Julio 14, 2021

Sergio Muñoz Riveros: “El PC defiende hoy al régimen cubano con la misma incondicionalidad con que antes defendía a la URSS”

Ex-ante
Crédito: Agencia Uno.

El analista político, quien militó durante décadas en el PC chileno y hoy es un severo crítico de sus políticas, explica los lazos históricos y las razones de la defensa absoluta de la colectividad al castrismo. “Ha sido bochornoso el apoyo instantáneo del PC chileno al régimen de La Habana. No guardaron ni las apariencias. No cuesta interpretarlo como expresión de los condicionamientos creados en las últimas décadas”, afirma.

¿Cuál es su visión de la situación en Cuba a la luz de las masivas protestas que han tenido lugar allí?

Las dictaduras prolongadas tienden a ser vistas como invencibles, sobre todo porque se cree que el poder de las armas no puede ser contrarrestado. Sin embargo, ya vimos cómo el despotismo soviético, que se sostenía en una inmensa maquinaría militar, no pudo sobrevivir al impulso de cambio que venía desde la base de la sociedad. Pasó lo mismo en los otros países del llamado socialismo real en Europa del Este. Esos regímenes eran minoritarios, gobernaban en nombre del pueblo, pero sin el pueblo. Conocí algunos de esos países, por ejemplo, Hungría, la RDA, la antigua Checoslovaquia, Bulgaria, etc. y se trataba de regímenes que revelaban a cada paso que estaban conscientes de tener a la mayoría en contra. Aquel socialismo fue una enorme estafa.

Creo que, en Cuba, y pese a la dura represión, se va abriendo paso una clara mayoría que rechaza la dictadura y desea vivir de otro modo. Internet ha contribuido a compartir información e inquietudes. Son 62 años de opresión, y en particular los jóvenes no se resignan a la frustración. Por supuesto que influyen las carencias de todo tipo que sufre la mayoría de la población que no recibe dólares de sus familiares en el exilio. La situación de la pandemia ha gravitado indudablemente, pues han aumentado los contagios y apenas el 15% de la población está vacunada (y con vacunas nacionales sobre cuya efectividad hay dudas).

Tengo la impresión de que la demanda de libertad irá creciendo, que la gente ha ido perdiendo el miedo y que sabe que el futuro depende de los riesgos que corran hoy. El lema “Patria y Vida” lo dice todo. Es emocionante el papel jugado por músicos y artistas en el despertar de la conciencia de mucha gente. Tenemos el deber de entregar un fuerte apoyo a la lucha de los cubanos por la libertad. Los gobiernos latinoamericanos en particular, no pueden eludir su obligación de ayudar a que la democracia llegue por fin a la isla.

El llamado de Díaz Canel al enfrentamiento entre cubanos ha revelado el miedo que experimenta la oligarquía gobernante respecto de la eventualidad de perder el poder absoluto. Las viejas invocaciones para sostener la revolución suenan vacías, culpar a EE.UU. es un recurso gastado. No hay que descartar que los militares cubanos, pragmáticos por razones profesionales, sientan que no pueden cerrarse a la posibilidad de una apertura. Esperemos que se abra una perspectiva de transición pacífica a la democracia. Hay que ayudar a que sea así.

El apoyo del PC chileno al gobierno cubano se contradice con su discurso en Chile de apoyo a las protestas callejeras y, además, eso le trae costos a su candidato presidencial. ¿Cómo explica que, pese a eso, mantenga ese apoyo incondicional? 

Ha sido bochornoso el apoyo instantáneo del PC chileno al régimen de La Habana en medio de las protestas de miles de cubanos en muchas ciudades de la isla. No guardaron ni las apariencias. No cuesta interpretarlo como expresión de los condicionamientos creados en las últimas décadas. Es impresentable que el PC niegue el derecho a protestar del pueblo cubano y se ponga del lado de los represores. Por supuesto que esto le causa dificultades a su candidato presidencial, que tiene problemas para explicar por qué no apoya el estallido cubano. No se sostiene que, en los hechos, nieguen a los cubanos los derechos de que gozan los chilenos, que acepten que allí haya un solo partido permitido, que no haya libertad de prensa ni libertad de asociación, en fin, que defiendan tan vehementemente una dictadura como aquella, lo que hace pensar a mucha gente que, al fin y al cabo, desean establecer en Chile algo parecido.

Parece muy fuerte la influencia del PC cubano en el PC chileno. ¿Influye que Guillermo Teillier haya sido el encargado militar del partido durante la dictadura?

