Octubre 21, 2022

Perfil: Pamela Jiles, la abuela que no quiere envejecer. Por Rafael Gumucio

Escritor y columnista
Crédito: Agencia Uno.

La destrucción es su instinto básico y primario que ordena todos los demás instintos. Acabar con lo que existe sin pensar en lo que existirá es la única política de esta “abuela” que divide y luego pulveriza todos los partidos en que milita, todas las alianzas que traba, todos los que por un tiempo intentan ser sus amigos.


Vi por primera vez a la Pamela Jiles en el lanzamiento de las memorias del juez Cánovas Robles, a finales de 1988. Era ya entonces un mito en el mundo de la izquierda chilena donde había roto varios corazones. Me impresionó su rubiedad inapelable, en esa época en todo su esplendor. Extremadamente joven todavía, ese estilo sobreactuado de hablar y moverse como si la estuvieran filmando siempre, se condimentaba con una dosis no menor de humor que me la hizo instintivamente simpática.

​Otra cosa me llamo la atención. Yo era parte de un taller literario, el de Antonio Skármeta que se supone sería consagratorio para los miembros de mi generación. Pamela había postulado, segura de que quedaría entre los 200 postulantes. No quedó y estaba indignada por ello (y no entendía porque yo sí había quedado). Tengo la impresión de que si la hubieran seleccionado, el país se hubiese ahorrado bastantes tormentos y tontería.

Sin un taller que temperara su ego, sin otros escritores que editaran sus textos, Pamela publicó algunos libros de indiscreciones eróticas además de algunas columnas casi siempre sexuales. Se acercó a escritores, notablemente a Armando Uribe, tratando de entrar al círculo de las letras. Pero su estilo recargado y kitsch, su obsesión por dejar en claro que el trasero con que adornaba la portada de su libro era el suyo, no le permitió nunca salir de sí misma para ir hacia el lector.

Lo mismo le pasó en el periodismo, ninguno de sus reportajes trascendió el tiempo porque en ellos siempre la noticia era ella o, porque como señala Santiago Pavlovic, la tenacidad y el rigor nunca fue lo suyo.

​En la farándula todo eso importaba poco. Los personajes que ahí habitan pueden aguantar que se mienta o se exagere sobre ellos impunemente. En la farándula es normal que el periodista sea tanto o más personaje que sus reporteados. Pamela, que nunca tuvo un pelo de tonta y viene de una familia de intelectuales muy preparados, supo crear un personaje único: la abuela, una señora delirante pero certera, que se ríe de sí misma, pero que al mismo tiempo se toma peligrosamente en serio.

Obsesionada por los fusiles de cualquier calibre, sobrina del general Izurieta, casada con un exdirigente del MIR, Pamela ha estudiado como nadie estrategia militar. Esos estudios encontraron plena utilidad cuando conoció a su pareja actual Pablo Maltés, alias “El abuelo”.

Exmilitante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, Maltés compartía el diagnóstico que el pueblo ya no era el obrero consciente y luchador, sino una masa enganchada a su celular, expresando su incomodidad en el mundo a través de varias tribus urbanas de origen más o menos japoneses. Un pueblo al que solo se podía llegar acariciándole en el sentido del pelo.

​Hay parejas que juegan bridge, otras que hacen el amor desenfrenadamente, otras que crían hijos como pueden, otras que viajan y cocinan juntos. Pamela Jiles y Pablo Maltes conspiran. Imaginan estrategias comunicacionales para instalar a la abuela al centro de la noticia siempre.

Estrategia también para incomodar a Gabriel Boric, que es justamente lo que la pareja más odia, alguien que intenta creer en lo que cree y ejerce el poder que es para ellos solo una entelequia sobre el que les gusta delirar sin nunca hacerse responsable de lo que proponen.

Ellos, no creen en nada, o creen que creen en el pueblo con el que se rozan a lo lejos en la puerta de la mansión en la que viven en La Pintana. Heredera de la fortuna de los Caffarena, su idea del pueblo es perfectamente despreciativa.

