos instantes la presidenta del PPD, Natalia Piertengili.

Juan Diego Montalva

Febrero 3, 2023

Pepe Auth y dos listas: “Para el PPD la lista independiente es una tremenda oportunidad de renacer”

Luego de una carrera como diputado PPD, Pepe Auth abandonó su partido el 2016 para mantenerse en el parlamento hasta el 2022 como independiente y un analista agudo de la escena política. En esta entrevista, Auth explica por qué es clave que el PPD concrete ir en una lista independiente del FA y el PC […]