Es evidente que hay una relación muy estrecha entre ambos partidos, desigual sin duda, puesto que el grupo de Teillier se siente en deuda con los comunistas cubanos. Sugiero leer el libro “Carrizal. Las armas del PC” (LOM, 2018), del historiador Luis Rojas Núñez, para hacerse una idea del tipo de compromisos creados en los años de la dictadura de Pinochet. El libro relata la operación de desembarco de varias toneladas de armas enviadas por Fidel Castro para las operaciones del FPMR, las que fueron escondidas en una caleta del norte en 1986. Como se sabe, esa operación finalmente fracasó, y las armas cayeron en poder de las FF.AA.

El PC defiende hoy al régimen cubano con la misma incondicionalidad con que defendía ayer a la Unión Soviética. Se equivocó entonces y se equivoca ahora. Es evidente que no ha sacado las lecciones esenciales del hundimiento del comunismo en el mundo. Se va a terminar un día el régimen castrista, y tendrán que dar muchas explicaciones. Las recientes simpatías por China -donde ha triunfado el capitalismo de Estado, con partido único y sin libertades por supuesto- tienen algo de patético.

En los años 60, las relaciones del PC chileno con el cubano tuvieron muchos sobresaltos, pero después del golpe militar y sobre todo a partir de los 80’, La Habana pasó a ser el principal referente de los comunistas chilenos. ¿A qué atribuye ese giro? 

Es cierto. En los años 60, cuando Castro proclamaba que la lucha armada era el único camino para hacer la revolución en América Latina, el PC de Chile resistió las directrices que venían desde La Habana y que consiguieron cautivar a un sector significativo del Partido Socialista. El PC intentó en esos años –los del gobierno de Frei Montalva-, elaborar un camino singular (la denominada vía pacífica) para avanzar a lo que llamaba el socialismo. En los hechos, tomó distancia del castrismo y el guevarismo (recordemos que el Che Guevara murió en 1967 en su intento guerrillero en Bolivia) y apostó por la perspectiva de la lucha legal y electoral. Como consecuencia de ello, las relaciones entre el PC chileno, encabezado entonces por Luis Corvalán, y el PC cubano, eran más bien formales y distantes. Los nexos de confianza de los comunistas cubanos eran con el PS y desde luego con el MIR, que había nacido en 1965, apadrinado desde La Habana, y hasta identificado con la bandera rojinegra del Movimiento 26 de Julio (antecedente del PC cubano).

El fracaso de la Unidad Popular lo trastornó todo. Dicho sea de paso, el capítulo de la intromisión cubana en ese período es una historia que está por contar. Estoy convencido de que Castro lleva velas en el entierro de la experiencia que encabezó Salvador Allende. En los años posteriores al golpe de Estado, el PC hizo suya la idea de que las armas podían asegurar la derrota de la dictadura en Chile. Fue entonces que se anudó la nueva relación con el PC cubano. Como resultado de ello, el PC chileno sumó a la derrota de 1973, una nueva derrota en 1986/87, con el fracaso de la llamada política de rebelión popular.

No se puede pasar por alto que el régimen cubano alentó muchas experiencias armadas en el continente, que condujeron a terribles derrotas en los años 60, 70 y 80. Salvo en Nicaragua, país en el que, como sarcasmo de la historia, el antiguo guerrillero Daniel Ortega devino en un abominable tirano, dispuesto a cometer crímenes para sostenerse en el poder. Castro cultivó su propia leyenda de libertador, una especie de Simón Bolívar del siglo XX, pero puso las bases de la dictadura más prolongada y represiva que haya habido en América Latina y alentó el sacrificio estéril de muchos jóvenes latinoamericanos que creyeron en su prédica. La historia no lo absolverá.

¿Por qué, al contrario de lo que ocurrió en otros países, en Chile, el PC no se renovó y convirtió en un partido de izquierda socialdemócrata o se disolvió?

Tiene mucho que ver con la influencia cubana. No olvidemos que cuando se produjo la caída del Muro de Berlín en 1989, y se inició el proceso de apertura en la URSS y los países de Europa del Este, Cuba tuvo la oportunidad de llevar adelante su propia transición. Era el momento adecuado, y pudo abrir una etapa de progreso en la isla, ahora en condiciones de libertad. Pero la megalomanía de Castro frustró esa posibilidad. Él asumió la actitud de denunciar a los traidores que habían entregado las banderas comunistas, y proclamó que él no las entregaría. Lo que pasara con la vida de los cubanos no le importó gran cosa. El PC chileno pudo haber aprovechado también aquel momento, pero prevalecieron en su seno las fuerzas conservadoras. Su estilo de hoy parece apostar por la polarización y el choque de “clase contra clase”, como se decía en los años 30, con los agregados de este tiempo, en primer lugar, las políticas identitarias que están de moda (indigenismo, feminismo, etc.).

