Marzo 5, 2022

Rusia no puede volver a ser un imperio sin Ucrania: un libro para entender el ataque de Putin. Por Bernardo Solís

Ex-Ante

Hay autores que sirven para dar claridades en cualquier crisis internacional, y hasta en tiempos de paz, porque son capaces de escaparse a las coyunturas. El periodista Robert D. Kaplan es de esos: no importa cuándo se le lea, sus libros explican, o dan un ángulo nuevo, al descalabro por el que esté atravesando el mundo en ese momento. Kaplan tiene la gran habilidad de leer el pasado para escribir del futuro.

Hace cinco años Kaplan publicó A la sombra de Europa. Rumania y el futuro del continente (2017, El Hombre Del Tres, 416 páginas), un libro que se concentra en ese borde del continente que separa a Europa de Asia, y que tiene a Rusia enfrente. Recurriendo a la historia, al viaje y al análisis político, Kaplan va dibujando la próxima crisis europea, que se iniciará apenas Moscú, tras Ucrania, ponga los ojos en el oeste. Es un libro que describe una frontera geográfica e ideológica donde los cañonazos de las tropas rusas alrededor de Kiev suenan de otra forma.

¿Una crisis que nadie vio venir? Para nada, dice Kaplan. Y recuerda lo que el polaco Adam Michnik le dijera al escritor y presidente checo Václav Havel hace 31 años en Praga, con el cadáver comunista todavía caliente: “El comunismo fue una ideología capaz de explicar las complejidades del mundo a cualquier estúpido con una sencillez extraordinaria. Bastaba con conocer cuatro fórmulas para ser más sabio que Platón, Heidegger o Descartes. Y luego el comunismo se derrumbó y con él su sencilla explicación del mundo. A continuación, se abrió un vacío. ¿No le parece a usted que, ahora, esa brecha se está llenando con un nacionalismo grosero y primitivo? ¿Que quienes se explicaban el mundo con categorías comunistas ahora recurren a otras nacionalistas?”.

NUEVA GUERRA FRÍA 

“Putin no es Stalin. Ni tan siquiera Brézhnev”, le dicen a Kaplan los rumanos y moldavos con los que habla, muchos de ellos políticos. Es la época en que Vladimir Putin, tras haber perdido el apoyo del régimen prorruso ucraniano, pasa a concentrarse en desestabilizar el nuevo orden que miraba a Occidente y en dividir Ucrania. Algo que significó terminar con la creencia generalizada en Europa después de la Guerra Fría: que Rusia estaba controlada.

Rumania, Moldova/Besarabia, dice Kaplan, pasaron entonces a convertirse en la primera línea de la “nueva Guerra Fría”. Ucrania no, porque casi da por sentado que la expansión rusa pasará por ahí antes de llegar a Rumania. La duda que deja Kaplan es la forma: para cuando se escribió el libro, lo que maquinaba Putin no era una invasión, sino subvertir Ucrania hasta transformarla en pequeñas repúblicas autónomas como Transnistria, una franja entre Moldavia y Ucrania, y que Stalin insertó en lo que era la Gran Rumania para evitar secesiones sin baños de sangre étnicos e instalar, además, bases logísticas para enfrentar invasiones a Rusia. Una estrategia de campos minados que se quedaron instalados en la región.

SUBVERSIÓN E IMPERIO

Ya en ese tiempo el temor de algunos europeos era que la OTAN no pudiera protegerlos. Se lo dice a Kaplan un asesor del gobierno rumano, país que está en la alianza desde el 2004: “El artículo quinto protege a Rumania, Polonia y la resto de los países de la invasión militar, pero no de la subversión”. Es decir, explica Kaplan, el seguro de la OTAN no cubre espionaje, la necesidad del gas natural, redes criminales, compra de bancos y activos estratégicos ni la existencia de medios de comunicación sicarios dedicados a socavar la opinión pública.