El pueblo es pura necesidad de dinero rápido y a la vena. “Nietitos”, es decir menores de edad permanente a los que los abuelos regalan cosas. Una Eva Perón, sin Perón, que hace caridad no solo con plata ajena, sino con la propia plata de los pobres a los que desvalija por su bien. Todo eso con la intención de destruir el sistema de AFP, sin pensar, claro, en reemplazarlo por nada más.

Porque en Pamela Jiles la destrucción es el instinto básico y primario que ordena todos los demás instintos. Acabar con lo que existe sin pensar en lo que existirá es la única política de esta “abuela” que divide y luego pulveriza todos los partidos en que milita, todas las alianzas que traba, todos los que por un tiempo intentan ser sus amigos.

¿Qué heridas esconde esa certeza en la destrucción? ¿Qué llevó a esta mujer inteligente y graciosa a ser este ángel exterminador de la izquierda chilena? Sería largo de investigar. Será apasionante intentarlo, pienso, aunque luego recuerdo el recargado maquillaje, la mochila de colores vivos, la bajeza de los argumentos, la facilidad para difamar y mis ganas de entenderla terminan en espanto.

Jugando ahora a ser candidata del PDG, un manicomio en que parece tener un lugar natural en que ejercer el infundio y tejer, Pamela Jiles sobrevive a todo y a todos, cual araña que vive de tejer una tela infinita donde la primera en enredarse en ella es ella misma.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Abril 23, 2024

“Posible riesgo de fuga de los imputados”: Las advertencias de Gendarmería por juicio de “alto riesgo” a banda Los Gallegos

Juicio oral telemático realizado el lunes al clan de Los Gallegos

Un informe reservado de Gendarmería advirtió riesgo de fuga o de ataque armado si el juicio oral a la banda Los Gallegos se realiza de forma presencial en Arica. Sin embargo, la Corte Suprema acogió el recurso de 19 de los 38 imputados y ordenó suspender el juicio telemático que comenzó este lunes y realizar […]

Alexandra Chechilnitzky

Abril 23, 2024

Trasfondo: El punto de inflexión al interior de Chile Vamos tras la derrota por la censura de la mesa de Cariola

Créditos: Agencia Uno.

Para muchos, el episodio por la candidatura de Las Condes, luego Santiago y la derrota tras el rechazo de la censura a la Mesa de la Cámara marcaron un punto de inflexión al interior de Chile Vamos. Altas fuentes del sector advierten que esto debe cambiar y se debe trabajar en una mejor coordinación. En […]

Marcelo Soto

Abril 22, 2024

Max Colodro: “La derecha está jugando con fuego, dilapidando una oportunidad histórica”

Sociólogo, doctor en Filosofía y académico de la UAI, Max Colodro hace una dura evaluación del papel de la derecha en el fracaso de la moción de censura: “Lo único que hace la oposición es reforzar, fortalecer y relegitimar a Karol Cariola y al Partido Comunista. Es decir, no hubo ningún cálculo, ninguna capacidad de […]

Alexandra Chechilnitzky

Abril 22, 2024

Por qué el Partido Republicano fortaleció a Karol Cariola (PC) y cómo arrastró a la derrota a Chile Vamos

Créditos: Agencia Uno.

Por 69 votos a favor, 76 en contra y 7 abstenciones, la Cámara de Diputadas y Diputados rechazó la moción de censura presentada por el Partido Republicano y Social Cristiano en contra de la mesa liderada por Karol Cariola (PC). Aquí el trasfondo de una operación en que se involucró a Kast y que terminó […]

Marcelo Soto

Abril 22, 2024

Juan José Santa Cruz y bajada de Sichel: “Evelyn Matthei le avisó que iba a apoyar a Desbordes. Es súper simple”

Imagen: Agencia Uno.

El empresario Juan José Santa Cruz, uno de los más cercanos a Sebastián Sichel, comenta que el motivo de que declinara postular al municipio de Santiago “fue resorte de los partidos (Chile Vamos), básicamente Renovación Nacional y de Evelyn Matthei. La candidata le avisó que iba a apoyar a Desbordes. Es súper simple. Pero que […]