Daniel Jadue propuso que se indultara al ex FPMR Mauricio Hernández Norambuena, quien participó en el asesinato de Jaime Guzmán y posteriormente cayó preso en Brasil por un secuestro. Se sabe que en la creación del FPMR, el gobierno cubano tuvo un rol crucial. ¿Piensa que esa propuesta tiene que ver también con la influencia de La Habana?

Es posible que la petición de indulto para Hernández Norambuena esté impuesta por sus antiguos camaradas y quizás alentada desde la Habana. Es complicado, sin duda para el candidato Jadue, puesto que no es nada fácil conseguir apoyo para un caso como ese, aunque a lo mejor la mayoría de la Convención Constitucional lo hace. Sería simplemente escandaloso.

¿A su modo de ver la generación de dirigentes jóvenes del PC es más crítica de ese apoyo incondicional?

Lo ignoro. No hay evidencia publica de que sea así. Uno escucha a las figuras más jóvenes del PC, y en general repiten las mismas cosas que dicen los veteranos. Con todo, es posible que se hagan preguntas respecto de lo que ocurre en Cuba. Es muy difícil tragarse la versión de que, en ese país, en Venezuela o en Nicaragua, hay algo que considerar como ejemplo para los chilenos. La cuestión clave es si esos jóvenes, que incluso están el Congreso, han asimilado o no el valor de la democracia. Si están en proceso de hacerlo, se darán cuenta de que ello exige rechazar todas las dictaduras y asumir una posición de lealtad hacia el régimen de libertades, lo cual implica condenar la violencia como método político. Ojalá ellos encabecen un proceso de verdadera renovación en su partido. Sería positivo para el país.


Publicaciones relacionadas

Alfonso Peró

Junio 30, 2022

Reforma Tributaria: Los planes del oficialismo de incluirla en la contienda Apruebo versus Rechazo y el dilema de la oposición

En el oficialismo y La Moneda aseguran que el proyecto puede ser la última carta para revertir las cifras que dan una ventaja al Rechazo en las encuestas. En Chile Vamos lo tienen claro y la idea es no caer en una histeria colectiva con la reforma para no permitir que se convierta en una […]

Víctor Hugo Durán y Waldo Díaz

Junio 30, 2022

Trasfondo: El rumbo de la campaña del Apruebo enfrenta a Boric y el PC

El Presidente Boric y Guillermo Teillier en imagen de archivo. Crédito: Agencia Uno.

En sectores del PC generaron un profundo malestar los dichos del Presidente en Arica, donde esta semana habló del escenario post plebiscito y dijo que “si es necesario llevar adelante un proceso de reformas, de ajustes, de conversaciones, con los distintos sectores para mejorar, voy a estar”. En el Segundo Piso se ha instalado la […]

Marcelo Soto

Junio 30, 2022

Mario Waissbluth: “Cada vez que gente como Stingo, Bassa o Linconao abren la boca, el Rechazo gana unos votitos más”

El ingeniero civil Mario Waissbluth ha sido una de las voces más polémicas del Rechazo que impulsa el grupo de los Amarillos. Fundador de Educación 2020 se declara dolido por las declaraciones de su actual directora ejecutiva, Alejandra Arratia, quien tildó de burlescas y descalificadoras sus opiniones contra el texto constitucional. “Es un tema que […]

Ex-ante

Junio 30, 2022

Convención: El triunfo de los eco-constituyentes en el borrador constitucional y la incertidumbre que deja su legado

Los eco-constituyentes en el ex Congreso el 18 de abril. Foto: Sebastián Beltrán / Agencia Uno.

Los eco-constituyentes llegaron a la Convención con una agenda ambiciosa, que plasmaron en su comisión, donde estaba ausente el FA. Esas normas, que incluían el reconocimiento de los reinos animalia, plantae y fungi, pronto se encontraron con la barrera de los 2/3 del pleno y el recelo del oficialismo. Pese a protagonizar polémicas criticadas en […]

Eduardo Rubio

Junio 29, 2022

Por qué se invitó a Jadue y Chanfreau al cierre de la Convención y el contraste con la ausencia de los ex Presidentes

Crédito: Agencia Uno.

Tal como el 4 de julio de 2021, cuando se realizó la ceremonia inaugural de la Convención, el acto de entrega del texto constitucional se ha tensionado en las últimas horas. Los convencionales se increparon unos a otros por la invitación del alcalde de Recoleta, un crítico del acuerdo del 15-N, y del ex vocero […]