Presidencia de la Convención: Lo que hay detrás del apoyo del PC a Eric Chinga y el impacto en Apruebo Dignidad

Ex-ante
El convencional Eric Chinga, el 3 de noviembre, en el Ex Congreso. Foto: Agencia Uno.

La abogada PC Bárbara Sepúlveda bajó su postulación a la presidencia de la Convención un día antes de la votación de este martes, anunciando el apoyo del partido al convencional Eric Chinga, quien fue contrario al acuerdo del 15-N y apostaba a que “se rompiera el sistema a través del estallido social”. La decisión de los comunistas supuso una fuerte presión al Frente Amplio, que ya tenía un acuerdo con el PS para instalar a la socialista Ramona Reyes en la presidencia y a Beatriz Sánchez en la vicepresidencia. El PC apuesta a que la nueva mesa cultive un espíritu “transformacional” y no “gatopardista”, en lo que para algunos será la primera medición de fuerzas del gobierno de Boric. A continuación la trama en Apruebo Dignidad y el perfil de Chinga.

Qué observar. La convencional Bárbara Sepúlveda, candidata del PC para presidir la Convención, se bajó de la carrera 24 horas antes de la votación y anunció el apoyo de su partido al convencional Eric Chinga, proveniente de los escaños de los Pueblos Originarios. La decisión de la abogada colocó en una posición incómoda al Frente Amplio, que negoció con el PS el apoyo para la designación de la socialista Ramona Reyes como sucesora de Elisa Loncon y de Beatriz Sánchez como su vicepresidenta. Ninguna de las dos, hasta ahora, tiene los votos para llegar a la testera. Tampoco Chinga.

Telón de fondo. Detrás de la decisión del PC existe una fuerte presión a la coalición del Presidente electo Gabriel Boric para mantener en pie el viraje hacia la izquierda de la asamblea, en momentos en que un grupo de convencionales ha manifestado que, debido a que la próxima mesa liderará la recta final de la redacción de la Carta Fundamental, es clave que el perfil de la mesa sea moderado y dialogante.

  • Así, el convencional Marcos Barraza -la voz del aparato PC en la constituyente- señaló: “A nuestro entender, tiene que ser una mesa que recoja lo más posible el espíritu transformacional que el país ha depositado en esta Convención. Y ante cualquier bloque que dé vestigios o tenga señales de solo situarse desde el centro y no desde la transformación, preferimos una mesa que tenga una profunda vocación transformadora”. Chinga, sostuvo, tiene esa vocación.
  • Sepúlveda dio una explicación similar en La Tercera, al abordar por qué apoyarán al convencional Chinga: “Nos parece que va en línea con generar un contrapeso al centrismo que se ha instalado en la Convención. Hay un riesgo alto de que se instalen sectores que hoy quieren una Constitución gatopardista que no es representativa de lo que la ciudadanía espera del proceso”.
  • Sepúlveda entregó una segunda razón, que se intercala con la primera: La presidencia de la Convención será, probablemente, el primer test de Apruebo Dignidad y su convivencia en el gobierno de Boric.
  • “Si queremos construir mayorías en nuestro gobierno de Apruebo Dignidad hay que dar señales de confianza y de generosidad política. Nadie aquí es el único o la única llamada a liderar un proceso y eso es importante también hacérselo saber a las otras fuerzas políticas que nos van a acompañar en un gobierno de cuatro años”, afirmó

Las aguas revueltas en el FA. Las declaraciones de la abogada no cayeron bien en buena parte del Frente Amplio, pero complicaron al bloque. Sobre todo porque durante la primera etapa de la constituyente forjaron una alianza con los socialistas, que se enfrentó por momentos a la del PC, la ex Lista del Pueblo y los Movimientos Sociales y que terminaron con Elisa Loncon en la presidencia de la asamblea. Ese escenario, para algunos, era muy difícil de entender con Boric de candidato, pero inviable de sostenerlo con el Presidente electo en La Moneda y su coalición operando por separado en la Convención.

  • En el PC no descartan que el FA se sume al último a la candidatura de Chinga y afirman que Boric está en la tesis de la colectividad: Ampliar el acuerdo político de Apruebo Dignidad a otros sectores.
  • El problema es que el convencional ya ha criticado a Beatriz Sánchez, señalando: “Que el FA levante la candidatura de ella es el tipo de señal que no queremos”

A la izquierda del FA. Chinga se presentó a la Convención, pese a que fue contrario al acuerdo del 15-N. “Yo estaba porque se rompiera el sistema a través del estallido social; por medio de movimientos sociales, no por acuerdos políticos”, dijo en octubre a La Segunda.