Kaplan suele incluir en sus libros entrevistas con intelectuales, artistas y políticos. Acá proliferan asesores e incluso encargados de inteligencia. Es una zona que está esperando un tsunami desde el este. En ese entonces, nadie considera que Putin –un ex espía– pueda comenzar una batalla convencional como la que inició la semana pasada.

Al menos en Rumania/Moldavia, es decir bajo el paraguas OTAN, la presencia de Estados Unidos en la región les da una perspectiva menos aterradora que la de la década de los años treinta del siglo XX. Pero todos, también, tienen claro lo que significa Ucrania para el plan ruso, y lo miran pensando en cuándo y cómo les llegarán las esquirlas a ellos: “(Ucrania es) el Estado pivote para la transformación de Rusia (…) La independencia de Ucrania, geográfica y demográficamente hablando, mantiene a Rusia fuera de Europa en una medida nada desdeñable, aunque Rusia intente por todos los medios mantener cierto control estratégico sobre la región vecina sin atender las reclamaciones de soberanía de esta última. Este es uno de los motivos por los cuales Rusia mantiene un destacamento de tropas y recursos militares en Transnistria”.

Rusia, concluyen los entrevistados rumanos y moldavos de Kaplan, simplemente no puede ser un imperio sin Ucrania. Y no hay derrota en sus palabras, sino realismo. Porque si Rusia vuelve a ser un imperio, entrará a Europa por Rumania y Moldavia. El primer ministro moldavo, Iurie Leancă, suspira en el libro: “La arquitectura de la seguridad europea existente desde 1989 se ha desvanecido ante nuestros ojos”.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Mayo 26, 2024

Kast responde a polémica por sus dichos en España y lanza nuevos dardos contra el gobierno

José Antonio Kast durante su discurso la semana pasada en Madrid.

“Las críticas políticas las hago en Chile y en el exterior, porque es decir una verdad (…) antipatriota es alguien como Camila Vallejo, que trató de derrocar al Presidente Piñera democráticamente electo y lo acusó constitucionalmente dos veces, se querelló contra él, validó la violencia en las calles”, señaló el líder republicano en entrevista con […]

Al gobierno se le viene su propio octubre. Por Sergio Muñoz Riveros

Después de las elecciones de octubre, la pista se pondrá más pesada para el gobierno. La condición de minoría de los partidos que lo sostienen se hará más evidente. Y partirá la campaña presidencial con velas desplegadas. Confiemos en que Boric termine su gestión lo mejor que pueda.

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

Todas las cartas sobre la mesa, cerrar los ojos y esperar el impacto. Por Kenneth Bunker

Gabriel Boric durante la cuenta pública de 2023. Foto: Agencia UNO.

Si Gabriel Boric se contiene y ofrece un discurso realista, su flanco izquierdo lo desacreditará por insuficiencia servil. Si extrema su posición y ofrece un discurso expansivo, será deslegitimado por los moderados que entienden bien que nada bueno puede nacer de promesas imposibles. Esta es la última vez que la gente estará dispuesta a escuchar […]

Escritor y columnista

Mayo 25, 2024

Perfil: Rosa Devés. Bailarina en la oscuridad. Por Rafael Gumucio

Devés, quien fue bailarina de ballet por 20 años antes de dedicarse a la bioquímica, tendrá que usar toda la ligereza del baile, toda la armonía posible, pero también la firmeza sobre la barra, la musculatura alerta, para entender que en estas noches de frío invernal es importante que cada uno sepa regresar a su […]

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

El último traspié de Gabriel Boric (y el costo de los anteriores)

La publicación del Mandatario respecto a que los 12 carabineros acusados de cohecho y tráfico de drogas “deben ser investigados por la justicia civil”, debió ser aclarada por la ministra del Interior, Carolina Tohá. El episodio se suma a una serie de lapsus o salidas de libreto que ha tenido el Presidente en los últimos […]