  • A fines de julio, a días de la instalación de la asamblea, se unió al bloque integrado por el PC, la ahora ex Lista del Pueblo y algunos miembros de los pueblos originarios para defender la creación de una comisión de reparación, lograr la dirección de la comisión de Reglamento -que iba a debatir el quorum de los 2/3- y evitar que Chile Vamos integrara la mesa directiva.
  • La candidatura de Chinga a la presidencia de la mesa tuvo como antecedente la creación, en octubre, de la plataforma Distrito 156, que se definía como “una plataforma de encuentro y trabajo colaborativo” que se reuniría en noviembre para “redactar en conjunto las propuestas de artículos e iniciativas populares de normas que ingresen al órgano constituyente para que sean discutidas en las comisiones temáticas correspondientes y terminen plasmadas en la nueva carta magna”, consignó su presentación en el sitio Revista de Frente.
  • La plataforma la integraban la machi Francisca Linconao, la abogada mapuche Natividad Llanquileo y la representante Colla Isabel Godoy, además de Chinga. También había 13 convencionales distritales, entre ellos ex miembros de la Lista del Pueblo (LDP) como Tania Madriaga, Francisco Caamaño, Manuel Woldarsky y Alejandra Pérez, Elsa Labraña y Giovanna Grandón.
  • El 12 de diciembre se oficializó la creación de la Coordinadora Plurinacional, integrada por Chinga, Godoy y Llanquileo, además de los ex Lista del Pueblo Woldarsky, Madriaga, Labraña, Pérez y Grandón. A ellos se sumarían luego la machi Linconao y Alfredo Bacián. El 29 de diciembre anunciaron que impulsarían la candidatura de Eric Chinga a la presidencia de la mesa y de Llanquileo a una de las vicepresidencias adjuntas.

Quién es. Eric Johanny Chinga Ferreira, 51, nació en 1970, en Copiapó. Es el octavo hijo de un trabajador minero, que lo crió en la capital de Atacama. “Crecí en una población de Copiapó, en una casa de barro donde había un brasero, jarras y horno de barro para el pan. Mi papá tenía su huerto y el patio nos proveía de la naturaleza. Además, él nos sanaba. Era reacio a ir al hospital o que tuviéramos contacto con médicos. Pero siempre me he autodefinido como diaguita urbano, porque mi crianza fue en la ciudad”, dijo en octubre a La Segunda.

  • Tiene un hermano mellizo, Wilson Chinga, quien es concejal del Partido Comunista (PC) por Copiapó. Sus inicios políticos también fueron en la JJCC, donde militó en la década de 1980 y 1990, cuentan en su entorno. Actualmente se declara como un independiente de izquierda.
  • Estudió banquetería y fue dirigente sindical. El sitio web del Servicio de Impuestos Internos registra que en 2015 abrió la empresa “Eric Chinga Ferreira Servicios de Alimentación”.
  • Ha dicho que oficializó su pertenencia al pueblo diaguita luego de que en 2008 un pariente suyo de Vallenar consiguiera que el Estado reconociera que el apellido Chinga pertenecía a este pueblo. El proyecto de ley para aprobar el reconocimiento legal de pertenencia a este pueblo fue aprobado en 2006.
  • Postuló a un escaño reservado con una plataforma basada en la plurinacionalidad y como representante de la Red Nacional Diaguita. Era el cupo de paridad de género de la abogada María Gabriela Calderón Álvarez, quien fue elegida con un 32,52% de las preferencias.

Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Julio 3, 2022

Cadem: Desaprobación a Boric crece 15 puntos en un mes y temor y preocupación ante propuesta de Convención marca récord (Lea encuesta completa)

Crédito: Agencia Uno.

Horas antes de la ceremonia de entrega del texto constitucional, este lunes, la Convención marca sus peores índices de confianza y el Rechazo obtiene una ventaja de 17 puntos sobre el Apruebo. Boric, que esta semana intentó separar aguas entre su gobierno y el resultado del plebiscito, sigue cayendo. El 33% aprueba su gestión y […]

Marcelo Soto

Julio 3, 2022

Carlos Ominami: “El 5 de septiembre se inicia un segundo momento constitucional que debe liderar el Presidente Boric”

El ex ministro y ex parlamentario, Carlos Ominami, sostiene que la noche del plebiscito habrá un país polarizado. “Nadie esa noche debiera estar contento. Porque habremos constatado que no se tuvo éxito en el proceso de reunificar al país, de generar un gran pacto social”.

Ex-ante

Julio 3, 2022

La Convención chocó con un país que no se dejará refundar. Por Sergio Muñoz Riveros

En muchas partes, el afán voluntarista de imponer un determinado rumbo a la sociedad ha terminado provocando efectos contrarios a los buscados. Es parte de la traumática historia de la izquierda en todo el mundo, y la Convención lo ha vuelto a confirmar.

Ex-ante

Julio 2, 2022

Perfil: María Elisa Quinteros, la doctora que encabezó la redacción del borrador y disolverá la Convención en su peor momento

La presidenta de la Convención María Elisa Quinteros encabezando el pleno del 22 de marzo en el ex Congreso. Foto: Lukas Solís / Agencia Uno.

Llegó a la Convención proveniente de organizaciones sociales. Se sumó al colectivo MSC, donde entabló buenas relaciones con el PC. Con su apoyo sucedió a Elisa Loncon en la fase de redacción del borrador. Su gestión estuvo cruzada por un cierto desdén a las encuestas y una visión de las comunicaciones enfocada en contrarrestar lo […]

Ex-ante

Julio 2, 2022

El espíritu constituyente: Una oportunidad perdida. Por Kenneth Bunker

El texto fue escrito desde la revancha, y con actitudes seudo autoritarias. Se excluyó a sectores políticos completos del proceso y se adoptaron reglas que no se adoptaría en ninguno de los países de los cuales se ha mencionado que podrían servir de modelo para Chile. Es, para efecto de toda evaluación técnica, un fracaso.